El pensamiento

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El pensamiento


 Cual suele abeja inquieta, revolando   
 por florido pensil entre mil rosas,   
 hasta venir a hallar las más hermosas,   
 andar con dulce trompa susurrando;   
 

 mas luego que las ve, con vuelo blando  
 baja, y bate las alas vagorosas,   
 y en medio de sus hojas olorosas   
 el delicado aroma está gozando;   
 

 así, mi bien, el pensamiento mío   
 con dichosa zozobra, por hallarte,  
 vagaba, de amor libre, por el suelo;   
 

 pero te vi, rendime, y mi albedrío,   
 abrasado en tu luz, goza, al mirarte,   
 gracias que envidia de tu rostro el cielo.