El mal tropero

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Fábulas argentinas
El mal tropero
 de Godofredo Daireaux


Un tropero tenía, heredadas de su padre, muchas mulas muy buenas, fuertes y mansas. La clientela era numerosa, y todos acudían a dar su carga al hijo, como siempre la habían dado al padre.


Pero el joven, olvidándose de lo que le había enseñado éste, cargaba mal y sin cuidado. Aplastaba las mulas más chicas con las cargas más pesadas, dejando que las mayores anduvieran casi sin llevar nada; colocaba sin tino las maletas, canastos y cajones, llenando con artículos pesados envases grandes, y envases pequeños con mercaderías livianas, de modo que tan mal estaba repartido el peso, que pataleaban las mulas y se empacaban, caían o se revolcaban, destrozándolo todo, y los clientes pronto llevaron la carga a otra parte.


Sólo a cargas iguales y bien repartidas nadie se resiste.