Discursos oficiales de Salvador Allende/1973/Firma del Proyecto de Ley que Crea Fondo Nacional de Bienestar Social para Trabajadores

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Firma del Proyecto de Ley que Crea Fondo Nacional de Bienestar Social para Trabajadores de Salvador Allende Gossens
14 de octubre de 1973


Silhouette of Salvador Allende speeches 04.jpg


PALABRAS DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA,
COMPAÑERO SALVADOR ALLENDE GOSSENS, EN
LA FIRMA DEL PROYECTO DE LEY QUE CREA
FONDO NACIONAL DE BIENESTAR SOCIAL PA-

RA TRABAJADORES.
Santiago, 15 Febrero 1973.-

oficina de informaciones y radiodifusión
de la presidencia de la república

ESTIMADAS COMPAÑERAS:
ESTIMADOS COMPAÑEROS:

Creo que habría poco que agregar sobre el significado del proyecto que acabamos de firmar con el compañero y amigo, Ministro del Trabajo, Luis Figueroa, después de sus palabras, y de las pronunciadas por los compañeros Marcial Cortez Monroy y Lazo, representantes de la Confederación de Empleados Particulares y de la Central Unica de Trabajadores.

Sin embargo, quiero agregar algunos comentarios más, porque se pierde el perfil y el contenido de algunos alcances y realizaciones, frente a la mala información, a la desinformación a la campaña implacable y permanente que se hace en contra del Gobierno Popular.

Ya lo dijo el compañero Luis Figueroa, y lo saben perfectamente bien los compañeros Laureano León y Carlos Briones: el Gobierno, -como es su obligación por ser un Gobierno Popular- tiene en estudio las materias de profundas y hondas transformaciones en el campo de la previsión social, para avanzar hacia la seguridad social, etapa superior que no es fácil, pero que implica no sólo beneficios pecunarios, sino que está también relacionada con los aspectos de remuneraciones, salarios. Relacionada con el concepto del descanso, la cultura, el deporte, amplia gama que en esencia implica las necesidades del ser humano.

Quiero señalar, entonces, que esta materia será motivo básico de preocupación este año, porque es un tópico que interesa a tanta gente, que preocupa a tantos compatriotas y que crea polémicas justas, respecto al interrogante que se hace cada cual, en torno a las espectativas que tiene hacia el futuro; aquí hay una desigualdad muy irritante, y sin herir las conquistas, hay que ir buscando el camino de garantizar a todos los chilenos, un mínimo seguro y cierto, de ventajas de orden económico en la etapa de la enfermedad, en la etapa de la jubilición, y beneficios como los que aquí se acaban de señalar. A este respecto, quiero decirles a ustedes que por desgraciar en el Congreso no se ha despachado el Fondo Unico de Asignación Familiar. Nosotros hemos nivelado las asignaciones familiares de obreros, campesinos, empleados públicos, Fuerzas Armadas, Carabineros e Investigaciones.

Eso ha significado aumentar la asignación familiar, proporcionalmente en níveles más altos de aquellos sectores de obreros y campesinos, que tenían una asignación familiar muy por debajo de los grupos de los empleados públicos, Fuerzas Armadas, y extraordinariamente inferior a la de los empleados particulares.

El hecho es que, reajustando el 100% en algunos casos, el 60% en otros, el 30% en otros, hemos llegado a un nivel igual para estos grupos. En cambio, en determinadas Cajas de Compensación a los empleados particulares, se les asignan asignaciones familiares extraordinariamente altas, en relación con la asignación familiar del más denso grupo, que es el que acabo de enunciar. Tengo entendido que la Asignación Familiar para este grupo es de E° 250 por carga, y hay sectores que tienen E° 1.000 y E° 1.500 por carga.

Quiero señalar este hecho, porque al comentarlo en Concepción, dije que de seguir esto así, habría empleados que tendrían un mayor ingreso por las cargas que por el trabajo que desempeñan; cosa, a mi juicio, absolutamente anormal. La asignación familiar es un ingreso suplementario al sueldo o salario.

Entonces dije que no podíamos, -poniendo un ejemplo- crear la carrera de "reproductor público", que permitiera ingresos muy altos.Esto ha dado motivo a un emplazamiento, diciéndome que yo había faltado el respeto a la mujer chilena. Cuando he hablado de reproductor público me refería al hombre, pero quiero señalar que jamás en mis palabras ha habido esa intención, y por lo demás, es la demostración de cómo se tergiversan y se comentan las cosas, cuando se quiere crear una dificultad artificial. Eso tiene un propósito preconcebido. Como este es un país de mala memoria, yo puedo decir con una calma extraordinaria que no hay ni un político activo o pasivo, jubilado o en acción, ex Presidente, ex Diputado, ex Senador, ex Regidor, que haya hecho más por la mujer -desde el punto de vista de las leyes- que el compañero que les habla. Y eso es bueno recordárselo a este país, donde hay un sector de gente que lo deforma y lo falsifica todo.

Cuando el compañero Cortez Monroy planteaba la protección del niño y del anciano, yo me recordaba que. anticipándonos a muchos países del mundo y en muchos años, aquí en Chile creamos la asignación familiar pre-natal, destinada a entregarle a la madre que está esperando familia, un ingreso que le permitiera a ella alimentarse en mejores condiciones, y por lo tanto, el hijo que está en su vientre, recibirá un aporte mayor, como consecuencia de una mejor alimentación de su madre, un aporte mayor en la riqueza sanguínea.

Esto significaba obligar -para recibir este ingreso- a la madre ir a consultar el médico, de tal manera que tuviera que ser examinada por el médico, lo cual ha aumentado extraordinariamente los partos controlados de las futuras madres.

Así ha sido, porque con el estímulo de la asignación familiar pre-natal, el trabajo en las maternidades, en los centros de obstetricia, el de las matronas, el control -repito- del período de la gestación y del parto ha aumentado en Chile en un 70 o más por ciento. Y eso tiene importancia extraordinaria.

¿Por qué? Porque si. la madre tiene mal colocado al niño y el parto va ser difícil, ella lo sabrá de antemano.

Si la madre tiene una enfermedad determinada y es tratada a tiempo, el hijo va a nacer en mejores condiciones. Si la madre tiene una enfermedad infecto-contagiosa -cosa que no es habitual hoy día, pero que antes era muy corriente- se le tratará oportunamente. Si la madre tiene una sífilis y se trata a tiempo, el hijo nace sano; en cambio si la madre tiene sífilis y no es tratada a tiempo, el hijo no será normal, será un ser muy próximo a trastornos mentales, será un epileptico, tendrá un labio leporino, tendrá las mil fallas que significa la herencia patológica.

Así que reclamamos para la izquierda chilena, y con satisfacción digo que reclamo para mí y para el Movimiento Popular chileno, el reconocimiento a la gran preocupación que hemos demostrado, -no ahora que somos Gobierno, sino desde mucho antes- por los problemas del ser humano.

Y pongo como ejemplo la Ley de Asignación Prenatal, porque ahí comienza la atención médica que ha terminado dándole derecho de atención médica a los ancianos, que no lo tenían. Agregando, que de paso aumentamos la atención médica a la familia del imponente obrero, que significa crear el Servicio Nacional de la Salud, darle atención médica a 3 millones doscientos mil chilenos.

Y agregando los ingresos por el subsidio de enfermedad, por el subsidio de lactancia, ampliando ahora al reposo post-natal de la mujer, como una manera de garantizar su recuperación pronta.

Podemos decir entonces con tranquilidad absoluta, frente a la campaña que se desata, que antes y ahora el centro de nuestra preocupación ha sido el hombre y la mujer.

Y por eso es que quisimos también crear el Ministerio de la Familia, lo que representaba una preocupación más directa. Y ahí está en el Congreso, después de dos años. Los que hablan tanto de defender a la familia, y los que hablan tanto del sentido humano, no han despachado la iniciativa más importante, más humana, más justa y más social, como es el Ministerio de la Familia. En un país, donde un porcentaje muy alto de familiar no existen, desde el punto de vista legal, trayendo precisamente drama para la mujer y para los hijos; en este país, donde existe una discriminación, no es aprobado Ministerio de la Familia.

Hemos enviado los proyectos para terminar con esta discriminación.

En un país en que existe una remuneración distinta de trabajo, entre la mujer y el hombre; donde las opciones educacionales en los niveles superiores de las Universidades, han estado extremadamente limitadas para la mujer.

Donde hay miles y miles de mujeres que tienen trabajos que en otros países hace mucho tiempo que fueron erradicados, como es el caso de la empleada doméstica, que consagran -todavía- una esclavitud increíble porque la empleada doméstica, es una esclava en el régimen moderno, ya que tiene que vivir dentro de la casa.

En los países del capitalismo industrial, hace mucho tiempo que se suprimió el trabajo como éste, que yo no miro en menos, pero que indiscutiblemente es para la propia mujer, una disminución de sus expectativas, cuando podrían lograr, en el hecho de su vida misma, una dimensión muy distinta, como obrera o como empleada, inclusive en la formación de su hogar.

Todo esto está señalando una realidad que nosotros queremos encarar.

¿Quién no sabe el drama de la madre soltera en este país?

¡Que desprecio más grande recibe, que desconocimiento de los hechos biológicos! En un país en que todavía hay una moral absurda y cobarde, incapaz de plantear con la profundidad y el respeto que debe plantearse el problema sexual, que es el problema del hombre y la mujer que pisa el planeta.

En un país en que todavía existe la desigualdad entre los hijos, como si fueran ellos culpables de la responsabilidad de los padres: hijos legítimos, hijos naturales. En un país donde el Padre de la Patria, O'Higgins era "el huacho O'Higgins", porque era hijo natural, y resulta que en la Escuela Militar de Chile no puede entrar ningún cadete que sea hijo natural.

Nosotros, por lo menos, con una moral diferente hablamos de estas cosas y buscamos solución para ellas.

Por eso, en el camino de la seguridad social y en la complementación de leyes que digan relación con la mujer y la defensa del hijo, estamos estableciendo una conciencia distinta, una moral diferente, que sólo puede emanar de los trabajadores cuando son Gobierno, capaces de encarar las lacras de una sociedad con el coraje de los que tienen una nueva moral (APLAUSOS).

Por eso me interesa señalar, por ejemplo, que en nuestra Ley 17.592, que creó la Caja de los Comerciantes Independientes, se incorpora a los beneficios previsionales a 700 mil chilenos, que no tenían previsión social.

Dejo constancia de que quisimos incorporar a través de una indicación, también los beneficios previsionales, a los pescadores artesanales, a los pirquineros, a los empresarios de la locomoción colectiva y particular, religiosos de cualquier credo. No ha sido culpa nuestra si esta Ley no ha sido despachada.

Se rechazó primero la indicación; hemos vuelto a insistir.

En este país, país minero, por ejemplo, los pirquineros, los trabajadores, están en las peores condiciones humanas de abandono. Los pirquineros viven en cuevas, como hace cien años, y trabajan en las minas en hoyos, con capachos.

Yo he estado dentro de la zona, en Atacama; conozco las minas.

Nunca perdí una elección en Tierra Amarilla. Los trabajadores pirquineros, de Atacama que no tienen previsión social, son doce mil. Los pescadores artesanales no tienen previsión social, como no la tenían los pequeños y medianos agricultores. Les hemos dado nosotros la Previsión; empresarios de la locomoción colectiva y particular, tampoco tienen; los religiosos de cualquier credo, es gente que también necesitan la seguridad de sus vidas, de su existencia.

Por lo tanto, hemos dado pasos muy definitivos sobre esta materia. Y además de los 700 mil trabajadores chilenos que hemos incorporado a la Previsión Social, hemos incorporado a la Ley de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales a 2 millones y medio de estudiantes. ¡Iniciativa del Gobierno Popular!

En la época de Pedro Aguirre Cerda, con Carlos Briones, que trabajaba en la Superintendencia en esa época, trabajamos en la primera modificación de las leyes 4054 y 4055.

¿Saben ustedes cuánto se demoró en el Congreso el despacho del Proyecto que modificaba la Ley 4054? ¡Doce años! ¿Y la ley de Accidentes del Trabajo Y Enfermedades Profesionales? ¡26 años!

Entonces, cuando uno habla de que hay un Congreso que tiene sentido clasista, no está falseando la verdad, sino que está demostrado que en ese Congreso donde siempre ha habido muy pocos trabajadores y muy pocas mujeres, una ley de la importancia que tiene la ley de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, se demora 26 años en ser despachada.

Pero se demoran dos horas en analizar un proyecto de Ley -o descuartizarlo- cuando se quiere crear la ley que sanciona el delito económico, para meter a la cárcel a los traficantes de dólares y a los que acaparan (APLAUSOS).

Nosotros hemos ampliado a 137 mil, el número de nuevos pensionados, en dos años; 486 en los seis años anteriores. Solamente en el Servicio de Seguro Social. Hoy, hay 600 mil pensionados en Chile. Y hemos reajustado en un 51% las pensiones de vejez, de invalidez, de viudez y orfandad. Podrán decir lo que quieran, podrán escribir lo que quieran, podrán quedar afónicos criticando a este Gobierno. Y podrán gastar toda la tinta que quieran, pero no podrán decir que en los dos años y tanto de Gobierno Popular, han visto alguna vez a las ancianas o a los ancianos de Chile, como los vieron en todos los Gobiernos anteriores, sentados ahí en la Plaza de la Constitución, o llenando el hall del Congreso, para reclamar un reajuste que les permitiera siquiera satisfacer sus necesidades esenciales.

Tengo el orgullo de decir, que no he visto nunca una anciana o un anciano, que haya tenido que agruparse y pedirle a este Gobierno que le hiciera justicia. Al contrario, cada vez que voy a una concentración -y lo hago con frecuencia- y cada vez que dialogo con el pueblo, me encuentro con ancianas y ancianos que dicen: "Gracias Compañero Allende, porque ahora sí, que en los últimos días de nuestra existencia, estamos tranquilos. Gracias por lo que el Gobierno Popular ha hecho por las ancianas y ancianos de Chile" (APLAUSOS).

Como complemento a la política que hemos desarrollado, está esta Ley; pero creo que es conveniente plantea, que desde el ángulo de un Gobierno Popular y en un país que tiene un proceso inflacionista, donde el alza del costo de la vida es un peso bastante duro para los que viven de un sueldo o de un salario, para los que tienen un ingreso rígido; en un país cuya infraestructura no permite satisfacer las necesidades de la colectividad, en un país que en el campo de la alimentación, siempre importó cerca de 200 millones de dólares en carne, trigo, grasa, mantequilla y aceite; en un país en donde el Gobierno Popular ha hecho una redistribución de la renta, de tal manera que los trabajadores, que tenían tan solo el 51 % del ingreso nacional, hoy tienen el 65 % ; en un país que está bloqueado parcialmente por haber nacionalizado el cobre, en donde el descenso del precio del cobre, ha significado en dos años un menor ingreso de 500 millones de dólares; en un país que recibe un gravamen tan duro como la deuda externa, que suma más de 4 mil 20 millones de dólares, que si hubiéramos tenido que pagarlos habríamos gastado el año pasado el 33% del ingreso de divisas para satisfacer las obligaciones emanadas de la amortización y pagos de intereses de la deuda externa; en un país que está en estas condiciones, se requiere que los trabajadores -que son ustedes compañeras y compañeros- se den cuenta de que es indispensable una política económica global; y que no sólo el dinero constituye aportes al bienestar de la familia de los trabajadores.

Es al contrario en las determinadas circunstancias de un país -como ocurre hoy en Chile- en que hay exceso de dinero que circula, sobre todo cuando los grupos poderosos no han invertido y han recibido -como es el caso de los accionistas de los bancos- dinero por sus acciones.

Los que tenían predios agrícolas; han recibido dinero determinado por sus predios, que a través de la Reforma Agraria pertenecen hoy día al Area Social. De la misma manera, que los industriales que tenían empresas hemos nacionalizado, han recibido un pago parcial.

Repito, entonces, que hay un sector social que tiene un exceso de poder de compra y dispone de cantidades enormes de dinero que ni siquiera tienen depositado en los bancos.

A ello se agrega lo que he dicho al respecto a la redistribución del ingreso.

Hay un mercado de producción interna limitado. Y por ello he recordado que todos los años importábamos y hemos importado siempre carne, trigo, grasa, mantequilla y aceite y a pesar de importar 180 ó 200 millones de dólares, el 42% de los chilenos se alimentaban por debajo de lo normal. Y la herencia más dura, más dramáticamente dura del régimen alimenticio deficiente pesa en el drama social de este país. El proceso es lento en la Reforma Agraria, y es lento cuando faltan obras de regadío, cuando faltan tractores, cuando falta mecanización, cuando faltan abonos. Y es lento cuando el campesino que siempre estuvo obligado a obedecer, pasa a ser actor fundamental y principal en el proceso de la planificación de la producción.

Todo esto requiere un adecuamiento y un tiempo. Esto lo han vivido todos los países que han hecho una Reforma Agraria, con un costo social grande, que aquí no ha habido.

En esas circunstancias se producen los problemas que estoy reseñando, y que implican que se acentúen dificultades tradicionales.

En este país siempre hubo veda de carne, pero la hacemos nosostros y hay un escándalo tremendo. Parece que la gente no leyera los diarios; la carne falta en el mundo.

Países como Argentina, que han vivido exportando carne, tienen veda de carne, y han disminuído su exportación.

Países como Uruguay, que han vivido exclusivamente de la ganadería -así como nosotros del cobre- tienen tres y cuatro meses de veda al año.

Cuba, primer productor de azúcar del mundo, tiene racionada el azúcar para los cubanos.

Aquí en Chile, cuando se producen estos problemas, se ensaña la crítica, se desconoce lo que ocurrió antes, se crea todo un clima, que se acentúa a través de la información de la prensa. Hay una psicosis, porque la gente tiene tendencia, entonces, a comprar mucho más que lo que necesita, y los sectores pudientes, lo hacen en forma descarada.

Inclusive en los sectores medios, y aún de trabajadores. Sorpresivamente, en Valparaíso frente a la Compañía Chilena de Tabacos. Hice parar el auto y me bajé. Pedí excusas, -es una empresa particular- y les dije: "vengo aquí como Presidente de la República; sé que esta es una empresa particular pero aquí hay un problema que interesa. ¿Qué pasa con la producción de cigarrillos? ¿Cuánto se produjo en el año 70, 71 7 72?"

Epílogo: el año 71, se produjo un 28% más que el año 70. Y el año 72 se produjo un 2% más que el 71.

Hay que tomar en cuenta entonces lo que el 72 en relación con el 70. Primero un 28% y sobre ese 28 englobo un 2% más.

¡Y los cigarrillos han desaparecido! Porque es una verdadera sicosis, porque lo acaparan, porque muchos comerciantes sencillamente lo venden en el mercado negro.

Yo he oído que en Las poblaciones, inclusive se ha llegado en un momento determinado en que se vende un cigarrillo.

Bueno, y sin embargo ha aumentado extraordinariamente la producción. Hay 300 y tantos obreros en la Compañía Chilena de Tabacos. ¡Y cigarrillos no hay!

Y además hay un contrabando increíble, porque cada barco que llega a Chile, y cada automóvil que traspasa las fronteras, se lleva llenas las maletas, o gran parte de la bodega con cigarrillos, porque el cigarrillo nuestro es igual al cigarrillo del mismo nombre hecho en EE.UU. o en otras partes; tienen la misma composición de tabacos, la misma mezcla; y vale la décima parte. ¡La decima parte!

Entonces, tenemos que prevenir nosotros, no a tres millones de fumadores chilenos, sino que sencillamente a diez millones de chilenos, de una nueva clientela que se lleva los cigarrillos a un precio irrisorio, mientras aquí la gente hace cola para comprar un paquete. Todos estos problemas la gente tienen que entenderlos. Hay que entender que cuando se desarrolla una política como ésta, de beneficios anexos, cuando se da el medio litro de leche, cuando se suben las pensiones, cuando se incorpora a 220 mil trabajadores al trabajo, cuando se hace posible el que los trabajadores tengan un turismo interno; que la gente de Magallanes venga al Norte y la gente del Norte vaya a conocer el centro-sur, que el hombre de la Pampa sepa qué son los volcanes y los lagos, y el hombre de los lagos y de los volcanes sepa lo que es la Pampa en el Norte; cuando los trabajadores tienen balnearios populares; cuando se está entregando comida pre-elaborada; cuando se abre un restaurant popular en la UNCTAD, el mejor edificio de Santiago, y se dan 5 mil raciones diarias; cuando se hace todo este esfuerzo, la gente tiene que entender el problema de la redistribución del ingreso, y que el sueldo tiene que estar de acuerdo con la política general del país; no plantear exigencias desmedidas, no hacer que centros de presión -como son por ejemplo los grandes focos industriales del acero, del cobre o del carbón- puedan obtener una ventaja muy superior a la que tiene un trabajador de una fábrica de helados o de hilados.

Entonces, tienen que entender que hay una política nacional. Y por eso hemos planteado nosotros -a diferencia de Gobiernos anteriores- un reajuste cada 4 meses.

Y planteamos primero el bono compensatorio, anticipo del reajuste general.

Se dijo que se le había doblado la mano al Ministro del Trabajo, que habíamos planteado primero una compensación o un reajuste A, B o C y que después la presión desde afuera de determinados grupos sindicales, había doblado la mano al Ministro. No señores, no le ha doblado nadie la mano al Ministro Figueroa. El Ministro Figueroa llevó el criterio del Gobierno y planteó un punto de vista frente a los trabajadores.

Por primera vez se discute con la Central Unica de Trabajadores, durante horas y días, cúal debe ser el reajuste, el anticipo del reajuste, llámese anticipo, llámese bono anticipado, lo que ustedes quieran.

El anticipo del reajuste tiene que estar limitado, y hay que crear un fondo único de reajuste, que tiene que estar financiado, porque no sacamos nada con seguir lanzando billetes.

¿Y qué ha pasado en el Congreso con las tres leyes de reajuste?

La primera fue financiada en un 36 %, la segunda en un 30 % y la tercera en un 22 %

Nosotros tenemos que cumplir con los reajustes, y no hay financiamiento positivo y real; tenemos que emitir billetes, y estamos entonces, presionando más y más sobre la inflación.

Por eso ahora hemos planteado con claridad- y es interesante que los trabajadores sean los que han reaccionado muy claramente- en primer lugar un reajuste para los sectores que indiscutiblemente sufren más. Para los que ganan entre uno y 3 vitales, porque ahí están el 85 % de los trabajadores chilenos. Porque no es lo mismo una bonificación del ciento por ciento del alza del costo de la vida o un reajuste de mil escudos al mes, para un hombre que gana un sueldo vital; o de dos mil escudos para el que gana dos sueldos vitales, o que el porcentaje se fuera hacia arriba, para un hombre que gana 30 ó 40 mil escudos.

Hemos planteado entonces una política, y se debe crear un Fondo Unico de Reajuste, de tal manera que si el Congreso no da financiamiento adecuado, que es un financiamiento destinado a que salga la plata de donde está, para que los que tienen contribuyan a ésto, no con los impuestos indirectos que los paga el trabajador. ¿Quién en este país, desde el punto de vista tributario, es controlado? El que tiene un sueldo, el que tiene un salario. Pero ¿quien controla las posibilidades de la gente que no tiene un ingreso rígido?

Por eso necesitamos un fondo único de reajuste, financiado real, positiva y activamente. Y si no hay un financiamiento no habrá reajuste. Pero no será culpa nuestra, y los chilenos sabrán a que atenerse, irán a golpear las puertas o reclamarle a quién tiene la posibilidad de dictar la Ley.

Pero nosotros no vamos a seguir promulgando leyes sin financiamiento, porque no estamos dispuestos a que este país tenga un desborde inflacionista, en que la plata no tenga ningún valor.

Por eso que es importante señalar, que además de los ingresos, en una política que ha sido redistributiva, además de los ingresos en dinero hay estos que son aportes positivos en el campo del beneficio social para los trabajadores.

¿Cuánto significa, de economía, que puedan ir a los Balnearios populares? ¿Cuánto significa lo que ya se ha hecho, por ejemplo, con la Ley 17.537 que es la ley para utilizar los fondos de la Caja de Empleados Particulares?

Se ha habilitado un estadio en la ex chacra "La Perla", ahí en el paradero 27 de la Gran Avenida, con piscina. Hay 50 casas de reposo para ancianos en construcción; en el campin de Reñaca, etc.

En ejecución, construcciones en las Termas de Mamiña.

Este es un país estraordinario y de una riqueza infinita; desde el punto de vista médico, las termas tienen una importancia de excepción, y sin embargo, ¿cuándo los trabajadores salieron a las termas? ¿Cuándo los hijos de los obreros habían subido a la nieve? El año pasado hemos mandado a los primeros mil hijos de trabajadores, con sus equipos, con sus esquíes, con sus trajecitos, a pasar siquiera 4 ó 5 días en la nieve. Este año vamos a mandar a 5 mil hijos de trabajadores a la nieve, y querernos ojalá, que vayan 10 mil hijos de trabajadores al mar, a las playas. En el caso de los empleados, tenemos las sedes sociales de los empleados particulares en Coquimbo, en Chillán, en Osorno, en Talca, en Curicó y en Concepción.

Por ello, he querido esta mañana, junto con decirles la satisfacción que tengo de firmar esta iniciativa emanada del Ministerio del Trabajo, quiero decirles a ustedes, que tomando como base este Proyecto, he querido insistir en algunos aspectos que es conveniente que ustedes, beneficiados por estas iniciativas, tengan conciencia de lo que representa la lucha en que estamos empeñados.

Esta no es tarea de un hombre, ni es tarea de un grupo de partidos. Este es un Gobierno de los trabajadores; aquí no hay literatura ni lirismo. Por primera vez en la historia de Chile, auténticos obreros, auténticos partidos de clases, son los partidos mayoritarios los que están en el Gobierno. Por primera vez en la historia de Chile, las Fuerzas Armadas integran un Gobierno Popular y contribuyen, sin ubicación política, al proceso del desarrollo social.

Por primera vez en la historia de Chile, el Presidente y el Secretario General de la Central Unica de Trabajadores están en el Gobierno, porque este es un Gobierno de los trabajadores, y porque hemos encarado nuestra lucha contra el imperialismo, porque hemos derrotado a las empresas transnacionales, porque hemos terminado con el latifundio, nacionalizado la banca.

Y por eso, recibimos un embate que tiene una respuesta: ¡la respuesta de ustedes, en una actitud conciente de disciplina social, de trabajo, de esfuerzo y de sacrificio!

Así como yo reconozco los derechos de los trabajadores, así también reconozco sus obligaciones.

He tenido la honradez de criticar a algunas empresas estatizadas que no andan del todo bien. He tenido la franqueza de decir que hay ausentismo. He tenido el coraje de señalar que en este país, la más grave enfermedad es el alcoholismo crónico, que hay 300 mil alcohólicos crónicos y 800 mil bebedores exagerados.

He tenido la decisión de hacer entender que este país solo podrá romper definitivamente la barrera del subdesarrollo, de la dependencia económica, con un gran esfuerzo común y con un espíritu de solidaridad, pero con una solidaridad de clase, la que sabe cuáles son sus enemigos y cuáles son adversarios.

Por eso, en esta mañana en que damos un paso más de progreso, yo golpeo la conciencia de ustedes, para que ustedes sean los voceros de su propia convicción. Este es el Gobierno de ustedes. (APLAUSOS)

...............


TRANSCRIPCIONES OIR /LVR.vvp.cih.sgm.