Dos años

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nieve... versos


DOS AÑOS...


A Enriquito


Es tu vida tranquila y placentera
Sin dolor, ni tristeza, ni recelo;
Es tu mundo un jardín maravilloso
De moradores misteriosos lleno.


Y te entretienes cándido y dichoso
Con el más inocente pasatiempo;
Y en tu jerga infantil, llena de encanto
Relatas, inconclusos, muchos cuentos...


Y tu gracia infantil sin pliegue alguno
Es luz, que al derramar su dulce encanto
Ilumina los tristes corazones
Y despeja la frente al preocupado.

Y cuando el Sol, sus postrimeros rayos
Tras los montes altísimos exhala;
Y que la Luna, con ligero paso
Suave estela, de luz tras sí derrama,


Entonces, con la paz de la inocencia
Vas al mundo del sueño, y semejante
Es tu rostro, al de un ángel primoroso;
Con su sonrisa indefinible y suave...
..........................................
Mas, tu niñez encantadora y tierna
Muy pronto ha de acabar, y quiera el cielo
No mancille tus blancas vestiduras
El polvo de este mundo traicionero.


Y ruego a Dios que en su bondad inmensa
Te conserve feliz, por muchos años,
Y no quemen con lágrimas tu rostro
Prematuros y tristes desencantos.


Y ya cuando más grande, niño amado,
Escucha este consejo que ha dictado
A mi alma lo profundo del cariño:


En las borrascas de tu vida entera
Conserva tu candor, tu fe sincera,
Enrique, escúchame ¡sé siempre niño!


Septiembre 1916.


◄  Anterior
Siguiente  ►