El Presidente Bush Firma Carta para Remitir al Congreso Legislación para la Implementación del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia (7 de abril de 2008)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



<< Autor: George Walker Bush


El Presidente Bush Firma Carta para Remitir al Congreso Legislación para la Implementación del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia[editar]

Acuerdo promoverá seguridad nacional y abrirá mercados para trabajadores estadounidenses


Hoy, el Presidente Bush firmó una carta para remitir al Congreso legislación que implemente el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia promoverá los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos en una región crucial, fortalecerá a un aliado valiente en nuestro hemisferio y ayudará a impulsar nuestra economía en un momento vital. Durante los 16 meses posteriores a la firma del Tratado de Libre Comercio con Colombia, el poder ejecutivo ha trabajado estrechamente con el Congreso para buscar un camino que cuente con el respaldo de ambos partidos para elevar a consideración el acuerdo. El Presidente Bush y su gobierno han trabajado estrechamente con los líderes del Congreso a fin de fijar un cronograma para elevar a consideración el Tratado de Libre Comercio con Colombia. La necesidad de este pacto comercial es demasiado urgente, y hay demasiado en juego en materia de seguridad nacional para permitir que concluya el año sin una votación. El Congreso debe avanzar con el Tratado de Libre Comercio con Colombia y aprobarlo lo antes posible.

El Tratado de Libre Comercio con Colombia mejorará nuestra seguridad nacional al fortalecer a un aliado democrático clave y enviar un mensaje a la región. El pacto con Colombia producirá mayores oportunidades económicas para el pueblo colombiano por medio del crecimiento económico sostenido, nuevas oportunidades laborales y mayor inversión. Este acuerdo comercial afianzará la democracia al contribuir a la lucha contra la corrupción y fomentar la transparencia, responsabilidad e imperio de la ley. La aprobación del tratado apoyará a uno de nuestros amigos más cercanos en el hemisferio y refutará lo dicho por quienes en Latinoamérica sostienen que no se puede confiar en que Estados Unidos cumpla su palabra.

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia creará condiciones equitativas para las empresas y trabajadores estadounidenses. Más de 90 por ciento de las importaciones de Colombia ahora ingresan libres de impuestos a nuestro país, pero las exportaciones de productos industriales y para el consumidor de Estados Unidos a Colombia enfrentan aranceles de hasta 35 por ciento, y muchos productos agrícolas estadounidenses enfrentan aranceles bastante más altos. Una vez que se implemente, el tratado eliminará los aranceles que recaen en más de 80 por ciento de las exportaciones estadounidenses de productos industriales y para el consumidor inmediatamente, y sobre 100 por ciento de las exportaciones estadounidenses con el tiempo. Este acuerdo otorgará acceso libre de impuestos a este gran mercado en crecimiento para las empresas y agricultores estadounidenses que exportan a Colombia. 

La aprobación de este tratado de libre comercio es la mejor manera de mostrar nuestro apoyo a Colombia

El Presidente Uribe y el gobierno de Colombia han respondido directamente a las inquietudes que han expresado algunos miembros del Congreso sobre la situación en Colombia:

desmovilizó a decenas de miles de miembros de grupos paramilitares; creó una unidad independiente de fiscales y un programa especial que protege a los activistas laborales, y modificó el Tratado de Libre Comercio para incluir protecciones laborales y ambientales que se encuentran entre las más rigurosas en la historia de acuerdos comerciales. Con el liderazgo del Presidente Uribe, Colombia ha sido un socio firme y capaz en la lucha contra las drogas, el crimen y el terrorismo. Desde el 2002, el número de secuestros, atentados terroristas y asesinatos se ha reducido considerablemente. Con el compromiso de Colombia, nuestra asistencia para afianzar el estado de derecho y combatir las drogas continuará ayudando a tener un impacto.

Colombia ha aumentado considerablemente la presencia policial como parte de un esfuerzo por llevar seguridad y estabilidad a todo su territorio. Colombia ha establecido una presencia policial en cada una de sus 1,099 municipalidades, que protege 187 caminos primarios y secundarios en todo el país, dándoles a los colombianos la libertad de usarlos. Como resultado, el tránsito a lo largo de estos caminos ha aumentado al doble desde el 2002, y el comercio fluye entre zonas que alguna vez estaban prácticamente aisladas debido a la violencia.

La economía de Colombia está recuperándose, y la vida de sus ciudadanos está mejorando. Desde el 2002, la pobreza ha disminuido en casi 20 por ciento, y el desempleo es el más bajo de la última década. Las carreteras están abiertas ahora, los agricultores desplazados están regresando a sus tierras, y el crecimiento económico superó el 7 por ciento en el 2007.

El gobierno colombiano continúa combatiendo el narcotráfico, que proporciona financiamiento a grupos armados ilegales. Estos esfuerzos sacaron de circulación 500 toneladas métricas de cocaína tan sólo en el 2006, privando a grupos terroristas de cientos de millones de dólares para comprar armas y organizar ataques. Además, el gobierno colombiano ha extraditado a más de 600 narcotraficantes y terroristas a los Estados Unidos durante los últimos cinco años.

Estados Unidos ha sido un socio vital en los esfuerzos de Colombia por medio del Plan Colombia, el cual fue iniciado por el gobierno del Presidente Clinton y ha contado con firme apoyo de ambos partidos. El dinero que Estados Unidos ha proporcionado al programa, que asciende a más de $5,000 millones, ha ayudado a vencer a los narcoterroristas y reducir la violencia y el crimen. También está prestando ayuda humanitaria y asistencia para el desarrollo. Sin embargo, esta alianza sólo tendrá éxito a largo plazo si Colombia puede generar empleo para las decenas de miles de combatientes desmovilizados y los cientos de miles de ciudadanos desalojados por los grupos armados. El Tratado de Libre Comercio puede ayudar a Colombia a generar dichos puestos de trabajo y afianzar el éxito continuo.

Colombia ha sentado las bases para llevar servicios del gobierno a zonas antes dominadas por grupos armados ilegales y ha aumentado la inversión en desarrollo alternativo, protección de los derechos humanos y servicios sociales. Los alcaldes han regresado a sus pueblos, y la matrícula en escuelas públicas ha aumentado a 92 por ciento. La tasa de mortalidad infantil ha disminuido considerablemente gracias al crecimiento económico y aumentos salariales que permiten que más personas cuenten con adecuada atención de salud y nutrición para sus hijos. El número de turistas que visita Colombia ha aumentado en más del doble en los últimos cinco años.

El gobierno está comprometido a ayudar a los trabajadores afectados por el comercio mundial a adaptarse a la cambiante economía, aprender nuevas destrezas y encontrar nuevos empleos.

El Presidente Bush está comprometido a trabajar con el Congreso para mejorar y reautorizar el programa de Asistencia para Ajuste Ocupacional (Trade Adjustment Assistance o TAA) cuyo fin es ayudar a los trabajadores afectados por el comercio a obtener la capacitación que necesitan para hacer la transición a una nueva profesión. El Presidente cree que el gobierno federal tiene la responsabilidad de ayudar a los trabajadores desplazados por el comercio. Un programa TAA sólido desempeña una función importante para ayudar a los trabajadores a obtener las destrezas y asistencia que necesitan para hacer la transición a buenos empleos.


Great Seal of the United States.png Este documento pertenece al Gobierno de los Estados Unidos de América y se encuentra en dominio público.