El Cristo de Velázquez (Gabriel y Galán)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Cristo de Velázquez
de José María Gabriel y Galán



¡Lo amaba, lo amaba! 
¡No fue sólo milagro del genio! 
Lo intuyó cuando estaba dormido, 
porque sólo en las sombras del sueño 
se nos dan las sublimes visiones, 
se nos dan los divinos conceptos, 
la luz de lo grande, 
la miel de lo bello... 
¡Lo amaba, lo amaba! 
¡Nacióle en el pecho! 
No se puede soñar sin amores, 
no se puede crear sin su fuego, 
no se puede sentir sin sus dardos, 
no se puede vibrar sin sus ecos, 
volar sin sus alas, 
vivir sin su aliento... 
El sublime vidente dormía 
del amor y del arte los sueños 
-¡los sueños divinos 
que duermen los genios! 
¡Los que ven llamaradas de gloria 
por hermosos resquicios de cielo! 
Y el amor, el imán de las almas 
le acercó la visión del Cordero, 
la visión del dulcísimo Mártir 
clavado en el leño, 
con su frente de Dios dolorida, 
con sus ojos de Dios entreabiertos, 
con sus labios de Dios amargados, 
con su boca de Dios sin aliento.... 
¡muerto por los hombres!, 
¡por amarlos muerto! 
Y el artista lo vio como era, 
los sintió Dios y Mártir a un tiempo, 
lo amó con entrañas 
cargadas de fuego, 
y en la santa visión empapado, 
con divinos arrobos angélicos, 
con magnéticos éxtasis líricos, 
con sabrosos deliquios ascéticos, 
con el ascua del fuego dramático, 
con la fiebre de artísticos vértigos, 
la memoria tornando a los hombres 
ingratos y ciegos 
débiles o locos, 
ruines o perversos, 
invocó a la Divina Belleza 
donde beben bellezas los genios, 
los justos, los santos, 
los limpios, los buenos... 
Y al conjuro bajaron los ángeles, 
y a artista inspirado asistieron, 
su paleta cargaron de sombras 
y luces del cielo, 
alzaron el trípode, 
tendieron el lienzo, 
y arrancándose plumas de raso 
de las alas, pinceles le hicieron. 
Y el mago del arte, 
el sublime elegido, entreabiendo 
los extáticos ojos cargados 
de penumbras del místico ensueño, 
tomó los pinceles, 
somnámbulo, trémulo... 
De rodillas cayeron los ángeles 
y en el aire solemnes cayeron 
todas las tristezas, 
todos los silencios... 
¡Y el genio del arte 
se posó sobre el borde del lienzo! 
Con fiebre en la frente, 
con fuego en el pecho, 
con miradas de Dios en los ojos 
y en la mente arrebatos de genio 
el artista empapaba de sombras 
y de luces de sombras el lienzo... 
No eran tintas con copias inertes, 
eran vivos dolientes tormentos, 
eran sangre caliente de Mártir, 
eran huellas de crimen de réprobos, 
eran voces justicia clamando, 
y suspiros clemencia pidiendo... 
¡Era el drama del mundo deicida 
y el grito del cielo!... 


¡Y el sueño del hombre 
quedó sobre el lienzo! 
¡Lo amaba, lo amaba!: 
¡el amor es un ala del genio!