Electra: 11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Electra de Benito Pérez Galdós


Escena X[editar]

ELECTRA, el MARQUÉS.


ELECTRA.- (Meditabunda.) Dios mío, ¿qué debo pensar? Sus medias palabras dicen más que si fuesen enteras. ¡Madre del alma! (El MARQUÉS, que entra por el jardín, avanza despacio.) ¡Ah!... Señor Marqués.


MARQUÉS.- ¿Se asusta usted?


ELECTRA.- Nada de eso: me sorprendo no más. Si viene usted a oírme tocar, ha perdido el viaje. Hoy no estudio.


MARQUÉS.- Me alegro. Así podremos hablar... Apenas presentado a usted, entro de lleno en la admiración de sus gracias, y conocida una parte de su carácter, deseo conocer algo más... Usted extrañará quizás esta curiosidad mía y la creerá impertinente.


ELECTRA.- ¡Oh! No, señor. También yo soy curiosilla, señor Marqués, y me permito preguntarle: ¿es usted amigo de Máximo?


MARQUÉS.- Le quiero y admiro grandemente... Cosa rara, ¿verdad?


ELECTRA.- A mí me parece muy natural.


MARQUÉS.- Es usted muy niña, y quizás no pueda hacerse cargo de las causas de mi amistad con el Mágico prodigioso... A ver si me entiende.


ELECTRA.- Explíquemelo bien.


MARQUÉS.- La sociedad que frecuento, el círculo de mi propia familia y los hábitos de mi casa, producen en mí un efecto asfixiante. Casi sin darme cuenta de ello, por puro instinto de conservación me lanzo a veces en busca del aire respirable. Mis ojos se van tras de la ciencia, tras de la Naturaleza... y Máximo es eso.


ELECTRA.- El aire respirable, la vida, la... ¿Pues sabe usted, Marqués, que me parece que lo voy entendiendo?


MARQUÉS.- No es tonta la niña, no. También ha de saber usted que siento por ese hombre un interés inmenso.


ELECTRA.- Le quiere usted, le admira por sus grandes cualidades...


MARQUÉS.- Y le compadezco por su desgracia.


ELECTRA.- (Sorprendida.) ¡Desgraciado Máximo?


MARQUÉS.- ¿Qué mayor desgracia que la soledad en que vive? Su viudez prematura le ha sumergido en los estudios más hondos, y temo por su salud.


ELECTRA.- Sus hijos le consuelan, la acompañan. Hoy les ha visto usted. ¡Qué lindas criaturas! El mayor, que ahora cumple cinco años, es un prodigio de inteligencia. En el pequeñito, de dos años, veo yo toda la gracia del mundo. Yo les adoro; sueño con ellos, y me gustaría mucho ser su niñera.


MARQUÉS.- El pobre Máximo, aferrado a sus estudios, no puede atenderlos como debiera.


ELECTRA.- Claro: eso digo yo.


MARQUÉS.- Es de toda evidencia: Máximo necesita una mujer. Pero... aquí entran mis dificultades y mis dudas. Por más que miro y busco, no encuentro, no encuentro la mujer digna de compartir su vida con la del grande hombre.


ELECTRA.- No la encuentra usted. Es que no la hay, no la hay. Como que para Máximo debe buscarse una mujer de mucho juicio.


MARQUÉS.- Eso es: de mucho juicio.


ELECTRA.- Todo lo contrario de mí, que no tengo ninguno, ninguno, ninguno.


MARQUÉS.- No diría yo tanto.


ELECTRA.- Otra cosa: cuando usted me oye decirle tonterías y llamarle bruto, viejo, sabio tonto, no vaya a creer que lo digo en serio. Todo eso es broma señor Marqués.


MARQUÉS.- Sí, sí: ya lo he comprendido.


ELECTRA.- Bromas impertinentes quizás, porque Máximo es muy serio... ¿Cree usted, señor mío, que debo yo volverme muy grave?


MARQUÉS.- ¡Oh! no. Cada criatura es como Dios ha querido formarla. No hay que violentarse, señorita. No necesitamos ser graves para ser buenos.


ELECTRA.- Pues mire usted, Marqués yo que no sé nada, había pensado eso mismo. (Aparece PANTOJA por el foro.)


PANTOJA.- (Aparte en la puerta.) Este libertino incorregible... este veterano del vicio se atreva a poner su mirada venenosa en esta flor. (Avanza lentamente.)


MARQUÉS.- (Aparte.) ¡Vaya! Sé nos ha interpuesto la pantalla obscura, y ya no podemos seguir hablando.


ELECTRA.- El señor Marqués ha venido a oírme tocar; pero estoy muy torpe. Lo dejamos para otro día.


MARQUÉS.- Ya sabe usted que el gran Beethoven es mi pasión. Me habían dicho que Electra le interpreta bien, y esperaba oírle la Sonata Práctica, la Clair de Lune... pero nos hemos entretenido charlando, y pues ya no es ocasión...


PANTOJA.- (Con desabrimiento.) Sí: ha pasado la hora de estudio.


MARQUÉS.- (Recobrando su papel social.) Otro día será. Amigo mío, Virginia y yo tendremos mucho gusto en que usted nos honre con sus consejos para cuanto se refiera al Beaterio de Las Esclavas.


PANTOJA.- Sí, sí: esta tarde iré a ver a Virginia y hablaremos.


MARQUÉS.- En el Beaterio la tiene usted toda la tarde. Y pues estoy de más aquí... (En ademán de retirarse.)


ELECTRA.- No. Usted no estorba, señor Marqués.


MARQUÉS.- Me voy con la música... al taller de Máximo.


PANTOJA.- Sí, sí: allí se distraerá usted mucho.


MARQUÉS.- Hasta luego, mi reverendo amigo.


PANTOJA.- Dios le guarde. (Vase el MARQUÉS hacia el jardín.)