El recuerdo importuno

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El recuerdo importuno


    ¿Serás del alma eterna compañera,
 Tenaz memoria de veloz ventura?
 ¿Por qué el recuerdo interminable dura,
 Si el bien pasó cual ráfaga ligera?

    ¡Tú, negro olvido, que con hambre fiera
 Abres ¡ay! sin cesar tu boca oscura,
 De glorias mil inmensa sepultura
 Y del dolor consolación postrera!

    Si a tu vasto poder ninguno asombra,
 Y al orbe riges con tu cetro frío,
 ¡Ven! que su dios mi corazón te nombra.

    ¡Ven y devora este fantasma impío,
 De pasado placer pálida sombra,
 De placer por venir nublo sombrío!