Elegía a Lícoris

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Elegía a Lícoris de José Marchena



 Del airado Mavorte la crueza    
 ¡oh! no cantes, mi lira, ni la insana    
 sed de sangre, el furor y la fiereza.    
 
 Mas di de Venus, reina soberana    
 de Pafos, el poder; di los amores   
 y de las Gracias la belleza humana.    

 Canta del dios vendado los loores,    
 de Cupido certero las doradas    
 flechas, su blanda risa, y sus favores.    

 Deja, Cupido santo, las preciadas   
 aras de Chipre, y en tu fuego ardiente    
 enciende mis entrañas frías y heladas.    

 ¡Oh mil veces fatal ruego, imprudente    
 súplica, por mi mal bien acogida!    
 ¡Oh condición de Amor cruda, inclemente!    
 
 Baja de Olimpo el pérfido, y fingida    
 piedad muestra en su rostro y apostura    
 dulce el falso, y sonrisa fementida.    

 «Del Betis a la orilla una hermosura    
 (amarla es tu destino eternamente)   
 te ofrezco; parte, corre a tu ventura».    

 Dijo y voló; yo loco encontinente    
 el Manzanares dejo, y desalado    
 al Betis corro con anhelo ardiente.    

 Ya no hay más libertad ¡ay! ya aherrojado    
 Lícoris en durísimas prisiones    
 me tiene, al duro remo ¡ay! amarrado.    

 Yo triste los pesados eslabones    
 arrastro, mientras que tormenta horrible    
 levantan en mi pecho las pasiones.   

 Amor en fuego ardiente, inextinguible,    
 me abrasa sin cesar; jamás la hoguera    
 aparta, que esquivar me es imposible;    

 que el crüel me persigue por doquiera,    
 cual cierva a quien fatal punta acerada   
 el costado rompió con llaga fiera;    

 que el monte, el llano corre la cuitada,    
 el doliente bramido al cielo alzando,    
 del rabioso dolor siempre aquejada.    

 Así mi cruda pena va aumentando   
 la aguda flecha con que Amor me ha herido,    
 siempre el enfermo pecho lastimando;    

 la imagen de Licoris, el bruñido    
 cabello de azabache, la alta frente,    
 el sonrosado labio, el cuello erguido,    

 y el hablar, y el reír suavemente    
 Amor grabó con punta de diamante    
 en el mezquino corazón doliente.    

 Mora Licoris en mi pecho amante,    
 Licoris mora en él; vos amadores,   
 de Gnido desertad la ara humeante.    

 Ved cuál la abandonaron los amores    
 y a Lícoris festivos rodeando    
 de guirnaldas la ciñen de mil flores.    

 El sangriento Cupido está aguzando    
 la inevitable flecha, y falsa risa    
 va por sus labios pérfidos vagando.    

 ¿Quién de mi dulce bien vio la sonrisa,    
 y cantar pudo la ambición, la guerra    
 que los tronos trastorna, rompe y pisa?    

 Obra de un dios maligno es nuestra tierra;    
 el duelo la pasea de contino,    
 que todo bien lejos de sí destierra.    

 Y cuando el placer muestra su divino    
 rostro, nosotros necios le esquivamos,   
 ¡oh del error efeto el más indino!    

 Que la flor de la vida así pasamos;    
 la vejez nos señala el tenebroso    
 ataúd, que en vano tristes evitamos.    

 Gusta, Lícoris mía, el delicioso   
 néctar de amor, agora que te es dado    
 del tiempo del placer nuestro envidioso,    
 y nunca sin desdicha despreciado.