El año nuevo de 1868

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El año nuevo de 1868 de Ventura Ruiz Aguilera
Publicado en enero de 1868 en la revista española El Museo Universal, Madrid
1868


MADRID 4 DE ENERO DE 1868.

Saludemos al recien nacido, al año de 1868! Breve tiempo cuenta de vida, y por eso le perdonamos los gemidos y lloriqueos que siempre acompañan al que hace su entrada en el mundo. En efecto, no hay criatura que al abrir por primera vez los ojos á la luz del dia, no rompa á llorar: ¿es esto reminiscencia de dolores sufridos? ¿Será presentimiento de los que le esperan durante su tránsito por la tierra, de la que se ha dicho que es un valle de lágrimas?

Esa espresion desagradable de sentimiento ¿anunciará que al año 68 le ofende la luz, porque ama las tinieblas, y el ruido porque ama el silencio, y el movimiento porque ama la inercia? Imposible; amar esas negaciones, seria lo mismo que amar la muerte, y mal puede amar la muerte quien no ha esperimentado aun lo que es la vida. Seguros estamos de que al través de las lágrimas que ahora vierte, y de las que verterá en lo sucesivo, ha de brillar mas de una sonrisa de contento. El niño que nace se hará adolescente, y el adolescente jóven, y el jóven adulto, y el adulto anciano; y como en cada una de estas fases de su desarrollo, ha de ir creciendo el caudal de su esperiencia y de su razon, llegará un día en que conozca que no hay tiniebla sin un átomo de luz, ni silencio sin rumor, ni inercia sin alguna palpitacion, por invisible que sea, hasta en la materia inorgánica; en suma, conocerá, que todo respira, que todo se mueve, que todo tiene una voz armoniosa, y que los desacordes, ó los que nos parecen tales, son accidentes que en nada alteran el concierto universal.

Eco de la historia del año nuevo, EL MUSEO seguirá registrando como tiene de costumbre, todos los sucesos que por su importancia sean dignos de quedar consignados, concediendo en primer término á los actuales el lugar que les corresponde: mas no por eso abandonará la idea á que su propio título le obliga, de enriquecer sus páginas con lo que la tradicion, la historia, la ciencia, la literatura y las artes nos hablan de otros tiempos, singularmente en lo que se refiere á nuestra patria.

En el año 67, muchos de los mas distinguidos escritores del pais le han honrado con su colaboracion; y un sinnúmero de jóvenes, á quienes ha franqueado sus columnas, han venido á depositar en él las bellas primicias de su ingenio. Ni unos ni otros han de abandonarnos este año en la árdua empresa de difundir la ilustracion por medio de conocimientos útiles, y de proporcionar honesto recreo á las familias, conservando hasta en la sátira las formas corteses y benévolas que la época exige.

Creemos conocer algo los vicios de que adolece en el dia la literatura; pero ya que nos falten las fuerzas necesarias para estirparlos, al menos en lo que de nuestra buena voluntad dependa, no hemos de contribuir á su aumento. El cultivo sério de las letras, que tanto influyen en la cultura, en el esplendor y en la moralidad de un pueblo, reclama un estudio, una perseverancia y una meditacion, que se avienen mal con el espíritu de mercantilismo que las ha invadido y que no repara en sacrificarlos, si este sacrificio ha de hacer que aumente en proporcion el lucro del negocio. ¡Cuánto ingenio perdido, cuánta gloria arrebatada al pais, por esta grosera evolucion de la literatura, que desesperaria á los que consideran su ejercicio como un sacerdocio, si no confiasen en que ha de ser transitoria!

Pero insensiblemente nos hemos ido alejando de nuestro objeto, el cual se reduce á manifestar que asi en este órden de trabajos, como en la parte artística, El Museo procurará corresponder á sus tradiciones que, dados los elementos y especiales circunstancias del pais, han hecho de él uno de los periódicos mas estimados, mereciendo, en uno y otro concepto, una acogida que debe lisonjearle.

Poco agradable, en verdad, tenemos que decir acerca de los asuntos generales, al principiar el año. El proyecto de Conferencia, si no se ha abandonado, no parece encontrar grandes facilidades para convertirse en hecho: Bonfet ha sostenido en el cuerpo legislativo francés la enmienda de Louvet, manifestando que Francia no quería la guerra; pero esta enmienda fue desechada por gran mayoría de votos. A este resultado corresponden la órden que el gobierno imperial ha comunicado para que inmediatamente se terminen los buques que se están construyendo, y los rumores de aprestos belicosos que en Francia no cesan. Muchas de sus plazas fuertes, como Lille, Strasburgo, Metz, Thionville, Belleforte y otros puntos fronterizos del Norte y del Este, se están poniendo bajo un formidable pie de guerra.

El gobierno de Florencia tampoco se descuida: en los arsenales y en los establecimientos militares del reino de Italia, se trabaja dia y noche preparando el material y armamento de toda la escuadra de guerra; y si es cierto, como lo anuncian algunos despachos telegráficos, que la revolucion fermenta en Nápoles y en el Piamonte, difícil será evitar el conflicto que ya se temia antes de la Esposicion universal de París, y que los políticos aplazaron despues, marcando un plazo que es posible no sea tan largo como su esperiencia y su perspicacia se figuraron.

Cálculase que pronto contará el ejército pontificio de 25 á 30,000 hombres, y que el número de los soldados franceses concentrados hoy alrededor de Civita Vecchia, formando tres campamentos, asciende á unos 12,000.

La madeja, como se ve, cada dia se va enredando mas; con que si al fin se realiza la alianza que dice el Movimento está á punto de firmarse entre Italia y Prusia, y cuyo precio será la anexion á la primera de estas dos potencias, del puerto de Trieste y de una parte de la costa del Mediterráneo, ayudénnos ustedes á sentir.

El Austria esperimenta una visible trasformacion en sentido liberal. Diez meses han bastado, dice un periódico de los que en aquel imperio se publican, para establecer allí el derecho de votar los impuestos y el contingente militar, la responsabilidad ministerial y todos los derechos políticos propios de un pueblo libre.

El depósito de pólvora de Tavershum (Inglaterra) en el condado de Kent, ha volado, sin que hasta ahora se haya podido averiguar la causa: hay quien atribuye el hecho á los fenianos.

Tambien se han descubierto paquetes con materias esplosibles, en cartas dirigidas á Dublin al coronel Lake, comisario de policía, á Mr. Dillon y á otro miembro del gobierno de Irlanda. Estos y otros síntomas revelan que el estado de Inglaterra es grave.

En lo sucesivo ningun periódico político que se imprima fuera de Rusia, podrá entrar en Polonia; esta medida es mas cruel que eficaz contra la pobre mártir, pues las ideas no penetran en los pueblos solamente vaciadas en papel, sino que en nuestra época van hasta en el aire que se respira.

El proyecto de acusar al presidente de los Estados Unidos, ha sido desechado en el Congreso, por 108 votos contra 53; de los 108, 96 eran de republicanos, esto es, pertenecientes al partido que mas guerra hacia á Johnson.

El nuevo teatro de la Opera que se construye en Lóndres, se destinará esclusivamente á la música francesa. Hay que confesar que los ingleses son las criaturas mas escéntricas del orbe.

En el vecino reino de Portugal trata el gobierno de organizar Esposiciones de vinos. La industria y el comercio ganarán, sobre esto no hay duda, y se mantendrán firmes; no puede responderse lo mismo de algunos aficionados, los cuales de seguro perderán el equilibrio y darán solemnes tumbos.

Don Angel Lasso de la Vega ha sido premiado por la Academia de Buenas Letras de Sevilla, como autor del Estudio sobre la historia y juicio crítico de la escuela práctica sevillana en los siglos XVI y XVII.

El rector y los decanos de la Universidad de Salamanca, invitarán, segun nuestras noticias, á varios de los mas distinguidos literatos para que hagan composiciones alusivas á la elevacion de una estatua á Fray Luis de Leon, con las cuales formarán un libro. La estatua ha sido construida en Roma, y se vaciará en bronce en Marsella.

Todavía atruena los oidos del vecindario de Madrid, el estrépito con que se celebra el Nacimiento de Jesucristo. Un mes antes del aniversario de suceso tan glorioso, los chicos y otros que han dejado de serlo seis ú ocho lustros há (como diria un clásico), inauguran sus conciertos al aire libre, conciertos que en nada se parecen á los que da la sociedad de Cuartetos del Conservatorio, y que terminan cuando el cansancio agota las fuerzas de los que toman parte en la fiesta.

Los teatros se han visto concurridísimos, poniendo en escena producciones, en general, de circunstancias, y cuya vida, por lo mismo, acabará cuando éstas pasen. Por lo demás, todas ellas han llenado su objeto; entretener algunos ratos al público, que nunca es exigente en ocasiones como ésta.

En Jovellanos Los Caballeros de la Tortuga, zarzuela de Blasco; en el Circo Los Novios de Teruel, tambien de Blasco, y El figle enamorado, de Ramos Carrion; en los Bufos, Los Infiernos de Madrid, de Larra; en Novedades La Virgen de la Paloma, drama, y en el Príncipe el juguete cómico Naufragar en tierra firme, han hecho fortuna y recibido aplausos. En este último teatro el drama en un acto de Antonio Hurtado, La voz del corazon, que á una forma encantadora y á una diccion elegante, une la delicadeza de sentimiento que se admira en todas las obras de su autor, este drama, decimos, ha alcanzado un éxito tan merecido como lisonjero.


Por la revista y la parte no firmada de este número, VENTURA Ruiz AGUILERA.


Nota: se ha conservado la ortografía original