Discursos oficiales de Salvador Allende/1972/Acto de constitución del comité organizador de los Juegos Panamericanos de 1975

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Acto de constitución del comité organizador de los Juegos Panamericanos de 1975 de Salvador Allende Gossens
21 de abril de 1972


Silhouette of Salvador Allende speeches 04.jpg


DISCURSO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA,
COMPAÑERO SALVADOR ALLENDE GOSSENS, EN EL
ACTO DE CONSTITUCION DEL COMITE ORGANIZADOR

DE LOS JUEGOS PANAMERICANOS DE 1975.

SANTIAGO, 21 DE ABRIL DE 1972.

oficina de informaciones
       de la presidencia de chile.

Señores:

 Quiero reiterar una excusa; el viaje del Sr. Presidente de México ha terminado hoy día dejando fructíferas expectativas para los vínculos entre Chile y México, y a pesar de que nuestro propósito era llegar oportunamente a la hora que Uds. estaban invitados, como es lógico imaginarse, por diversas circunstancias, entre otras, porque el Sr. Presidente de México quiso despedirse de Chile, visitando la Escuela Militar, ocupamos un tiempo mayor que el que se hubiera deseado.

 Deseo, al mismo tiempo, saludar a los señores Embajadores y decirles que también supe que al comunicarse la postergación de esta reunión había tenido un pequeño equívoco y tengo entendido que un señor Embajador vino ayer. A pesar de que el Director General de Deportes ha dado la excusa respectiva, yo quiero insistir en ello.

 Estimé indispensable acompañar el Presidente de México a visitar el importante mineral nuestro de El Teniente.

 Reitero que agradezco la presencia de Uds. autoridades civiles, militares, la presencia de los Parlamentarios.

 Quiero señalar que en conversación con el senador Alberto Jerez y con el Director General de Deportes, estimamos indispensable que nos reuniéramos y quisimos no sólo solemnizar sino al mismo tiempo destacar nuestra profunda preocupación e interés por el desarrollo de las actividades deportivas en nuestro país y quisimos —repito— para darle el contenido que el Gobierno desea que tengan, invitar —y lo agradezco, por cierto, profundamente— a viejos tercios que le dieron a Chite prestancia, prestigio y glorias en el campo deportivo.
 Tengo la seguridad y la certeza que ellos serán un factor decisivo para hacer posible que renazca, se vigorice, alcance la significación que tuvieron nuestros deportistas, hace algunos años y nada más aleccionador, nada más estimulante, nada más significativo que los viejos deportistas que nos dieran tantas victorias; junto con recibir el homenaje del Gobierno reciban la petición de que coadyuven a que sacudamos la inercia y hagamos posible una seria preocupación no sólo para cumplir el compromiso que debemos cumplir en relación con los Juegos Panamericanos del año 1975 sino por el desarrollo de las actividades deportivas nacionales.

 Tengo entendido y le estaba preguntando al Director de Deportes del Estado, Sabino Aguad, ya que él ha reseñado la significación que tienen los Juegos Panamericanos. Yo quiero tan sólo insistir que Chile cumple —como siempre lo ha hecho, no es un patrimonio de este Gobierno— sus compromisos internacionales y los cumplirá.

 Hoy somos escenario de una reunión, de un foro de proyecciones mundiales como es la Tercera UNCTAD. Todos sabemos que ello fue posible porque esta tarea la cumplió el pueblo de Chile, al entender lo que representaba, como tarea de honor, el hecho de que fuéramos nosotros, los que recibiéramos a los representantes de 141 países y además fuéramos nosotros la sede donde pudieran expresarse los anhelos, las ansias, las protestas y las reivindicaciones de los países del Tercer Mundo, en un diálogo con los países desarrollados del capitalismo y del campo socialista.

 Chile cumplió su tarea, porque todos, cual más cual menos, nos dimos cuenta lo que representaba este compromiso. Por eso, es que también pienso que el mismo espíritu tiene que impulsarnos frente al compromiso de honor, de responsabilidad que tenemos que asumir, para los Juegos Panamericanos del año 1975.

 Y, por cierto, seguramente lo habrá dicho el Director de Deportes tenemos que empezar a asumir desde ahora esta responsabilidad. Y por eso, queremos que esta sea la reunión que dé la partida para la común tarea que tenemos que realizar.
 Quiero señalar que este compromiso será seguramente un estímulo para lo que estimamos debe ser una verdadera revolución deportiva nacional, y el concepto central de esta revolución es el deporte considerado como un derecho social. Si pensamos lo lamentable que es que la juventud busque en el escapismo, en el vicio, salida para su angustia; comprendemos la tremenda responsabilidad que asumen los poderes políticos y, no sólo los poderes públicos, la comunidad, el país y como un factor tan decisivo para paliar esta desviación que, por desgracia alcanza caracteres mundiales, de la juventud un factor básico en la actividad deportiva. Pero, realizada —digo— con un criterio diferente, como un derecho social. En nuestro país hay miles de personas que nunca han podido ni podrán si no cambiamos, saber lo que es la Educación Física y lo que es Deporte.

 Tenemos, según cifras proporcionadas por la propia Dirección de Deportes del Estado, 300 mil niños deportistas, lo que representa el 3% de la población. Esto no lo podemos aceptar ¡tres por ciento de la población!

 Nuestra meta es bastante ambiciosa, pensamos que deben hacer deportes 4 ó 5 millones y para eso nos hemos reunido aquí.

 Sabemos perfectamente bien que la posibilidad de preparar a un país para las prácticas deportivas implica una preocupación que comienza —podría decir— y esto en mi carácter de médico, cuando el futuro ciudadano, inclusive, está en el vientre de su madre. Desde el primer instante en que nace a la vida debe continuar esta preocupación y ello —por cierto— es una obligación, esencialmente, de los poderes públicos.

 En un país con deficiencias alimentarias, habitacionales, la falta de atención médica masiva, es más difícil, indiscutiblemente, que en otros países donde la gente puede alcanzar determinados niveles de eficiencia, sobre todo tomando en cuenta que el deporte es una técnica y una ciencia propiamente tal.
 Es responsabilidad nuestra, y en este sentido yo creo que nadie, cualquiera que sea su frontera ideológica, dejará de estar de acuerdo con nosotros, todos tenemos que hacer un supremo esfuerzo para disminuir las cifras dramáticas de la desnutrición infantil, que señala un retraso —como lo he dicho tantas veces— inclusive no sólo en el desarrollo físico sino intelectual, la menor valía, la menor capacidad de cientos y cientos de niños chilenos.

 En el escenario mundial de la Tercera UNCTAD repetí lo que tantas veces he dicho como chileno, como padre, como médico y como político: 600 mil niños en Chile son retrasados, en comparación con los niños que han tenido alimentación normal, eso se proyecta, indiscutiblemente, en todas las actividades de la vida, para ese niño que será mañana joven y hombre y, por cierto, también, en las actividades deportivas si es que ese niño tiene alguna remota posibilidad de poder practicar deportes.

 Por ello es que nosotros hemos expresado nuestra preocupación, y el Director General de Deportes está estudiando un proyecto de ley y le he encargado que sea lo más acelerado posible este estudio.

 Tengo la tranquilidad de conciencia de haberme preocupado hace ya algunos años de esta materia, presentamos un proyecto de ley que era, esencialmente, de Educación Física y Deporte Popular.

 Hemos dicho, sin embargo, que si bien es grato que 70 mil u 80 mil personas presencien un magnífico match de fútbol —entre paréntesis soy de la "U"— (APLAUSOS). (Y, le ruego a Carmen Lazo que no se moleste porque también soy del Colo Colo (RISAS) ¿Cómo es eso? Y después de estar en Talcahuano, casi me inscribo en el Naval) (RISAS).

 Nosotros, en ese proyecto sosteníamos que, si bien es cierto, es grato que miles de personas presencien un espectáculo deportivo, para un país es mejor que las 70 mil que van a ir una vez a la semana o una vez al mes, hagan siquiera unos diez minutos de gimnasia al día. Y que, ojalá, muchos de ellos siendo jóvenes hagan deporte, propiamente tal.
 Por eso, es que nosotros queremos modificar la estructura de la ley, dar también los medios necesarios, y a este respecto queremos hablar con absoluta franqueza, hemos estado balanceándonos en la duda de recurrir a la "polla del deporte" como un medio de financiamiento. Y, todavía estamos en la duda. No nos gusta, desde el punto de vista de lo que debe ser el esfuerzo de un país. Pero, comprendemos, también, las limitaciones que tenemos. Y, antes que, el dinero se vaya por otros caminos, a lo mejor es preferible siquiera reglamentar la posibilidad del juego.

 ¡Caramba! si damos este paso, lo daremos como expresión de nuestra decisión suprema de recurrir a todos los medios para tener los elementos necesarios, para estimular la Educación Física y el Deporte. (APLAUSOS).

 Con gran sorpresa veo que son todos partidarios de la "Polla" (RISAS).

 Decía, entonces, que sobre esa base, lo que nosotros queremos es masificación y por eso hablamos de una revolución deportiva, y ello implica (y vamos a conversar con el Director de Educación Física, los profesores, los propios profesores de Educación Física, para ver sus planes de estudios, su manera de vincular a los muchachos que están en los últimos cursos, en una acción activa y directa) la necesidad de ir preparando gente para que se sean a su vez los que pueda intervenir, directamente, no en el nivel de profesor de Educación Física, pero sí, en el nivel de conocimientos fundamentales de orientación.

 Hemos pensado y, a través de la Dirección de Deportes, hemos querido establecer un plan piloto, tanto en escala nacional como en escala regional —y debo decirles que hemos conversado y discutido con Sabino Aguad, y eso es bueno que se sea que hemos conversado y discutido, porque en problema de deportes, Sabino ha sido dirigente muchos años, pero yo he sido deportista muchos años, no dirigente, pero sí deportista.
 Por lo tanto, tengo una experiencia que aportar y si la unimos a lo conocimientos de él... a lo mejor ha sido deportista, no creo (RISAS)

 ¡Dice que jugaba pimpón! (RISAS). Eso es una gentileza porque sabe que eso es en lo único que le puedo competir ahora, todavía.

 Bueno, hemos conversado con Sabino y ya efectivamente, y por primera vez, se ha planificado un plan piloto a lo largo del país, en 45 ciudades.

 Y, además hemos señalado a Iquique para hacer un plan piloto distinto, diferente. De tal manera de ver qué rinde y cómo podemos aprovechar uno u otro tipo de experiencia. Y, esto me parece que es auténticamente democrático y auténticamente aleccionador.

 Estoy invitado de aquí a dos meses para ir a Iquique a presenciar la primera expresión masiva de deportes, piensan que estarán participando en las calles de Iquique, y jugando —fundamentalmente, vóleibol y atletismo— alrededor de 4 mil a 5 mil personas.

 Y, desde luego, se ha innovado un poco, se ha obtenido la participación de los maestros, los profesores primarios, (se ha destacado un porcentaje de ellos numeroso) voluntariamente, van a tener cursos masivos, estos profesores se van a desparramar —por así decirlo— en las industrias, en las faenas. Se quiere que cada empresa, cada industria, sea un club deportivo, se piensa que no pueden en esa zona, y en otras partes diremos también lo mismo, estar limitados, los elementos con que se cuenta, estar limitados a un solo club, a un solo sector. Queremos que esas cosas se amplíen, que pueda ser utilizadas a escala mucho mayor por la mayoría de la gente.

 También allá en Iquique (y debo decir que en esto tuve participación y ya lo había conversado con el Director de Deportes, y él estaba planeado, en Santiago, la posibilidad de juntar a todos aquellos que intervienen en la elaboración, en la fabricación de implementos deportivos) ha nacido, con viejos máquinas que hay allí, renovadas ahora en partes, la primera fábrica, por así decirlo, de implementos deportivos del Estado. Y, queremos ampliarla, de tal manera que esa fábrica pueda entregar los implementos deportivos desde Tarapacá hasta Valparaíso, vale decir, el Norte Grande y el Norte Chico. Ya se está elaborando balones, pelotas, camisetas y van a entrar a la fabricación de calzado, de zapatos para los deportistas.

 Yo creo que eso es un buen ensayo, y la gente de Iquique lo está considerando de muy buen grado. Además, tengo puesto como pivote de eso al Alcalde de Iquique, quien tuvo a su cargo, hace un tiempo, la preparación de los deportistas en la ciudad donde se hiciera el Campeonato Mundial de Pesca Submarina. Y, por eso, digo que es el propósito, sobre estos dos planes, ver cómo responde, fundamentalmente, no sólo lo que tradicionalmente se ha hecho en los colegios y cómo responden éstos sino que en los regimientos, en las fábricas, y este es el propósito que nosotros queremos incorporar y para lo cual pedimos la ayuda de Uds.

 Queremos señalar, por ejemplo, cuando hablamos nosotros de una revolución y una masificación del deporte, podernos graficar nuestras palabras, señalando: por ejemplo, el caso del esquí. Durante bastante tiempo el esquí ha sido un deporte practicado en nuestro país por un grupo restringido de nuestros compatriotas. Y, creo que tenemos las mejores canchas de esquí, si no del mundo, por lo menos de Sudamérica. El año pasado hicimos el primer ensayo de llevar niños del pueblo, muchachitos que nunca habían visto la nieve. Fue posible estar en contacto con ella en un grupo cercano, más o menos, en un número de mil y este invierno pensamos que vayan 5 mil.

 Además, hemos entregado a la Corporación de Fomento el estudio de la ubicación de unas canchas en el cerro San Ramón, esto se convierte en realidad, el pueblo de Santiago podrá tomar el andarivel bajándose de la micro. Por lo tanto, podrán estar seis u ocho horas en la nieve y bajar a dormir a sus casas. Este es un hecho que permitirá hacer deporte masivo, porgue es difícil imaginar que puedan levantarse el número de refugios necesarios para los miles y miles de personas que deben practicar esquí en nuestro país.
 Por eso, creemos nosotros que de la masificación del deporte, saldrán las posibilidades mayores para la gente que sea seleccionada, no para estos eventos de 1975, porque hay que tener un sentido realista, sino para el futuro. Pero, habremos sí dado el paso inicial, y eso es bastante importante para nosotros.

 Ahora, quiero, insistir en que hemos conversado y coordinado la acción del Gobierno para ir preparándonos y quiero que veamos más adelante la magnitud de la tarea.

 Tenemos que terminar, el estadio techado del Parque Cousiño. Eso representa capacidad para 18 mil personas.

 El compañero Ministro de Obras Públicas, tiene un plazo fatal y será fatal para él si no cumple el plazo. (RISAS) Uds. ve la manera de estimularlo... (RISAS).

 MINISTRO: Si hay recursos, si hay plata (RISAS)

 PRESIDENTE: Ya, le ha pasado la pelota con un buen pase al Ministro de Hacienda, dice: "si hay plata".

 En seguida, tenemos el Estadio para tenis en el Estadio Nacional, que está en construcción y tiene capacidad para 5 mil espectadores.

 Tenemos que construir el polígono de tiro en la hacienda, (que ya está iniciado allá en la Hacienda de Lo Aguirre) en Pudahuel; la pista olímpica para remo, que tiene recursos iniciales, de 2.400 metros, también en Pudahuel. La nueva pista de atletismo en el Estadio Nacional.

 Nuevos estadios, en el propio Estadio Nacional para Béisbol y Jockey en césped.

 Está en construcción la Villa Olímpica, donde tendrán que alojarse 5 mil deportistas. Esto es en la remodelación de San Luis al lado de la Escuela Militar, y allí mismo va a quedar un campo deportivo, con un complejo deportivo que alcanzará a cubrir a 60 mil o más personas, el cual aspiran poseerlo el "Palestino" y la "U" (RISAS). y aquí está la primera diferencia que hay, y la primera pelea que hay entre el Director de Deportes del Estado y el Presidente (RISAS).

 Bueno, en este ambiente, que es grato para mí, quiero finalmente, retomar el tono con que iniciara mis palabras.

 Es en la presencia, en el apoyo, en el ejemplo de los viejos deportistas, en lo cual queremos que nuestra juventud se inspire. A ellos le pedimos que contribuyan a que todo el país entienda y en este sentido, y me congratulo de la presencia, sobre todo de parlamentarios, que no son parlamentarios de Gobierno, pero tengo la evidencia de que el país no será renuente a este esfuerzo nacional que debe empezar, que debe empezar, por el niño y que debe avanzar hasta el hombre.

 El Gobierno pondrá todo su empeño y, técnicamente, pondremos en juego todas las posibilidades que tengamos y, desde luego, conversaré con mis colegas del Colegio Médico, para plantear la necesidad imperiosa, casi, de que se establezca: La Medicina del Deporte.

 Es angustioso ver, el desconocimiento que existe, inclusive en nuestras propias escuelas y colegios, en donde muchas veces sin examen médico previo, los muchachos por propia iniciativa o, por cumplir determinadas tareas, hacen abuso de sus energías y esto se paga posteriormente. Y, seguramente son muchos y muchos los que pudieron haber sido buenos deportistas, que no lo son por un esfuerzo errado inicial.

Y, allí, que la Medicina del Deporte sea, también, una de las preocupaciones de los médicos y, lo plantearemos al Colegio Médico de Chile e, inclusive, por cierto, a la Facultad de Medicina.
 Es cierto que existe un organismo especializado en la medicina chilena, la Medicina del Deporte, pero resulta si hay un organismo especializado su acción se irradia a un porcentaje muy restringido, esa es la verdad, porque tenemos que reconocer que inclusive la atención médica al niño escolar es bastante deficiente y, con mayor razón, será la atención especializada del punto de vista deportivo. En un país donde faltan 4 mil médicos, donde faltan por lo menos 3 mil enfermeras es fácil entender el problema. Pero, nosotros, debemos acelerar el ritmo. Desde luego he conversado con el Ministro de la Vivienda, le he dicho que tenemos que estudiar este año, para que se materialice este año, junto con la Dirección de Deportes del Estado, un plan que yo estimo de emergencia, para construir los indispensables jardines infantiles. Nos hemos fijado una tarea ambiciosa: mil jardines infantiles, este año, y plazas de juegos para los niños.

 Aunque tengamos que recortar un poco en los metros cuadrados a construirse, porque pienso que no puede haber una sola población en el futuro que no tenga su jardín infantil, su plaza de juegos, e inclusive (ya lo hemos hablado con el Director de Deportes del Estado) tenemos que acentuar, muy duramente, nuestra preocupación por utilizar todos los medios; para ellos recurriremos a los Municipios, a los organismos estatales y semi-fiscales para que veamos qué terrenos fiscales, semifiscales pueden ser utilizados para el deporte.

 Insistiremos en que los clubes guardando el sentido y el derecho que tienen por su esfuerzo para haber construido sus propias canchas, tengan un sentido más amplio, más solidario. Yo pienso que debe ser penoso para muchos niños chilenos, que viven, por ejemplo, cerca de los estadios distintas organizaciones, colectividades, etc. y que nunca han podido estar en una cancha deportiva y, sin embargo, las miran a través de las rejas o a través de alambres que separan tan drásticamente campos que a veces pasa 4 ó 5 ó 6 horas de la semana sin ser ocupados.
 Hay que inyectar un nuevo espíritu, una nueva conciencia y por eso hablamos de un derecho social. A nadie se le ocurriría que estuvieran sin utilizarse los consultorios ¿verdad? de un hospital. A nadie se le ocurriría que no se puede utilizar los consultorios privados de una empresa cuando hay un sector que no tiene atención.

 De la misma manera, si pensamos que el deporte y el ejercicio físico son una de las grandes posibilidades para remediar males de la juventud, creo que nadie podrá negarse a entender que nosotros reclamamos algo que será justo para que el Deporte y la Educación Física sean un derecho social; y creemos que esas entidades —muchas de las cuales son estatales o semi-estatales— entenderán, y generosamente pondrán -algunas horas de los días de la semana- sus canchas deportivas para que sean utilizadas, especialmente, por los alumnos de nuestras escuelas de educación básica y media, en general, por los muchachos y los niños de nuestras poblaciones.

 Por ello he querido, en forma muy improvisada, reiterando mi excusa por el retraso, apelar a todos los que forman la comunidad que se interesa por un problema de la magnitud que tiene, en nuestro país, el hecho de que lamentablemente hayamos ido descendiento en lo que antes fuera para nosotros un motivo de orgullo y satisfacción. Yo golpeo y, muy suavemente, porque sé que no es necesario hacerlo en forma intensa, a cada uno de Uds. en su conciencia de chilenos para que nos ayuden en esta tarea que no tiene fronteras, porque está el servicio del futuro de Chile.

 Muchas gracias.

---oo0oo--


TRANSCRIPCIONES OIR/TAF.sgm.mtzg.sdo.