El aprecio a la mujer es barómetro de la civilización

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El aprecio a la mujer es barómetro de la civilización de Alejandro Tapia y Rivera


La mujer, tema abundoso para el escritor, tan fecundo como lo es ella para la Tierra que habitamos. La diatriba y la apoteosis han encontrado igualmente en este asunto campo en qué plantear sus respectivas tiendas; pero el amor ha sido el ángel salvador de la mujer, y los hombres al erigirla altares, llamándola madre, esposa, amada, amiga, han hecho afortunadamente que la apoteosis triunfe siempre y en lo general de la diatriba. Así hemos visto de continuo al poeta llamándola rosa del pensil humano y robando su canto al ruiseñor para loarla y celebrarla; al artista pintándola cual virgen, y al filósofo aceptándola a su vez como complemento necesario a la naturaleza y vida del hombre; en tanto que la sátira ha pugnado vanamente por marchitar la rosa del poeta, por manchar la virgen del artista, o por profanar la Eva del filósofo.

No daré yo ciertamente este giro a mis palabras; soy hijo y he sido amante; y si bien no faltaría a mis labios una amorosa y aun amarga queja que de seguro no comprendería en su triste halo a todas las mujeres, jamás mi lengua iría hasta el epigrama, puñal de dos filos que al par que hiriese al amable sexo lastimaría también mi corazón. Es menester, es santo conservar en el alma la creencia y las dulces aspiraciones; es menester no suicidarse en el mundo del cariño, verdadero universo del alma; es menester conservar la fe en la belleza y en la virtud. Belleza y virtud: semejante preciosa dualidad es la síntesis de todas las creaciones; presidió y preside en nuestro mundo; es el espíritu, la esencia y la hechicera forma que preside en la creación de todos esos mundos que a cada instante, a cada soplo, brotan en los espacios al mágico, grandioso y repetido fiat-lux del Hacedor: belleza y virtud, tal es la fórmula.

Ahora bien, donde quiera y cuando quiera que esta dualidad ha obtenido el necesario imperio, allí ha existido una civilización consumada por más que pudiese acusársela de imperfecta, relativamente, por extrañas causas, rémoras sin duda de aquellos dos principios.

No buscaremos por cierto civilización militante ni progresiva en aquellos pueblos en que la mujer, condenada a servidumbre, se ocupa solo en las duras faenas desdeñadas por el hombre, que allí se reserva para el combate, o para la holganza, o para el gobierno, fenómeno que hase verificado en la primitiva edad de casi todos los pueblos, bien hayan vagado en tribus, bien háyanse estacionado en poblaciones, ora en el Asia, ora en las regiones célticas, ora en el nuevo mundo; ni buscaremos tampoco savia progresista en aquellos pueblos índicos, por ejemplo, en que la mujer, propiedad exclusiva del hombre, hallábase obligada a sepultarse viva con el difunto esposo, cual viviente sudario, cual lastimera novia de la muerte.

Es evidente que, sin que sea ya necesario en nuestra época refutar el exclusivo sistema del filósofo de Ginebra, el mencionado período no puede tampoco llamarse estado natural, puesto que nunca debe juzgarse al hombre más próximo a su estado natural, que cuando se encuentra mejor aparejado en la vía de civilizarse y perfeccionarse. El estado de naturaleza que imagina o establece el citado filósofo, está en palpable contradicción con la verdad, puesto que el hombre no fue creado para los bosques como los lobos, sino para la civilización que le acerca a la belleza y a la virtud. Y ciertamente que el artista a quien ocurrió pintar al hombre de Rousseau despojándose de sus vestidos para ir a buscar en lo agreste de las selvas la dulce ventura de su estado natural, anduvo acertado, y su ocurrencia fue por demás ingeniosa, apropiada y peregrina. Si en semejante período anti-civilizado de los pueblos buscamos a la mujer, la encontraremos bárbara y esclava.

Pasemos pues en la continuación de mi propósito a examinar, siquiera sea sobre la marcha, la fisonomía histórica de algunos pueblos cuya civilización relativa se ha consumado en cierto modo, es decir en sus naturales límites, con arreglo a la época y a la civilización activa y general del mundo. Examinemos los pueblos más conocidos. El pueblo hebreo, verbi-gracia, que nació con Abraham para morir a manos de Roma, realizó todas las fases posibles de su civilización, abstracción hecha de tiempos y lugares respecto de nosotros, porque en la historia no puede haber más que épocas semejantes, y entre las aspiraciones del pueblo más culto de otro tiempo y los nuestros hay un abismo de diferencias. El pueblo hebreo a pesar de ser uno de los más ignorantes de la tierra, tuvo en su theismo puro, o séase en el espiritualismo unitario, su salvación moral respecto de la historia, puesto que por aquella dote excelentísima preparó las épocas modernas emanando al Mesías, redentor divino, salvador de la idea universal. No puede ofrecerse un problema mejor resuelto ni una civilización más relativamente consumada en aquel pueblo que produjo gérmenes y savia para engendrar nuevas civilizaciones; porque sea dicho aunque de paso: es necesario comprender que las civilizaciones peculiares de los pueblos y sobre todo las de algunos en los cuales aparece el fenómeno mejor caracterizado, no mueren, porque su espíritu es el espíritu inmortal y como él se transforman, transmigran, se transfiguran. La espiral en sus diversas e infinitas evoluciones, ensancha su diámetro, pero al centro permanece, la espiral es infinita. El pueblo hebreo consumó su evolución, fue consumadamente civilizado. ¿Qué papel hizo en esta evolución la mujer? Siguió la marcha lógica, y sin perder su carácter local, pasó de liberta como Rebeca a heroína como Judith, aceptada, querida y estimada, su apoteosis fue la de un salvador. Y adviértase que era tal la dinamia espiritualista de este pueblo, estacionario si se quiere en cierto modo, pero depositario de un arca santa de espíritu y unción, que ni aun la poligamia allí establecida pudo impedir el progreso de la mujer ni mucho menos envilecerla. El tipo purísimo de María no rechaza como precursoras en las virtudes a las Ruth ni a las Susanas.

Pasemos a Grecia. -Este pueblo conservó también su arca de alianza, este pueblo vivificó también a la humanidad con la rica savia de su civilización; de su civilización también resuelta, consumada y lo que es más, como la hebrea, productiva. -Artes, ciencias, virtudes, en una palabra: Minerva, una diosa, es decir, la mujer; he aquí la verdad de mi propósito. -Y luego, la Helena que nos ha legado, belleza de todos los tiempos, tipo que, si ocasionó discordias radicales, inspiró cantos homéricos, dio vida a los artistas, creó lo inimitable y morando como perfume celestial en el alma de los griegos y viviendo en ellos como la fórmula de un casto paraíso, hase alzado por último altares en la inteligencia y el sentimiento de todas las generaciones, del mundo entero. Y ¿Penélope? ¿la esposa pura y prudente de todos los tiempos, la esposa del alma y del corazón? ¡Pero la Grecia! Su nombre solo, es miel como la miel de sus panales; al pronunciarlo, deja dulzura en los labios y descoge ante los ojos la perspectiva de un grato cielo.

Y en esta Grecia ¿qué fue la mujer? Fue amor casto en Penélope, hermosura en Venus, belleza ideal en Helena, fue artista, fue sabia: Minerva, diosa. -La Grecia fue pues una nación consumadamente civilizada; la mujer lo está mostrando: fue allí, hasta diosa.

¿Y qué dirá Roma? ¿Qué dice esa hija de Rómulo y de Numa que crece para producir a los Tiberios y Nerones, que se eleva y domina para despedazarse trágicamente y legar a pueblos bárbaros una civilización griega fecunda; una civilización romana, espúrea, infecunda en bienes? Madre ingrata que no merecía los huesos de sus hijos, meretriz indigna que quería venderse al que la compraba.

También ella resolvió su problema; ínterin fue vencedora o mejor dicho colonia de la Grecia, tuvo virtudes, cuando comenzó a ser romana, crímenes. Su primer período produjo las Porcias y las matronas; la esposa de un Catón no era cedida entonces sino por sublime extravagancia, por la grande estima en que la tenía el esposo, empero cayó aquella Roma en mano de los Césares, y sus mujeres fueron Mesalinas. Con un César, (marido de todas las mujeres...) debía necesariamente comenzar el desprecio hacia las mismas. He aquí marcada la decadencia.

Los bárbaros y el cristianismo hicieron bien en lanzarla de sus lares; los hijos de los primeros hicieron mal en adoptar su pernicioso ejemplo. La muerte de Roma dio nacimiento a la edad media. Llega esta a su vez, y en la mujer se marca su carácter de lucha, de ambigüedad, de inconsecuencia. La mujer no era en la edad media la Mesalina, era la dama del caballero, pero la dama cautiva, el ídolo encadenado en su propio altar y destinado a enmudecer y a aletargarse con el humo de un incienso embriagador. El feudo de las cien doncellas, el derecho de pernada, el de vida en el marido para castigo del adulterio, la consagración forzosa y absoluta de la mujer a los menesteres mecánicos del hogar, su nulidad en el estado, todo prueba que la invocación caballeresca de Dios y mi dama era pura vanidad del caballero, glorificación fútil e ilusoria; pura galantería, no verdadera estimación.

Llegan pues las edades modernas. Jerusalem y Atenas se unen; el cristianismo y la filosofía, en fraternal consorcio, llaman a su puesto a la mujer. No es ya crimen que se instruya; su puesto en el estado se quiere ya reconocer como legítimo y valioso; se concede que la madre es la base de la familia, del estado, de la sociedad en general. Atrás los partidarios de los Atilas, de los Meroveos y de los Ataulfos: la sociedad consuma su civilización; signo de ello, la emancipación racional de la mujer: palabra nueva, dogma fecundo. En vano la falsa galantería se viste con la exterioridad de un servil afecto, en vano pretende para la dama un trono de amor con tal que renuncie a su papel cívico, en vano sonríe burlescamente al contemplarla en lucha con su ignorancia suponiéndola nacida para solo reinar por la galantería y la hermosura, en vano pretende arredrar con el desdén a la que como él nació inteligente y que como tal intenta quebrantar la barrera de las preocupaciones para ilustrarse y pensar y rivalizar con el hombre en el noble palenque de la ciencia y de los derechos. La mujer contesta a su sarcasmo con noble empeño y elevándose en alas del ingenio común a la especie humana, marca con el dedo como el mejor agente en esa civilización universal que marcha sin esfuerzo pero inflexible, al pueblo que mejor instruye y hace más cívica a la mujer. La mujer ha pasado por la esfera de las esclavas y de las libertas, ha ocupado el trono de las diosas, ese no es su fin, ese no es su camino, la mujer se eleva más, camina mejor hacia su estado natural haciéndose ciudadana; he aquí uno de los problemas que tiene que resolver el siglo XIX. Categoria:Feminismo