Discursos oficiales de Salvador Allende/1973/Saludo por radio y TV en el Día lnternacional de La Mujer

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Saludo por radio y TV en el Día lnternacional de La Mujer de Salvador Allende Gossens
8 de marzo de 1973


Silhouette of Salvador Allende speeches 04.jpg


SALUDO DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA,
COMPAÑERO SALVADOR ALLENDE GOSSENS, POR
RADIO Y T.V. EN EL DIA INTERNACIONAL DE

LA MUJER.-
Santiago, Marzo 8 de 1973.-

oficina de informaciones y radiodifusión
de la presidencia de la república

ESTIMADOS COMPATRIOTAS:

En un día de tanta significación como es el de hoy, "Día Internacional de la Mujer", quiero hacerles 1Iegar mi saludo fraternal a todas las mujeres chilenas, especialmente a la campesina, profesional, obrera o simplemente dueña de casa.

Nuestra nacionalidad es -en gran medida- fruto del esfuerzo, abnegación y sacrificio: de nuestras mujeres.

Los chilenos tenemos Madres de la Patria; heroínas que con sus ejemplos iluminan el camino de nuestras vidas.

Hoy quiero invitarlas a ustedes compañeras a que recordemos con gratitud y emocionado orgullo, a Fresia, Guacolda, Tegualda, Paula Jaraquemada, Cornelia Olivares y a Javiera Carrera, mujeres que contribuyeron de manera decisiva a que Chile forjara su condición de país libre, democrático y soberano.

Evoquemos también a aquella chilena nacida en un hogar modesto; de hablar delicado, de apacible mirar y de una inmensa fuerza espiritual.

Una compatriota que no tuvo hijos propios y que sin embargo fue y es la madre de generaciones de niños. Una maestra de provincia Lucila Godoy Acayaga, Gabriela Mistral, nuestro primer Premio Nobel de Literatura.

Al hablar de la mujer, hablamos tambien del niño. El binomio madre y niño es una de las preocupaciones fundamentales del Gobierno que presido.

Cuando he sostenido, que el único privilegiado en Chile es y será el niño, lo he afirmado considerando que no es una entidad individual, sino vital e indisoluble y biológicamente enlazada a la madre que le da su vida.

No creo que este sea el momento adecuado para hacer un recuento, de lo que ha hecho mi Gobierno en favor de la mujer chilena.
Nadie lo sabe mejor que la compañera anónima, tradicionalmente oprimida y desposeída, que ahora conoce una vida distinta, porque al fin se le ha restablecido en su dignidad de mujer.

No podía ser de otro modo, por cuanto este es un Gobierno para ustedes, queridas compatriotas, y porque yo puedo afirmar con plena autoridad, que uno de los principios que ha orientado mi vida política es y ha sido mi permanente insistencia en otorgarle a la mujer las prerrogativas que le corresponden y que le habían sido secularmente desconocidas.

Hace justamente un año, también les envié un breve saludo en este día de conmemoración universal. Desde entonces hasta hoy, hemos avanzado mucho, y cada día adelantaremos más, todos juntos, mujeres y hombres, férreamente vinculados en una noble misión: edificar una patria más libre, más democrática y más humana.

La Patria es también mujer y en sus entrañas está latiendo un Chile distinto. No hay mujer que no tenga responsabilidad y cabida en esta apasionante empresa. Nuestra lucha es por Chile y su gente, y esencialmente lo hacemos para la mujer chilena alcance los derechos legales, sociales y humanos que es indispensable y justo otorgar.

En el día de hoy más que nunca, estoy junto a ustedes, queridas compañeras y amigas, junto a la mujer chilena.


--ooOoo--


TRANSCRIPCIONES O.I.R./vvp.cih.