Enciclopedia Chilena/Folclore/Mar Pacífico está agitado, El

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
ECH 1328 93 - Mar Pacífico está agitado, El.djvu
Para ver el documento original completo, haga clic en la imagen.

El Mar Pacífico está agitado
Artículo de la Enciclopedia Chilena

Flag of Chile.svg

Este artículo es parte de la Enciclopedia Chilena, un proyecto realizado por la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile entre 1948 y 1971.
Código identificatorio: ECH-1328/93
Título: El Mar Pacífico está agitado
Categoría: Folclore


Mar Pacífico está agitado, El.

 Juego infantil en el que participan de 20 a 40 jugadores, situados en una fila circular, sentados y teniendo cada uno el nombre de un pez: anguila, blanca, bagre, emperador, lenguado, peje-bagre, peje-gallo, peje-rey, pejesapo, pescada, pichi-güen, pinta-roja, sardina, robalo, sierra, tiburón, trucha, etc. Uno de los jugadores, el pescador, que carece de asiento, trota alrededor de los demás, murmurando: "El Mar Pacífico está agitado", "El Mar Pacífico está agitado"; de repente, calla y llama a la "corvina", p. ej., que se levanta en el acto y trota tras el pescador murmurando también: "El Mar Pacífico está agitado", "El Mar Pacífico está agitado"; en seguida sigue llamando a otros pescados, que hacen lo mismo que la "corvina". Cuando todos los peces se han levantado para dar vueltas alrededor de los asientos, el pescador hace marchar "en serpentina" (cada jugador tiene que seguir las sinuosidades del camarada que precede), alejándose poco a poco de los asientos, y cuando más descuidados estén, da un fuerte grito: "El Mar Pacífico está en calma"; pronunciado ese grito, todos deben correr, incluso el pescador, a sentarse en cualquier asiento; como el número de asientos es menor en una unidad que el de jugadores, forzosamente se quedará uno de pié, que pasa a ser el pescador y se reinicia el juego.

 Puede jugarse también, al hilo del recitado de los siguientes versos de Gabriela Mistral:

1. Oye, tú, lindo pescado
serás el congrio encarnado.

2. Y tú, la anguila, el pez hebra largo como una culebra.

3. Tú, la sardina barata
de las escamas de plata.

4. Yo, e deforme tiburón, y yo, el sabroso salmón.

5. Tú eres la trucha criada
en agua dulce y salada.

6. Yo, el ridículo lenguado
de los flancos aplastados.

7. Si eso sois. Dios así os hizo,
así os formó o así os quiso.

8. La pescadora en mí ved,
la que os arrastra en su red.

 A medida que se aleja de los asientos:

9. El mar está agitado
y arroja los pescados.

 Después, para terminar:

10. Tornada ya la calma al mar,
sus peces vuelve a refugiar.