El simoún

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El simoún
de Antonio Ros de Olano


           
           La soledad lo aborta sin destino
	sobre el páramo inmenso del desierto;
	a su presencia duélese el mar muerto
	y gime triste el campo palestino.
	 
	   Con polvorosa crin borra el camino,
	y a su bochorno el caminante incierto,
	el cuerpo tiende, el hábito cubierto
	del raudo y abrasante remolino.
	 
	   ¡Pasó!... y el tigre bota en la candente
	arena, en que el león ruge erizado
	y silba y se retuerce la serpiente...
	 
	   ¡Pasó!... y en la quietud del despoblado
	la ciudad solitaria del Oriente
	llora con el Profeta su pecado.