El caballo y la mula

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fábulas argentinas
El caballo y la mula
 de Godofredo Daireaux


Una mula, liviana, nerviosa, ágil y de pie firme, había atravesado sin mayor dificultad un pantano muy pegajoso.

Un caballo percherón, muy pesado, que andaba con ella, también hubiera querido pasar, pero tenía miedo de quedarse empantanado, y estaba en la orilla consultando con la mula.

La mula, criolla vieja, no quería comprometer opinión y se contentaba con decirle:

-Si no puedes, no te metas.

-Pero, ¿podré, amiga? -preguntaba el caballo.

-¿Quién sabe? -contestaba la mula.

Hasta que el caballo pensó que, fuerte como era, de cualquier modo pasaría; y se metió.

Pero después de algunos pasos vio que por su peso entraba en el barro hasta el encuentro, y en vez de moverse ligero y de chapalear para salir, vaciló, se dejó estar, y se atascó del todo.

Y la mula le decía:

-Ya que te metiste, no te hubieras parado.

O no meterse, o tirar fuerte.