El chivo afeitado

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El chivo afeitado
de Félix María Samaniego



«Vaya una quisicosa.
Si aciertas, Juana hermosa,
Cuál es el animal más presumido, 
Que rabia por hacerse distinguido 
Entre sus semejantes,
Te he de regalar un par de guantes. 
No es el pavón, ni el gallo,
Ni el león, ni el caballo;
Y así, no me fatigues coa demandas.» 
«¿Será tal vez... el mono?» «Cerca le andas.» 
«¿El mico?» «Que te quemas;
Pero no acertarás: no, no lo temas. 
Déjalo, no te canses el caletre.
Yo te diré cuál es: el Petimetre.» 
Este vano orgulloso
Pierde tiempo, doblones y reposo 
En hacer distinguida su figura. 
No para en los adornos su locura; 
Hace estudio de gestos y de acciones
A costa de violentas contorsiones. 
De perfumes va siempre prevenido;
No quiere oler a hombre ni en descuido. 
Que mire, marche o hable,
En todo busca hacerse remarcable. 
¿Y qué consigue? Lo que todo necio: 
Cuanto más se distingue, más desprecio. 
En la historia siguiente yo me fundo.
Un Chivo, como muchos en el mundo, 
Vano extremadamente,
Se miraba al espejo de una fuente. 
«¡Qué lástima, decía,
Que esté mi juventud y lozanía 
Por siempre disfrazada
Debajo de esta barba tan poblada!
¿Y cuándo? Cuando en todas las naciones 
No tienen ni aun bigotes los varones; 
Pues ya cuentan que son los moscovitas, 
Si barbones ayer, hoy señoritas.
¡Qué cabrunos estilos tan groseros!
A bien que estoy en tierra de barberos.» 
La historia fue en Tetuán, y todo el día 
La barberil guitarra se sentía,
El Chivo fue, guiado de su tono, 
A la tienda de un mono, 
Barberillo afamado,
Que afeitó al señorito de contado. 
Sale barbilampiño a la campaña. 
Al ver una figura tan extraña,
No hubo perro ni gato
Que no le hiciese burla al mentecato. 
Los chivos le desprecian de manera,
Que no hay más que decir. ¡Quién lo creyera! 
Un respetable macho
Dicen que rió como un muchacho.