El burgués gentilhombre/Traducción libre de Édition Louandre, 1910/Acto II

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

ACTO II JOURDAIN, EL MAESTRO DE MÚSICA, EL MAESTRO DE BAILE .

JOURDAIN DE MONSIEUR. Eso no es una tontería, y esta gente lo hace bien.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Cuando la danza se mezcla con la música, tendrá un efecto aún mayor; y verás algo galante en el pequeño ballet que te hemos ajustado.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Es por un tiempo, al menos; y la persona por la que hice todo esto me debe el honor de venir a cenar aquí.

EL MAESTRO DE BAILE. Todo está listo.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Además, señor, no es suficiente; se necesita alguien como tú, que sea hermoso, y tenga inclinación por las cosas bellas, para tener un concierto de música en su casa todos los miércoles o jueves.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Lo tiene gente de calidad?

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Si. señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Así que tendré algunos. ¿Será hermoso?

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Sin duda. Necesitarás tres voces, una tapa, un contraataque y un bajo, que irán acompañadas de una viola de bajo, una viola y un clavicémbalo para bajos continuos, con dos tapas de violín para tocar.

JOURDAIN DE MONSIEUR. También será necesario poner una trompeta marina . La trompeta marina es un instrumento que me gusta y que es armonioso.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Gobernemos las cosas.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Al menos no olvides enviarme a algunos músicos para que canten en la mesa alguna vez.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Tendrás todo lo que necesitas.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Pero sobre todo, que el ballet sea hermoso.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Estarás feliz con él, y, entre otras cosas, con algunos minuetos que verás allí.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Ah! los minuetos son mi baile, y quiero que me veas bailarlos. Vamos, mi amo.

EL MAESTRO DE BAILE. Un sombrero, señor, por favor. (Monsieur Jourdain va a tomar el sombrero de lacayo y se lo pone sobre el gorro de dormir. Su amo le toma las manos y le hace bailar un minueto que él canta.) La, la, la, la, la, la; la, la, la, la, la, la, la; la, la, la, la, la, la; la, la, la, la, la, la; la, la, la, la, la. Pace, por favor. La, la, la, la, la. Pierna derecha, la, la, la. No muevas tanto los hombros. Lalalalala lalalalala. Ambos brazos están lisiados. La, la, la, la, la. encoge la cabeza. Gire la punta del pie hacia afuera. La, la, la. Estire su cuerpo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey !

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Este es el mejor del mundo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. A propósito ! enséñame a inclinarme para saludar a una marquesa; Lo necesitaré más tarde.

EL MAESTRO DE BAILE. ¿Una reverencia para saludar a una marquesa?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Si. Una marquesa llamada Dorimène.

EL MAESTRO DE BAILE. Dame tu mano.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No. Solo tienes que hacer; Lo recordaré bien.

EL MAESTRO DE BAILE. Si quieres saludarla con mucho respeto, primero debes inclinarte hacia atrás, luego caminar hacia ella con tres reverencias hacia adelante, y al final bajar a sus rodillas.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Haz un poco. (Después de que el bailarín principal haga tres reverencias.) Bien.

Escena II. MONSIEUR JOURDAIN, EL MAESTRO DE MÚSICA, EL MAESTRO DE BAILE, UN LACAYO.

EL LACAYO. Señor, aquí está su maestro de armas.


JOURDAIN DE MONSIEUR. Dile que venga aquí para darme una lección. (Al maestro de música y al maestro de baile.) Quiero que me veas hacerlo.


Escena III. MONSIEUR JOURDAIN, MAESTRO DE ARMAS, MAESTRO DE MÚSICA, MAESTRO DE DANZA, FALTA, sosteniendo dos floretes.

EL MAESTRO DE ARMAS, después de tomar los dos floretes de la mano del lacayo y presentar uno a Monsieur Jourdain. Vamos, señor, haga una reverencia. Tu cuerpo derecho. Un poco apoyado en el muslo izquierdo. Las piernas no están tan separadas. Tus pies en la misma línea. Tu muñeca opuesta a tu cadera. La punta de tu espada mirando hacia tu hombro. El brazo no estaba tan extendido. Mano izquierda a la altura de los ojos. El hombro izquierdo más cuarteado. Dirigirse directamente. La mirada asegurada. Vamos. El cuerpo se cierra. Tócame la cuarta espada y termina lo mismo. Dos. Superalo. Doble hacia abajo sobre una base firme. Un salto atrás. Cuando use la bota, señor, la espada debe ir primero y el cuerpo está bien borrado. Dos. Vamos, tócame la tercera espada y termina lo mismo. Vamos. El cuerpo se cierra. Vamos. Ve desde ahí. Dos. Superalo. Doblar. Dos. Un salto atrás. En guardia, señor, en guardia. (El maestro de esgrima le empuja dos o tres botas, diciendo: En guardia).

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey !

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Estás haciendo maravillas.

EL MAESTRO DE ARMAS. Ya te lo dije, todo el secreto de las armas consiste en solo dos cosas, dar y no recibir; y, como te mostré el otro día a título demostrativo, te es imposible recibir si sabes desviar la espada de tu enemigo de la línea de tu cuerpo; que solo depende de un pequeño movimiento de la muñeca, o hacia adentro o hacia afuera.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Entonces, ¿es seguro que un hombre sin corazón matará a su hombre y no será asesinado de esta manera?

EL MAESTRO DE ARMAS. Sin duda ; ¿no ves la demostración?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Si.

EL MAESTRO DE ARMAS. Y así es como vemos cuánta consideración debemos tener en un estado; y en qué medida la ciencia de las armas supera a todas las demás ciencias inútiles, como la danza, la música, ...

EL MAESTRO DE BAILE. Muy hermoso, señor pistolero; solo habla del baile con respeto.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Aprenda a lidiar mejor con la excelencia en la música.

EL MAESTRO DE ARMAS. ¡Ustedes son personas agradables que desean comparar sus ciencias con las mías!

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. ¡Eche un vistazo al hombre de importancia!

EL MAESTRO DE BAILE. ¡Aquí hay un animal agradable, con su coraza!

EL MAESTRO DE ARMAS. Mi pequeño maestro de baile, te haré bailar bien. Y a ti, mi pequeño músico, te haré cantar de maravilla.

EL MAESTRO DE BAILE. Monsieur. Hierro, le enseñaré su oficio.

JOURDAIN DE MONSIEUR (al maestro de baile). ¿Estás loco por ir a pelear con él, el que escucha el tercero y el cuarto, y que sabe cómo matar a un hombre por razones demostrativas?

EL MAESTRO DE BAILE. No me importa su razón demostrativa, y su tercera y su cuarta.

JOURDAIN DE MONSIEUR (al maestro de baile). Muy dulce, te lo digo.

EL MAESTRO DE ARMAS (al maestro de baile). ¿Cómo? 'O' ¡Qué! pequeño descarado!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey ! mi amo de armas!

EL MAESTRO DE BAILE (al maestro de esgrima). ¿Cómo? 'O' ¡Qué! gran caballo de carruaje!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey ! mi maestro de baile!

EL MAESTRO DE ARMAS. Si me arrojo sobre ti ...

JOURDAIN DE MONSIEUR (al Maestro de Armas). Suavemente.

EL MAESTRO DE BAILE. Si pongo mi mano sobre ti ...

JOURDAIN DE MONSIEUR (al Maestro de Armas). Todo hermoso !

EL MAESTRO DE ARMAS. Te maldeciré con un aire ...

JOURDAIN DE MONSIEUR (al Maestro de Armas). De gracia !

EL MAESTRO DE BAILE. Te golpearé de alguna manera ...

JOURDAIN DE MONSIEUR (al maestro de baile). Le ruego…

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Enseñémosle a hablar un poco.

JOURDAIN DE MONSIEUR (al maestro de música). Dios mio ! ¡parada!


Escena IV. UN MAESTRO DE FILOSOFÍA, MONSIEUR JOURDAIN, EL MAESTRO DE MÚSICA, EL MAESTRO DE BAILE, EL MAESTRO DE ARMAS, UN LACAYO.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Hola ! Monsieur el filosofo, llega en el momento oportuno con su filosofía. Ven y pon un poco de paz entre estas personas.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Qué es ? ¿qué pasa, señores?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Se enojaron por la preferencia de sus profesiones, hasta el punto de maldecirse y culparse mutuamente.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¡Oigan, señores! ¿Deberíamos dejarnos llevar así? ¿No habéis leído el sabio tratado de Séneca sobre la ira? ¿Hay algo más inferior y más vergonzoso que esta pasión, que convierte al hombre en una fiera bestia? ¿Y no debería la razón dominar todos nuestros movimientos?

EL MAESTRO DE BAILE. ¡Cómo señor! viene a insultarnos a los dos, despreciando el baile que yo practico y la música que él profesa.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Un hombre sabio está por encima de todos los insultos que se le puedan decir; y la gran respuesta a los atropellos es la moderación y la paciencia.

EL MAESTRO DE ARMAS. ¡Ambos tienen la audacia de querer comparar sus profesiones con las mías!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Debe esto conmoverte? No es la vanagloria y la condición con la que los hombres deben luchar entre sí; y lo que nos distingue perfectamente unos de otros es la sabiduría y la virtud.

EL MAESTRO DE BAILE. Sostengo que la danza es una ciencia que nunca se puede elogiar lo suficiente.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Y yo, esa música es una que todos los siglos han reverenciado.

EL MAESTRO DE ARMAS. Y apoyo a ambos en que la ciencia de disparar armas es la más hermosa y la más necesaria de todas las ciencias.


EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Y cuál será la filosofía? Os encuentro a los tres muy impertinentes al hablar ante mí con esta arrogancia, y dar descaradamente el nombre de ciencia a cosas que ni siquiera deberían ser honradas con el nombre de arte, y que sólo pueden entenderse bajo el miserable nombre comercial de gladiador. , cantante y baladin!

EL MAESTRO DE ARMAS. Vamos, filósofo perro.

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. Vamos, miserable pedante.

EL MAESTRO DE BAILE. Vamos, orgulloso chef.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Cómo? 'O' ¡Qué! sinvergüenzas que eres ...

(El filósofo se arroja sobre ellos y los tres lo cargan a golpes).

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Monsieur el filósofo!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¡Infame, bribón, insolente!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Monsieur el filósofo!

EL MAESTRO DE ARMAS. ¡Plaga animal!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Caballeros!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¡Impudente!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Monsieur el filósofo!

EL MAESTRO DE BAILE. ¡Demonios, sea un burro de carga!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Caballeros!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¡Sinvergüenzas!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Monsieur el filósofo!

EL MAESTRO DE LA MÚSICA. ¡Al diablo con los impertinentes!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Caballeros!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¡Bribones, mendigos, traidores, impostores!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Monsieur el filósofo! ¡Caballeros! ¡Monsieur el filósofo! ¡Caballeros! ¡Monsieur el filósofo! (Se van, peleando.)

Escena V. MONSIEUR JOURDAIN, UN LACAYO.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Oh ! Pelea todo lo que quieras: no sabré qué hacer, y no estropearé mi vestido para separarte. Sería muy tonto si fuera a meterme entre ellos, para recibir algún golpe que me hiciera daño.

Escena VI. EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. MONSIEUR JOURDAIN, UN LACAYO.

EL MAESTRO DE FILOSOFÍA (arreglándose el cuello). Vayamos a nuestra lección.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Ah! señor, lamento la paliza que le dieron.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. No es nada. Un filósofo sabe recibir las cosas correctamente; y voy a componer una sátira contra ellos al estilo de Juvénal, que los destrozará de una manera hermosa. Dejemos eso. Que quieres aprender ?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Todo lo que puedo; porque tengo todos los deseos del mundo de ser un erudito; y estoy enojado porque mi mamá y mi papá no me hicieron estudiar bien todas las ciencias cuando era joven.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Este sentimiento es razonable; non, sine doctrina, vita, est quasi mortis imago. Escuchas eso, y sabes latín, sin duda.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí ; pero finge que no lo sé. Explícame lo que eso significa.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Esto significa que, sin ciencia, la vida es casi una imagen de la muerte.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Este latín tiene razón.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿No tienes unos principios, unos inicios de las ciencias?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Oh ! sí, puedo leer y escribir.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Por dónde quiere que empecemos ? ¿Quieres que te enseñe lógica?

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Cuál es esta lógica?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Ella es quien enseña las tres operaciones de la mente.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Quiénes son estas tres operaciones de la mente?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. El primero, el segundo y el tercero. La primera es diseñar bien, mediante universales; el segundo, juzgar bien, mediante categorías; y el tercero, sacar una conclusión, mediante las figuras: Barbara, Celarent, Darii, Ferio, Baralipton.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Estas son palabras que son demasiado desagradables. Esta lógica no vuelve a mí. Aprendamos algo más que sea más bonito .

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Quieres aprender moral?

JOURDAIN DE MONSIEUR. La moral ?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Si.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Qué dice ella, esta moraleja?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Trata de la dicha, enseña a los hombres a moderar sus pasiones y ...

JOURDAIN DE MONSIEUR. No ; dejemos eso. Soy bilioso como todos los demonios, y no hay moraleja que se sostenga: quiero enojarme toda mi borrachera, cuando me apetezca.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Es física lo que quieres aprender?

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Sobre qué está cantando, esta física?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. La física es la que explica los principios de las cosas naturales y las propiedades de los cuerpos; que analiza la naturaleza de los elementos, metales, minerales, piedras, plantas y animales, y nos enseña las causas de todos los meteoros, arco iris, fuegos voladores, cometas, relámpagos, truenos, relámpagos, lluvia, nieve, granizo, vientos y remolinos.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Hay demasiado ruido allí, demasiada confusión.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Qué quieres que te enseñe?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Enséñame la ortografía.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Con mucho gusto.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Después me enseñarás el almanaque, para saber cuando hay luna y cuando no.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Es decir. Para seguir bien tu pensamiento y tratar este asunto como un filósofo, debes comenzar, según el orden de las cosas, con un conocimiento exacto de la naturaleza de las letras y de la forma diferente de pronunciarlas todas. Y con eso tengo que decirte que las letras se dividen en vocales, las llamadas vocales , porque expresan voces; y en consonantes, llamadas consonantes, porque suenan con las vocales y sólo marcan las diversas articulaciones de las voces. Hay cinco vocales o voces: A, E, I, 0, U.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Lo escucho todo.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. La voz A se forma abriendo la boca en voz alta: A .

JOURDAIN DE MONSIEUR. A, A. Sí.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. La voz E se forma acercando la mandíbula inferior a la superior: A, E.

JOURDAIN DE MONSIEUR. A, E; A, E. Bueno, sí. ¡Ah! ¡Qué hermoso es eso!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Y la voz yo, habiendo acercado aún más las mandíbulas entre sí, y extendiendo las dos comisuras de la boca hacia los oídos: A, E, I.

JOURDAIN DE MONSIEUR. A, E, yo, yo, yo, yo. Esto es cierto. ¡Viva la ciencia!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. La voz O se forma al reabrir las mandíbulas y unir los labios por las dos esquinas, la superior y la inferior: O.

JOURDAIN DE MONSIEUR. O, O. No hay nada más hermoso: A, E, I, O, I, O. ¡Esto es admirable! Yo, O; Yo, O.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. La apertura de la boca es como un pequeño círculo que representa una O.

JOURDAIN DE MONSIEUR. O, O, O. Tienes razón. ¡Ah! ¡Qué hermoso saber algo!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. La voz U se forma juntando los dientes sin unirlos por completo, y alargando los dos labios hacia afuera, acercándolos también entre sí, sin unirlos del todo: U.

JOURDAIN DE MONSIEUR. U, U No hay nada más real: U.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Tus dos labios se estiran como si estuvieras haciendo pucheros: ¿de dónde viene que si quieres hacer una mueca con alguien y burlarte de él, solo puedes decirle U.

JOURDAIN DE MONSIEUR. U, U. Esto es cierto. ¡Ah! ¿Por qué no he estudiado antes para descubrir todo esto?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Mañana veremos las otras letras, que son las consonantes.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Hay cosas curiosas como esta?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Sin duda. La consonante D, por ejemplo, se pronuncia dando con la punta de la lengua por encima de los dientes de arriba: DA.

JOURDAIN DE MONSIEUR. DA, DA. Sí ! ¡Ah! ¡cosas hermosas! ¡cosas hermosas!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. L’F, presionando los dientes superiores contra el labio inferior: FA.

JOURDAIN DE MONSIEUR. FA, FA. Es la verdad. ¡Ah! mi padre y mi madre, ¡cuánto te deseo!

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Y la R, que tiene la punta de la lengua hasta la parte superior del paladar; de modo que, al ser rozado por el aire que sale con fuerza, le cede el paso, y siempre vuelve al mismo lugar, haciendo una forma temblorosa: R, RA .

JOURDAIN DE MONSIEUR. R. R, RA; R, R, R, R, R, RA. Eso es verdad. ¡Ah! el hombre inteligente que eres, y que perdí tanto tiempo! R, R, R, RA.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Te explicaré todas estas curiosidades en profundidad.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Te lo ruego. Además, debo contarte un secreto. Estoy enamorado de una gran persona y me gustaría que me ayudasen a escribir algo para ellos en un pequeño post que quiero dejarles a sus pies.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Muy bien !

JOURDAIN DE MONSIEUR. Será galante, sí.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Sin duda. ¿Son estos versículos los que quieres escribirle?

JOURDAIN DE MONSIEUR. No no ; punta de gusanos.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. ¿Solo quieres prosa?

JOURDAIN DE MONSIEUR. No, no quiero prosa ni verso.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Tiene que ser uno o el otro.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Por qué ?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Por eso, señor, que hay, para expresarlo, sólo prosa o verso.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Es solo prosa o verso?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. No señor. Todo lo que no es prosa es verso y todo lo que no es verso es prosa.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Y mientras hablamos, ¿qué es?

MAESTRO DE FILOSOFÍA. Prosa.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Qué ! cuando digo, Nicole, tráeme mis pantuflas y dame mi gorro de dormir, ¿es prosa?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Sí señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Por mi fe, he estado diciendo prosa durante más de cuarenta años, sin saber nada al respecto; y le estoy muy agradecido en el mundo por enseñarme eso. Por eso quisiera ponerlo en una nota: Bella Marquesa, tus hermosos ojos me hacen morir de amor; pero me gustaría que se lo pusiera de manera galante, para que quedara bien torneado.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Deja que el fuego de sus ojos reduzca tu corazón a cenizas; que sufres día y noche por la violencia de un ...

JOURDAIN DE MONSIEUR. No, no, no, no quiero todo eso. Solo quiero lo que te dije: Hermosa Marquesa, tus hermosos ojos me hacen morir de amor.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Debemos extender un poco la cosa.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No, te lo digo. Solo quiero estas palabras en la publicación, pero a la moda, bien arregladas como debería estar. Por favor, cuénteme un poco, para ver, las diversas formas en que podemos ponerlos.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. Podemos ponerlos primero como dijiste: Hermosa Marquesa, tus hermosos ojos me hacen morir de amor. O: Con amor para morir hazme, hermosa marquesa, tus hermosos ojos. O: Tus hermosos ojos amorosos me hacen hermosa marquesa, para morir. O: Muere tus hermosos ojos, hermosa marquesa, hazme el amor. O si no: Haz morir tus hermosos ojos, hermosa marquesa, de amor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Pero de todas estas formas, ¿cuál es mejor?

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. El que dijiste: Hermosa Marquesa, tus hermosos ojos me hacen morir de amor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sin embargo, no estudié y lo hice bien la primera vez. Te agradezco de todo corazón y te pido que vengas temprano mañana.

EL MAESTRO DE LA FILOSOFÍA. No faltaré.

Escena VII. MONSIEUR JOURDAIN, UN LACAYO.

JOURDAIN (a su lacayo). ¿Cómo? 'O' ¡Qué! mi abrigo aún no ha llegado?

EL LACAYO. No señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ese maldito sastre me está haciendo esperar el día en que tenga tantos negocios. Estoy enfurecido. ¡Que el cuarto de la fiebre abrace con fuerza al verdugo del sastre! al diablo con el sastre! ¡La plaga asfixia al sastre! Si lo tuviera ahora, ese repugnante sastre, ese perro de sastre, ese traidor de sastre, yo ...


Escena VIII. MONSIEUR JOURDAIN, MAESTRO SASTRE, SASTRE GAUÇON con el hábito de Monsieur Jourdain; UN LACAYO.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Ah! aquí estás, Me iba a enojar contigo.

EL MAESTRO SASTRE. No pude llegar antes, y puse a veinte chicos detrás de tu traje.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Me enviaste medias de seda tan estrechas, que tuve todos los problemas del mundo poniéndomelas, y ya hay dos puntos rotos.

EL MAESTRO SASTRE. Solo crecerán demasiado.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí, si todavía me rompo los puntos. También me hiciste hacer zapatos que me lastimaron furiosamente.

EL MAESTRO SASTRE. En absoluto, señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Cómo? 'O' ¡Qué! para nada ?

EL MAESTRO SASTRE. No, no te lastiman.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Te digo que me están haciendo daño.

EL MAESTRO SASTRE. Te lo imaginas.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Lo imagino porque puedo sentirlo. ¡Vea la hermosa casa!

EL MAESTRO SASTRE. Aquí está el mejor vestido de la corte y el que mejor combina. Es una obra maestra haber inventado un habito serio que no era negro; y se lo doy en seis pinceladas a los sastres más ilustrados.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Que es esto? pones las flores en la parte inferior.

EL MAESTRO SASTRE. No me dijiste que los querías arriba.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Tienes que decir eso?

EL MAESTRO SASTRE. Sí verdaderamente. Toda la gente buena los usa de esta manera.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Gente de calidad peina las flores en la parte inferior.

MAESTRO SASTRE. Sí señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Oh ! eso es, por tanto, bueno.

EL MAESTRO SASTRE. Si quieres, los pondré arriba.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No no.

EL MAESTRO SASTRE. Solo tienes que decir.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No, te lo digo; lo hiciste bien. ¿Crees que mi abrigo me queda bien?

EL MAESTRO SASTRE. ¡Buena solicitud! Desafío a un pintor, con su pincel, a que no te haga nada más justo. Tengo un niño en casa que es el genio más grande del mundo para montar un ringrave; y otro que, para armar un jubón, es el héroe de nuestro tiempo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Son correctas la peluca y las plumas?

EL MAESTRO SASTRE. Todo esta bien.

JOURDAIN (mirando al maestro sastre). ¡Ah! ah! Sr. sastre, aquí está mi material de la última prenda que me hizo. La reconozco bien.

EL MAESTRO SASTRE. Fue porque el material me parecía tan hermoso que quise levantarme un abrigo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí: pero no debe levantarse con el mío.

EL MAESTRO SASTRE. ¿Quieres ponerte tu atuendo?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí, dámelo.

EL MAESTRO SASTRE. Esperar. No es así. He traído gente para que te vista a tiempo, y este tipo de ropa se pone con ceremonia. Hi ! pasen, chicos.

Escena IX. MONSIEUR JOURDAIN, EL MAESTRO SASTRE, EL CHICO SASTRE, CHICOS DEL SASTRE bailando, UN CRIADO.

EL MAESTRO SASTRE (a sus muchachos). Ponte este abrigo para caballeros, como lo haces para personas de calidad.

PRIMERA ENTRADA DE BALLET. Los cuatro sastres danzantes se acercan a Monsieur Jourdain. Dos le arrancan los calzones de sus ejercicios; los otros dos se quitan la camisa de fuerza; después de lo cual, todavía a ritmo, se pusieron su abrigo nuevo. Monsieur Jourdain camina entre ellos y les muestra su abrigo para ver si está bien.

MUCHACHO SASTRE. Mi Señor, por favor déle algo de beber a los chicos.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Como me llamas

MUCHACHO SASTRE. Mi Señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Mi señor! ¡Eso es lo que se siente al ser una gran persona! Te quedarás siempre vestido de burgués, nadie te dirá: Mi señor (Dando dinero.) Aquí, aquí está para Mi señor.

MUCHACHO SASTRE. Monseñor, le estamos muy agradecidos.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Mi señor ! Oh ! Oh ! Mi señor ! Espera mi amigo; Monseñor se merece algo, ¡y no es una palabra pequeña que Monseñor! Esto es lo que Monseñor le está dando.

MUCHACHO SASTRE. Monseñor, todos vamos a beber por la salud de Su Grandeza.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Tu altura! Oh ! Oh ! Oh ! Esperar ; No te vayas. ¡Para mí, su grandeza! (Bajo, aparte.) Bueno, si va hasta la Alteza, se quedará con todo el bolso. (En voz alta) Aquí está mi grandeza.

MUCHACHO SASTRE. Monseñor, le agradecemos muy humildemente sus donaciones.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Lo hizo bien, le iba a dar todo.

SEGUNDA ENTRADA AL BALLET. Los cuatro sastres se regocijan, mientras bailan, la generosidad de Monsieur Jourdain.

FIN DEL ACTO