El capítulo de las reinas, o quya

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Nueva corónica y buen gobierno
Capítulo 7: El capítulo de las reinas, o quya de Guamán Poma de Ayala


LA PRIMERA COIA [reina]: Primera historia y comienso de las señoras rreynas, coyas, mugeres de los rreys Yngas, que fue la primera llamada Mama Uaco:

Fue muy hermosa y morena de todo el cuerpo y de buen talle. Dizen que fue gran hechizera, según cuentan su uida y historia, que hablaua con los demonios. Esta dicha señora hacía hablar a las piedras y peñas, ýdulos guacas. Desta señora comensaron a salir rreys Yngas. Y dizen que ella no le fue conocida su padre ni de su hijo Mango Capac Ynga, cino que dixo que era hija del sol y de la luna y se casó con su hijo primero, Mango Capac Ynga. Para se casar, dizen que pedió a su padre al sol dote y le dio dote y se casaron madre y hijo.

Y la dicha Mama Uaco, coya, tenía su bestido de rrosado y tenía sus topos [prendedor] muy grandes de plata. Y que murió en el Cuzco de edad de duzientos años en tienpo de su hijo, Cinche Roca Ynga.

Y tubo ynfantes, hijos Ynca Yupanqui, Pachacuti Ynga y Chinbo Urma. Y tubo su marido otros uastardos auquiconas [príncipes] y nustaconas [princesas].

Y esta señora dejó la ley del demonio muy entablado a todos sus hijos y nietos y desendientes. Pero fue muy amiga de los caualleros y demás gentes. Gouernaua más que su marido Mango Capac Ynga; toda la ciudad del Cuzco co (?) le obedecieron y rrespetaron en toda su uida, porque hazía milagros de los demonios nunca uista de hombres. Hablaua como ci fuera persona con las peñas y piedras. Con ello acabó su uida esta señora Mama Uaco.

Pero fue muy hermocícima muger y de mucho sauer y hazía mucho bien a los pobres en la ciudad.

LA SEGVNDA COIA [reina], Chinbo Urma, coya: Era muy hermosa y morena como la primera casta de su madre. Y fue delgada, amiga de tener rramelletes y flores, ynquilcona, en las manos y de tener un jardín de flores. Y fue pacible con todos sus bazallos. Y tenía su lliclla [manta] de color amarilla y lo del medio azul escuro y el acxo [falda] de encarnado de Maras y su chunbe [faja de cintura] de uerde muy entonada.

Fue cazado con Cinche Roca Ynga. Con alegre cara gouernaua a sus bazallos y le rregalaua y muy querida de su marido. Y tenía la ley de su madre y fue selosa. Y murió de ochenta años en el Cuzco.

Y dejó ynfantes hijos Lloqui Yupanqui Ynga, Mama Cora Ocllo y Capac Uari Titu Ynga y Topa Amaro Ynga. Y tubo otros muy muchos uastardos auquiconas [príncipes] y nustaconas [princesas] el dicho su marido Cinche Roca Ynga.

Esta señora fue muy rrica. Dejó toda su hazienda al sol y a la luna. Repartió a sus hijos rrepartido en el testamento que dejó, cunacuspa alli ciminguan uanorca coya [la reina murió, aconsejando con buenas palabras].

En su tienpo de su marido y de ella, nació Nuestro Señor Jesucristo y murió y rresucitó y subió a los cielos. Y fue enbiado el Espíritu Santo a los sanctos apóstoles y se rrepartió a todo el mundo los apóstoles. Y ací bino San Bartolomé a este rreyno de las Yndias en este tienpo de Chinbo Urma.

LA TERZERA COIA [reina], Mama Cora Ocllo, coya: Fue muy ermosa, no tanto como su agüela. Tenía una llicla [manta] de morado y lo del medio naranjado y su acsu [falda] uerde y su chunbe [faja de cintura] de colorado. Y fue un poco alto de cuerpo. Y fue miserable, auariento y muger enperada. Y no comía caci nada y beuía mucha chicha y de pocas cosas lloraua. Y fue muger de Lloque Yupanqui Ynga.

Y de puro mízero no staua bien con sus bazallos. Y de ello no le hazía tanto caso los señores y prencipales grandes. De toda la rrequiesas y comidas mandaua enserrar en el depócito; allí se podría y se acauaua.

Como era tan triste de corasón y de condición, no quería tener donzellas ni quería rregalarse. Comía mays crudo y ciclla yuyo [yerba de comer]. Y dezía “¡Llacuaricosun, nustacona!” [“¡Princesas, vamos a relamernos!”].

Y ací tubo ynfantes hijos Mayta Capac Ynga, Cuci Chinbo Mama Yachi Urma. Con ello tubo otros ynfantes y enfantas hijos, los quales sus ermanos ellos lo mataron por quedarse en el rreyno solo su marido. Y por mandado de su marido y con la cólera, esta señora hazía muy grandes daños.

Y murió en el Cuzco caci junto con su hijo de [e]dad de ciento y ueynte años. Y tubo su marido otros uastardos hijos, auquicona [príncipes], hijas uastardas, nustacona [princesas]. Y ancí acabó su uida muy mal esta dicha señora.

LA CVARTA COIA [reina], Chinbo Mama Yachi Urma, coya: Fue algo fea y morena. Tenía ojos blancos, pero del cuerpo fue muy damada y bizarra, muger onrrada, amiga de salir a la becita de otras señoras prencipales y conuersar con ellas y holgarse con múcicas y merendar. Dezía: “¡Llacuaricosun, nustacona!” [“¡Princesas, vamos a relamernos!”]. Y tenía su lliclla [manta] de naranjado y del medio en canpo de colorado de tocapo [vestido de lauores preciosos] y su acxo [falda] de azul escuro.

Y fue muger de Mayta Capac Ynga. Esta muger dizen que cienpre hurtaua hazienda de su marido para dar a las dichas biejas y biejos y a los pobres, más seruía a los pobres que no a los caualleros.

Y tenía ynfantis hijos Chinbo Ucllo Mama Caua y Cuci Chinbo Mama Micay, Capac Yupanqui Ynga, Apo Maytac Ynga, Bilcac Ynga. Y tubo el dicho su marido Mayta Capac Ynga muy muchos hijos bastardos, auquiconas [príncipes], y nustaconas [princesas].

Esta dicha señora murió en el Cuzco de edad de quarenta y cinco años. Y dejó en su testamento todo por eredera a su madre, Mama Cora Ocllo. Y ací se acabó su uida esta señora coya.

LA QVINTA COIA [reina], Chinbo Mama Caua: Fue primer cazado con Capac Yupanque. Esta señora fue muy hermosa y pacible y humilde de corasón. Después de auerse casado le dio mal de corasón que cada día dizen que le daua tres ueses y gritaua y daua bozes y arremetía a la gente y mordía y se rrasgaua la cara y arancaua sus cauellos. Con esta enfermedad quedó muy fea y no podía gouernar la tierra.

Y ancí dizen que el dicho su marido Yn[ca] Capac Yupanque pedió otra señora y muger al sol su padre para se casar y hazer uida y gouernar su rreyno. Y ací dizen que mandó su padre el sol que se casase con otra su ermana menor, Cuci Chinbo Mama Micay.

Y ancí dizen que parió esta dicha señora del mal de corasón que le auía dado. Se la comió un hijo y se murió. Y duró su uida pocos años con su enfermedad y fue muy pobre.

Y ací se acabó esta señora y no dejó testamento ni hizo cunacusca [distribución] de cosa alguna. Y ancí después rreynó su ermanana [sic] menor Cuci Chinbo Mama Micay, coya.

Y grandeció su rreyno y fue muy estimado en todo el rreyno y fue muy obedecida y honrrada esta dicha señora, coya, segunda muger del dicho Ynga en este rreyno.

LA SESTA COIA [reina], Cuci Chinbo Mama Micay, coya: Fue muy hermosa y blanca y del cuerpo fue muy damada y bizarra muger. Tenía su lliclla [manta] de Parauay Suyo y su acxo [falda] de Cuzco, chunbe [faja de cintura] y la beta mayor de auajo blanco y su chunbe de uerde, alegre de cara y rregocijada y amiga de cantar y múcica y tocar tanbor, hazer fiestas y uanquetes y tener rramilletes en las manos, gran señora y gouernadora y hazía mercedes.

Y fue cazado con Ynga Roca y por esta señora fue rrespetado grandemente su marido por los señores grandes deste rreyno desde su juridición.

Y tubo ynfantes hijos Ypa Uaco Mama Machi, coya, Yauar Uacac Ynga, Apo Camac Ynga, Maytac Ynga. Y tubo otros uastardos hijos, auquiconas [príncipes], nustaconas [princesas] el dicho su marido Ynga Roca.

Y murió de edad de ciento y ueynte años. Y dejó mucha rrequiesa; rrepartió en tres partes en el testamento: lo primera para el sol, lo segundo para la luna, lo tersero para sus hijos. Que ací lo auía hecho y ací lo cuentan los dichos biejos que lo supieron.

Y hizo muy grandes bestidos y rropa y de cunbe [tejido fino] y de auasca [corriente] y rrequiesas y bajil[l]as de oro y plata y de todo lo demás rrequiesas que tenía.

LA SÉTIMA COIA [reina], Ypa Uaco Mama Machi, coya: Tenía su lliclla [manta] de azul claro y lo del medio escuro y su acxo [falda] de uerde y su chunbe [faja de cintura] de colorado. Fea, de narises larga y el rrostro largo y del talle flaca y seca, larga. Fue amiga de criar paxaritos, papagayos y guacamayas, y micos y monos y otros pájaros que cantan y palomitas del canpo. Y fue gran limosnera que acudía a los pobres. Bolbía mucho por los hombres y quería mal a las mugeres.

Y fue cazado con Yauar Uacac Ynga. Y tubo ynfantes hijos Mama Yunto Cayan, coya. Y tubo otras dos hijas, uiza [gemelos], que se murieron, Uira Cocha Ynga, Apo Maytac Ynga, Bilcac Ynga. Y tubo otros hijos uastardos, auquiconas [príncipes], y nustaconas [princesas], hijos de su marido Yauar Uacac Ynga.

Y se murió en el Cuzco esta dicha señora de edad de ochenta y quatro años. Y dejó toda su hazienda, dos partes: el uno para ella y mandó que de ello le den de comer en cada año. Y la otra mitad dejó para su madre. Y ancí se acabó esta dicha señora su uida. Y tenía la ley de su madre.

Y tenía toda la rrequiesa; sólo dejó a sus hijos y criados quando se murió. Y dejó al sol en su testamento por eredero de todo sus bienes que auía.

LA OTAVA COIA [reina], Mama Yunto Cayan, coya: Fue muy triste de corasón y bizarra muger de cuerpo y muy humilde. De tan humilde no se metía en fiestas ni taquies y danzas ni era amiga de criadas cino pocas. Muy amiga de criar enanitas y corcobadillas y a nustas [princesa]. Y tenía su lliclla [manta] de naranjado y lo del medio blanco o tocapo [vestido de lauores preciosas] con sus cuychis [joya] y tenía su acxo [falda] de morado y la lista de auajo todo de tocapo.

Y esta señora de pocas cosas lloraua, apretada de corasón y fue miserable. Y comía muchos manjares y más comía coca por uicio; dormiendo tenía en la boca. Fue amiga de rrequiesas de oro y plata.

Y fue cazado con Uira Cocha Ynga. Y tubo ynfantes hijos Ynga Yupanqui, Urcon Ynga, Apo Maytac Ynga, Bilcac Guaman Ynga, Mama Ana Uarque, coya, y Curi Urma y Quispi Quipi y Cuci Ynquillay, los quales murieron estas dichas hijas. Sola quedó Mama Ana Uarque.

Y esta dicha señora Mama Yunto Cayan murió en el Cuzco de edad de cincuenta y ocho años. Y dejó su hazienda a las dichas enanas y corcobadillas porque tenía boluntad y amor. Y se acabó su uida esta señora.

LA NOVENA COIA [reina], Mama Ana Uarque, coya: Tenía su cara rredonda y hermosa y los ojos chicas y la boca chica, blanquilla, muy damada las manos y pies, de quatro puntos. Aunque fuese enojada o rreyendo se daua golpes al pecho, deziendo “Uálgame, Ticze Uira Cocha Runa Camac! [Señor fundamental, creador de la gente].” Y ací dizen que cuando dezía estas palabras, cayýan la gente al suelo.

Y tenía su lliclla [manta] de rrosado y lo del medio blanco y su acxo [falda] de uerde y lo de auajo billpinto y su chunbe [faja de cintura] de colorado. Dizen questa señora obedecía muy mucho a su marido. Cuando se enojaua dizen que ponía la cauesa al suelo hasta que le llamaua su marido.

Y fue casado con Pachacuti Ynga Yupanqui. Y tubo ynfantes hijos Ynca Maytac, Topa Ynga Yupanque y Tupa Amaro Ynga, Mama Ocllo, coya, Ynga Urcon, Apo Camasca Ynga. En tienpo desta señora y de su marido ubo muy grandes castigos y hambre y sed y pistelencia que enbió Dios y ací se llamó su marido Pachacuti Ynga.

Y en este tienpo se hizo los yngas auquiconas, hijos uastardos dos partes; Hanan Cuzco, Lurin Cuzco yngas. Y tubo hijos y hijas uastardos auquicona, nustacona de su marido. Y murió en el Cuzco de edad de ochenta años esta señora. Y dejó su hazienda a su marido.

LA DÉZIMA COIA [reina], Mama Ocllo, coya: Fue muger muy espantable y hermosa y rredonda de cuerpo y baxita y tenía una carita pequeñita, alegre de corasón y pacible y muy gran selosa de su marido y amiga de hazienda. Y tenía su lliclla [manta] de amarillo del medio y los lados de oque chunbi suyo [listón de la faja] y su acxo [falda] de canpo azul escuro con betas de Lari.

Y esta señora cienpre tenía por camarera y donzella a yndias biejas de ochenta años y por lacayo tenía biejos y en toda su casa que llaman mamaconas [señoras] y pachacas [criado], todo era conuersar y comer y ueuer con ellas.

Y fue casado con Topa Ynga Yupanqui. Y tubo ynfantes hijos Uiza Topa Ynga, Topa Ynga Yupanqui y Raua Ocllo, Mama Uaco, Curi Ocllo, Ana Uarque. Murieron los tres uírgenes y donzellas. Amaro Ynga, Otorongo Achachi Ynga, Tunpa Guallpa Guallpa [sic] Ynga, de todos estos dichos el más menor se alsó por rrey Ynga Guayna Capac Ynga. Y tubo muchos hijos uastardos auquiconas [príncipes] y nustas [princesa].

Y su marido dexó hordenansas y gouierno y mojonó y murió su marido de puro uiejo. Dizen que tubo ciento y cinqüenta hijos uastardos su marido. Y fue muy rrica muger; tenía muchas baxillas. Y murió en el Cuzco de edad de ciento y quinze años. Dexó su hazienda para pobres biejos y biejas; se lo rrepartió.

LA ONZENA COIA [reina], Raua Ocllo, coya: Era muy hermosa y de buen talle y de mucha cauellera y de buen cuerpo y muy hermosa, como dicho es. Fue descreta y de mucha caridad con los pobres y a los yndios les hazía mucha merced. Tenía grandes rrequiesas, haziendas y chacaras [sementera] y casas y ganados y mucha criada y baxillas de oro y plata.

Y trayýa lacayos a la guardas y en co[n]pañía trayýa señores grandes y principales y caualleros y trayýa muy muchas donzellas y gran gouernadora y mandaua hazer muy muchas fiestas. Y en los meses de los años los señores les traýa muy grandes presentes de las prouincias destos rreynos.

Y tenía esta dicha señora su lliclla [manta] de azul y lo del medio de naranjado y su acxo [falda] de morado y su chunbe [faja de cintura] de colorado. Muy amiga de trauajar cada día, daua de comer a ducientos pobres, a unas, a otros, y por otra parte daua de comer a los señores y principales, a quinientos hombres deste rreyno.

Y tenía mil yndios rregocijadores: unos dansauan, otros baylaua, otros cantauan con tanbores y múcicas, flautas y pingollos [flauta de Pan], y tenía cantoras, haraui, en su casa y fuera de ella para oýr las dichas múcicas que hacían haraui [canción de amor] en Uaca Punco y el pingollo en Pincollona Pata, en Cantoc y en Uiroy Pata, Cinga Urco.

Y tubo ynfan[tes] hijos Tupa Cuci Gualpa Uascar Ynga y Chuqui Llanto y tubo muy muchos hijos uastardos Atagualpa Ynga, Mango Ynga, Yllescas Ynga, Ynga Paullo Topa y otros. Murió con las birgüelas y saranpión. Dizen que tubo su marido quinientos hijos y hijas. Y se murió esta señora en Tumi [Pampa], caci junto con su marido. De edad de nouenta años se acabó esta señora.

LA DOZENA COIA [reina], Chuqui Llanto, coya: Dizen que fue muy muchas ueses hermosa y blanquilla, que no tenía ninguna dacha en el cuerpo. Y en el pareser y muy alegre y cantora, amiga de criar paxaritos. Y no tenía cosa suya, aunque su marido era auariento; de puro auariento comía media noche y por la mañana manecía con la coca en la boca.

Y tenía su lliclla [manta] de azul claro y lo del medio uerde escuro y su acxo [falda] de uerde y lo del auajo de tocapu [paño de labor texido] . De puro buena y alegra le contentaua a su marido, aunque era enperrado y ací duró pocos años.

Primero murió su marido Guascar Ynga. Se cubrió todo de luto. Y se murió en Yucay en tienpo de la conquista de los cristianos. Y no se escriue de su hijo ni hija ni lo auía lexítimo ni uastardo.

Y ací en este rrey y rreyna, Ynga, coya, se acauaron los rreys, capac apo Yngas. Y murió de edad de cincuenta y nueue años. Se acabó la uida triste desta señora.

Questas señoras grandes le llamauan las rreynas, coya; y las pre[n]sesas, nusta; las señoras, palla ; y las otras señoras: capac uarmi [sñora poderpsa], rreyna; curaca uarmi [la mujer del kuraka], señora; mamacona [señoras], madres; las niñas, nustaconas [princesas], palla. A los Colla Suyos, capac omi [mujer principal]; Conde Suyos, mallco guarmi [señora de la autoridad étnica], cuca mallque guarmi [señora a cargo de un cocal]; estas dichas son señoras grandes. Y las menoras: allicac guarmi [esposas de señores ascendidos], curaca guarmi, guacha guarmi [mujer necesitada]. Estas son las mugeres prencipales y grandes señoras de callidad deste rreyno. Guaccha guarmi son de los comunes yndios particulares deste rreyno.

Y otras mugeres prencipales de las mugeres de los mandones y camachicos y de hombres rricos deste rreyno.

PRÓLOGO a los letores mugeres, coya [reina], capac uarmi [poderosa], curaca uarmi [la mujer del kuraka], allicac uarmi [esposas de señores ascendidos], uaccha uarmi [mujer necesitada]:

Nos espantéys, mugeres. El primer pecado que acometió fue muger. La Eua pecó con la mansana, quebró el mandamiento de Dios. Y ací el primer ydúlatra comensastes, muger, y ciruistes a los demonios.

Todo ello es cosa de burla y mentira. Deja todo y tene deboción a la Sanctícima Trinidad, Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Sancto, un solo Dios, y a su Madre de Dios, Santa María cienpre Uirgen. Que ella os faboreserá y rrogará por bosotras del cielo para que gozemos y nos ajuntemos en el cielo y en este mundo, para que no nos tiente Satanás.

Armaos con la crus y rreza el Padrenuestro y el Auemaría y acordándoos de la pación de Nuestro Señor Jesucristo, digamos el Credo, para que seamos con la Santícima Trinidad y con Jesucristo y con su Madre Santa María y con sus sanctos y santas ángeles de la corte del cielo.

Para esto armémonos con la señal de la sancta crus. De nuestros enemigos líbranos, señor, de todo mal del mundo, de la carne y del demonio.