El médico de su honra/Acto 2

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Acto 1
​El médico de su honra​ de Pedro Calderón de la Barca
Acto 2
Acto 3

Acto 2

Salen JACINTA y don ENRIQUE como a escuras



JACINTA:

          Llega con silencio.

ENRIQUE:

          Apenas
          los pies en la tierra puse.

JACINTA:

          Ésta es el jardín, y aquí
          pues de la noche te encubre
          el manto, y pues don Gutierre
          está preso, no hay que dudes
          sino que conseguirás
          victorias de amor tan dulces.

ENRIQUE:

          Si la libertad, Jacinta,
          que te prometí, presumes
          poco premio a bien tan grande,
          pide más, y no te excuses
          por cortedad. Vida y alma
          es bien que por tuyas juzgues.

JACINTA:

          Aquí mi señora siempre
          viene, y tiene por costumbre
          pasar un poco la noche.

ENRIQUE:

          Calla, calla, no pronuncies
          otra razón, porque temo
          que los vientos nos escuchen.

JACINTA:

          Ya, pues, porque tanta ausencia
          no me indicie, o no me culpe
          de este delito, no quiero
          faltar de allí.

Vase JACINTA


ENRIQUE:

          Amor, ayude
          mi intento. Estas verdes hojas
          me escondan y disimulen;
          que no seré yo el primero
          que a vuestras espaldas hurte
          rayos al sol. Acteón
          con Diana me disculpe.

Escóndese, y sale doña MENCÍA y criadas


MENCÍA:

          ¡Silvia, Jacinta, Teodora!

JACINTA:

          ¿Qué mandas?

MENCÍA:

          Que traigas luces;
          y venid todas conmigo
          a divertir pesadumbres
          de la ausencia de Gutierre,
          donde el natural presume
          vencer hermosos países
          que el arte dibuja y pule.
          ¡Teodora!

TEODORA:

          ¿Señora mía?

MENCÍA:

          Divierte con voces dulces
          esta tristeza.

TEODORA:

          Holgaréme
          que de letra y tono gustes.

Canta TEODORA y duérmese doña MENCÍA


JACINTA:

          No cantes más, que parece
          que ya el sueño al alma infunde
          sosiego y descanso; y pues
          hallaron sus inquietudes
          en él sagrado, nosotras
          no la despertemos.

TEODORA:

          Huye
          con silencio la ocasión.

JACINTA:

          (Yo lo haré, porque la busque
Aparte
          quien la deseó. ¡Oh crïadas,
          y cuántas honras ilustres
          se han perdido por vosotras!

Vanse, y sale don ENRIQUE


ENRIQUE:

          Sola se quedó. No duden
          mis sentidos tanta dicha,
          y ya que a esto me dispuse,
          pues la ventura me falta,
          tiempo y lugar me aseguren.
          ¡Hermosísima Mencía!

MENCÍA:

          ¡Válgame Dios!

Despierta



ENRIQUE:

          No te asustes.

MENCÍA:

          ¿Qué es esto?

ENRIQUE:

          Un atrevimiento,
          a quien es bien que disculpen
          tantos años de esperanza.

MENCÍA:

          ¿Pues, señor, vos...

ENRIQUE:

          No te turbes.

MENCÍA:

          ...de esta suerte...

ENRIQUE:

          No te alteres.

MENCÍA:

          ...entrasteis...

ENRIQUE:

          No te disgustes.

MENCÍA:

          ...en mi casa sin temer
          que así a una mujer destruye,
          y que así ofende un vasallo
          tan generoso e ilustre?

ENRIQUE:

          Esto es tomar tu consejo.
          Tú me aconsejas que escuche
          disculpas de aquella dama,
          y vengo a que te disculpes
          conmigo de mis agravios.

MENCÍA:

          Es verdad, la culpa tuve;
          pero si he de disculparme,
          tu alteza, señor, no dude
          que es en orden a mi honor.

ENRIQUE:

          ¿Que ignoro, acaso, presumes
          el respeto que les debo
          a tu sangre y tus costumbres?
          El achaque de la caza
          que en estos campos dispuse,
          no fue fatigar la caza,
          estorbando que saluden
          a la venida del día,
          sino a ti, garza, que subes
          tan remontada, que tocas
          por las campañas azules
          de los palacios del sol
          los dorados balaústres.

MENCÍA:

          Muy bien, señor, vuestra alteza
          a las garzas atribuye
          esta lucha; pues la garza
          de tal instinto presume,
          que volando hasta los cielos,
          rayo de pluma sin lumbre,
          ave de fuego con alma,
          con instinto alada nube,
          parda cometa sin fuego,
          quiere que su intento burlen
          azores reales; y aun dicen
          que cuando de todos huye,
          conoce el que ha de matarla;
          y así, antes que con él luche,
          el temor hace que tiemble,
          se estremezca, y se espeluce.
          Así yo, viendo a tu alteza
          quedé muda, absorta estuve,
          conocí el riesgo, y temblé;
          tuve miedo, y horror tuve;
          porque mi temor no ignore,
          porque me espanto no dude,
          que es quien me ha de dar la muerte.

ENRIQUE:

          Ya llegué a hablarte, ya tuve
          ocasión; no he de perdella.

MENCÍA:

          ¿Cómo esto los cielos sufren?
          Daré voces.

ENRIQUE:

          A ti misma
          te infamas.

MENCÍA:

          ¿Cómo no acuden
          a darme favor las fieras?

ENRIQUE:

          Porque de enojarme huyen.

Dentro don GUTIERRE


GUTIERRE:

          Ten ese estribo, Coquín,
          y llama a esa puerta.

MENCÍA:

          ¡Cielos!
          No mintieron mis recelos;
          llegó de mi vida el fin.
          Don Gutierre es éste, ¡ay Dios!

ENRIQUE:

          ¡Oh, qué infelice nací!

MENCÍA:

          ¿Qué ha de ser, señor, de mí,
          si os halla conmigo a vos?

ENRIQUE:

          ¿Pues qué he de hacer?

MENCÍA:

          Retiraros.

ENRIQUE:

          ¿Yo me tengo de esconder?

MENCÍA:

          El honor de una mujer
          a más que esto ha de obligaros.
          No podéis salir --¡soy muerta!--
          que como allá no sabían
          mis criadas lo que hacían,
          abrieron luego la puerta.
          Aun salir no podéis ya.

ENRIQUE:

          ¿Qué haré en tanta confusión?

MENCÍA:

          Detrás de ese pabellón,
          que en mi misma cuadra está,
          os esconded.

ENRIQUE:

          No he sabido,
          hasta la ocasión presente,
          qué es temor. ¡Oh, qué valiente
          debe de ser un marido!

Escóndese



MENCÍA:

          Sí inocente la mujer,
          no hay desdicha que no aguarde,
          ¡válgame Dios, qué cobarde
          culpada debe de ser!

Salen don GUTIERRE y COQUÍN


GUTIERRE:

          Mi bien, mi señora, los brazos
          darme una y mil veces puedes.

MENCÍA:

          Con envidia de estas redes,
          que en tan amoroso lazos
          están inventando abrazos.

GUTIERRE:

          No dirás que no he venido
          a verte.

MENCÍA:

          Fineza ha sido
          de amante firme y constante.

GUTIERRE:

          No dejo de ser amante
          yo, mi bien, por ser marido;
          que por propia la hermosura
          no desmerece jamás
          las finezas; antes más
          las alienta y asegura;
          y así a su riesgo procura
          los medios, las ocasiones.

MENCÍA:

          En obligación me pones.

GUTIERRE:

          El alcaide que conmigo
          está, es mi deudo y amigo,
          y quitándome prisiones
          al cuerpo, más las echó
          al alma, porque me ha dado
          ocasión de haber llegado
          a tan grande dicha yo,
          como es a verte.

MENCÍA:

         ¿Quién vio
          mayor gloria...

GUTIERRE:

          ...que la mía?;
          aunque, si bien advertía,
          hizo muy poco por mí
          en dejarme que hasta aquí
          viniese; pues si vivía
          yo sin alma en la prisión,
          por estar en ti, mi bien,
          darme libertad fue bien,
          para que en esta ocasión
          alma y vida con razón
          otra vez se viese unida;
          porque estaba dividida,
          teniendo en prolija calma,
          en una prisión el alma,
          y en otra prisión la vida.

MENCÍA:

          Dicen que dos instrumentos
          conformemente templados,
          por los ecos dilatados
          comunican los acentos.
          Tocan el uno, y los vientos
          hiere el otro, sin que allí
          nadie le toque; y en mí
          esta experiencia se viera;
          pues si el golpe allá te hiriera,
          muriera yo desde aquí.

COQUÍN:

          ¿Y no le darás, señora,
          tu mano por un momento
          a un preso de cumplimiento;
          pues llora, siente e ignora
          por qué siente, y por qué llora
          y está su muerte esperando
          sin saber por qué, ni cuándo?
          Pero...

MENCÍA:

          Coquín, ¿qué hay en fin?

COQUÍN:

          Fin al principio en Coquín
          hay, que esto te estoy contando;
          mucho el rey me quiere, pero
          si el rigor pasa adelante,
          mi amo será muerto andante,
          pues irá con escudero.

Habla doña MENCÍA a don GUTIERRE


MENCÍA:

          Poco regalarte espero;
          porque como no aguardaba
          huésped, descuidada estaba.
          Cena os quiero apercibir.

GUTIERRE:

          Un esclava puede ir.

MENCÍA:

          ¿Ya, señor, no va una esclava?
          Yo lo soy, y lo he de ser,
          Jacinta, venme a ayudar.
          (En salud me he de curar.
Aparte
          Ved, honor, cómo ha de ser,
          porque me he de resolver
          a una temeraria acción).

Vanse las dos



GUTIERRE:

          Tú, Coquín, a esta ocasión
          aquí te queda, y extremos
          olvida, y mira que habemos
          de volver a la prisión
          antes del día; ya falta
          poco; aquí puedes quedarte.

COQUÍN:

          Yo quisiera aconsejarte
          una industria, la más alta
          que el ingenio humano esmalta.
          en ella tu vida está.
          ¡Oh, qué industria...

GUTIERRE:

          Dila ya.

COQUÍN:

          ...para salir sin lisión,
          sano y bueno de prisión!

GUTIERRE:

          ¿Cuál es?

COQUÍN:

          No volver allá.
          ¿No estás bueno? ¿No estás sano?
          Con no volver, claro ha sido
          que sano y bueno has salido.

GUTIERRE:

          ¡Vive Dios, necio villano,
          que te mate por mi mano!
          ¿Pues tú me has de aconsejar
          tan vil acción, sin mirar
          la confianza que aquí
          hizo el alcaide de mí?

COQUÍN:

          Señor, yo llego a dudar
          --que soy más desconfiado--
          de la condición del rey;
          y así, el honor de esa ley
          no se entiende en el criado;
          y hoy estoy determinado
          a dejarte y no volver.

GUTIERRE:

          ¿Dejarme tú?

COQUÍN:

          ¿Qué he de hacer?

GUTIERRE:

          Y de ti, ¿qué han de decir?

COQUÍN:

          ¿Y héme de dejar morir
          por sólo bien parecer?
          Si el morir, señor, tuviera
          descarte o enmienda alguna,
          cosa que de dos la una
          un hombre hacerla pudiera,
          yo probara la primera
          por servirte; mas ¿no ves
          que rifa la vida es?
          Entro en ella, vengo y tomo
          cartas, y piérdola. ¿Cómo
          me desquitaré después?
          Perdida se quedará,
          si la pierdo por tu engaño,
          hasta, hasta ciento y un año.

Sale doña MENCÍA sola, muy alborotada


MENCÍA:

          Señor, tu favor me da.

GUTIERRE:

          ¡Válgame Dios! ¿Qué será?
          ¿Qué puede haber sucedido?

MENCÍA:

          Un hombre...

GUTIERRE:

          ¡Presto!

MENCÍA:

          ...escondido
          en mi aposento he topado,
          encubierto y rebozado.
          Favor, Gutierre, te pido.

GUTIERRE:

          ¿Qué dices? ¡Válgame el cielo!
          Ya es forzoso que me asombre.
          ¿Embozado en casa un hombre?

MENCÍA:

          Yo le vi.

GUTIERRE:

          Todo soy hielo.
          Toma esa luz.

COQUÍN:

          ¿Yo?

GUTIERRE:

          El recelo
          pierde, pues conmigo vas.

MENCÍA:

          Villano, ¿cobarde estás?
          Saca tú la espada; yo
          iré. La luz se cayó.

Al tomar la luz, la mata disimuladamente,
y salen JACINTA y don ENRIQUE siguiéndola


GUTIERRE:

          Esto me faltaba más;
          pero a escuras entraré.

JACINTA:

          Síguete, señor, por mí;
          seguro vas por aquí,
          que toda la casa sé.

COQUÍN:

          ¿Dónde iré yo?

GUTIERRE:

          Ya topé
          el hombre.

Coge a COQUÍN


COQUÍN:

          Señor, advierte...

GUTIERRE:

          ¡Vive Dios, que de esta suerte,
          hasta que sepa quién es,
          le he de tener!; que después
          le darán mis manos muerte.

COQUÍN:

           Mira, que yo...

MENCÍA:

          (¡Qué rigor! Aparte
          Si es que con él ha topado,
          ¡ay de mí!)

GUTIERRE:

          Luz han sacado.

Sale JACINTA con luz

         ¿Quién eres, hombre?


COQUÍN:

          Señor,
          yo soy.

GUTIERRE:

          ¡Qué engaño! ¡Qué error!

COQUÍN:

          ¿Pues yo no te lo decía?

GUTIERRE:

          Que me hablabas presumía;
          pero no que eras el mismo
          que tenía. ¡Oh, ciego abismo
          del alma y paciencia mía!

Habla doña MENCÍA aparte a JACINTA


MENCÍA:

          ¿Salió ya, Jacinta?

JACINTA:

          Sí.

MENCÍA:

          Como esto en tu ausencia pasa,
          mira bien toda la casa;
          que como saben que aquí
          no estás, se atreven ansí
          ladrones.

GUTIERRE:

          A verla voy.
          Suspiros al cielo doy,
          que mis sentimientos lleven,
          si es que a mi casa se atreven,
          por ver que en ella no estoy.

Vase don GUTIERRE


JACINTA:

          Grande atrevimiento fue
          determinarte, señora,
          a tan grande acción agora.

MENCÍA:

          En ella mi vida hallé.

JACINTA:

          ¿Por qué lo hiciste?

MENCÍA:

          Porque
          si yo no se lo dijera
          y Gutierre lo sintiera,
          la presunción era clara,
          pues no se desengañara
          de que yo cómplice era;
          y no fue dificultad
          en ocasión tan cruel,
          haciendo del ladrón fiel,
          engañar con la verdad.

Sale don GUTIERRE, y debajo de la capa ya una daga


GUTIERRE:

          ¿Qué ilusión, qué vanidad
          de esta suerte te burló?
          Toda la casa vi yo;
          pero en ella no topé
          sombra de que verdad fue
          lo que a ti te pareció.
          (Mas es engaño, ¡ay de mí!,
Aparte
          que esta daga que hallé, -cielos!,
          con sospechas y recelos
          previene mi muerte en sí;
          mas no es esto para aquí).
          Mi bien, mi esposa, Mencía;
          ya la noche en sombra fría
          su manto va recogiendo
          y cobardemente huyendo
          de la hermosa luz del día.
          Mucho siento, claro está,
          el dejarte en esta parte,
          por dejarte, y por dejarte
          con este temor; mas ya
          es hora.

MENCÍA:

          Los brazos da
          a quien te adora.

GUTIERRE:

          El favor
          estimo.

Al abrazarla don GUTIERRE, Doña MENCÍA ve la daga


MENCÍA:

          ¡Tente, señor!
          ¿Tú la daga para mí?
          En mi vida te ofendí.
          Detén la mano al rigor,
          detén...

GUTIERRE:

          ¿De qué estás turbada,
          mi bien, mi esposa, Mencía?

MENCÍA:

          Al verte ansí, presumía
          que ya en mi sangre bañada,
          hoy moría desangrada.

GUTIERRE:

          Como a ver la casa entré,
          así esta daga saqué.

MENCÍA:

          Toda soy una ilusión.

GUTIERRE:

          ¡Jesús, qué imaginación!

MENCÍA:

          En mi vida te he ofendido.

GUTIERRE:

          ¡Qué necia disculpa ha sido!
          Pero suele una aprensión
          tales miedos prevenir.

MENCÍA:

          Mis tristezas, mis enojos,
          en tu ausencia estos antojos
          suelen, mi dueño, fingir.

GUTIERRE:

          Si yo pudiere venir,
          vendré a la noche y adiós.

MENCÍA:

          Él vaya, mi bien, con vos.
          (¡Oh, qué asombros! ¡Oh, qué extremos!)

GUTIERRE:

          (¡Ay, honor!, mucho tenemos
          que hablar a solas los dos).

Vanse cada uno por su puerta.
Salen el REY y don DIEGO con rodela y capa de color;
y como representa, se muda de negro



REY:

          Ten, don Diego, esa rodela.

DIEGO:

          Tarde vienes a acostarte.

REY:

          Toda la noche rondé
          de aquesta ciudad las calles;
          que quiero saber ansí
          sucesos y novedades
          de Sevilla, que es lugar
          donde cada noche salen
          cuentos nuevos; y deseo
          de esta manera informarme
          de todo, para saber
          lo que convenga.

DIEGO:

          Bien haces,
          que el rey debe ser un Argos
          en su reino, vigilante.
          El emblema de aquel cetro
          con dos ojos lo declare.
          Mas ¿qué vio tu majestad?

REY:

          Vi recatados galanes,
          damas desveladas vi,
          músicas, fiestas y bailes,
          muchos gritos, de quien
          eran siempre voces grandes
          la tablilla que decía:
          "Aquí hay juego, caminante."
          Vi valientes infinitos;
          y no hay cosa que me canse
          tanto como ver valiente,
          y que por oficio pase
          ser uno valiente aquí.
          Mas porque no se me alaben
          que no doy examen yo
          a oficio tan importante,
          a una tropa de valientes
          probé solo en una calle.

DIEGO:

          Mal hizo tu majestad.

REY:

          Antes bien, pues con su sangre
          llevaron iluminada...

DIEGO:

          ¿Qué?

REY:

          La carta del examen.

Sale COQUÍN


COQUÍN:

          (No quise entrar en la torre
       Aparte
          con mi amo, por quedarme
          a saber lo que se dice
          de su prisión. Pero, ¡tate!
          --que es un pero muy honrado
          del celebrado linaje
          de los tates de Castilla--
          porque el rey está delante.

REY:

          Coquín.

COQUÍN:

          ¿Señor?

REY:

          ¿Cómo va?

COQUÍN:

          Responderé a lo estudiante.

REY:

          ¿Cómo?

COQUÍN:

          De "corpore bene,"
          pero de "pecunis male."

REY:

          Decid algo, pues sabéis,
          Coquín, que como me agrade,
          tenéis aquí cien escudos.

COQUÍN:

          Fuera hacer tú aquesta tarde
          el papel de una comedia
          que se llamaba El rey ángel.
          Pero con todo eso traigo
          hoy un cuento que contarte,
          que remata en epigrama.

REY:

          Si es vuestra, será elegante.
          Vaya el cuento.

COQUÍN:

          Yo vi ayer
          de la cama levantarse
          un capón con bigotera.
          ¿No te ríes de pensarle
          curándose sobre sano
          con tan vagamundo parche?
          A esto un epigrama hice:
          (No te pido, Pedro el grande,
      Aparte
          casas ni viñas; que sólo
          risa pido en este guante.
          Dad vuestra bendita risa
          a un gracioso vergonzante).

          "Floro, casa muy desierta
          la tuya debe de ser,
          porque eso nos da a entender
          la cédula de la puerta.
          Donde no hay carta, ¿hay cubierta?,
          ¿Cáscara sin fruta? No,
          no pierdas tiempo, que yo
          esperando los provechos,
          he visto labrar barbechos,
          mas barbideshechos no".

REY:

         ¡Qué frialdad!

COQUÍN:

         Pues adiós, dientes.

Sale el infante don ENRIQUE



ENRIQUE:

          Dadme vuestra mano.

REY:

          Infante,
          ¿cómo estáis?

ENRIQUE:

          Tengo salud,
          contento de que se halle
          vuestra majestad con ella;
          y esto, señor, a una parte.
          Don Arias...

REY:

          Don Arias es
          vuestra privanza. Sacalde
          de la prisión, y haced vos,
          Enrique, esas amistades,
          y agradézcanos la vida.

ENRIQUE:

          La tuya los cielos guarden;
          y heredero de ti mismo,
          apuestes eternidades
          con el tiempo.

Vase el REY

          Iréis, don Diego,
          a la torre, y al alcaide
          le diréis que traiga aquí
          los dos presos.

Vase don DIEGO

          (¡Cielos, dadme
Aparte
          paciencia en tales desdichas,
          y prudencia en tales males).
          Coquín, ¿tú estabas aquí?

COQUÍN:

          Y más me valiera en Flandes.

ENRIQUE:

          ¿Cómo?

COQUÍN:

          El rey es un prodigio
          de todos los animales.

ENRIQUE:

          ¿Por qué?

COQUÍN:

          La Naturaleza
          permite que el toro brame,
          ruja el león, muja el buey,
          el asno rebuzne, el ave
          cante, el caballo relinche,
          ladre el perro, el gato maye,
          aulle el lobo, el lechón gruña,
          y sólo permitió dalle
          risa al hombre, y Aristóteles
          risible animal le hace,
          por definición perfecta;
          y el rey, contra el orden y arte,
          no quiere reírse. Déme
          el cielo, para sacarle
          risa, todas las tenazas
          del buen gusto y del donaire.

Vase COQUÍN, y salen don GUTIERRE, don ARIAS y don DIEGO


DIEGO:

          Ya, señor, están aquí
          los presos.

GUTIERRE:

          Danos tus plantas.

ARIAS:

          Hoy al cielo nos levantas.

ENRIQUE:

          El rey mi señor de mí
          --porque humilde le pedí
          vuestras vidas este día--
          estas amistades fía.

GUTIERRE:

          El honrar es dado a vos.

Coteja la daga que se halló con la espada del infante

          (¿Qué es esto que miro? ¡Ay Dios!)

Aparte


ENRIQUE:

          Las manos os dad.

ARIAS:

          La mía
          es ésta.

GUTIERRE:

          Y éstos mis brazos,
          cuyo nudo y lazo fuerte
          no desatará la muerte
          sin que los haga pedazos.

ARIAS:

          Confirmen estos abrazos
          firme amistad desde aquí.

ENRIQUE:

          Esto queda bien así.
          Entrambos sois caballeros
          en acudir los primeros
          a su obligación; y así
          está bien el ser amigos
          uno y otro; y quien pensare
          que no queda bien, repare
          en que ha de reñir conmigo.

GUTIERRE:

          A cumplir, señor, me obligo
          las amistades que juro.
          Obedeceros procuro,
          y pienso que me honraréis
          tanto, que de mí creeréis
          lo que de mí estás seguro.
          Sois fuerte enemigo vos,
          y cuando lealtad no fuera,
          por temor no me atreviera
          a romperlas, ¡vive Dios!
          Vos y yo para otros dos
          me estuviera a mí muy bien.
          Mostrara entonces también
          que sé cumplir lo que digo;
          mas con vos por enemigo,
          ¿quién ha de atreverse? ¿Quién?
          Tanto enojaros temiera
          el alma cuerda y prudente,
          que a miraros solamente
          tal vez aun no me atreviera;
          y si en ocasión me viera
          de probar vuestros aceros,
          cuando yo sin conoceros
          a tal extremo llegara,
          que se muriera estimara
          la luz del sol por no veros.

ENRIQUE:

          (De sus quejas y suspiros
Aparte
          grandes sospechas prevengo).
          Venid conmigo, que tengo
          muchas cosas que deciros,
          don Arias.

ARIAS:

          Iré a serviros.

Vanse don ENRIQUE, don DIEGO y don ARIAS



GUTIERRE:

          Nada Enrique respondió;
          sin duda se convenció
          de mi razón. ¡Ay de mí!
          ¿Podré ya quejarme? Sí;
          pero, consolarme, no.
          Ya estoy solo, ya bien puedo
          hablar. ¡Ay Dios!, quién supiera
          reducir sólo a un discurso,
          medir con sola una idea
          tantos géneros de agravios,
          tantos linajes de penas
          como cobardes me asaltan,
          como atrevidos me cercan.
          Agora, agora, valor,
          salga repetido en quejas,
          salga en lágrimas envuelto
          el corazón a las puertas
          del alma, que son los ojos;
          y en ocasión como ésta,
          bien podéis, ojos, llorar.
          No lo dejéis de verguenza.
          Agora, valor, agora
          es tiempo de que se vea
          que sabéis medir iguales
          el valor y la paciencia.
          Pero cese el sentimiento,
          y a fuerza de honor, y a fuerza
          de valor, aun no me dé
          para quejarme licencia:
          "porque adula sus penas
          el que pide a la voz justicia de ellas"
          Pero vengamos al caso;
          quizá hallaremos respuesta.
          ¡Oh ruego a Dios que la haya!
          ¡Oh plegue a Dios que la tenga!
          Anoche llegué a mi casa,
          es verdad; pero las puertas
          me abrieron luego, y mi esposa
          estaba segura y quieta.
          En cuanto a que me avisaron
          de que estaba un hombre en ella,
          tengo disculpa en que fue
          la que me avisó ella mesma;
          en cuanto a que se mató
          la luz, ¿qué testigo prueba
          aquí que no pudo ser
          un caso de contingencia?
          En cuanto a que hallé esta daga,
          hay criados de quien pueda
          ser. En cuanto, ¡ay dolor mío!,
          que con la espada convenga
          del infante, puede ser
          otra espada como ella;
          que no es labor tan extraña
          que no hay mil que la parezcan.
          Y apurando más el caso,
          confieso, ¡ay de mí!, que sea
          del infante, y más confieso
          que estaba allí, aunque no fuera
          posible dejar de verle;
          mas siéndolo, ¿no pudiera
          no estar culpada Mencía?;
          que el oro es llave maestra
          que las guardas de criadas
          por instantes nos falsea.
          ¡Oh cuánto me estimo haber
          hallado esta sutileza!
          Y así acortemos discursos,
          pues todos juntos se cierran
          en que Mencía es quien es,
          y soy quien soy. No hay quien pueda
          borrar de tanto esplendor
          la hermosura y la pureza.
          Pero sí puede, mal digo;
          que al sol una nube negra,
          si no le mancha, le turba,
          si no le eclipsa, le hiela.
          "¿Qué injusta ley condena
          que muera el inocente, que padezca?"
          A peligro estás, honor,
          no hay hora en vos que no sea
          crítica. En vuestro sepulcro
          vivís. Puesto que os alienta
          la mujer, en ella estáis
          pisando siempre la guesa.
          Y os he de curar, honor,
          y pues al principio muestra
          este primero accidente
          tan grave peligro, sea
          la primera medicina
          cerrar al daño las puertas,
          atajar al mal los pasos.
          Y así os receta y ordena
          el médico de su honra
          primeramente la dieta
          del silencio, que es guardar
          la boca, tener paciencia.
          Luego dice que apliquéis
          a vuestra mujer finezas,
          agrados, gustos amores,
          lisonjas, que son las fuerzas
          defensibles, porque el mal
          con el despego no crezca.
          Que sentimientos, disgustos,
          celos, agravios, sospechas
          con la mujer, y más propia,
          aun más que sanan enferman.
          Esta noche iré a mi casa
          de secreto, entraré en ella,
          por ver qué malicia tiene
          el mal; y hasta apurar ésta,
          disimularé, si puedo,
          esta desdicha, esta pena,
          este rigor, este agravio,
          este dolor, esta ofensa,
          este asombro, este delirio,
          este cuidado, esta afrenta,
          estos celos...¿Celos dije?
          ¡Qué mal hice! Vuelva, vuelva
          al pecho la voz; mas no,
          que si es ponzoña que engendra
          mi pecho, si no me dio
          la muerte, ¡ay de mí!, al verterla,
          al volverla a mí podrá;
          que de la víbora cuentan
          que la mata su ponzoña
          si fuera de sí la encuentra.
          ¿Celos dijo? Celos dije;
          pues basta; que cuando llega
          un marido a saber que hay
          celos, faltará la ciencia;
          "y es la cura postrera
          que el médico de honor hacer intenta".

Vase don GUTIERRE, y salen don ARIAS y doña LEONOR



ARIAS:

          No penséis, bella Leonor,
          que el no haberos visto fue
          porque negar intenté
          las deudas que a vuestro honor
          tengo; y acreedor a quien
          tanta deuda se previene,
          el deudor buscando viene,
          no a pagar, porque no es bien
          que necio y loco presuma
          que pueda jamás llegar
          a satisfacer y dar
          cantidad que fue tan suma;
          pero en fin, ya que no pago,
          que soy el deudor confieso;
          no os vuelvo el rostro, y con eso
          la obligación satisfago.

LEONOR:

          Señor don Arias, yo he sido
          la que obligada de vos,
          en las cuentas de los dos,
          más interés ha tenido.
          Confieso que me quitasteis
          un esposo a quien quería;
          mas quizá la suerte mía
          por ventura mejorasteis;
          pues es mejor que sin vida,
          sin opinión, sin honor
          viva, que no sin amor,
          de un marido aborrecida.
          Yo tuve la culpa, yo
          la pena siento, y así
          sólo me quejo de mí
          y de mi estrella.

ARIAS:

          Esto no;
          quitarme, Leonor hermosa,
          la culpa, es querer negar
          a mis deseos lugar;
          pues si mi pena amorosa
          os significo, ella diga
          en cifra sucinta y breve
          que es vuestro amor quien me mueve,
          mi deseo quien me obliga
          a deciros que pues fui
          causa de penas tan tristes,
          si esposo por mí perdistes,
          tengáis esposo por mí.

LEONOR:

          Señor, don Arias, estimo,
          como es razón, la elección;
          y aunque con tanta razón
          dentro del alma la imprimo,
          licencia me habéís de dar
          de responderos también
          que no puede estarme bien,
          no, señor, porque a ganar
          no llegaba yo infinito;
          sino porque si vos fuisteis
          quien a Gutierre le disteis
          de un mal formado delito
          la ocasión, y agora viera
          que me casaba con vos,
          fácilmente entre los dos
          de aquella sospecha hiciera
          evidencia; y disculpado,
          con demostración tan clara,
          con todo el mundo quedara
          de haberme a mí despreciado;
          y yo estimo de manera
          el quejarme con razón,
          que no he de darlo ocasión
          a la disculpa primera;
          porque si en un lance tal
          le culpa cuantos le ven,
          no han de pensar que hizo bien
          quien yo pienso que hizo mal.

ARIAS:

          Frívola respuesta ha sido
          la vuestra, bella Leonor;
          pues cuando de antiguo amor
          os hubiera convencido
          la experiencia, ella también
          disculpa en la enmienda os da.
          ¿Cuántos peor os estará
          que tenga por cierto quien
          imaginó vuestro agravio,
          y no le constó después
          la satisfacción?

LEONOR:

          No es
          amante prudente y sabio,
          don Arias, quien aconseja
          lo que en mi daño se ve;
          pues si agravio entonces fue,
          no por eso agora deja
          de ser agravio también;
          y peor cuanto haber sido
          de imaginado a creído;
          y a vos no os estará bien
          tampoco.

ARIAS:

          Como yo sé
          la inocencia de ese pecho
          en la ocasión, satisfecho
          siempre de vos estaré.
          En mi vida he conocido
          galán necio, escrupuloso,
          y con extremo celoso,
          que en llegando a ser marido
          no le castiguen los cielos.
          Gutierre pudiera bien
          decirlo, Leonor; pues quien
          levantó tantos desvelos
          de un hombre en la ajena casa,
          extremos pudiera hacer
          mayores, pues llega a ver
          lo que en la propia le pasa.


LEONOR:

          Señor don Arias, no quiero
          escuchar lo que decís;
          que os engañáis, o mentís,
          don Gutierre es caballero
          que en todas las ocasiones,
          con obrar, y con decir,
          sabrá, vive Dios, cumplir
          muy bien sus obligaciones;
          y es hombre cuya cuchilla
          o cuyo consejo sabio,
          sabrá no sufrir su agravio
          ni a un infante de Castilla.
          Si pensáis vos que con eso
          mis enojos aduláis,
          muy mal, don Arias, pensáis;
          y si la verdad confieso,
          mucho perdisteis conmigo;
          pues si fuerais noble vos,
          no habláredes, vive Dios,
          así de vuestro enemigo.
          Y yo, aunque ofendida estoy,
          y aunque la muerte le diera
          con mis manos, si pudiera,
          no le murmurara hoy
          en el honor, desleal;
          sabed, don Arias, que quien
          una vez le quiso bien,
          no se vengará en su mal.

Vase doña LEONOR


ARIAS:

          No supe qué responder.
          Muy grande ha sido mi error,
          pues en escuelas de honor
          arguyendo una mujer
          me convence. Iré al infante,
          y humilde le rogaré
          que de estos cuidado dé
          parte ya de aquí adelante
          a otro; y porque no lo yerre,
          ya que el día va a morir,
          me ha de matar, o no ha de ir
          en casa de don Gutierre.

Vase don ARIAS. Sale don GUTIERRE,
como quien salta unas tapias


GUTIERRE:

          En el mudo silencio
          de la noche, que adoro y reverencio,
          por sombra aborrecida,
          como sepulcro de la humana vida,
          de secreto he venido
          hasta mi casa, sin haber querido
          avisar a Mencía
          de que ya libertad del rey tenía,
          para que descuidada
          estuviese, ¡ay de mí!, de esta jornada.
          Médico de mi honra
          me llamo, pues procuro mi deshonra
          curar; y así he venido
          a visitar mi enfermo, a hora que ha sido
          de ayer la misma, ¡cielos!,
          y a ver si el accidente de mis celos
          a su tiempo repite,
          el dolor mis intentos facilite.
          Las tapias de la huerta
          salté, porque no quise por la puerta
          entrar. ¡Ay Dios, qué introducido engaño
          es en el mundo no querer su daño
          examinar un hombre,
          sin que el recelo ni el temor le asombre!
          Dice mal quien lo dice;
          que no es posible, no, que un infelice
          no llore sus desvelos.
          Mintió quien dijo que calló con celos,
          o confiéseme aquí que no los siente.
          Mas ¡sentir y callar!. Otra vez miente.
          Éste es el sitio donde
          suele de noche estar; aun no responde
          el eco entre estos ramos.
          Vamos pasito, honor, que ya llegamos;
          que en estas ocasiones
          tienen los celos pasos de ladrones.

Descubre una cortina donde está
durmiendo doña MENCÍA

          ¡Ay, hermosa Mencía,
          qué mal tratas mi amor, y la fe mía!
          Volverme otra vez quiero.
          Bueno he hallado mi honor, hacer no quiero
          por agora otra cura,
          pues la salud en él está segura.
          Pero ¿ni una criada
          la acompaña? ¿Si acaso retirada
          aguarda...? ¡Oh pensamiento
          injusto! ¡Oh vil temor! ¡Oh infame aliento!
          Ya con esta sospecha
          no he de volverme; y pues que no aprovecha
          tan grave desengaño,
          apuremos de todo en todo el daño.
          Mato la luz, y llego
          sin luz y sin razón, dos veces ciego;
          pues bien encubrir puedo
          el metal de la voz, hablando quedo.
          ¡Mencia!

Despiértala



MENCÍA:

          ¡Ay Dios! ¿Qué es esto?

GUTIERRE:

          No des voces.

MENCÍA:

          ¿Quién es?

GUTIERRE:

          Yo soy, mi bien. ¿No me conoces?

MENCÍA:

          Sí, señor; que no fuera
          otro tan atrevido...

GUTIERRE:

          (Ella me ha conocido).

Aparte


MENCÍA:

          ...que así hasta aquí viniera.
          ¿Quién hasta aquí llegara
          que no fuérades vos, que no dejara
          en mis manos la vida,
          con valor y con honra defendida?

GUTIERRE:

          (¡Qué dulce desengaño!
Aparte
          ¡Bien haya, Amor, el que apuró su daño!)
          Mencía, no te espantes de haber visto
          tal extremo.

MENCÍA:

          ¡Qué mal, temor, resisto
          el sentimiento!

GUTIERRE:

          Mucha razón tiene
          tu valor.

MENCÍA:

          ¿Qué disculpa me previene...

GUTIERRE:

          Ninguna.

MENCÍA:

          ...de venir así tu alteza?

GUTIERRE:

          (¡Tu alteza! No es conmigo, ¡ay Dios!
          ¿Qué escucho?
          Con nuevas dudas lucho.
          ¡Qué pesar! ¡Qué desdicha! ¡Qué tristeza!)

MENCÍA:

          ¿Segunda vez pretende ver mi muerte?
          ¿Piensa que cada día...

GUTIERRE:

          (¡Oh trance fuerte!)

MENCÍA:

          ...puede esconderse...

GUTIERRE:

          (¡Cielos!)

MENCÍA:

          ...y matando la luz...

GUTIERRE:

          (¡Matadme, celos!)

MENCÍA:

          ...salir a riesgo mío
          delante de Gutierre?

GUTIERRE:

          (Desconfío
          de mí, pues que dilato
          morir, y con mi aliento no la mato.
          El venir no ha extrañado
          el infante, ni de él se ha recatado,
          sino sólo ha sentido
          que en ocasión se ponga, ¡estoy perdido!,
          de que otra vez se esconda.
          ¡Mi venganza a mi agravio corresponda!

MENCÍA:

          Señor, vuélvase luego.

GUTIERRE:

          ¡Ay, Dios! Todo soy rabia, y todo fuego.

MENCÍA:

          Tu alteza así otra vez no llegue a verse.

GUTIERRE:

          ¿Que por eso no más ha de volverse?

MENCÍA:

          Mirad que es hora que Gutierre venga.

GUTIERRE:

          (¿Habrá en el mundo quien paciencia tenga?
          Sí, si prudente alcanza
          oportuna ocasión a su venganza).
          No vendrá; yo le dejo entretenido;
          y guárdame un amigo
          las espaldas el tiempo que conmigo
          estáis. Él no vendrá, yo estoy seguro.

Sale JACINTA


JACINTA:

          Temorosa procuro
          ver quién hablaba aquí.

MENCÍA:

          Gente he sentido.

GUTIERRE:

          ¿Qué haré?

MENCÍA:

          ¿Qué? Retirarte,
          no a mi aposento, sino a otra parte.

Vase don GUTIERRE detrás del paño

          ¡Hola!

JACINTA:

          ¿Señora?

MENCÍA:

          El aire que corría
          entre estos ramos mientras yo dormía,
          la luz ha muerto; luego
          traed luces.

Vase JACINTA



GUTIERRE:

          (Encendidas en mi fuego.
Aparte
          Si aquí estoy escondido,
          han de verme, y de todas conocido,
          podrá saber Mencía
          que he llegado a entender la pena mía;
          y porque no lo entienda,
          y dos veces me ofenda,
          una con tal intento,
          y otra pensando que lo sé y consiento,
          dilatando su muerte,
          he de hacer la deshecha de esta suerte).

Dice dentro

          ¡Hola! ¿Cómo está aquí de esta manera?

MENCÍA:

          Éste es Gutierre; otra desdicha espera
          mi espíritu cobarde.

GUTIERRE:

          ¿No han encendido luces, y es tan tarde?

Sale JACINTA con luz, y don GUTIERRE por otra puerta
de donde se escondió


JACINTA:

          Ya la luz está aquí.

GUTIERRE:

          ¡Bella Mencía!

MENCÍA:

          ¡Oh mi esposo! ¡Oh mi bien! ¡Oh gloria mía!

GUTIERRE:

          (¡Qué fingidos extremos)
Aparte
          Mas, alma y corazón, disimulemos).

MENCÍA:

          Señor, ¿por dónde entrasteis?

GUTIERRE:

          Por esa huerta,
          con la llave que tengo, abrí la puerta.
          Mi esposa, mi señora,
          ¿en qué te entretenías?

MENCÍA:

          Vine agora
          a este jardín, y entre estas fuentes puras,
          dejóme el aire a escuras.

GUTIERRE:

          No me espanto, bien mío;
          que el aire que mató la luz, tan frío
          corre, que es un aliento
          respirado del céfiro violento,
          y que no sólo advierte
          muerte a las luces, a las vidas muerte,
          y pudieras dormida
          a sus soplos también perder la vida.

MENCÍA:

          Entenderte pretendo,
          y aunque más lo procuro, no te entiendo.

GUTIERRE:

          ¿No has visto ardiente llama
          perder la luz al aire que la hiere,
          y que a este tiempo de otra luz inflama
          la pavesa? Una vive y otra muere
          a sólo un soplo. Así, de esta manera,
          la lengua de los vientos lisonjera
          matarte la luz pudo,
          y darme luz a mí.

MENCÍA:

          (El sentido dudo).
Aparte
          Parece que celoso
          hablas en dos sentidos.

GUTIERRE:

          (Riguroso
Aparte
          es el dolor de agravios;
          mas con celos ningunos fueron sabios).
          ¿Celoso? ¿Sabes tú lo que son celos?
          Que yo no sé qué son, ¡viven los cielos!;
          porque si lo supiera,
          y celos...

MENCÍA:

          ¡Ay de mí!

GUTIERRE:

          ...llegar pudiera
          a tener... ¿qué son celos?
          átomos, ilusiones y desvelos...
          no más que de una esclava, una criada,
          por sombra imaginada,
          con hechos inhumanos,
          a pedazos sacara con mis manos
          el corazón, y luego
          envuelto en sangre, desatado en fuego,
          el corazón comiera
          a bocados, la sangre me bebiera,
          el alma le sacara,
          y el alma, ¡vive Dios!, despedazara,
          si capaz de dolor el alma fuera.
          ¿Pero cómo hablo yo de esta manera?

MENCÍA:

          Temor al alma ofreces.

GUTIERRE:

          ¡Jesús, Jesús mil veces!
          ¡Mi bien, mi esposa, cielo, gloria mía!
          ¡Ah mi dueño! ¡Ah Mencia!
          Perdona, por tus ojos,
          esta descompostura, estos enojos;
          que tanto un fingimiento
          fuera de mí llevó mi pensamiento;
          y vete, por tu vida; que prometo
          que te miro con miedo y con respeto,
          corrido de este exceso.
          ¡Jesús! No estuve en mí, no tuve seso.

MENCÍA:

          (Miedo, espanto, temor y horror tan fuerte.
          parasismos han sido de mi muerte).

GUTIERRE:

          (Pues médico me llamo de mi honra,
          yo cubriré con tierra mi deshonra).

Vanse todos