El capítulo de los ídolos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Nueva corónica y buen gobierno
Capítulo 12: El capítulo de los ídolos de Guamán Poma de Ayala


ÍDOLOS, VACAS DEL INGA y de los demás deste rreyno que fue en tienpo del Ynga. Es como se sigue:

Lo primero, de cómo Topa Ynga Yupanqui hablaua con las uacas y piedras y demonios y sauía por suerte de ellos lo pasado y lo uenedero de ellos y de todo el mundo y de cómo auían de uenir españoles a gouernar y ací por ello el Ynga se llamó Uira Cocha Ynga [el Inka poderoso].

Pero lo demás de cosa de Dios no le enseñó a sauer, aunque dizen que decían que abía otro señor muy grande más que ellos. Eran diablos y ací decían zupay [espíritu malo], que por tal le conocían por supay, y ancí de ellos sauían todo lo que pasaua en Chile, en Quito. De preguntar a estos supayconas [espíritus malos] tenía oficio los hicheseros pontífises llamados cunti uiza, ualla uiza.

Y ací hablaua con ellos Topa Ynga Yupanqui y quiso hazer otro tanto Guayna Capac Ynga. Y no quicieron hablar ni rresponder en cosa alguna. Y mandó matar y consumir a todas las uacas [divinidades de nivel local] menores; saluáronse los mayores. Dizen que Paria Caca rrespondió que ya no abía lugar de hablar ni gouernar porque los hombres que llaman Uira Cocha [los poderosos] abían de gouernar y traer un señor muy grande en su tienpo o después cin falta. Esto le rrespondió las dichas uacas ýdolos al Ynga Guayna Capac Ynga; de ello fue muy triste a Tomi.

Que los Yngas tienen tierra señalado en todo este rreyno para sacrificios llamado usno [construcción ceremonial], que es para sacrificar cienpre capac ocha [afrenta al Inka, sacrificios humanos] al sol y a las uacas, uaca caray [dar de comer a la waqa], al caminar apachita [adoratorio]. Es la ley y sacrificio de los Yngas.

De cómo el Ynga sacrificaua a su padre el sol con oro y plata y con niños y niñas de dies años que no tubiesen señal ni mancha ni lunar y fuesen hermosos. Y para ello hazía juntar quinientos niños de todo el rreyno y sacrificaua en el tenplo de Curi Cancha, que todas las paredes alto y bajo estaua uarnecida de oro finícimo y en lo alto del techo estaua

ÍDOLO[S] I VACAS de los Chinchay Suyo que tenían los prencipales del Uarco, Pacha Camac, Aysa Uilca:

Sacrificauan con criaturas de cinco años y con colores y algodones y tupa coca y fruta y chicha. Y los yndios Yauyos al ýdolo de Paria Caca sacrificauan con chicha y mollo [concha] y uaccri zanco [pan remojado en sangre] y comidas y conejos.

Los yndios Uancas, Xauxa, Hanan Uanca, Lurin Uanca sacrificauan con perros porque ellos comían perros y ací sacrificauan con ello y con coca y comidas y sangre de perro y mollo. Y ací dizen que dezía: “Señor guaca Caruancho Uallullo, no te espantes quando digere ‘uac’ [ladrado] que ya saues que son nuestros ganados.” Y ací hasta oy día les llaman Guanca, alco micoc [Wanka, come-perros]. Y algunos por no quebrantar la ley que tienen comen todauía a los perros y se le deue castigar por ello.

Aymarays sacrificauan Quichi Calla con plata y oro y con cinco niños y carneros pacos [alpaca] y agí, lana de colores en cada año.

Y los demás yndios Chinchay Cochas, Tarmas, Yauyos, Guanoco, Guaylas, Chachapoya, Cañari, Cayanpi, Quito, Angarays, Tanquiua, Sora, Lucana, Andamarca, Parinacocha, Quichiua sacrificauan cada uno en sus uacas ýdolos que son muy muchos, que por prolixidad no lo pongo. Que a cada destos sacrificauan con criaturas y con oro y plata y rropa, comida y uaxillas de lo que hallauan en todo Chinchay Suyo sus sacrificios.

ÍDOLO[S] I VACAS de los Andi Suyos:

Sacrificauan los yndios questauan fuera de la montaña llamado Haua Anti; adorauan al ticre, otorongo . Dizen que le enseñó el Ynga que él mismo se auía tornado otorongo y ancí le dio esta ley y sacrificauan con sebo quemado de colebra y mays y coca y pluma de páxaros de los Andes; los queman y adoran con ella a los otorongos.

Acimismo adoran los árbores de la coca que comen ellos y ací les llaman coca mama [la coca ceremonial] y lo bezen; luego lo mete en la boca.

Sacrificauan [los] Ande Suyo al serro y uaca ýdolos de Saua Ciray, Pitu Ciray con dos niños y conejos blancos y coca y mullo [caracol] y plumas y zanco, sancre de carnero. Otro tanto hazían con otros muchos ýdolos y uacas que auía, que por prulixidad no la pongo.

Y de los de la montaña no tienen ýdolos nenguno, cino que adoran al tigre, otorongo y al amaro, culebra, cierpiente. Con temoredad adoran que no porque sea uaca ýdolo, cino porque son ferós animales que come gente, que piensa que con adorar que no le comerá y no le llaman otorongo con el miedo, cino achachi, yaya [abuelo, antepasado] ; al amaro le llaman capac apo amaro [el señor poderoso serpiente]. Y ací el Ynga quizo llamarse Otorongo Achachi Ynga, Amaro Ynga [el Inka jaguar, el Inka serpiente].

ÍDOLOS I VACAS de los Colla Suyos, Hatun Colla, Puquina Colla, Uro Colla, Cana, Pacaxi, Poma Canchi, Quispi Llacta, Calla Ualla, Charca, Chui, hasta Chiriuana, todo la prouincia de Colla Suyo.

Collas sacrificauan Puquina Urco, Cala Circa, Suri Urco; sacrificauan con carneros negros y sestos de coca y con dies niños de un año y conejos y mullo [concha] y pluma de suri [avestruz]; quemándolo, saumauan a las dichas uacas ýdolos y sacrificios,

Puquina Colla, Uro Colla sacrificauan con carneros blancos de cuyro [llama blanca] y baxilla de barro y mucha chicha de canaua [gramínea de altura] y moraya [ch'uñu blanco] y mollo, comidas y pescado fresco y seco. Echauan a la laguna de Poquina y lo consumían. A la uaca de Titi Caca sacrificauan con mucho oro y plata y bestidos y con beynte niños de dos años.

Los Poma Canches sacrificauan al serro de Canchi Circa con oro y plata y otras mundicias, quemándolos y enterrándolo con un niño y niña de doze años. Los sacrificauan acimismo en otras uacas ýdolos que ay muchas que por prolixidad no lo escribo. Lo mochauan [adoraban] y sacrificauan cada pueblo y cada prouincia en cada año, como estaua ordenado por los Yngas a sacrificar a los ýdolos y uacas.

Y de todo ello les dauan cuenta y rrelación al dicho Ynga y lo hacían estos dichos sacrificios en presencia de los corregidores tocricoc y de los jueses michoc yngas. Éstos enbiaua por la posta y chasque [postillón] a la cauesa deste rreyno abisar de lo que pasa del sacrificio.

ÍDOLOS I VACAS de los Conde Suyos, Ariquipa Conde, Huncullpi y Collaua Conde, Cuzco Conde, Uayna Cota, Toro, Achanbi, Poma Tanbo, Conde Suyos:

Que cada uno tubieron sus dioses ýdolos y uacas puesto de los Yngas para el sacrificio; que como sacrificauan la uaca ýdolo de Coropona Urco, con oro y plata y con niños de doze años y plumas de pariuana [flamenco] y de uachiua [ganso] y coca y mullo [caracol] y sanco [sangre del carnero] y carne cruda y sangre cruda, con ella haziendo sanco. Y a esto les llamauan yauar zanco y con ello le sacrificaua cada pueblo sus ýdolos y uacas que son muchas, que no la pongo por ser prolixidad. Que cada pueblo tenían sus sa[c]rificios señalado por el Ynga y ací el Ynga les dio ley y sacrificio en todas las uacas deste rreyno con yauar zanco y que comiesen dello sangre cruda, carne cruda. Y ací por lo acostubrado y ley la que tenían los yndios comen hasta oy sangre cruda y carne cruda, dixno de castigo.

Acimismo en todo el rreyno tenía puesto el Ynga que la Mar de Sur fuese adorado y sacrificado y ací les llamauan Mama Cocha [la madre mar]; mama quiere dezir madre, cocha, la mar. Y ací lo más adorauan los Yungas y tenían sus ýdolos jununto [sic] a la mar y los uachimis, pescadores, adoran.

CAPÍTVLO DE LOS COMVN HICHEZEROS: Los común hechezeros que uzauan en este rreyno y los ay agora. De ellos es como se sigue:

El primero, hichezeros muy malos que uzan de darse uenenos y ponsoñas para matar, que ellos les llaman hichezero, hanpicoc. Y con ello le mata, unos mueren presto, otros tarde. Y se seca un año y se pone como un palo y se muere. Primero sólo el Ynga tenía y no tenía otro ninguno. Y los yndios que tenía desta ponsoña luego les mandaua matar. Tirando con piedras lo mataua a toda su generación, que no quedaua uno ni ninguno, cino fuese niño de teta.

Cómo los yndios hichezeros hacían tinquichi [hacer juntar]. Ajuntan al hombre con la muger para que se enamoren y haga gastar al hombre. Dizen que queman en una olla nueua llamado ari manca el sebo con mundicias con mucho fuego. Dallí dizen que les llama el dicho hechizero al demonio y lo haze por suerte y obra del demonio el hichesero.

Cómo descasan y le desenamoran a los cazados o solteros, lo propio como arriua dicho. Los dichos hichezeros aproeuan y hablan con los del ynfierno.

Cómo se echan maldiciones a unos y a otros, haziendo serimonias. Dizen que soplan con mays molido y senisa y con sus cauellos del quien le quiere mal. Para ello dizen que procura hurtársela y se la quema y sopla.

Cómo para saluarse de las manos de la justicia el ladrón o matador o el hichesero a los dichos contrarios le sopla con el dicho polbo de mays que llaman uayrap zaran y güeso de defuntos. Lo soplan y dizen que uan soplando a la justicia y al contrario con ella,

Cómo los yndios tienen custumbre, cuando les hurtan o le toman quatro masorcas de mays o papas de las chacaras [sementera], toman las hojas y lo atan en palos.

ABOCIONES

Los dichos abocioneros, agüeros que sustener los yndios antigos de los Yngas y en este tienpo lo tienen desto de atitapya tapyauanmi [La mala fortuna me ha maldecido], acoyraqui [infortunio], tiyoyraqui [calamidad].

Quando le paresen o se les entran en sus casas las culebras y cantar de lechuzas y muchuelos, morciégalos que los llaman tuco, chucic, pacpac, pecpe, chicollom, cayaycuuan. Taparanco yaycuuan. Uro nina, ayacta ayzaycuuan. Ychapas maycan uanoson. Atocmi zupayta ayzan uarmitam ychapas carita. [El buho, la lechuza, el paq paq, p'iqpi, chiqallu (especies de buhos) me han llamado. Una mariposa nocturna ha entrado dentro de mí. Los fuegos fatuos me han arrastrado el cadáver. ¿Quizá cuándo vamos a morir? Por cierto, el zorro ha arrastrado al demonio, a una mujer o quizás a un hombre.]

Oyendo bramar sorras o algún animal, los yndios agüeros dizen que sale y anda cauesas de los bibos o sus brasos o piernas o sus tripas de los hombres o de las mugeres. Dezían que estos tales yndios auían de murir o partir cada uno de la tierra o de sus mugeres o de sus maridos o los hijos de sus madres y padres. O que an de morir, ahorgarse en rríos o despeñarse o quemarse en el fuego o que se abía de ahorcarse por sus manos, como lo hazen en este tienpo que se ahorcan estando muy borracho los Changas y lo lleuan todos los demonios y Satanás a su casa, al ynfierno.

Y tienen otro agüero y abuciones atitapya [mala fortuna], acoyraqui [calamidad]. Entrando la lechuza o morciégalo o maripoza o culebra dentro de su casa o nazer hongo dentro de la caza, de auer mucha pulga, dizen “Carcouanchicmi uanozunmi tucusunmi.” [“Nos expulsan, moriremos, vamos a acabarnos.”] Dizen que an de acauar de morir todos, por ello se les entra. Con este dicho abución creyendo gasta y lo come todo quanto tiene y cada día está borracho cin acordarse de Dios y de la Uirgen María y de sus santos.

Abocioneros creen en los sueños los yndios del tienpo del Ynga y deste tienpo. Quando sueñan uru nina, dizen que a de caer enfermo. Y quando sueñan ande chicollo [un pájaro] y uaychau [papagayo] y de chiuaco [tordo], dizen que a de rriñir. Quando sueñan Acuyraqui mayuta chacata chinpani, ynti quilla uanun [Infortunio, me ha acercado a un río, a un puente. El sol, la luna han muerto, eclipse], dizen que a de murir su padre o su madre.

Quando sueña Quiroymi lloccin [Me ha salido un diente], que a de murir su padre o su ermano; Llamata nacani [He sacrificado una llama], lo propio. Quando sueña Rutuscam canique [Me cortaron el cabello], a de ser biuda; Moscospa yana pachauan pampascam cani, callanpatam riconi, zapallotam paquini moscuypi. [Soñando que estoy enterrado con una mortaja negra, que he visto un hongo, que he roto un zapallo en mis sueños.] En estos (?)

PROCICIÓN

Prociciones que hazían los Yngas y ayunos y penetencias a los sacrificios:

Un mes no comían ningún manxar ni prouaua sal; comía maý[s] crudo blanco con yuyos [planta acuática] que le llaman ciclla [yerua de comer] . Eso comía dos ueses al día; almozaua y senaua y no se rreyýa ni dormía con mugeres. Y cienpre estaua triste cin conuersación, los ojos al suelo y cubierto de luto todos los hombres y mugeres en todo el rreyno. Esta dicha penitencia lestaua puesto con penas graues, puesto la ley del Ynga.

Procición para echar enfermedades y pistelencias: Tirauan hondadas con fuego, armados como ci peleasen en la batalla. Ací lo [e]chauan de las ciudades y de las uillas y pueblos de todo el rreyno por mandado del Ynga.

Procición de tenpestades: Andauan todo cubierto de luto con uanderillas de sus armas y lansas de chunta [madera de palmera], dando critos, aollando que a los serros y peñas daua sonido.

Procición de granisos y del yelo y de rrayos que los echan con armas y tanbores y flautas y tronpetas y canpanillas, dando gritos, diziendo: “Astaya! Zuua, runa uacchachac cuncayqui cuchuscaayque. Ama ricuscayquecho.” [“¡Ay, ay! Ladrón, despojador de la gente, te cortaré la garganta. ¡Que no te vea jamás!”]

Ayunos y penetencias que hazían quaresma en el mes de la penetencia, enero, Camay Quilla [mes del descanso]: Hazían esta dicha penitencia, huntado las caras con negro, ynbijados todos hombres y mugeres con nununya [colorante] y quichimcha [hollín] sobre ello. Todos llorando y cubierto de luto, ahollando y dando gemidos y bozes y haciendo llanto y diziendo: “Quilla mama” [madre luna]. En el mes de utubre:

Uma raymi quilla Quilla coya mama. Yacuc zallayqui Unoc sallayqui Aya uya uacaylli Aya uya puypuylle Lluto puchac uamrayqui Micuymanta yacomanta Uacallasunquim. Uacallasunquim Pacha Camac Yaya, may pachapim canqui?Hanac pachapicho?Cay pachapicho?Caylla pachapicho?Yacullayquita cacharimouay Uacchayquiman, runay quiman.

[Luna de la festividad principal Luna, reina madre. Tus enamorados del agua Tus enamorados del agua Con caras de muerto, llorosos Caras de muerto, tiernos Tus niños de pecho Por la comida y la bebida Te imploramos. Te imploramos Pacha Kamaq Padre, ¿en qué sitio estás? ¿En el lugar superior? ¿En este mundo? ¿En la tierra cercana? Envíanos tu agua A tus necesitados, a tu gente.]

Y ancí an usado la ley hasta agora los muchachos de pidir agua a Dios y de ynbijarse y huntarse la cara. Es uso antigo de los ydúlatras y ancí el señor don Francisco de Toledo mandó en sus ordenansas los que se huntaren sean castigados cinqüenta asotes. Y no auido rremedio desto que los alcaldes tienen la culpa de ello,