Enciclopedia Chilena/Partidos políticos/Movimiento Nacional Socialista de Chile (Partido Nacista)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
ECH 2840 11 - Movimiento Ncional Socialista de Chile (Partido Nacista).djvu
Para ver el documento original completo, haga clic en la imagen.

Movimiento Ncional Socialista de Chile (Partido Nacista)
Artículo de la Enciclopedia Chilena

Flag of Chile.svg

Este artículo es parte de la Enciclopedia Chilena, un proyecto realizado por la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile entre 1948 y 1971.
Código identificatorio: ECH-2840/11
Título: Movimiento Ncional Socialista de Chile (Partido Nacista)
Categoría: Partidos políticos


MOVIMIENTO NACIONAL SOCIALISTA DE CHILE
(Partido Nacista)

Historia[editar]

El "Movimiento Nacional Socialista de Chile", llamado también "Partido Nacista", fué fundado en 1932, como reflejo de sigilares movimientos de carácter totalitario que en aquella época se estaban desarrollando en Europa. En Italia, a raíz del descontento y la inquietud producidos por la Guerra Mundial, se había organizado el fascismo, dirigido por Benito Mussolini, grupo político de base corporativa, que atacaba la democracia y el comunismo. Había crecida considerablemente, logrando obtener 35 puestos en el Congreso en 1921 y conquistado el poder en 1922. Desde entonces se había implementado en Italia un régimen totalitario, en el cual se daba al Estado una preponderancia absoluta sobre el individuo y solo se permitía la existencia de un Partido Político único: el Fascista. En Alemania recién había llegado al poder (Enero de 1933) el Partido Nacional Socialista o Nacista, dirigido por Adolfo Hitler, movimiento de carácter totalitario, basado en el principie de las jerarquías y apoyado también por un Partido único, con doctrina político-racial antijudía, que abominaba de la democracia y del Comunismo.

En Chile, el Movimiento Nacional Socialista fué organizado por Jorge González Von Marees, joven abogado, nacido en 1960, que había tenido alguna actuación pública como Alcalde de Ñuñoa y cuya memoria de prueba para obtener su título había versado sobre "El problema Obrero de Chile".

El 5 de Abril de 1932, Jorge González Von Marees reunió en su estudio profesional de Agustinas 1225 a un grupo de amigos con el objeto de echar las bases de una organización nacionalista. Invitó a doce personas; pero sólo seis, además de él, aceptaron formar parte del nueve Movimiento. Estas personas que, con Jorge González son los fundadores del Nacional Socialismo, fueron los señores Mauricio Mena, Carlos Keller, Fernando Calvo Larrain, Luis Felipe Lazo, Juán de Dios Valenzuela y Gustavo Vargas Molinare.

Quedó, así, fundado en Chile el "Movimiento Nacional Socialista", que desde un principio se llamó también a sí mismo "Nacismo". Su Jefe fué Jorge González Von Marees. Sobre la base de su Programa, de sus Declaraciones Fundamentales y de los primeros discursos del Jefe, es fácil señalar los puntos de su contenido doctrinario, que por sí solos y con su sola enunciación, le dan caracteristicas y ubicación bien definidas.

El Nacismo, dice uno de sus documentos "es un movimiento que tiende a organizar y a unir en un solo has la sana opinión publica de Chile, hoy desorientada y dispersa, para constituir con ella una fuerza nacional, que este en condiciones de encauzar y dirigir, por medio de sus individuos de selección, los nuevos destinos políticos, sociales y económico de la República." Junto con esta enunciación que ya diseña la tendencia hacía el Partido único, inició un ataque a los Partidos Políticos tradicionales. "Cadáveres son hace ya años, dijo el Jefe en un discurso, los partidos políticos de Chile. Esos partidos, que nacieron y plasmaron sus doctrinas en la etapa liberal de nuestra historia, murieron para siempre, junto con la época que les dio vida."

El Nacísmo es un Movimiento nacional, porque quiere exaltar los valores de la nacionalidad chilena. Es un movimiento popular. "El pueblo de Chile, dicen, esa masa inmensa, que solo desea paz y trabajo, constituye la base de nuestra organización".

Se considera también una fuerza moral: "Los valores espirituales de la raza la hombría, la rectitud de intención, la fe inquebrantable en los destinos de la patria, en una palabra, todos esos dones morales con que la Providencia colmó a nuestra nacionalidad y que hoy parecen adormecidos, serán rehabilitados por nosotros...»"

Considera muerto el liberalismo económico y el liberalismo político. Quiere que el Estado tenga la tuición sobre todas las actividades nacionales; y que el individuo sea un servidor del Estado, sobre la base de una sólida disciplina. No descarta el empleo de la fuerza para la obtención de sus fines, y al respecto dice: "El Nacismo sabrá ser también una fuerza física que a la violencia no trepidará en responder con la violencia. Condenable en principio, la violencia es necesaria cuando la razón se hace impotente para imponer la cordura...."

Como lo indica su nombre, el Movimiento tiene también carácter socialista; pero con rasgos peculiares. "El Nacismo, dice el Jefe, es un Movimiento social. Pero nuestro socialismo no tiene punto alguno de contacto con el marxismo internacional.... El socialismo nacísta no está fundado en la lucha de clases, sino que en la cooperación de los diversos grupos sociales.."

En cuanto a organización interna, la autoridad suprema del nuevo Partido es el "Jefe", que actúa secundado por un Consejo Consultivo. Hay también secciones para cada, una de las actividades nacionales (agricultura, minería, comercio, etc.) La base de la organización interna es la disciplina. Es fácil comprender que un partido político sustentado en tales ideas y con semejante organización causó una honda impresión en el ambiente chileno y origino las más contradictorias reacciones. Esta situación se incrementó cuando se vió sus militantes salir a la calle en forma bulliciosa y provocativa, luciendo uniformes a semejanza de los europeos.

Los comienzos para Movimiento Nacional Socialista fueron duros. Recibió ataques de la Izquierda y de la Derecha y tuvo que mantenerse en permanente actitud ofensiva y defensiva a la vez. Hubo incidentes callejeros, choques, reyertas, especialmente con socialistas y se produjeron bajas en ambos sectores.

EL nuevo Partido instaló su local en Estado 239. Publica en el diario de la tarde "El Imparcial" una página de propaganda todos los días martes y sábado, en la cual divulgaba sus doctrinas y comentaba los acontecimientos políticos de la actualidad. Tuvo también una radio, oficial, que fue la Radio Difusora Santa Lucía. Más adelante publicó un periódico propio, que se llamó "Trabajo" y que era voceado y vendido bulliciosamente por los propios militantes uniformados.

El Movimiento fué creciendo en forma apreciable. Encontró fácil acogida entre los elementos juveniles que se entusiasmaban con las nuevas fórmulas políticas, con los uniformes, con la audacia y que reconocían la honradez y patriotismo del Jefe. Al ingresar, todo militante debía prestar un Juramento concebido en los siguientes términos: " En el nombre de Chile, en el nombre de los que labraron el prestigio y la gloria de Chile, juro consagrarme, por entero y por siempre, a la grandeza de Chile".

Entre los elementos adultos, la acogida no fué la misma. La impetuo sidad del Movimiento, los métodos empleados y sus doctrinas, no cuadraban con las tendencias dominantes. Aun hubo muchos elementos adultos que empezaron a retirarse de él ante el giro que tomaban los acontecimientos.

En Setiembre de 1933 se realizó en el Teatro Iris de Santiago, una gran concentración, a la cual asistieron más de mil militantes, haciendo una demostración del aumento de su fuerza. Actuaron públicamente los "Grupos de choque" y se produjeron incidentes violentos con contramanifestantes.

En la Cámara de Diputados el nuevo Movimiento produjo alarma. El primero en llamar la atención fué el diputado Gabriel González Videla, quien exhibiendo documentos de propaganda del nueva Partido, destacó su semejanza con el Nacismo y el Fascismo. Fué presentado un proyecto de acuerdo que decía: "La Cámara de Diputados, en uso de la facultad concedida por el artículo 39 N°2 de la Constitución, y en resguardo del mantenimiento inquebrantable del régimen republicano democrático, solicita del señor Ministro del Interior arbitre las medidas más enérgicas para terminar con la acción revolucionaria desarrollada en esta ciudad por las fuerzas de asalto del movimiento nacista, como igualmente contra toda organización que por medios violentos pretenda entronizarse en el poder." Después de una amplia discusión, se aprobó el siguiente acuerdo:

"La Cámara condena las actividades nacistas y comunistas que tienden a alterar por medios revolucionarios las organización política y social de la República y declara, en presencia de ellas, que deben adoptarse con urgencia las medidas legales para sancionarlas eficazmente."

Mientras tanto, la agitación nacista continuaba. Sus huestes uniformadas se presentaban en público por doquier y el periódico "Trabajo" atacaba duramente al gobierno de Alessandri.

El Ministro del Interior decidió prohibir las manifestaciones públicas de los nacistas, y, en especial, los desfiles uniformados. Esto motivó una acusación constitucional que presentó en su contra el Jefe del Movimiento, Jorge González Von Marees. Esta acusación fué rechazada el 10 de Julio de 1934. Más adelante fué prohibido el uso del uniforme nacista, lo que motivó una nueva acusación en contra del Ministro del Interior. La acusación fué nuevamente rechazada en sesión de 11 de Diciembre de 1935, por 19 votos contra 13 y 4 abstenciones. Los actos de violencia recrudecieron, polarizándose ahora en nacistas y comunistas. Los elementos tradicionales de Chile se alarmaron ante la disyuntiva que veían plantearse; pero no faltaron voces de aliento para la nueva tendencia, en la cual algunos creyeron ver la única fuerza capaz de detener el comunismo y el socialismo.

El 15 de Noviembre de 1936 ocurrió en la estación de Rancagua un grave incidente entre nacistas y contramanifestantes suyos, a consecuencias del cual hubo tiros y víctima. Todos los partidos protestaron por estos hechos; y la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad un proyecto de acuerdo que decía: "En presencia de los luctuosos y sangrientos sucesos provocados en reiteradas ocasiones por miembros armados del partido nacista, y que han culminado con lo ocurrido el domingo último en Rancagua, la Camara de Diputados acuerda representar a S.E. el Presidente de la República, la urgencia que existe de adoptar todas las medidas tendientes a sancionar efectivamente a los culpables y a evitar la repetición de hechos de tal naturaleza".

El gobierno adoptó; algunas medidas en contra del Movimiento; y, entre ellas, prohibió la circulación del periódico "Trabajo". Envió también un oficio a la cámara de Diputados pidiendo trámite de urgencia para el proyecto de Seguridad Interior del Estado, que pendía de su consideración; y en él se refería a la necesidad de reprimir al comunismo y al nacísmo. El proyecto fué aprobado por escasa mayoría.

Mientras tanto, el Movimiento Nacional Socialista se preparaba para afrontar las elecciones parlamentarias que se realizarían en Marzo de 1937, presentando varios candidatos. Su campaña fué intensa y agitada. En ella se atacó el régimen político imperante y se manifestó que debía imponerse un cambio por la razón o la fuerza. Se sostuvo igualmente que el nacismo era el único movimiento que estaba en condiciones de luchar en contra del Comunismo. El gobierno y, en especial, el Ministro de Hacienda Gustavo Ross fueron atacados violentamente. Realizadas las elecciones, el Nacismo obtuvo el triunfo de tres candidatos, que resultaron elegidos diputados: el jefe, Jorge González Von Marees, por Santiago; Fernando Guarello Fitz-Henry, por Valparaíso; y Gustavo Vargas Molinare, por Temuco. El Partido totalizó 14.235 votos. En una de las primeras sesiones, Jorge González Von Marees fijó la posición política de su partido en los siguientes términos: "En la disyuntiva de tener que apoyar; a una de estas dos corrientes, no podemos dejar de ver que la izquierda, en su gran mayoría, persigue un ideal que también es el nuestro, cual es el de que este pueblo obtenga la justicia que el régimen le niega. Seremos, por tanto, de la oposición, porque queremos que el espíritu revolucionario de redención social que domina cada vez más en el pueblo de Chile, trascienda a todos los ámbitos del territorio, para que llegue cuanto antes el día en que definitivamente podamos tener un Gobierno que haga flamear para siempre la bandera de la justicia social en nuestra Patria".

La actuación de los parlamentarios nacistas fué en la Cámara espectacular y atacaron violentamente al Gobierno y a la derecha.

El 21 de Mayo de 1938, con motivo de la apertura del Congreso, la situación llegó a un punto culminante. Los parlamentarios de izquierda, en señal de protesta porque el Presidente de la República se había negado a recibirles, hicieron una declaración manifestando que verían con desagrado la presencia del Presidente de la República en la sesión inaugural; y este replicó que si se le pretendía estorbar en el ejercicio de sus facultades onstitucionales, se haría respetar con la fuerza pública a sus ordenes.

Poco después de entrar el Presidente Alessandri al salón de sesiones, estalló en los jardines una bomba o petardo, que fué atribuida a los nacistas. Cuando el Presidente de la República se puso de pie para leer el Mensaje, la representación parlamentaria de la izquierda comenzó a retirarse de la sala. Se produjo un grave desorden; y en medio de él, Jorge González Von Marees disparó un tiro de revólver. Una vez terminada la sesión, el Presidente del Senado ordenó la detención de González Von Marees para ponerlo a disposición de la justicia. Luego de algunas alternativas e incidentes, el Jefe nacista fué detenido en el recinto de la Cámara de Diputados; pero a las pocas horas fué puesto en libertad.

Estos sucesos provocaron honda alarma en el país; y dieron origen a acusaciones que presentó la representación de Izquierda en contra del Ministro del Interior, las que, en definitiva, fueron desechadas.

La campaña electoral para elegir Presidente de la República entró luego a su momento de mayor intensidad. Tres candidatos estaban en lucha: Pedro Aguirre Cerda, apoyado por el "Frente Popular" (Véase), combinación política que agrupaba a los partidos de izquierda; Gustavo Ross Santa María], apoyado por los partidos de derecha; y Carlos Ibañez del Campo, apoyado por la "Alianza Popular Libertadora" (Véase), combinación política de la cual los Nacistas constituían el Partido eje.

El domingo 4 de Setiembre los partidarios del general Ibañez realizaron una bulliciosa manifestación en apoyo de su candidato. El número de los asistentes y entusiasmo con participaron causaron conmoción en el ambiente político de Santiago.

Al día siguiente, 5 de Setiembre, se produjo un golpe revolucionario de carácter nacista, que habría de tener trágicas consecuencias. Un grupo de jóvenes, luego de dar muerte a un carabinero de guardia, se apoderó del edificio del Seguro Obrero Obligatorio y ocupó los pisos superiores, colocando barricadas y manteniendo como rehenes a algunos empleados. A la misma hora, otro grupo de jóvenes de apoderó de la Casa Central de la Universidad de Chile.

Desde un lugar desconocido, el Jefe González Von Marees se mantenía en contacto con los revolucionarios por medio de un transmisor de radio.

El gobierno reaccionó de inmediato y se organizó la acción con el objeto de recuperar los edificios ocupados. Mediante la acción conjunta de Ejercito y Carabineros logró rendirse el edificio de la Universidad, cuya puerta se abrió con una pieza de artillería que disparó dos balazos. Los nacistas amotinados fueron detenidos. Luego se les condujo al edificio del Seguro Obrero, cuyos pisos superiores continuaban en poder del otro grupo nacista, con el objeto de hacerlos servir de intermediarios y obtener la rendición de los demás. Posteriormente y en circunstancias que han sido ampliamente discutidas, se produjo la muerte de gran cantidad de jóvenes y la rendición total del edificio del Seguro Obrero. El candidato general Ibañez, mientras tanto, se había entregado en la Escuela de Aplicación de Infantería, ante el peligro de que se le considerara mezclado en el golpe y se le persiguiera.

Los acontecimientos del día 5 fueron revibidos en el país con consternación; y siguió un perído de violentas recriminaciones, protestas y acusaciones en uno y otro sentido. En el Congreso nacional se produjo también un agitado debate.

El Jefe del Nacismo, Jorge González Von Marees, se entregó a la Jus ticia; y se dió orden de detención en contra de los principales dirigentes de la candidatura Ibañez. González Von Marees presentó su renuncia como Jefe del Movimiento Nacional Socialista y formuló la siguiente declaración: "No es mi ánimo aminorar la gravedad de lo sucedido y me resigno de antemano a sufrir por ello la condena que legalmente me corresponda. Pido, sí, a mis compatriotas, que no juzguen mi conducta con criterio mezquino, y que duden de que la grave culpa que en estos momentos pesa sobre mí no ha sido el resultado de un incontrolado impulso de ambición, sino que la consecuencia fatal de un régimen que ha llevado la desesperación popular hasta el frenesí". En esta misma declaración, y luego ante la Justicia, negó toda participación en el movimiento del General Ibañez y demás dirigentes de la Alianza Popular Libertadora.

La candidatura Ibañez quedó totalmente desbaratada después de estos hechos y los integrantes de la Alianza Popular Libertadora, entre ellos los Nacistas, se plegaron a la candidatura de Izquierda. Don Pedro Aguirre Cerda triunfó en las elecciones por estrecho margen y uno de sus primeros actos fué indultar a González Von Marees y demás personas que habían sido condenadas por el golpe del 5 de Setiembre. El Jefe reasumió, así, la dirección de su Movimiento.

Mientras tanto, se había venido produciendo un vuelco ideológico, completo dentro del Nacismo. Ya a raiz de los sucesos del 21 de Mayo, González Von Marees había declarado: "No tenemos absolutamente ninguna concomitancia con los llamados fascistas europeos, ni espiritual ni mucho menos material. Nuestro movimiento tampoco se identifica ideológicamente con el fascismo. Y en la Cámara de Diputados declaró: refiriéndose a los sucesos del 21 de Mayo: "Ellos han sido la advertencia dada por la izquierda política de Chile, férreamente unida, y a la que nosotros los nacionales socialistas nos honramos de pertenecer, de que ella está dispuesta a imponer sus ideales, que son los del pueblo, por la razón o la fuerza, con la ley o contra la ley, e incluso, si las circunstancias lo exigen con el derramamiento de la sangre de los que se opongan a estos altos designios".

Finalmente, a fines de 1938, el Movimiento fué reestructurado y se le dio el nombre de "Vanguardia Popular Socialista". Su contenido doctrinario fué ahora netamente izquierdista, en concordancia con el resto de la izquierda chilena.

La declaración doctrinaria aprobada en el Congreso del Partido reali zado en Enero de 1939, se dijo:

"1. La Actual etapa histórica de la humanidad denuncia la desaparición de una edad y el advenimiento de otra, ya en gestación. Dentro de este proceso de transmutación, la Vanguardia Popular Socialista tiene por objeto encauzar organicamente la vitalidad instintiva de las nuevas generaciones.... 2. La Vanguardia Popular Socialista considera que la trayectoria histórica de Chile se carácterizo por el predominio sin contrapeso de una clase sobre el pueblo. Reconoce que en el siglo XIX la clase gobernante hizo, en general, uso del poder que detentaba, con fines de engrandecimiento nacional. Sostiene la degeneración posterior de la antigua aristocracia en plutocracia expoliadora y aliada del capital imperialista, la iniciación de cuya accion antipatriótica desembozada coincide con la caída del Presidente Balmaceda, precursor en Chile de la lucha antiimperialista..... De acuerdo con la interpretación histórica que precede, la Vanguardia Popular Socialista tiene por misión primordial la orientación y realización integral de la Revolución en marcha del pueblo chileno.... 5. La Vanguardia Popular Socialista repudia toda teoría de supremacía racial...... 8. La Vanguardia Popular Socialista afirma categóricamente su posición democrática y su repudio a todo régimen contrario a este principio..... 9. La Vanguardia Popular Socialista reconoce la lucha de clases como un hecho actual indiscutible, y en ella se coloca decididamente del lado de las clases explotadas..... 12. La Vanguardia Popular Socialista condena toda clase de totalitarismo político, ya sea fascista o de cualquiera otra especie. 13. La Vanguardia Popular Socialista sustenta una auténtica concepción socialista de la vida en común."

O sea, desaparecen ya todos los principios del antiguo nacionalismo, para ser reemplazados por conceptos democráticos de izquierda. Poco después, el nacismo empezó a languidecer. En las el elecciones parlamentarias de 1941, sólo obtuvo dos diputados: Jorge González Von Marees y Gustavo Vargas Molinares. Totalizó 11.175 votos.

Politícamente se coloca pronto en oposición al gobierno del señor Aguirre Cerda, atacándolo violentamente.

En Mayo de 1941, poco antes de inciarse el período de sesiones legislativas, se produjo un serio incidente entre radicales y nacis tas frente al local del Partido Radical, en calle Huérfanos esquina de Teatinos. A consecuencias de este incidente, resultaron algunos radicales heridos, entre ellos el senador electo Dr. Gustavo Girón; y uno muerto: don Fernando Pinto. Producidos estos hechos, el Ministro del Interior don Arturo Olavarría, considerando que el movimiento nacista y su Jefe González Von Marees ofrecían peligrosidad pública y temiendo que el Jefe pudiera estar mentalmente enfermo, obtuvo del Director de beneficencia Dr. Castro Oliveira que ordenara su detención para ser sometido a examen, de acuerdo con las disposiciones del Código Sanitario. Al presentarse en su domicilio los funcionarios encargados de detenerlo, el Jefe se defendió a tiros; pero terminó por ser sacado a viva fuerza y trasladado a la Casa de Orates. Se produjo gran agitación política con estos hechos y la defensa del señor González Von Marees recurrió de amparo a los Tribunales de Justicia. La Corte Suprema, en definitiva, ordenó que se le pusiera en libertad y que no se le practicara el examen. Los acontecimientos indicados contribuyeron a que continuara el proceso de desintegración del Movimiento. Sus militantes y el entusiasmo fueron diminuyendo apreciablemente. Por fin, el Partido acordó disolverse.

Jorge González Von Marees terminó tranquilamente su período parlamentario en 1949 y vivió algún tiempo retirado de la política. Mas tarde ingresó al Partido Liberal, colectividad en la que alcanzó a ocupar el cargo de Secretario General. Se retiró de él por no estar de acuerdo con la candidatura presidencial de don Jorge Alessandri Rodriguez.

Bibliografía[editar]

  • Biblioteca Nacista. Ideario Nacista. 1932
  • Boizardi, Ricardo. Historia de una Derrota.1941.
  • Cordova Iturburú. Diccionario de la Actualidad. 1944.
  • Dirección de Informaciones y Cultura. Anuario DIC.1946.
  • Donoso, Ricardo. Alessandri. Tomo 2. 1954.
  • Gonzalez Von Marees, Jorge. El Movimiento Nacional Socialista de Chile. 1932.
  • Galdames, Luis. Historia de Chile. 1944.
  • León Echaiz, René. Evolución Histórica de los Partidos Políticos chilenos. 1939.
  • Olavarría, Arturo. Chile entre dos Alessandri. 1962.
  • Vanguardia Popular Socialista. Declaración doctrinaria. 1939.
  • Valencia, Luis. Anales de la República. 1951. Prensa de la época