Entrevista a Ernesto Zedillo Ponce de León por Danilo Lacayo, Director del Noticiero "Buenos Días" del Canal 2 de Televisión de Nicaragua

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Managua, Nicaragua, 19 de diciembre de 1997.

Versión estenográfica de la entrevista que concedió el presidente Ernesto Zedillo al señor Danilo Lacayo, director del noticiero "Buenos Días" del Canal 2 de Televisión de Nicaragua, en el hotel "Intercontinental" de esta ciudad, que fue transmitida el día de hoy.

Danilo Lacayo: Se encuentra con nosotros el señor presidente de México, doctor Ernesto Zedillo Ponce de León. Gracias, señor Presidente, por concedernos este tiempo.

Presidente Ernesto Zedillo: Gracias a ustedes por esta oportunidad.

Danilo Lacayo: Presidente, vamos al grano porque su tiempo es oro. El México actual --los latinoamericanos, y especialmente los nicaragüenses-- vemos a un México donde un PRI al final del siglo está terminando, pues, ya bastante desgastado: un Alcalde que no es del PRI, el señor Cárdenas; el Congreso, mitad y mitad. ¿Qué usted piensa hacia dónde va el PRI? ¿Que termina el PRI este siglo o se fortalece?

Presidente Ernesto Zedillo: Bueno, yo tengo otra manera de ver las cosas. Lo que se ve ahora en México no es un PRI desgastado, sino lo que se ve es el fortalecimiento de un régimen genuinamente democrático, donde el PRI ha jugado y seguirá jugando un papel fundamental, pero ahora en un sistema de abierta, clara competencia política donde existen otros partidos nacionales, muy respetables, que están con toda legitimidad aspirando al poder público, y en ese panorama el partido al que yo pertenezco, el PRI, es un partido fuerte, pero un partido que reconoce que tiene que seguir formándose para estar a la altura de las nuevas circunstancias políticas, a la altura de las nuevas circunstancias de competencia política que nos está marcando esta nueva etapa de democracia en México, y creo que estos cambios son para bien del país, son para el bien del PRI, son para el bien de todos los partidos políticos, y al final no solamente es un cambio político, sino que es algo que favorecerá otros avances en el orden económico y en el orden social.

Danilo Lacayo: Otra pregunta relacionada con su país, Presidente, es que a finales de este siglo está habiendo guerrillas, está habiendo narcotráfico en México. Esto está afectando mucho al pueblo mexicano. Una noticia que vemos a través de a televisión que dice que hay una crisis en México. ¿Cómo lo ve el Presidente de México?

Presidente Ernesto Zedillo: No, en México no hay crisis; en México tuvimos una circunstancia económico muy difícil en 1995, que superamos con una rapidez sorprendente para muchos. México está ahora entrando de lleno a una etapa de crecimiento económico sostenido. Este año México tendrá la economía latinoamericana de más alto crecimiento.

Ha habido algunos hechos de violencia en nuestro país; a principios de 1994 apareció un grupo que irrumpió en la vida de México de manera violenta, pero afortunadamente desde entonces se han encontrado las condiciones para que esa violencia no se repita, y de ninguna manera creo que esa imagen que usted describió ahora, describa la situación de nuestro país.

México es un país grande, es un país que --como país grande-- tiene muchos problemas, pero los está enfrentando satisfactoriamente a partir del reconocimiento de que los retos sociales son enormes; que únicamente la paz, fundada en un régimen democrático, en un régimen de Derecho, es lo que nos va a abrir esas oportunidades de progreso material y social que demanda el pueblo de México; pero de ninguna manera ese es el estado como el que usted acaba de describir, no. México es un país que está avanzando. Tenemos el problema del narcotráfico, por ser un país de tránsito, vecino de un país que es importante consumidor de drogas. Estamos trabajando hacia adentro, pero también en el ámbito de la cooperación para controlar este problema, y creo que lo estamos logrando y lo vamos a lograr cada vez más con mayor claridad.

Danilo Lacayo: Muchos empresarios nicaragüenses o pequeños empresarios nicaragüenses ven que el empresario mexicano viene a Nicaragua y se va a "comer" al empresario nacional, hay un cierto temor sobre esto. ¿Cuál sería su impresión en esta opinión de algunos empresarios nicaragüenses, Presidente?

Presidente Ernesto Zedillo: Creo que lo mejor es referirnos a hechos concretos y análogos. Hace unos años, cuando se estaba negociando el TLC de México con los Estados Unidos y Canadá, estos temores existían en la comunidad empresarial mexicana. Ellos decían: "¿Cómo es posible que nosotros, que estamos en una economía mucho más pequeña que la de Estados Unidos, podamos ser puestos a competir con los empresarios de aquel país?" Sin embargo, al cristalizarse el TLC con Estados Unidos y Canadá, todos esos temores se han disipado porque lo que hemos visto es que México esta aprovechando mejor sus ventajas relativas. Los empresarios mexicanos han encontrado un acceso al mercado más poderoso y más grande del mundo que no tenían antes, y con eso han encontrado extraordinarias oportunidades, se han podido convertir en socios de empresarios de Estados Unidos y de otros países que han venido, atraídos a México, por esa apertura del mercado norteamericano y yo diría que de manera definitiva esos temores se han disipado.

Yo creo que es muy correcto al ponderar que la diferencia económica entre México y Estados Unidos es mucho más grande que la diferencia entre Nicaragua y México, y en ese sentido creo que el temor no está justificado; al contrario, yo creo que esta apertura que está teniendo Nicaragua no solamente hacia México sino hacia otros países, es parte de asumir una nueva realidad que es la globalización que, ciertamente, entraña retos, dificultades, pero sobre todo entraña enormes oportunidades.

Aquí tenemos una gran oportunidad, pueblos como el nuestro, países como los nuestros, (inaudible). Si no fuese por este comercio internacional, por esta globalización, por esta integración que estamos viviendo, posiblemente nos llevaría más tiempo en desarrollarnos. Ahora tenemos esta oportunidad, hay que tomarla, porque son enormes las carencias económicas y sociales que viven nuestras naciones.

Danilo Lacayo: ¿Usted piensa Presidente, que esto va a ayudar a que haya menos pobreza en la América Latina en todos estos cambios, en esta globalización? ¿Usted cree que esto va aliviar el problema de la pobreza en América Latina?

Presidente Ernesto Zedillo: Absolutamente, yo creo que si algo hemos aprendido los latinoamericanos en los últimos 60 años es que las políticas de cerrazón, las políticas populistas, las políticas de la irresponsabilidad fiscal no conducen al desarrollo. Lo que necesitamos para desarrollarnos es, por una parte, el construir una base material, económica, fundada en la liberalización y la modernización de nuestras economías y, por otro lado, desplegar políticas sociales mucho más efectivas, mucho más dirigidas a atender, a apoyar a los grupos menos favorecidos; pero para poder desplegar esas políticas sociales más ambiciosas y efectivas necesitamos recursos, recursos que solamente nos puede dar el crecimiento económico, y hoy en día no se puede tener crecimiento económico sostenido si no se tiene una economía abierta, sino se tiene una economía competitiva y, además, sino se tiene una economía con una base de ahorro interno importante, y para tener ahorro interno se requiere también disciplina fiscal, se requiere orden, se requiere buen manejo de la economía.

Danilo Lacayo: Presidente, ¿cómo ve usted la democracia en América Latina? Una América Latina que pasó grandes dictaduras y ahora está la democratización, con excepción de Cuba. ¿Usted cree que esta nueva visión de política latinoamericana se va a mantener en la democracia?

Presidente Ernesto Zedillo: Yo creo que es un hecho irreversible, muy afortunado. Por primera vez en nuestra historia común la democracia es la regla y no la excepción como fue hasta hace muy pocos años, y creo que esto abre un horizonte totalmente distinto para la vida de nuestros pueblos, y creo que una vez que se ha probado la democracia como se ha probado en la última década en nuestros países, podemos suponer con toda certeza que este es un hecho ya irreversible de nuestra historia.

Danilo Lacayo: ¿Cómo ve a Nicaragua? Usted vino aquí como Presidente electo, ahora como Presidente ya de los Estados Unidos Mexicanos, y ¿cómo ve que va caminando la democracia en Nicaragua?

Presidente Ernesto Zedillo: Yo veo que esta caminando muy bien, yo veo que se esta consolidando esa vida democrática a la que estoy seguro aspiran los nicaragüenses, y por eso me atrevo a hablar de esto, porque sé que es un valor que compartimos con nuestros hermanos nicaragüenses, y estoy seguro que se están acendrando esos valores democráticos en nuestra sociedad, como en otras sociedades de América Latina, y creo que es un hecho muy afortunado para la historia de Nicaragua, como para la historia de toda nuestra América Latina.

Danilo Lacayo: México está relacionado por muchas razones: ahí estuvo al frente de la ayuda a principios de este siglo Porfirio Díaz, quien le mando al presidente Celaya, en su época, un barco para que se fuera de Nicaragua; Sandino estuvo en México; un nicaragüense, como Rogelio de la Selva, fue Secretario del presidente Alemán en México; en fin, hay muchas relaciones entre Nicaragua y México. Además de la parte comercial, ¿la parte cultural, la parte educacional seguirá siendo un tema fuerte de México y Nicaragua?

Presidente Ernesto Zedillo: Debe serlo, y debemos hacer mucho más de lo que hemos hecho hasta ahora, y a mí --así como me interesan las cosas económicas-- igualmente me interesan las relaciones culturales y el apoyo educativo. Yo creo que México y Nicaragua tienen mucho qué hacer en ese campo. Creo que en este momento México tiene muchas cosas qué ofrecer a Nicaragua, y estamos dispuestos a hacerlo.

Creo que este paso que hemos dado en el ámbito económico debe ser únicamente uno de los muchos pasos en varios campos que habremos de dar para tener una relación más estrecha y una relación en la que, efectivamente, nosotros los mexicanos le hagamos sentir a los nicaragüenses que genuinamente queremos, en la medida de nuestras posibilidades, apoyar su propio esfuerzo de desarrollo.

http://zedillo.presidencia.gob.mx/pages/f_archivo_gral.html