El triste fin, la suerte infortunada

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El triste fin, la suerte infortunada de Juan de Arguijo
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


 
El triste fin, la surete infortunada
(Ajeno premio de la fe constante)
Del uno y otro miserable amante,
A quien perdió una noche y una espada,

Oculta en sombre obscura esta labrada
Piedra. Tú, peregrino caminante,
Repara el grave caso, y con semblante
Pio suspende el curso á tu jornada;

Que darás tiernas lágrimas no dudo
A estas cenizas, donde aun dura ardiente
El fuego que causó desdicha tanta;

Debida composión al mal que pudo
Mudar color en la cercana fuente,
Y el de su fruto en la silvestre planta.