El raposo enfermo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El raposo enfermo
de Félix María Samaniego



El tiempo, que consume de hora 
en hora Los fuertes murallones elevados,
Y lo mismo devora 
Montes agigantados,
A un Raposo quitó de día en día 
Dientes, fuerza, valor, salud; de suerte 
Que él mismo conocía
Que se hallaba en las garras de la muerte.
Cercado de parientes y de amigos, 
Dijo en trémula voz y lastimera:
«i Oh vosotros, testigos 
De mi hora postrera,
Atentos escuchad un desengaño! 
Mis ya pasadas culpas me atormentan, 
Ahora, conjuradas en mi daño,
¿No veis cómo a mi lado se presentan? 
Mirad, mirad los gansos inocentes 
Con su sangre teñidos,
Y los pavos en partes diferentes, 
Al furor de mis garras, divididos. 
Apartad esas aves que aquí veo, 
Y me piden sus pollos devorados:
Su infernal cacareo
Me tiene los oídos penetrados.»
Los raposos le afirman con tristeza, 
No sin lamerse labios y narices: 
«Tienes debilitada la cabeza;
Ni una pluma se ve de cuanto dices.
Y bien lo puedes creer, que si se viese...» 
«¡Oh glotones! callad; ya, ya os entiendo, 
El enfermo exclamó; ¡si yo pudiese 
Corregir las costumbres cual pretendo!
¿No sentís que los gustos,
Si son contra la paz de la conciencia, 
Se cambian en disgustos?
Tengo de esta verdad gran experiencia.
 Expuestos a las trampas y a los perros, 
Matáis y perseguís a todo trapo,
En la aldea gallinas, y en los cerros 
Los inocentes lomos del gazapo. 
Moderad, hijos míos, las pasiones; 
Observad vida quieta y arreglada,
Y con buenas acciones
Ganaréis opinión muy estimada.» 
«Aunque nos convirtamos en corderos, 
Le respondió un oyente sentencioso, 
Otros han de robar los gallineros
A costa de la fama del Raposo. 
Jamás se cobra la opinión perdida: 
Esto es lo uno. A más, ¿usted pretende 
Que mudemos de vida?
Quien malas mañas ha... ya usted me entiende.» 
«Sin embargo, hermanito, crea, crea...
El enfermo le dijo. Mas ¡qué siento!... 
¿No oís que una gallina cacarea? 
Esto sí que no es cuento.»
Adiós, sermón; escápase la gente. 
El enfermo orador esfuerza el grito:
«¿Os vais, hermanos? Pues tened presente 
Que no me haría daño algún pollito.»