El filósofo y el faisán

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El filósofo y el faisán
de Félix María Samaniego



Llevado de la dulce melodía
Del cántico variado y delicioso 
Que en un bosque frondoso
Las aves forman, saludando al día, 
Entró cierta mañana
Un sabio en los dominios de Diana. 
Sus pasos esparcieron el espanto 
En la agradable estancia; 
Interrúmpese el canto;
Las aves vuelan a mayor distancia; 
Todos los animales, asustados, 
Huyen delante de él precipitados, 
Y el Filósofo queda
Con un triste silencio en la arboleda. 
Marcha con cauto paso ocultamente; 
Descubre sobre un árbol eminente 
A un faisán, rodeado de su cría, 
Que con amor materno la decía: 
«Hijos míos, pues ya que en mis lecciones
Largamente os hablé de los milanos,
De los buitres y halcones,
Hoy hemos de tratar de los humanos. 
La oveja en leche y lana
Da abrigo y alimento 
Para la raza humana, 
Y en agradecimiento
A tan gran bienhechora,
La mata el hombre mismo y la devora. 
A la abeja, que labra sus panales
Artificiosamente,
La roba, come, vende sus caudales, 
Y la mata en ejércitos su gente. 
¿Qué recompensa, en suma, 
Consigue al fin el ganso miserable 
Por el precioso bien, incomparable, 
De ayudar a las ciencias con su pluma?
Le da muerte temprana el hombre ingrato, 
Y hace de su cadáver un gran plato.
Y pues que los humanos son peores 
Que milanos y azores
Y que toda perversa criatura, 
Huiréis con horror de su figura.» 
Así charló, y el hombre se presenta. 
«Ese es», grita la madre, y al instante 
La familia volante
Se desprende del árbol y se ausenta.
¡Oh cómo habló el Faisán! «Mas ¡qué dijera 
El Filósofo exclama, si supiera
Que en sus propios hermanos
La ingratitud ejercen los humanos.»