El león envejecido

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El león envejecido
de Félix María Samaniego



Al miserable estado
De una cercana muerte reducido 
Estaba ya postrado
Un viejo León, del tiempo consumido, 
Tanto más infeliz y lastimoso, 
Cuanto había vivido más dichoso.
Los que cuando valiente 
Humildes le rendían vasallaje, 
Al verlo decadente,
Acuden a tratarle con ultraje;
Que como la experiencia nos enseña, 
De árbol caído todos hacen leña. 
Cebados a portea,
Lo sitiaban sangrientos y feroces. 
El lobo le mordía,
Tirábale el caballo fuertes coces, 
Luego le daba el toro una cornada, 
Después el jabalí su dentellada.
Sufrió constantemente 
Estos insultos, pero reparando 
Que hasta el asno insolente
Iba a ultrajarle, falleció clamando:
«Esto es doble morir; no hay sufrimiento, 
Porque muero injuriado de un jumento.» 


Si en su mudable vida
Al hombre la fortuna ha derribado 
Con mísera caída
Desde donde lo había ella encumbrado 
¿Qué ventura en el mundo se promete 
Si aun de los viles llega a ser juguete?