El Miajón de los Castúos 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

Viene de la página El Miajón de los Castúos en donde está la primera parte del libro de versos

EL MIAJÓN DE LOS CASTÚOS
(RAPSODIAS EXTREMEÑAS)
por
Luis Chamizo

 




EL NOVIAJO

I

Tocan las campanas,
la gente s'alegra.
Unos güenos mozos, cantando flamenco,
jacen gorgoritos en una taberna.

Tocan las campanas,
tocan dando güertas,
qu'asín tocan siempre
los días de fiesta.

Hay riñas de gallos
en la resolana de las corraletas,
y en el artozano, junt'a los ceviles,
unos zagalones se juegan las perras.

Los viejos s'apíñan,
s'apiñan las viejas
jaciendo la bulra
de la gente nueva.

S'arriscan las mozas,
y van peripuestas
luciendo los guapos
pañuelos de sëa;
goliendo a manzanas,
goliendo a camuesas.

Van en carrefilas, jaciendo pinitos,
camino e la iglesia...
Y yo, qu'era malo, más malo qu'un vendo,
me voy detrás d'ellas.

Me voy detrás d'ellas sin ver a los gallos
que riñen los mozos en las corraletas;
sin tomá las once,
sin jugá las perras.

Me voy tras las mozas
porque va con ellas
la que yo dinguelo,
la que me dinguela
con sus ojos tristes de miras mu tristes,
con sus ojos tristes de miras mu negras.

Yo, qu'era tan malo,
me voy pa l'iglesia
sin tomá las once,
sin jugá las perras,
sin dir a las riñas
de las corraletas.

¡Qué jormá te pones! —me icen los viejos—.
¡Que güeno que eres! —me icen las viejas—.
¡Chacho! ¿qué t'ha dao? —me icen los mozos
dende la taberna.

M'ha dao la vía,
la vía qu'es güeña
cuando se trebaja
por una querencia;
cuando por un argo
que llevamos drento
se sufre y se pena;
cuando, de röillas,
drento de la iglesia,
rezando, lloramos
sin danos vergüenza.

La quiero y me quiere,
espero y espera
jasta que yo junte pa dale las donas,
jasta qu'ella s'haga'l ajuá con la hijuela.



Tocan las campanas
la gente s'alegra.
Mi novia va a misa:
yo voy detrás d'ella;
y allí, mesmamente delante del Cristo,
jincao en la tierra,
rezando las cosas qu'a mí m'enseñaron
cuand'iba a la escuela,
una vos me ice: ¡sé güeno y trebaja!
y otra vos me ice: ¡trebaja y espera!

II

¡Qué güeña y qué santa!
¡Qué santa y qué güeña!...
Con lo que me quiere, ni siquiá me mira
drento de la iglesia.

Por eso me icen
qu'a mí me disprecia,
porque no me mira
drento de l'iglesia.
¡Juy, qué cacho e brutos!
¡Juy, qué mal que piensan!
Si mesmitamente
lo qu'a mí m'alegra
es que no se istraiga,
es que no m'atienda,
pa qu'asín la Vigen mus dé de seguía
lo qu'ella la píe ca ves que la reza.

III

Cariños mu jondos son dambos cariños;
querencias mu jondas son dambas querencias.

Cuando con la jacha
descuajo en la jesa,
las ramas se runden,
la jacha se mella,
y yo, que soy juerte,
me queo sin juerzas...

Cuando yo la vide
po la ves primera,
prencipió la cosa de nuestro noviajo
con nuestros quereles y nuestras querencias.

Yo sé qu'el cariño d'ella no se runde,
ni el mío se mella,
que semos más duros que los arcornoques
y más que los jierros de las jerramientas.

|Qué juerza más grande llevamos por drento!
¡qué juerza, qué juerza!

Cuando con el burro salgo mu templano
camino e la jesa,
siempre me la encuentro
barriendo la puerta;
y siempre me ice: —¡Anda con Dios, hombre!—
y siempre la igo: —¡Quéate con Él, Petra!—
y le doy al burro pa qu'ande más listo,
y ella barre, barre, mucho más depriesa...

Y si, ya mu lejos,
güervo la caëza,
me mira y se ríe
con esa risina que tanto m'alegra…

¡Qué trabajaora!
¡Qué guapa y que güena!
¡Si páece mintira
que tanto me quiera!



Tocan las campanas,
locan dando güertas...
Unos güenos mozos, cantando flamenco,
jacen gorgoritos en una taberna.

Hay riñas de gallos
en la resolana de las corraletas;
y en el artozano, junt'a los ceviles,
unos zagalones se juegan las perras...

¡Juy, qué cacho e brutos!
¡Juy, qué mal que piensan
creyendo que asina son las diversiones
de la gente nueva!

Y es ¡claro!, por eso, ¡qué coñio!, me icen
qu'ella me disprecia,
porque no me mira
drento de la iglesia
con sus ojos negros de mirás mu tristes,
con sus ojos tristes de mirás mu negras.




LA EXPERENCIA

Ven p'acá, hija mía,
que yo soy ya vieja
y ya di ese paso que tú das agora,
y viví esa vida que llamamos güeña,
y estrujé mis ojos pa sécame el llanto,
que a juerza de llanto m'entró la experencia.

Mi Juan mesmameníe paece un chiquillo,
y tú eres mu nueva,
y sus queréis mucho, y tenéis ajorros,
y estáis mu solitos dambos en la tierra...
¡y este pícaro mundo es tan güeno
con los que así empiezan...!
Con cosinas durces sus va engatusando,
sus tapa los ojos,
sus jace promesas,
y aluego se ríe,
dispués que sus ceba
y sus eja solos erramando jieles
por el sumiero de vuestra concencia.

¡Hija de mi arma, si páece mentira
que ya estéis casados dambos po la Iglesia;
si a mí me paece que sois dos muñecos
entavía, Teresa,
pa dirse con tiento pa gastá los cuartos,
p'atendé a los gorpes de las desigencias,
pa jacé, jormales, el troncón rebusto
d'una nueva casta que dé castas nuevas;
unos chirivines que páescan d'azogue,
qu'estruj'en, qu'arañen, que muerdan la teta,
que lloren con genio, qu'estrocen, que chillen,
que jagan pucheros al jacegle fiestas...

¡Míala cómo jimpla la recandongona
cuando se le palra de cosinas tiernas!

Éjate de mimos
Y delicaëzas;
¡sí ya estáis casaos
dambos, po la Iglesia!

Ascucha, hija mía,
y no t'encapríches con tu comenencia,
que la vida es corta,
mu corta y mu güeña
pa los que vivimos de nuestro trebajo
y estamos contentos con nuestra probeza.

Hay que ver y cómo refalan los días,
y pasan los años,
y s'hace una vieja,
rebuscando siempre lo desconocío,
siempre suspirando por cosinas nuevas.

Primero la noche d'estar dambos solos
con nuestras querencias,
y endispués los hijos, y endispués los nietos,
y endispués el pago de nuestra concencia.

Mi Juan es un santo;
tié sus cosiquillas como tié cuarquiera;
pero le tiés ley y tiés mucha labia
y sabrás llevagle por güeña verea;
porque miá tú, hija, aquí pa nusotras,
töitos los hombres son como si jueran
unos muñequitos d'esos bailarines
qu'un jilillo jace danzar, en la feria:
nusotras los vemos, mus encaprichamos
y mercamos uno, a tontas y a ciegas,
sin que mus endilguen los revendeores
de los chismecitos, qu'enganchan la cuerda.

Y es claro, qu'aluego,
¡que si quiés, morena!
qu'icen que no bailan,
que no se menean,
que t'andas espacio pa dir a enterate,
y que ya se jueron los tíos de la feria...
y anda, ponte moños,
¡búscale el risorte
de la bailaera!

Tamién las mujeres semos corno semos,
mu dás a los lujos de las vestimentas,
desajeraoras y amigas de chismes
y de requilorios y de cuchufletas.

Tú, hija mía, precura
seguir las lecciones que da la experencia
que yo te iré iciendo lo qu'has de jacete
pa que vos resulte la vida mu güena.
Amos a ver, mïa: esta mesma noche,
asín qu'arrematen los mozos la fiesta,
sus diréis pal cuarto; pus bien...

|Ay qué contra, y qué mimosina
t'has güerto, Teresa!;
¡si ya estáis casaos
dambos, po la Iglesia!




EL PORQUÉ DE LA COSA

Miá, Celipe, ¡qué gusto!, tres manojos
d'espigas rapañás en un instante,
dende misa mayor al meyodía,
tres manojos lo mesmo que tres jaces.

Y ná más. Tú trebaja
que yo barro p'alantre
y presto jorraremos pa la suerte
los cuatro mil rïales.

Y na más. Que rechiflen y reguñan,
cabilando burrás los jolgazanes,
iciendo que los probes mueren jartos
de trebajo y de jambre:
¡ellos sí que revientan de su rabia
lo mesmito qu'estrumpe un triquitraque!

¿Pero qué refunfuñas entre dientes?
¿Qué congojas te anúan el gagnate
que ni me palras, ni siquiá, Celipe,
te güerves pa mírame?

D'un periquete voy a ve'l puchero
y atrancar el postigo de la calle,
pa dispués que me siente en tus roïllas,
que no mus coja naide,
icirte yo las cortas ocurrencias
de mis cortos arcances.

¡Ajajá! Celipillo, tú tiés argo,
tú no pués engañame,
o el amo te miró con mala cara,
o bajó el manijero los jornales;
pero tú tienes argo, Celipillo,
argo que yo no pueo devinate
por más que me caliento la mollera
rebuscando el porqué de tus pesares.

Pero dame la cara, ¡por Dios, hombre!;
dam'un beso y abrázame,
y dame un estrujón juerte, mu juerte,
pa ve si al estrujame
quié reventá de gorpe la vejiga
de jieles qu'avinagra tu caraite.

¿Es que gorvemos otra ves, Celipe,
a las mesmas junciones d'andenantes,
porqu'eres ergulloso y no te gusta
que tu mujé trebaje?

¿Es qu'aún no juyó de tu caletre
el resquemor que tiés que m'asolane
por dir a rebuscar a los rastrojos
las espigas de trigo? ¡Qué diantre!
Pos si es asín, t'amuelas, Celipillo,
que n'hay más qu'aguantase.

Descurre una miajina tan siquiera
pensando en esa cosa que tú sabes.
¡Ay, Celipillo, Celipillo tonto,
que pal mes de los Santos semos padres,
qu'hay que jorrar, ¡receontra!, pa la suerte
los cuatro mil rïales,
qu'el corazón me ice qu'es un macho
lo que yo voy a dalte.

Un macho mu jorzúo, con agallas,
con genio, con reaños, con coraje;
más vivo que los vientos,
más listo que los frailes,
más duro que las piedras,
más güeno que los ángeles,
qu'ha de saber podar como su agüelo
y ha de saber segar como su padre.
Y será campusino mu castúo,
y será labraor, ¡qué duda cabe!,
pa labrar esta suerte que mercamos
con la yunta qu'habemos de mercale.

Páece que ya no gruñes, Celipillo,
páece que ya t'atreves a mirame,
y me jaces cosquillas con las barbas
de tanto como quieres arrimate...

¡Mi feuchillo! Si tú eres mu candongo,
dame un beso y abrázame;
pero a vel, cudiaito y no m'estrujes,
que ya me tiés breá de cardenales,
y de fijo que vía las estrellas
si mu juerte llegaras a estrujame.

Amos a ver, prencipia... ¡No seas burro!...
¡Miá que chillo!... Prencipia cuanto antes.

—Yo te voy a fundir en una urnia,
cacho e cielo dorao de la tarde;
yo te voy a fundir en una urnia
pa que no te dé'l aire.

—Güeno, las manos quietas, Celipillo;
amos a sé jormales.

—Yo te voy a comer esa boquina
una ves que t'arrimes pa besame,
y endispués de comía m'entapono
pa que no me s'escape.

—Miá, Celipe, si sigues burreando,
esta noche m'acuesto con mi madre.

—Porqu'eres tú lo mesmo de preciosa
que la Vigen del Carmen.

—Pos si tanto le gusto, venga, dime,
¿por qué refunfuñabas andenantes?
¿Por qué no me mirabas?
¿Qué ajogos agriaban lu caraite?

—Mis ajogos, mujé, no son pa dichos,
que no puen esplicase
manque yo m'embuchara más palraos
que tós los sacamuelas chalratanes.
Mis ajogos se cuajan aquí drento
con negros cuajarones de mi sangre
que m'enturbian los ojos y me jieren
lo mismo que si jueran dos puñales.
Y tú te tiés la curpa, ya lo ije.
Y tó por nuestro mozo, ya lo sabes.

Tú te vas a espurgá las rastrojeras,
y en tres días ajuntas cuatro jaces,
y contenta me vienes y me ices
que tú barres p'alantre.
Yo, que soy segaor, sé bien de cierto
que mu pocas espigas se mus caen,
y yo dúo si espurgas los rastrojos
o las cargas que pillas por delante.

Y esto ya no pue ser: ésta es la jonra
qu'al muchacho tenemos que dejagle
más limpia que la cara de la Virgen,
más branca que la fló de los jarales,
y al que quiera manchala me lo jundo
manque sea su madre.

Y no jimples, que son feguraciones
y no jué mi decir pa molestase,
que bien pudo segar en esa suerte
por argún casual un prencipiante.

Y asín y tó no quiero qu'arrebusques
las migajas qu'algunos se le caen,
siquiera mientras lleves ahí metío
nuestro mozo, porqu'eso es enseñale
dende chico a doblar el espinazo
y a viví de las sobras de los grandes;
y asín saldrá sin juerzas, sin agallas,
sin bríos, sin coraje
pa pescar el jocino y dir al corte
pa llevase a los hombres por delante.

Ya no güerves a di pa los rastrojos.
Ya no juntas más jaces,
qu'el muchacho no viene pa escurrajas
y me lo pués torcer con agachate.

Porque, mira, mujé, con esas cosas,
¿sabes tú lo que jaces?,
pos le plantas el jierro de los probes
que no lo borra naide.




LA NACENCIA

Bruñó los recios nubarrones pardos
la lus del sol que s'agachó en un cerro,
y las artas cogollas de los árboles
d'un coló de naranja se tiñeron.

A bocanás el aire nos traía
los ruíos d'allá lejos
y el toque d'oración de las campanas
de l'iglesia del pueblo.
Íbamos dambos juntos, en la burra,
por el camino nuevo;
mi mujé, mu malita,
suspirando y gimiendo.
Bandás de gorrïatos montesinos
volaban, chirrïando, por el cielo,
y volaban pal sol, qu'en los canchales
daba relumbres d'espejuelos.

Los grillos y las ranas
cantaban a lo lejos,
y cantaban tamién los colorines
sobre las jaras y los brezos;
y, roändo, roändo, de las sierras
llegaba el dolondón de los cencerros.

¡Qué tarde más bonita!
|Qu'anochecer más güeno!
¡Qué tarde más alegre
si juéramos contentos!...



—No pué ser más —me ijo—, vaite, vaite
con la burra pal pueblo,
y güérvete de prisa con l'agüela,
la comadre o el méico.
Y bajó de la burra poco a poco,
s'arrellanó en el suelo,
juntó las manos y miró p'arriba,
pa los bruñíos nubarrones recios.



¡Dirme, dejagla sola,
dejagla yo a ella sola com'un perro,
en metá de la jesa,
una legua del pueblo...
eso no!   De la rama
d'arriba d'un guapero,
con sus ojos reondos
me miraba un mochuelo;
un mochuelo con ojos vedriaos
como los ojos de los muertos...

¡No tengo juerzas pa dejagla sola;
pero yo de qué sirvo si me queo!



La burra, que roía los tomillos
floridos del lindero,
careaba las moscas con el rabo;
y dejaba el careo,
levantaba el jocico, me miraba
y seguía royendo.
¡Qué pensará la burra
si es que tienen las burras pensamientos!



Me jui junt'a mi Juana,
me jinqué de röillas en el suelo,
jice po recordá las oraciones
que m'enseñaron cuando nuevo.
No tenía pacencia
p'hacé memoria de los rezos...
¡Quién podrá socorregla si me voy!
¡Quién va po la comadre si me queo!



Aturdío del tó gorví los ojos
pa los ojos reondos del mochuelo;
y aquellos ojos verdes,
tan grandes, tan abiertos,
qu'otras veces a mí me dieron risa,
hora me daban mieo.
¡Qué mirarán tan fijos
los ojos del mochuelo?




No cantaban las ranas,
los grillos no cantaban a lo lejos,
las bocanás del aire s'aplacaron,
s'asomaron la luna y el lucero,
no llegaba, roando, de las sierras
el dolondón de los cencerros…
¡Daba tanta quietú, mucha congoja!
¡Daba yo no sé qué tanto silencio…!

M'arrimé más pa ella:
l'abrasaba el aliento,
le temblaban las manos,
tiritaba su cuerpo...
y a la lus de la luna eran sus ojos
más grandes y más negros.
Yo sentí que los míos chorreaban
lagrimones de fuego.
Uno cayó roando,
y, prendió d'un pelo,
en metá de su frente
se queó reluciendo.
¡Qué bonita y qué güeña,
quién pudiera ser méico!



Señó: tú que lo sabes
lo mucho que la quiero.
Tú que sabes qu'estamos bien casaos,
Señó, tú qu'eres güeno;
tú que jaces que broten las simientes
qu'echamos en el suelo;
tú que jaces que granen las espigas,
cuando llega su tiempo;
tú que jaces que paran las ovejas,
sin comadres ni méicos...
¿por qué, Señó, se va morí mi Juana,
con lo que yo la quiero,
siendo yo tan honrao
y siendo tú tan güeno?...



¡Ay! qué noche más larga
de tanto sufrimiento:
¡qué cosas pasarían
que decilas no pueo!
Jizo Dios un milagro;
¡no podía por menos!

II

Toíto lleno de tierra
le levanté del suelo;
le miré mu despacio, mu despacio,
con una miaja de respeto.
Era un hijo, ¡mi hijo!,
hijo de dambos, hijo nuestro...
Ella me le pedía
con los brazos abiertos.
¡Qué bonita qu'estaba
llorando y sonriendo!



Venía clareando;
s'oían a lo lejos
las risotás de los pastores
y el dolondón de los cencerros.
Besé a la madre y le quité mi hijo;
salí con él corriendo,
y en un regacho d'agua clara
le lavé tó su cuerpo.
Me sentí más honrao,
más cristiano, más güeno,
bautizando a mi hijo como el cura
bautiza los muchachos en el pueblo.




Tié que ser campusino,
tié que ser de los nuestros,
que por algo nació baj'una encina
del caminito nuevo.




Icen que la nacencia es una cosa
que miran los señores en el pueblo:
pos pa mí que mi hijo
la tié mejor que ellos,
que Dios jizo en presona con mi Juana
de comadre y de méico.




Asina que nació besó la tierra,
que, agraecía, se pegó a su cuerpo;
y jue la mesma luna
quien le pagó aquel beso...
¡Qué saben d'estas cosas
los señores aquellos!




Dos salimos del chozo;
tres golvimos al pueblo.
Jizo Dios un milagro en el camino:
¡no podía por menos!




EL CHIRIVEJE

Pimpollo, rey de tu madre,
miagirrinina de la gloria mesma
que cayó de los cielos desprendía
del botón reluciente d'una estrella:
no me jagas pucherinos
cuando yo te jaga fiestas;
ponme los ojillos tunos,
relámbiate con la lengua,
jame'l angó, muchachete,
que voy a dalte la teta.

Míala, túmbate a la larga,
chachino, chuperretea
jasta qu'el cholro del pezón rebose
los bujerinos de tus tragaeras.
Asín, con genio, mu juerte,
manque t'aplastes las narices mientras
y endispués, de muchacho, te se note
que las tiés porrillúas y retuertas,
qu'a esos que tienen la narís picúa,
sus madres ajuyéronle las tetas.

Lucero, pan y condío,
espiguina de carne de mis eras,
suerbe p'adrento remetiendo juncia,
larga chupones atizando yesca
pa que aluego, cuando mozo,
naide te moje la oreja.

Rempuja tú con genio, chiriveje,
chupa jondo y bochinchea,
chiquenino de tu casa,
muñequino jormao de miel y cera
que derritió'l aliento de tu padre,
que yo cuajé con sangre de mis venas,
que Dios jizo al igual que semos dambos
pa que tos devinaran tu nacencia:
remete'l jociquino bien p'adrento,
rempuja con töa tu juerza,
que asín el chipitón saldrá seguío
con dos gorpes tan sólo qu'arremetas.

Descudia tú, preciosino,
no te acagaces y aprieta,
manque te ringuen tus narices guapas
y te se pongan retuertas,
que por estas señales se conocen
los muchachos castúos de tu tierra,
los hijos de las madres que son madres
tan äina que Dios las jace jembras;
porque aquí, pa nusotros, tos sabemos,
com'una cosa mu cierta,
qu'a esos que tienen la narís picúa,
sus madres ajuyéronle las tetas.