El Único y su Propiedad :12a

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Único y su Propiedad, Max Stirner, 1844. Segunda parte: Yo.

Yo

En la aurora de los nuevos tiempos se alza el Hombre-Dios. A su declinar, ¿se desvanecerá únicamente el Dios, y podrá morir verdaderamente el Hombre-Dios, muriendo sólo el Dios en Él? Lejos de plantear esta cuestión, se creyó haberla resuelto, cuando en nuestros días la obra iluminista y la superación de Dios se llevó a su culminación victoriosa. Se ha ignorado que el Hombre ha dado muerte al Dios, para convertirse en el único Dios que reina en los cielos. El Más Allá de Nosotros se ha desterrado y la gran obra del iluminismo se ha consumado. Pero el Más Allá en Nosotros se ha convertido en el nuevo cielo y nos incita a que lo asaltemos: Dios ha tenido que dejar su sitio, pero no para Nosotros, sino para el Hombre. ¿Cómo podéis creer que el Hombre-Dios haya muerto mientras en Él, además del Dios, no haya muerto el Hombre?