El Matrimonio Perfecto o Puerta de Entrada a la Iniciación : Poesía

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


La Marcha Triunfal del Gnóstico[editar]

(La eterna boda del alma con su espíritu. La unión del alma con el íntimo).

Estoy de fiesta mí amor...
Esta noche son nuestras bodas.
Estoy de fiesta mi amor...
Estoy vestida de plata,
¿Te acuerdas de mis dulces serenatas?
Yo a solas... te amo...
Tu eres mi Dios y yo soy tu sirena que canta.

Estoy de fiesta mí amor...
El cordero dice a la esposa, ven...
Y yo vengo a ti,
La esposa dice al cordero, ven...
Y él viene así.

Estoy de fiesta mi amor...
Y el par de esposos se besan...
En el lecho nupcial del paraíso...
Él la arrulla con sus ternuras,
Y ella cual un niño sumiso,
Se arroja a sus plantas,
Con su cabellera rubia.

Estoy de fiesta mi amor...
¿Te acuerdas de tus promesas? Yo no puedo olvidarte.
Yo te adoro, tú eres mi amante...
Y yo soy tu sirena palpitante...

No me puedes dejar esta noche,
Porque es noche santa,
No me puedes dejar esta noche,
Porque es noche de plata
Estoy de fiesta mi amor...
Yo soy la sirena que canta.

En el pasado te fui infiel
Y ahora estoy arrepentida,
Bésame que soy tu eterna prometida
Tú me amas y yo te adoro...
Tú eres mi misma vida...

Estoy de fiesta mi amor...
Llegó nuestra boda nupcial,
El perfume del templo me embriaga...
Y los cielos se estremecen con una marcha triunfal.

Estoy de fiesta mi amor...
Estoy regiamente vestida...
Envuélveme con tu capa,
Y entrégame la vara,
Que yo soy tu prometida...
Una marcha triunfal y deliciosa...
Estremece los ámbitos divinos,
Y él dice, ven, y ella dice ven...
Y ambos entre rayos diamantinos...
Son uno, en la boda nupcial del paraíso.
Estoy de fiesta mi amor.

Por AUN WEOR.



El Matrimonio Perfecto o Puerta de Entrada a la Iniciación de Samael Aun Weor

Prefacio - Prólogo - Introducción - Capítulo 1º - Capítulo 2º - Capítulo 3º - Capítulo 4º - Capítulo 5º - Capítulo 6º - Capítulo 7º - Capítulo 8° - Capítulo 9° - Capítulo 10° - Capítulo 11°- Capítulo 12° - Conclusión - La marcha triunfal del Gnóstico