El águila y la asamblea de los animales

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El águila y la asamblea de los animales
de Félix María Samaniego



Todos los animales cada instante 
Se quejaban a Júpiter tonante
De la misma manera
Que si fuese un alcalde de montera. 
El Dios, y con razón, amostazado 
Viéndose importunado,
Por dar fin de una vez a las querellas, 
En lugar de sus rayos y centellas, 
De receptor envía desde el cielo
Al Águila rapante, que de un vuelo 
En la tierra juntó los animales
Y expusieron en suma cosas tales. 
Pidió el león la astucia del raposo, 
Este de aquél lo fuerte y valeroso; 
Envidia la paloma al gallo fiero,
El gallo a la paloma lo ligero. 
Quiere el sabueso patas más felices, 
Y cuenta como nada sus narices. 
El galgo lo contrario solicita;
Y en fin, cosa inaudita,
Los peces, de las ondas ya cansados, 
Quieren probar los bosques y los prados; 
Y las bestias, dejando sus lugares,
Surcar las olas de los anchos mares. 
Después de oírlo todo,
El Águila concluye de éste modo: 
«¿Tes, maldita caterva impertinente, 
Que entre tanto viviente
De uno y otro elemento, 
Pues nadie está contenta, 
No se encuentra feliz ningún destino? 
Pues ¿para qué envidiar el del vecino?» 
Con sólo este discurso,
Aun el bruto mayor de aquel concurso 
Se dio por convencido.


De modo que es sabido
Que ya sólo se matan los humanos 
En envidiar la suerte a sus hermanos.