El reino de los beodos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El reino de los beodos
de Ramón de Campoamor



    Tuvo un reino una vez tantos beodos,
    que se puede decir que lo eran todos,
    en el cual por ley justa se previno:
    -Ninguno cate el vino.-
    Con júbilo el más loco
    aplaudiose la ley, por costar poco:
    acatarla después, ya es otro paso;
    pero en fin, es el caso
    que la dieron un sesgo muy distinto,
    creyendo que vedaba sólo el tinto,
    y del modo más franco
    se achisparon después con vino blanco.
    Extrañado que el pueblo no la entienda.
    El Senado a la ley pone una enmienda,
    y a aquello de: Ninguno cate el vino,
    añadió, blanco, al parecer, con tino.
    Respetando la enmienda el populacho,
    volvió con vino tinto a estar borracho,
    creyendo por instinto ¡mas qué instinto!
    que el privado en tal caso no era el tinto.
    Corrido ya el Senado,
    en la segunda enmienda, de contado
    -Ninguno cate el vino,
    sea blanco, sea tinto,- les previno;
    y el pueblo, por salir del nuevo atranco,
    con vino tinto entonces mezcló el blanco;
    hallando otra evasión de esta manera,
    pues ni blanco ni tinto entonces era.
    Tercera vez burlado,
    -<No es eso, no señor,> dijo el Senado;
    <o el pueblo es muy zoquete, o muy ladino:
    se prohíbe mezclar vino con vino>-
    Mas ¡cuánto un pueblo rebelado fragua!
    ¿Creéis que luego lo mezcló con agua?
    Dejando entonces el Senado el puesto,
    de ese modo al cesar dió un manifiesto:
    La ley es red, en la que siempre se halla
    descompuesta una malla,
    por donde el ruin que en su razón no fía,
    se evade suspicaz... ¡Qué bien decía!
    Y en lo demás colijo
    que debiera decir, si no lo dijo:
    Jamás la ley enfrena
    al que a su infamia su malicia iguala:
    si se ha de obedecer, la mala es buena;
    mas si se ha de eludir, la buena es mala.