El burgués gentilhombre/Traducción libre de Édition Louandre, 1910/Acto III

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

ACTO TERCERO.

Escena I. JOURDAIN DE MONSIEUR, DOS LACAYOS.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sígueme, déjame mostrar un poco mi ropa por la ciudad; y sobre todo, los dos deben tener cuidado de seguir inmediatamente mis pasos, para que se vea que eres mía.

LACAYO. Sí señor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Llámame Nicole, que le doy unas órdenes. No te muevas: ahí está.

Escena II. JOURDAIN DE MONSIEUR, NICOLE, DOS LACAYOS.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Nicole!

NICOLE. Un placer ?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Escucha.

NICOLE (riendo). Hi, hi hi,hi,hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Qué te ríes?

NICOLE. Hi,hi,hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Qué significa esta perra?

NICOLE. hi,hi,hi. ¡Qué constitución tienes! hi,hi,hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Entonces como ?

NICOLE. ¡Ah! ah! Dios mio ! hi,hi,hi,hi,hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Qué perra es esta! Me estás tomando el pelo

NICOLE. No señor; Lo siento mucho. hi,hi,hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Te bostezaré si te ríes más.

NICOLE. Señor, no puedo evitarlo. hi,hi,hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿No te detendrás?

NICOLE. Señor, le pido perdón; pero eres tan agradable que no puedo evitar reírme.hi,hi,hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Pero mira qué insolencia!

NICOLE. Eres bastante divertido así. Hi, hi.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Yo te....

NICOLE. Por favor Disculpame. hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. Aquí, si todavía te estás riendo de todo, te juro que te daré la bofetada más grande que jamás me haya dado en la mejilla.

NICOLE. Bien ! señor, aquí está: no me reiré más.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cuídate. Por ahora, tienes que limpiar ...

NICOLE. hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. Que limpies bien ...

NICOLE. hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. Tienes que, digo, limpiar la habitación y ...

NICOLE. hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. Todavía ?

NICOLE (cayendo de la risa). Aquí, señor, golpéame en cambio, y déjame reírme todo mi borracho; me hará más bien.hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Estoy enojado!

NICOLE. Por favor, señor, déjeme reír. hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. Si te llevo ...

NICOLE. Señor, moriré, si no me río. hi,hi,hi

JOURDAIN DE MONSIEUR. Pero, ¿alguien ha visto alguna vez un perchero así, que se viene a reír insolentemente en mi cara, en lugar de obedecer mis órdenes?

NICOLE. ¿Qué quiere que haga, señor?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Que piensas, bribón, en preparar mi casa para la empresa que vendrá pronto.

NICOLE (levantándose). ¡Ah! por mi fe, no quiero reír más; y todas sus empresas están haciendo tanto lío aquí que esta palabra es suficiente para ponerme de mal humor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿No debo cerrar mi puerta a todos por ustedes?

NICOLE. Al menos deberías cerrarlo a algunas personas.


Escena III. MADAME JOURDAIN, MONSIEUR JOURDAIN, NICOLE, DOS LACAYOS.

MADAME JOURDAIN. ¡Ah! ah! aquí hay una nueva historia! ¿Qué es, esposo mío, que esta tripulación? ¿Te estás riendo del mundo por ser aprovechado de esta manera? y quieres que se rían de todos lados?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Solo hay tontos y tontos, esposa mía, que se reirán de mí.

MADAME JOURDAIN. Realmente, no esperamos hasta esta hora; y tus caminos se han estado riendo de todos durante mucho tiempo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Quiénes son todas estas personas, por favor?

MADAME JOURDAIN. Todo el mundo es un mundo que está bien, y eso es más sabio que tú. A mí me escandaliza la vida que llevas. Ya no sé cuál es nuestra casa. Parece que él está aquí tomando la Cuaresma todos los días; y por la mañana, por miedo a perderse, se oye el estruendo de violines y cantantes, que perturba a todo el barrio.

NICOLE. Madame habla bien. Ya no puedo ver mi propia casa con esta parafernalia de personas que traes a tu casa. Tienen pies que van a buscar barro de todas partes de la ciudad, para traerlo aquí; y la pobre Françoise está casi en los dientes, fregando los pisos que sus maestros biaux vienen a desmoronar regularmente todos los días.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí ! nuestra sirvienta Nicole, tienes la carcajada bien aguda para un campesino!

MADAME JOURDAIN. Nicole tiene razón; y su significado es mejor que el tuyo. Me gustaría saber qué crees que haces con un maestro de baile a tu edad.

NICOLE. Y de un gran maestro pistolero, que viene, con sus patadas, a sacudir toda la casa, y a arrancarnos todos los carruajes de nuestra habitación.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cállate, mi doncella y mi esposa.

MADAME JOURDAIN. ¿Quieres aprender a bailar para cuando se te acaben las piernas?

NICOLE. ¿Quieres matar a alguien?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cállate, te digo: sois ignorantes; y no conoces las prerrogativas de todo esto.

MADAME JOURDAIN. Más bien, debería considerar casar a su hija, que está en edad fértil.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Pensaré en casar a mi hija cuando se le presente una fiesta; pero también quiero pensar en aprender cosas bonitas.

NICOLE. He vuelto a oír, señora, que hoy ha tomado un maestro de filosofía para su sopa.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Muy bien. Quiero ser ingenioso y saber razonar las cosas entre personas decentes.

MADAME JOURDAIN. ¿No te azotarán uno de estos días en la universidad a tu edad?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Porque no ? Ojalá Dios lo tuviera pronto, el látigo, frente a todos, y supiera lo que estamos aprendiendo en la universidad.

NICOLE. Sí, Dios mío, eso mejoraría mucho tu pierna.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sin duda.

MADAME JOURDAIN. ¡Todo esto es muy necesario para administrar tu casa!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ciertamente. Ambos hablan como bestias y me avergüenzo de su ignorancia. (A Madame Jourdain.) Por ejemplo, ¿sabe lo que está diciendo a esta hora?

MADAME JOURDAIN. Si. Sé que lo que estoy diciendo está muy bien dicho y que deberías pensar en vivir de otra manera.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No estoy hablando de eso. Te pregunto qué es lo que dices aquí.

MADAME JOURDAIN. Son palabras sanas y tu conducta no lo es.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No estoy hablando de eso, te lo digo. Yo les pregunto, ¿qué les estoy hablando, qué les estoy diciendo a esta hora, qué es?

MADAME JOURDAIN. Canciones.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey ! No, no es eso. ¿Qué estamos diciendo los dos, el idioma que hablamos a esta hora?

MADAME JOURDAIN. Bien ?

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Cómo se llama eso?

MADAME JOURDAIN. Se llama como queremos llamarlo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Esta es una prosa ignorante.

MADAME JOURDAIN. ¿Prosa?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí, prosa. Todo lo que es prosa no es verso; y todo lo que no es verso es prosa. ¡Oh! esto es lo que es estudiar. (A Nicole.) Y tú, ¿sabes cómo se dice una U?

NICOLE. ¿Cómo? 'O' ¿Qué?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Si. ¿Qué haces cuando dices U?

NICOLE. Qué ?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Di una pequeña U, para ver.

NICOLE. Bien ! U.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Que haces ?

NICOLE. Yo digo U.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí ; pero cuando dices U, ¿qué estás haciendo?

NICOLE. Hago lo que me dices.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Oh ! ¡Qué extraño estar lidiando con bestias! Estiras los labios y llevas la mandíbula hacia abajo; U, ves? Hago puchero: U.

NICOLE. Sí lo es.

MADAME JOURDAIN. ¡Esto es admirable!

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Es otra cosa muy distinta, si hubieras visto O, y DA, DA y FA, FA!

MADAME JOURDAIN. ¿Qué es todo este galimatías?

NICOLE. ¿Que es todo esto?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Me enojo cuando veo mujeres ignorantes.

MADAME JOURDAIN. Vamos, deberías enviar a toda esta gente con sus bromas.

NICOLE. Y sobre todo, este gran bribón de maestro de armas, que llena de pólvora toda mi casa.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí ! ¡Este maestro de armas está cerca de tu corazón! Quiero que muestres tu impertinencia más tarde. (Después de haber traído láminas y haberle dado una a Nicole.) Aquí, razón demostrativa, la línea del cuerpo. Cuando presionas en cuarto lugar, solo tienes que hacer eso, y cuando presionas en tercer lugar, solo tienes que hacer eso. Esta es la forma de no morir nunca; ¿y no es bueno estar seguro de lo que haces cuando estás peleando con alguien? Ahí, empújame un poco, a ver.

NICOLE. Bien ! qué ! (Nicole empuja varias botas a Monsieur Jourdain.)

JOURDAIN DE MONSIEUR. Todo hermoso ! Hi ! ¡Ho! ¡Poco a poco diantres sea la traviesa!

NICOLE. Me dices que empuje.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí ; pero me empujas en el tercero antes de empujarme en el cuarto, y no tienes la paciencia para detenerme.

MADAME JOURDAIN. Estás loco, esposo mío, con todas tus fantasías; y te ha llegado desde que te entrometiste en perseguir a la nobleza.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cuando acecho a la nobleza, hago aparecer a mi juicio; eso que es más hermoso que perseguir a tu burguesía.

MADAME JOURDAIN. ¡Si de verdad! ¡Hay mucho que ganar asociándose con sus nobles, y ha funcionado bien con este apuesto Monsieur le Comte, con quien se ha enredado!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Paz ; piensa en lo que dices. ¿Sabes muy bien, esposa mía, que no sabes de quién estás hablando cuando hablas de él? Es una persona de más importancia de lo que piensas, un señor considerado en la corte, y que habla con el rey como yo te hablo a ti. ¿No es algo muy honorable para mí, que uno ve a una persona de esta calidad que viene a mi casa tan a menudo, que me llama su querido amigo y me trata como si fuera su, igual? Tiene una amabilidad conmigo que nunca adivinarías; y, frente a todos, me da caricias de las que yo mismo estoy confundido.

MADAME JOURDAIN. Sí, es amable contigo y te acaricia; pero pide prestado tu dinero.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Bien ! ¿No es un honor para mí prestar dinero a un hombre así? ¿Y puedo hacer menos por un señor que me llama su querido amigo?

MADAME JOURDAIN. Y este señor, ¿qué está haciendo por ti?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cosas que uno se asombraría, si las supiera.

MADAME JOURDAIN. Y qué ?

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Hilvanar! No puedo explicarme. Basta que si le presto dinero me lo devuelva bien, y antes de que sea poco.

MADAME JOURDAIN Si. Espere esto.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ciertamente. ¿No me lo dijo?

MADAME JOURDAIN. Sí, sí, seguro que fracasará.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Me juró su fe como un caballero.

MADAME JOURDAIN. Canciones!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí ! ¡Eres muy terca, esposa mía! Les digo que cumplirá su palabra conmigo; Estoy seguro.

MADAME JOURDAIN. Y estoy seguro de que no, y que todos los abrazos que te da son solo para embrujarte.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Callaos. Aquí lo tienes.

MADAME JOURDAIN. Solo necesitamos eso. Quizás todavía venga a pedirnos prestado; y parece que he cenado cuando lo veo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cállate, te lo digo.

Escena IV. DORANTE, MONSIEUR JOURDAIN, MADAME JOURDAIN, NICOLE.

DORANTE. Mi querido amigo Monsieur Jourdain, ¿cómo está?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Muy bien, señor, prestarle mis pequeños servicios.

DORANTE. ¿Qué hay de Madame Jourdain, cómo está?

MADAME JOURDAIN. Madame Jourdain está haciendo lo mejor que puede.

DORANTE. ¿Cómo? 'O' ¡Qué! ¡Monsieur Jourdain! ¡eres el más limpio del mundo!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Usted ve.

DORANTE. Te ves bastante bien con este abrigo; y no tenemos en la corte jóvenes que sean más adecuados que tú.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Hola, hola.

MADAME JOURDAIN (aparte). Lo rasca donde le pica.

DORANTE. Giro de vuelta. Esto es bastante galante.

MADAME JOURDAIN (aparte). Sí, tan estúpido por detrás como por delante.

DORANTE. Dios mío, señor Jourdain, tenía una extraña impaciencia por verle. Eres el hombre más estimado del mundo; y volví a hablar de ti esta mañana en la cámara del rey.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Me hace un gran honor, señor. (A Madame Jourdain.) ¡En el dormitorio del rey!

DORANTE. Vamos, ponte.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señor, sé el respeto que le debo.

DORANTE. Dios mio ! poner. Ninguna ceremonia entre nosotros, por favor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señor

DORANTE. Puse, le digo, señor Jourdain; eres mi amigo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señor, soy su sirviente.

DORANTE. No me cubriré si no te cubres tú.

JOURDAIN (cubriéndose). Prefiero ser descortés en lugar de entrometido.

DORANTE. Soy tu deudor, como sabes.

MADAME JOURDAIN (aparte). Sí: lo sabemos demasiado bien.

DORANTE. Usted me ha prestado generosamente dinero en varias ocasiones y me ha obligado con la mejor gracia del mundo, de hecho.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señor, está bromeando.

DORANTE. Pero sé devolver lo que me prestan y reconocer los placeres que me dan.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No lo dudo, señor.

DORANTE. Quiero salir del negocio contigo; y vengo aquí para hacer nuestras cuentas juntos.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Bien ! ves tu impertinencia, esposa mía.

DORANTE. Soy un hombre al que le gusta pagar lo antes posible.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Te dije.

DORANTE. Veamos lo que te debo.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Ahí estás, con tus ridículas sospechas.

DORANTE. ¿Recuerdas bien todo el dinero que me prestaste?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Creo que si. He hecho un amable recuerdo de ello. Aquí lo tienes. Se te dio una vez doscientos luises.

DORANTE. Eso es verdad.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Otra vez sesenta.

DORANTE. Si.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Y otra vez ciento cuarenta.

DORANTE. Tiene usted razón.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Estos tres artículos suman cuatrocientos sesenta luises, que valen cinco mil sesenta libras.

DORANTE. La cuenta es muy buena. Cinco mil sesenta libras.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Mil ochocientas treinta y dos libras a tu agenda.

DORANTE. Exactamente.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Dos mil setecientas ochenta libras para tu sastre.

DORANTE. Es cierto.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cuatro mil trescientos setenta y nueve libras doce de ocho denarios para su comerciante.

DORANTE. Muy bien. Doce sueldos y ocho denarios; el recuento es correcto.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Y mil setecientos cuarenta y ocho libras y siete sueldos cuatro denarios para tu guarnicionero.

DORANTE. Todo es verdad. ¿Qué hace?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Suma total, quince mil ochocientas libras.

DORANTE. La suma total es justa. Quince mil ochocientas libras. Ponga otras doscientas pistolas que me va a dar: serán dieciocho mil francos, que le pagaré el primer día.

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. Bien ! ¿No lo adiviné correctamente?

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Paz.

DORANTE. ¿Te incomodará darme lo que te digo?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey ! no.

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. Este hombre te convierte en una fuente de ingresos.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Callaos.

DORANTE. Si esto le molesta, buscaré en otra parte.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No señor.

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. No se alegrará de no haberte arruinado.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Cállate, te lo digo.

DORANTE. Solo dime si esto te molesta.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señale, señor.

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. Es una persona realmente coqueta.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Pues cállate.

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. Él te chupará hasta el último centavo.

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). ¿Estarás en silencio?

DORANTE. Tengo muchas personas que con mucho gusto me las prestarían; pero como eres mi mejor amigo, pensé que te haría mal si le preguntaba a alguien más.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Es demasiado honor, señor, que me haga. Encontraré tu caso.

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. Qué ! ¿Le vas a dar eso de nuevo?

MONSIEUR JOURDAIN (en voz baja, a Madame Jourdain). Que hacer ? ¿Quieres que rechace a un hombre de esa condición que habló de mí esta mañana en la cámara del rey?

MADAME JOURDAIN (en voz baja, al señor Jourdain. Vamos, eres un tonto.

Escena V. DORANTE, MADAME JOURDAIN, NICOLE.

DORANTE. Me pareces muy melancólica. ¿Qué pasa, Madame Jourdain?

MADAME JOURDAIN. Mi cabeza es más grande que mi puño, y si no está hinchada.

DORANTE. Mademoiselle su hija, ¿dónde está ella que no puedo verla?

MADAME JOURDAIN. La señorita mi hija está bien donde está.

DORANTE. ¿Cómo está ella?

MADAME JOURDAIN. Se lleva sobre sus dos patas.

DORANTE. ¿No vendrías uno de estos días a ver el ballet y la comedia con ella en la casa del Rey?

MADAME JOURDAIN. Sí verdaderamente ! tenemos un fuerte deseo de reír, tenemos un fuerte deseo de reír.

DORANTE. Creo, madame Jourdain, que tuvo muchos amantes en su corta edad, por hermosa y agradable que fuera.

MADAME JOURDAIN. ¡Trama! Monsieur, ¿Madame Jourdain está decrépita y ya le da vueltas la cabeza?

DORANTE. ¡Ah! Mi fe, madame Jourdain, ¡le ruego que me perdone! No creo que seas joven; y sueño la mayor parte del tiempo. Pido disculpas por mi impertinencia.


Escena VI. JOURDAIN MONSIEUR, MADAME JOURDAIN, DORANTE, NICOLE.

JOURDAIN DE MONSIEUR (a Dorante). Aquí hay doscientos luis bien contados.

DORANTE. Le aseguro, señor Jourdain, que soy todo suyo y que estoy deseoso de hacerle un favor en la corte.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Te debo demasiado

DORANTE. Si Madame Jourdain quiere ver el entretenimiento real, le daré los mejores asientos de la sala.

MADAME JOURDAIN. Madame Jourdain te besa las manos.

DORANTE (en voz baja, al señor Jourdain). Nuestra hermosa marquesa, como te dije en mi boleto, vendrá aquí alguna vez para el ballet y la comida; y finalmente le obligué a consentir el regalo que le quieres dar.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Vayamos un poco más lejos, a charlar.

DORANTE. Hace ocho días que te vi; y no te he enviado ninguna noticia del diamante que has puesto en mis manos para presentárselo de tu parte; pero fue porque tuve todas las molestias del mundo para vencer sus escrúpulos; y fue solo hoy que decidió aceptarlo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿Cómo lo encontró?

DORANTE. Maravilloso; y estoy muy equivocado, o la belleza de este diamante producirá un efecto admirable en su mente.

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡Ojalá el cielo!

MADAME JOURDAIN (a Nicole). Cuando está una vez con él, no puede dejarlo.

DORANTE. Le recalqué debidamente la riqueza de este presente y la grandeza de tu amor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Es la bondad, señor, lo que me abruma; y estoy en la mayor confusión al ver a una persona de tu calidad inclinarse ante lo que haces por mí.

DORANTE. ¿Estás bromeando? entre amigos ¿paramos con este tipo de escrúpulos? ¿Y no harías lo mismo por mí, si surgiera la oportunidad?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Oh ! ¡seguro, y con un corazón muy grande!

MADAME JOURDAIN (a Nicole). ¡Que su presencia pese sobre mis hombros!

DORANTE. Para mí, no miro nada cuando se trata de servir a un amigo; y cuando me confiaste el ardor que habías tomado por esta agradable marquesa con la que tenía negocios, viste que antes que nada me ofrecí para servir a tu amor.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Es cierto. Son bondades que me confunden.

MADAME JOURDAIN (a Nicole). ¿No se irá?

NICOLE. Están bien juntos.

DORANTE. Tomó el sesgo correcto para tocar su corazón. A las mujeres les gusta especialmente gastar dinero en ellas; y tus frecuentes serenatas, y tus continuos ramos de flores, este soberbio espectáculo de fuegos artificiales que encontró en el agua, el diamante que recibió de ti y el presente que preparas para ella, todo esto para ella. tu amor que cualquier palabra que pudieras haberle dicho tú mismo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No hay gasto en el que no incurra, si por eso pudiera encontrar el camino a su corazón. Una mujer de calidad tiene encantos deslumbrantes para mí; y es un honor que compraría a costa de todas las cosas.

MADAME JOURDAIN (abajo, a Nicole). ¿Qué pueden decir tanto juntos? Ve despacio y escucha.

DORANTE. Será ahora que disfrutarás del placer de verlo a tus anchas; y tus ojos tendrán mucho tiempo para estar satisfechos.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Para estar completamente libre, he hecho arreglos para que mi esposa vaya a cenar a casa de mi hermana, donde pasará toda la tarde.

DORANTE. Lo hizo con cuidado y su esposa podría habernos avergonzado. He ordenado a la cocinera y todo lo necesario para el ballet para ti. Es mi invento; y mientras la ejecución pueda responder a la idea, estoy seguro de que se encontrará ...

JOURDAIN (se da cuenta de que Nicole está escuchando y le da una bofetada. Sí ! eres muy impertinente! (A Dorante.) Salgamos, por favor.

Escena VII. MADAME JOURDAIN, NICOLE.

NICOLE. Bueno, señora, la curiosidad me costó algo; pero creo que hay una anguila debajo de la roca, y están hablando de un negocio en el que no quieren que estés.

MADAME JOURDAIN. No fue hoy, Nicole, que concibí mis sospechas sobre mi marido. Soy la más engañada del mundo, donde hay un poco de amor en el campo; y estoy trabajando para averiguar qué puede ser. Pero pensemos en mi hija. Ya conoces el amor que Cléonte le tiene: es un hombre que vuelve a mí; y quiero ayudarla a investigar y darle a Lucile, si puedo.

NICOLE. En verdad, señora, soy el más encantado del mundo de verla en estos sentimientos; porque si el amo vuelve a ti, el ayuda de cámara no vuelve a mí menos, y desearía que nuestro matrimonio tuviera lugar a la sombra del de ellos.

MADAME JOURDAIN. Ve a contárselo por mí, y dile que vendrá a buscarme hace un rato, para hacer la petición de mi hija junto a mi marido.

NICOLE. Corro allí, señora, con alegría, y no podría haber recibido un encargo más agradable. (Solo.) Creo que haré feliz a la gente.


Escena VIII. CLÉONTE, COVIELLE, NICOLE.

NICOLE (a Cléonte). ¡Ah! usted es todo sobre eso! Soy embajadora de la alegría, y vengo ...

CLEONTE. Retírate, traidor, y no vengas a divertirme con tus traidoras palabras.

NICOLE. ¿Es así como recibes ...

CLEONTE. Vete, te digo, y ve a decirle a tu amante infiel ahora mismo que no abusará de la demasiado simple Cleonte con su vida.

NICOLE. ¿Qué vértigo es este entonces? Mi pobre Covielle, dime qué significa eso.

COVIELLE. ¡Tu pobre Covielle, pequeño villano! Vamos, rápido, sal de mis ojos, niña traviesa, y déjame descansar.

NICOLE. Qué ! tu vienes a mi tambien ...

COVIELLE. Sal de mis ojos, te lo digo, y no me hables de tu vida.

NICOLE (aparte). Sí ! ¿Qué mosca los picó a ambos? Vayamos a informar a mi ama de esta hermosa historia .

Escena IX. CLÉONTE, COVIELLE.

CLEONTE. Qué ! tratar así a un amante, y al amante más fiel y apasionado de todos los amantes!

COVIELLE. Es terrible lo que nos han hecho a los dos.

CLEONTE. Muestro para una persona todo el ardor y toda la ternura que uno pueda imaginar; No amo a nada en el mundo excepto a ella, y solo la tengo en mi mente; ella hace todos mis cuidados, todos mis deseos, toda mi alegría; Hablo solo de ella, solo pienso en ella, solo sueño con ella, respiro solo a través de ella, mi corazón vive todo en ella; ¡Y esta es la digna recompensa de tanta amistad! Llevo dos días sin verla, que para mí son dos siglos espantosos: la encuentro por casualidad; Mi corazón, al verlo, se siente bastante transportado, mi alegría estalla en mi rostro, vuelo extasiado hacia ella, y el infiel aparta la mirada de mí y pasa abruptamente, ¡como si en su vida nunca me hubiera visto!

COVIELLE. Yo digo las mismas cosas que tú.

CLEONTE. ¿Podemos ver algo igual, Covielle, en esta perfidia de la ingrata Lucile?

COVIELLE. ¿Y eso, señor, de la percha de Nicole?

CLEONTE. ¡Después de tantos ardientes sacrificios, suspiros y deseos he hecho a sus encantos!

COVIELLE. ¡Después de tantos asiduos homenajes, cariño y servicio que le he rendido en su cocina!

CLEONTE. ¡Tantas lágrimas derramé sobre sus rodillas!

COVIELLE. ¡Tantos cubos de agua saqué del pozo para ella!

CLEONTE. ¡Tanto ardor que parecía quererla más que a mí mismo!

COVIELLE. ¡Tanto calor que sufrí volviendo el asador en su lugar!

CLEONTE. ¡Ella huye de mí con desprecio!

COVIELLE. ¡Me da la espalda descaradamente!

CLEONTE. Es una perfidia digna de los mayores castigos.

COVIELLE. Es una traición que merece mil palabras.

CLEONTE. Por favor, nunca me hables por ella.

COVIELLE. ¿Yo, señor? ¡Dios no lo quiera!

CLEONTE. No vengas a disculparme por la acción de este infiel.

COVIELLE. No tenga miedo.

CLEONTE. No, verás, todos tus discursos para defenderla serán inútiles.

COVIELLE. ¿Quién piensa en esto?

CLEONTE. Quiero mantener mi resentimiento contra ella y romper juntos todo comercio.

COVIELLE. Estoy de acuerdo

CLEONTE. Este Monsieur le Comte que va a su casa quizás le dé a la vista; y su mente, lo veo bien, está deslumbrada por la calidad. Pero debo, por mi honor, evitar el brillo de su inconstancia. Quiero dar tantos pasos como ella en el cambio donde la veo correr, y no darle toda la gloria por dejarme.

COVIELLE. Eso está muy bien dicho y estoy de acuerdo con todos sus sentimientos.

CLEONTE. Echa una mano en mi despecho y apoya mi determinación contra todos los restos de amor para que pueda hablar por ella. Dime, te lo ruego, todo el daño que puedas. Hazme un cuadro de ella que la haga despreciable, y minclínate fuerte, para disgustarme, todos los defectos que puedes ver en ella.

COVIELLE. ¿Ella, señor? aquí hay una hermosa mijaurée, una pimpesouée bien construida , ¡para darte tanto amor! No veo nada en él que sea muy mediocre; y encontrarás cien personas que serán más dignas de ti. Primero que nada, ella tiene ojos pequeños.

CLEONTE. Es cierto, tiene los ojos pequeños, pero los tiene llenos de fuego, los más brillantes, los más penetrantes del mundo, los más conmovedores que se pueden ver.

COVIELLE. Tiene una boca grande.

CLEONTE. Sí ; pero vemos allí gracias que no vemos en otras bocas; y esta boca, al verla, inspira deseos, es la más atractiva, la más amorosa del mundo.

COVIELLE. Para su tamaño, no es alto.

CLEONTE. No ; pero es fácil y bien tomado.

COVIELLE. Afecta una indiferencia en su hablar y en sus acciones ...

CLEONTE. Es cierto ; pero tiene gracia para todo esto; y sus modales son entrañables, ¿no sé qué encanto se cuela en los corazones?

COVIELLE. Para el espíritu ...

CLEONTE. ¡Ah! tiene unas, Covielle, de las más finas, las más delicadas.

COVIELLE. Su conversación ...

CLEONTE. Su conversación es encantadora.

COVIELLE. Ella sigue hablando en serio.

CLEONTE. ¿Quieres esta alegría floreciente, estas alegrías siempre abiertas? ¿y ves algo más atrevido que las mujeres que se ríen de todo?

COVIELLE. Pero, después de todo, ella es tan caprichosa como cualquiera en el mundo.

CLEONTE. Sí, es temperamental, estoy de acuerdo; pero todo se adapta bien a las bellezas, uno sufre todo de las bellezas.

COVIELLE. Dado que es así, puedo ver que quieres amarla siempre.

CLEONTE. Me ? Preferiría morir; y la odiaré tanto como la amaba.

COVIELLE. El camino, ¿si la encuentras tan perfecta?

CLEONTE. Es así como mi venganza será más radiante, como quiero mostrar más claramente la fuerza de mi corazón para odiarla, para dejarla, toda hermosa, toda llena de atractivos, toda adorable como la encuentro. Aquí está.

Escena X LUCILE, CLÉONTE, COVIELLE, NICOLE.

NICOLE (a Lucile). Para mí, estaba bastante escandalizado.

LUCILE. Solo puede ser, Nicole, lo que te digo. Pero ahí está.

CLÉONTE (a Covielle). No solo quiero hablar con él.

COVIELLE. Quiero imitarte.

LUCILE. ¿Qué pasa, Cleonte? ¿qué tienes?

NICOLE. ¿Qué te pasa, Covielle?

LUCILE. ¿Qué dolor te posee?

NICOLE. ¿Qué mal humor tienes?

LUCILE. ¿Eres tonta, Cléonte?

NICOLE. ¿Has perdido el habla, Covielle?

CLEONTE. ¡Qué villano!

COVIELLE. ¡Cómo es Judas!

LUCILE. Puedo ver que la reunión anterior le perturbó la mente.

CLÉONTE (a Covielle) ¡Ah! ah! Vemos lo que hicimos.

NICOLE. Nuestra bienvenida esta mañana te hizo llevarte cabreada .

COVIELLE (a Cléonte). Adivinamos el clavo.

LUCILE. ¿No es cierto, Cleonte, que este es el tema de tu disgusto?

CLEONTE. Sí, traicionero, lo es, ya que es necesario hablar; y tengo que decirte que no triunfarás, como piensas, de tu infidelidad; que quiero ser el primero en romper contigo, y que no tendrás la ventaja de perseguirme. Tendré dificultad, sin duda, en conquistar el amor que te tengo; me causará dolores, sufriré por un tiempo; pero lo venceré, y más bien traspasaré mi corazón antes que tener la debilidad de volver a ti.

COVIELLE (a Nicole). Queussi, queumi.

LUCILE. ¡Esto es ruido por nada! Quiero contarte, Cleonte, el tema que me hizo evitar tu acercamiento esta mañana.

CLEONTE (queriendo irse para evitar a Lucile. No, no quiero escuchar nada.

NICOLE (a Covielle). Quiero que aprendas la causa que nos hizo ir tan rápido.


COVIELLE (también queriendo irse para evitar a Nicole. No quiero escuchar nada.

LUCILE (siguiendo a Cléonte). Sepa que esta mañana ...

CLÉONTE (sigue caminando sin mirar a Lucile). No, te lo digo.

NICOLE, siguiendo a Covielle. Aprende eso ...

COVIELLE (también caminando sin mirar a Nicole). ¡No, traidor!

LUCILE. Escucha !

CLEONTE. Punto de negocio.

NICOLE. Déjame decirte

COVIELLE. Soy sordo.

LUCILE. ¡Cleonte!

CLEONTE. No.

NICOLE. ¡Covielle!

COVIELLE. Punto.

LUCILE. Parate.

CLEONTE. Canciones.

NICOLE. Escuchame.

COVIELLE. Nimiedad.

LUCILE. Un momento.

CLEONTE. Para nada.

NICOLE. Un poco de paciencia.

COVIELLE. Tararea.

LUCILE. Dos palabras.

CLEONTE. No lo es.

NICOLE. Una palabra.

COVIELLE. No más negocios.

LUCILE (deteniéndose). Bien ! ya que no quieres escucharme, permanece en tus pensamientos y haz lo que te plazca.

NICOLE (deteniéndose también. Ya que te gusta eso, tómalo como quieras.

CLÉONTE (volviéndose hacia Lucile). Así que conozcamos el tema de una bienvenida tan cálida.

LUCILE (yendo a su vez para evitar a Cleonte. Ya no me gusta decirlo.

COVIELLE, volviéndose hacia Nico.

Cuéntanos un poco sobre esta historia.

NICOLE (también va a evitar Covielle). No quiero enseñarte más.

CLÉONTE (siguiendo a Lucile). Dime…

LUCILE (sigue caminando sin mirar a Cléonte). No, no quiero decir nada.

COVIELLE (siguiendo a Nicole). Dígame ...

NICOLE (también caminando sin mirar a Covielle). No, no digo nada.

CLEONTE. De gracia !

NICOLE. No, te lo digo.

COVIELLE. Por caridad.

NICOLE. Punto de negocio.

CLEONTE. Te lo ruego.

NICOLE. Déjame.

COVIELLE. Te lo imploro.

NICOLE. Sal de ahí.

CLEONTE. Lucile!

LUCILE. No.

COVIELLE. Nicole!

NICOLE. Punto.

CLEONTE. ¡En nombre de los dioses!

LUCILE. No quiero.

COVIELLE. Háblame.

NICOLE. Para nada.

CLEONTE. Aclara mis dudas.

LUCILE. No, no lo haré.

COVIELLE. Sana mi mente.

NICOLE. No: no me agrada.

CLEONTE. Bien ! como te importa tan poco sacarme del lío y justificarte por el trato indigno que le has hecho a mi llama, me ves, ingrato, por última vez; y yo, lejos de ti, moriré de dolor y de amor.

COVIELLE (a Nicole). Y seguiré sus pasos.

LUCILE (a Cléonte, que quiere salir). ¡Cleonte!

NICOLE (a Covielle, siguiendo a su amo). ¡Covielle!

CLÉONTE (deteniéndose). Ey ?

COVIELLE (deteniéndose también. Un placer ?

LUCILE. A donde va usted ?

CLEONTE. Donde te lo dije.

COVIELLE. Vamos a morir.

LUCILE. ¿Vas a morir, Cléonte?

CLEONTE. Sí, cruel, ya que lo quieres.

LUCILE. Me ! ¡Quiero que te mueras!

CLEONTE. Si lo quieres.

LUCILE. Quien te lo dice

CLÉONTE (acercándose a Lucile). ¿No es querer, no querer aclarar mis sospechas?

LUCILE. ¿Es mi culpa? y, si me hubieras querido escuchar, no te hubiera dicho que la aventura de la que te quejas fue provocada esta mañana por la presencia de una tía anciana, que quiere desesperadamente que el único acercamiento sea un hombre deshonra a una niña. , ¿quién nos sermonea perpetuamente sobre este capítulo y describe a todos los hombres como demonios a evitar?

NICOLE (a Covielle). Este es el secreto del asunto.

CLEONTE. ¿No me estás engañando, Lucile?

COVIELLE (a Nicole). ¿No me das para quedármelo?

LUCILE (a Cléonte). No es nada más cierto.

NICOLE (a Covielle). Es la cosa como es.

COVIELLE (a Cléonte). ¿Llegaremos a eso?

CLEONTE. ¡Ah! ¡Lucile, que con una palabra de tu boca sabes cómo calmar las cosas en mi corazón, y que las personas que amamos se persuaden fácilmente!

COVIELLE. ¡Qué fácil es dejarse convencer por esos malditos animales!

Escena XI. MADAME JOURDAIN, CLÉONTE, LUCILE, COVIELLE, NICOLE.

MADAME JOURDAIN. Me alegro mucho de verte, Cléonte, y eso va al grano. Viene mi marido; Rápidamente tómate tu tiempo para preguntarle por Lucile en matrimonio.

CLEONTE. ¡Ah! Señora, ¡qué dulce es esta palabra para mí, y cómo adula mis deseos! ¿Puedo recibir un pedido más encantador, un favor más precioso?


Escena XII. CLÉONTE, MONSIEUR JOURDAIN, MADAME JOURDAIN, LUCILE, COVIELLE, NICOLE.

CLEONTE. Señor, no quería llevar a nadie a hacer un pedido que estuve reflexionando hace mucho tiempo. Me toca lo suficiente como para cuidarlo yo misma, y sin más, te diré que el honor de ser tu yerno es un favor glorioso, que te ruego me concedas.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Antes de contestarle, señor, dígame si es un caballero.

CLEONTE. Señor, la mayoría de la gente sobre esta cuestión no duda mucho; la palabra se corta fácilmente. El nombre no tiene reparos en ello, y el uso actual parece permitir su robo. Para mí, lo confieso, mis sentimientos al respecto son un poco más delicados. Encuentro que cualquier engaño es indigno de un hombre honesto, y que hay cobardía en disfrazar lo que el cielo nos ha dado a luz, en adornarse a los ojos del mundo con un título robado, en querer darse por lo que no somos. . Sin duda, nací de padres que ocupaban cargos honorables; Me he ganado el honor de seis años de servicio en las armas y me encuentro lo suficientemente bien como para tener un rango bastante aceptable en el mundo; pero, con todo esto, no quiero darme un nombre donde otros en mi lugar pensarían que podrían reclamar, y les diré francamente que no soy un caballero.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Toque allí, señor; mi hija no es para ti.

CLEONTE. ¿Cómo? 'O' ¿Qué?

JOURDAIN DE MONSIEUR. No eres un caballero, no tendrás a mi hija.

MADAME JOURDAIN. ¿Qué quiere decir con su señor? ¿Somos, el resto de nosotros, de la costa de Saint Louis?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Cállate, esposa mía; Te veo venir

MADAME JOURDAIN. ¿Ambos descendemos de la buena burguesía?

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¿No es esa ?

MADAME JOURDAIN. Y tu padre lo hace ¿No era tan buen comerciante como el mío?

JOURDAIN DE MONSIEUR. ¡La plaga sea de la mujer! ella nunca ha fallado. Si su padre era comerciante, tanto peor para él; pero para el mío, son personas equivocadas las que dicen eso. Todo lo que tengo que decirte es que quiero tener un cuñado.

MADAME JOURDAIN. Su hija necesita un marido propio; y mejor para ella un hombre honesto, rico y bien formado, que un señor pobre, de complexión pobre.

NICOLE. Esto es cierto: tenemos al hijo del señor de nuestro pueblo, que es el más travieso y el papá más estúpido que he visto en mi vida.

JOURDAIN (a Nicole). Cállate impertinente; siempre te quedas atrapado en la conversación. Tengo lo suficiente para mi hija; Solo necesito honores y quiero convertirla en marquesa.

MADAME JOURDAIN. ¿Marquesa?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Sí, marquesa.

MADAME JOURDAIN. ¡Pobre de mí! ¡Dios no lo quiera!

JOURDAIN DE MONSIEUR. Esto es algo que he resuelto.

MADAME JOURDAIN. Esto es algo que no consentiré. Las alianzas con más grandes que uno mismo siempre están sujetas a inconvenientes desafortunados. No quiero que un yerno culpe a mi hija por sus padres y por tener hijos que se avergüencen de llamarme abuela. Si ella tuviera que venir a visitarme como un equipo de una gran dama, y sin darse cuenta no saludaría a alguien del vecindario, uno no dejaría de decir cien tonterías de inmediato. ¿Ve, se diría, a esta Madame la Marquise que es tan gloriosa? era la hija de Monsieur Jourdain, que era demasiado feliz, cuando era pequeña, para jugar a la señora con nosotros. No siempre se ha sentido tan animada como aquí, y sus dos abuelos solían vender telas cerca de la Porte Saint-Innocent. Han acumulado bondad por sus hijos, que ahora pagan, quizás, caro en el otro mundo; y difícilmente te vuelves tan rico siendo gente honesta. No quiero todas estas carcajadas, y quiero un hombre, en fin, que me deba la obligación de mi hija, y al que pueda decir: siéntate, yerno, y cena conmigo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Estos son los sentimientos de una mente pequeña, de querer ser siempre mezquino. No me respondas más: mi hija será marquesa, a pesar de todos; y, si me haces enojar, la nombraré duquesa.


Escena XIII. MADAME JOURDAIN. LUCILE, CLÉONTE, NICOLE, COVIELLE.

MADAME JOURDAIN. Cleonte, no te desanimes todavía. (A Lucile.) Sígueme, hija mía; y ven resueltamente a decirle a tu padre que si no lo tienes, no quieres casarte con nadie.

Escena XIV. CLÉONTE, COVIELLE.

COVIELLE. ¡Has hecho un gran negocio con tus hermosos sentimientos!

CLEONTE. Qué quieres ? Tengo un escrúpulo sobre eso que el ejemplo no puede superar.

COVIELLE. ¿Estás bromeando por tomártelo en serio con un hombre así? ¿No ves que está loco? y ¿te costó algo acomodarte a sus quimeras?

CLEONTE. Tienes razón ; pero no creí necesario demostrar nobleza para ser yerno de Monsieur Jourdain.

COVIELLE, riendo ¡Ah! fiu! ah!

CLEONTE. ¿Qué te ríes?

COVIELLE. De un pensamiento que se me ocurre jugar a nuestro hombre, y conseguirle lo que desea.

CLEONTE. ¿Cómo? 'O' ¿Qué?

COVIELLE. La idea es bastante agradable.

CLEONTE. Qué ?

COVIELLE. Recientemente ha habido una cierta mascarada que es la mejor del mundo aquí, y que pretendo convertir en un lío que quiero ponernos en ridículo. Todo huele a comedia; pero, con él, se puede arriesgar cualquier cosa; no hay que buscar tantos caminos, y él es un hombre para desempeñar su papel maravillosamente allí y ceder fácilmente a todas las tonterías que uno piensa en contarle. Tengo a los actores, tengo la ropa lista; déjame hacerlo.

CLEONTE. Pero enséñame ...

COVIELLE. Yo te instruiré en todo. Retirámonos; aquí vuelve.


Escena XV. JOURDAIN (solo). ¿Qué demonios es esto? no tienen nada más que los grandes señores para reprocharme, y no veo nada tan hermoso como para perseguir a los grandes señores; sólo hay honor y cortesía con ellos; y ojalá me hubiera costado dos dedos de una mano y haber nacido conde o marqués.


Escena XVI. MONSIEUR JOURDAIN, UN LACAYO.

EL LACAYO. Señor, este es Monsieur le Comte, y una dama a la que lleva de la mano.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Ey ! Dios mio ! Tengo algunas órdenes que dar. Diles que vendré aquí más tarde.


Escena XVII. DORIMENE, DORANTE, LACAYO.

EL LACAYO. El señor dice que vendrá aquí en breve.

DORANTE. Esto es bueno.


Escena XVIII. DORIMENE, DORANTE.

DORIMENE. No sé, Dorante, sigo dando un paso extraño aquí, dejándome llevar por ti a una casa donde no conozco a nadie.

DORANTE. ¿Qué lugar quiere entonces, señora, que mi amor Eliges darte un capricho, ya que, para escapar del resplandor, ¿no quieres ni tu casa ni la mía?

DORIMENE. Pero no estás diciendo que cada día me comprometo insensiblemente a recibir testimonios demasiado grandes de tu pasión. Por mucho que me defienda de las cosas, cansa mi resistencia, y tiene una terquedad civilizada que me hace llegar poco a poco a lo que le place. Comenzaron las frecuentes visitas, siguieron las declaraciones, que, tras ellas, arrastraron las serenatas y obsequios que siguieron los obsequios. Me opuse a todo esto; pero no te rechazas, y paso a paso ganas mis propósitos. En cuanto a mí, ya no puedo responder de nada, y creo que al final me llevarás a la boda, de la que me he alejado tanto.

DORANTE. Mi fe, señora, ya debería estar allí: es viuda y depende sólo de usted; Soy dueño de mí mismo, y te amo más que a mi vida: ¿qué es lo que no me haces feliz hoy?

DORIMENE. Dios mio ! Dorante, se necesitan muchas cualidades de ambos lados para vivir felices juntos; ya las dos personas más razonables del mundo a menudo les resulta difícil formar una unión con la que estén satisfechas.

DORANTE. No le importa, señora, imaginar tantas dificultades allí; y el experimento que ha realizado no concluye nada para todos los demás.

DORIMENE. Siempre vuelvo a eso; Me preocupan los gastos que veo que haces por mí por dos razones: una, que incurren en más de lo que me gustaría; y la otra, que estoy seguro, sin disgustarte, que no las hagas para que no te incomodes; y no quiero eso.

DORANTE. ¡Ah! señora, estas son bagatelas; y no es así ...

DORIMENE. Sé lo que digo; y, entre otras cosas, el diamante que me obligaste a tomar tiene un precio ...

DORANTE. Ey ! Señora, por favor, no le dé tanta importancia a algo que mi amor considere indigno de usted; y sufrir ... Aquí está el dueño de la casa.

Escena XIX. JOURDAIN, DORIMÈNE, DORANTE.

JOURDAIN (después de haber hecho dos reverencias por estar demasiado cerca de Dorimene). Un poco más lejos, señora.

DORIMENE. ¿Cómo? 'O' ¿Qué?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Un paso, por favor.

DORIMENE. Qué ?

JOURDAIN DE MONSIEUR. Retroceda un poco, por el tercero.

DORANTE. Señora, Monsieur Jourdain conoce su mundo.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señora, es una gran gloria para mí verme lo suficientemente afortunado de ser tan feliz, de tener la felicidad de que haya tenido la amabilidad de concederme la gracia, de hacerme el honor de honrarme. El favor de su presencia. ; y si yo también tuviera el mérito, de merecer un mérito como el tuyo, y el Cielo ... envidioso de mi bien ... me hubiera concedido ... la ventaja de verme digno ... de ...

DORANTE. Monsieur Jourdain, ya es suficiente. A la señora no le gustan los grandes cumplidos y sabe que eres un hombre inteligente. (Bas, a Dorimene.) Es un buen burgués bastante ridículo, como puede ver, en todos sus caminos.

DORIMENE (bajo, a Dorante). No es difícil darse cuenta de esto.

DORANTE. Señora, este es el mejor de mis amigos.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Es demasiado aficionado lo que me estás haciendo.

DORANTE. Todo un hombre valiente.

DORIMENE. Le tengo un gran respeto.

JOURDAIN DE MONSIEUR. No he hecho nada todavía, señora, para merecer esta gracia.

DORANTE (en voz baja, al señor Jourdain). Cuídate, al menos, de no contarle sobre el diamante que le diste.

JOURDAIN (bajo, a Dorante). ¿No puedo preguntarle cómo lo encuentra?

DORANTE (en voz baja, al señor Jourdain). ¿Cómo? 'O' ¿Qué? ¡cuidado con eso! eso sería feo para ti; y, para actuar como un hombre valiente, debes actuar como si no fueras tú quien le hubiera dado este regalo. (En voz alta.) El señor Jourdain, señora, dice que está encantado de verla en su casa.

DORIMENE. Me honra mucho.

JOURDAIN (bajo, a Dorante). ¡Cuánto le estoy obligado, señor, a hablarle así por mí!

DORANTE (en voz baja, al señor Jourdain). Pasé un tiempo terrible al traerla aquí.

JOURDAIN (bajo, a Dorante). No sé qué gracias a ti por ello.

DORANTE. Dice, señora, que la encuentra a la persona más hermosa del mundo.

DORIMENE. Es la gracia que me da.

JOURDAIN DE MONSIEUR. Señora, es usted quien está haciendo las gracias;

DORANTE. Considere comer.


Escena XX. MONSIEUR JOURDAIN, DORIMÈNE, DORANTE, UN LACAYO.

LACAYO(a Monsieur Jourdain). Todo está listo, señor.

DORANTE. Así que vamos a sentarnos y traer a los músicos.

Escena XXI. ENTRADA AL BALLET. Seis cocineros, que han preparado el banquete, bailan juntos y hacen el tercer interludio, tras lo cual traen una mesa cubierta con varios platos.