Dos lunas de tarde

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dos lunas de tarde de Federico García Lorca


1.

(A Laurita, amiga de mi hermana)


   La luna está muerta, muerta;
pero resucita en la primavera.

   Cuando en la frente de los chopos
se rice el viento del sur.

   Cuando den nuestros corazones
su cosecha de suspiros.

   Cuando se pongan los tejados
sus sombreritos de yerba.

   La luna está muerta, muerta;
pero resucita en la primavera.



2.

(A Isabelita, mi hermana)


   La tarde canta
una "berceuse" a las naranjas.

   Mi hermanita canta:
"La tierra es una naranja".

   La luna llorando dice:
"Yo quiero ser una naranja".

   No puede ser, hija mía,
aunque te pongas rosada.
Ni siquiera limoncito.
¡Qué lástima!