Entrevista a Ernesto Zedillo Ponce de León por Pedro Ferriz de Con, transmitida en el Programa "Para Empezar" de Estéreo Rey

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

5 de junio de 1995

Entrevista Concedida al Programa Para Empezar

El Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León concedió una entrevista al periodista Pedro Ferriz de Con, la cual fue transmitida en el Programa Para Empezar, de Estéreo Rey.


A continuación, se presenta el texto de la entrevista:

El periodista Pedro Ferriz de Con: son las ocho de la mañana con un minuto y tres segundos aquí en la capital de la República Mexicana, y tenemos aquí en el estudio de Para Em pezar, la visita del Presidente de México, y yo quiero reiterarle a nuestros amigos de la República Mexicana, el deseo del Presidente de la República de hacer esta entrevista y de platicar como siempre en términos de la sencillez que debe de caracterizar a una comunicación directa con la gente que, después de todo, es la que espera escuchar del Presidente a un hombre como siempre lo ha escuchado. Señor Presidente, muchas gracias por su presencia.

El Presidente de la República: muy buenos días, Pedro, a usted y a su muy amable auditorio. Es un gusto estar esta mañana en su programa que sabemos que llega a muchos, muchísimos puntos de la República Mexicana.

El periodista Pedro Ferriz de Con: allá a Mexicali también.

El Presidente de la República: incluyendo, por supuesto, a mi muy querido Mexicali. Un saludo para todos los amigos y familiares.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ganó Necaxa.

El Presidente de la República: ganó el Necaxa, ¡qué les parece! espero que ahora no empiecen a decir que ganó porque era el equipo consentido del Presidente (risas), ganó porque jugaron bien y punto.

El periodista Pedro Ferriz de Con: después de más de 50 años, ¿no ha llegado el Necaxa? pero no fue una condición fortuita, la verdad le echaron muchas ganas y mucha inteligencia, sobre todo. Señor Presidente, cuando yo estoy frente a un hombre que es el Presidente de México me quiero imaginar que es un hombre que no crea sus conceptos sobre un país hoy, sino que los ha tenido de siempre, y que hoy tiene la oportunidad de presidir a todos los mexicanos. ¿Cómo se ha imaginado un hombre que ha sido joven, inquieto, y que hoy tiene esta oportunidad, cómo se imagina el México por el que está trabajando?

El Presidente de la República: en efecto, Pedro, es un proceso de muchos años, es un proceso que empieza cuando uno es joven, idealista, como todos los jóvenes, y se empieza uno a imaginar la clase de país que uno quisiera para uno y después para su familia; pero, por otro lado, la experiencia, el trabajo, la observación de los hechos y, sobre todo, escuchar a la gente ya afinando ese proyecto, ese conjunto de características que no solamente son las ideales, sino las posibles que tenga el país en unos años. Hoy lo que estamos haciendo los mexicanos es construir el México con el que va a abrir el Siglo XXI, y precisamente por eso es importante que los mexicanos discutamos, analicemos, tengamos plena conciencia de las posibilidades reales que tiene México, sobre todo el gran esfuerzo que tenemos que hacer para llevar al terreno de los hechos ese mejor México que todos queremos.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ahora que estamos viviendo una crisis general en la economía, que estamos viviendo una crisis general que está haciendo catarsis en toda la República Mexicana, en términos sociales, he notado en la República Mexicana que hay una sensación de que esta crisis nos es ajena, porque nadie aportó directamente a la crisis su parte, que a lo mejor pudiera decir, bueno, esto fue lo que yo propuse pero me equivoqué. Yo he platicado mucho con la gente, les he dicho: yo espero que la próxima crisis que vivamos sea una crisis compartida, en donde digamos todos: bueno, nos equivocamos, nos equivocamos todos. Quiero referirme a esto: siento que estamos dejando un México que planteaba un modelo de desarrollo con una sola persona, y empezamos a entrar en una propuesta de modelo de desarrollo donde busca consensos. El Presidente de la República: en efecto, creo que la crisis ha sido desconcertante. Nos habíamos fijado todos los mexicanos ciertas expectativas, se había alimentado una suerte de optimismo exagerada en cuanto a que a dos o tres cosas en las cuales se estaba trabajando con gran ahínco, se le atribuían cualidades curativas extraordinarias. De pronto las cosas se complican en 1994, desde el primer día de ese año suceden cosas que nunca habían acontecido en la historia moderna de México, se empiezan a complicar también las cuestiones de carácter económico y financiero, y súbitamente aquellos sueños, aquellas expectativas que se había venido forjando la generalidad de la gente se vienen abajo, y eso ha sido muy traumático y, como dices, Pedro, no hay una causa simple o sencilla, y la gente está muy desconcertada.

Bueno, el desconcierto no debe ser, sin embargo, causa de desánimo. La crisis tiene muchas causas muy complejas, pero debe prevalecer la confianza de que vamos a superar esta crisis, pero como tú sugerías hace un momento, no vamos a encontrar una receta única o mágica, todos debemos de tener nuestra parte para salir adelante, y ojalá que si todos ponemos nuestra parte no haya una próxima crisis.

Creo que ése es el gran reto que tenemos los mexicanos, llevamos casi un cuarto de siglo sufriendo crisis económica, a veces políticas, de todas éstas, pues, salimos muy dañados los mexicanos. Lo que tenemos que hacernos es un propósito de no vivir una crisis en los próximos 25 años.

El periodista Pedro Ferriz de Con: construir un país con menos sobresaltos, pareciera como si un Presidente se dedica a gastar y otro a pagar. Y esto nos ha hecho entrar en un círculo vicioso en el que, yo creo, después de haber leído el Plan, muy detenidamente, y siento que lo que se podría proponer para nuestro país en el futuro, es un nuevo esquema en donde tengamos oportunidades con reglas claras. ¿Pudiéramos pensar que hoy se está marcando el fin de un régimen de presidencialismo en nuestro país, en donde el único peso específico es el del Presidente de la República? ¿pudiéramos pensar que el Presidente de México, que tengo hoy frente a mí, es el que va a marcar el fin de este esquema de desarrollo en México?

El Presidente de la República: bueno, en nuestro sistema político, en su diseño constitucional, es presidencialista, en tanto que los poderes o las facultades ejecutivas de administración, del gobierno, residen en el Ejecutivo y el Ejecutivo descansa en una persona. Yo considero que ese diseño constitucional tiene buenas razones para existir en México. Lo que está muy mal es que no está equilibrado por los otros Poderes, a pesar de que en el diseño constitucional existen esas facultades de los otros Poderes. Ha habido un ejercicio, limitado, de los Poderes que tiene el Legislativo y también el Judicial; lo que necesitamos en nuestro país es un presidencialismo equilibrado por las facultades constitucionales de los otros Poderes, acotado en ese ejercicio, evidentemente, pues, necesitamos alguien que ejerza la responsabilidad de gobierno en nuestro país. Y ése es el Ejecutivo, en cuanto al orden federal, esos son los gobernadores de los estados, en el orden estatal y los presidentes municipales; en los tres casos necesitamos equilibrios, necesitamos asegurarnos, en todo momento, pues, los Ejecutivos están sujetos no únicamente al cumplimiento de la ley sino al contrapeso efectivo de los otros Poderes.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ¿por eso a usted, como Presidente de la República, le han llamado débil?

El Presidente de la República: bueno, mire, me han llamado muchas cosas. En estos meses tan difíciles, son parte de estas expresiones de . . .

El periodista Pedro Ferriz de Con: es un nuevo estilo.

El Presidente de la República: de las catarsis que se dan durante las crisis, pero yo supongo que parte de esas expresiones provienen del hecho de que he tratado y creo que lo estoy logrando, de establecer una nueva relación con los otros Poderes, con la misma sociedad e incluso con los críticos del gobierno. Pero, esto, estoy yo convencido, que es necesario, precisamente, para llegar a tener este presidencialismo, mejor equilibrado por los otros Poderes y por la propia sociedad.

Lo que sucede es que, como parte de nuestra tradición política, al Presidente de la República se le trataba de ver como algo más que un ser humano. Y, no, el Presidente de la República es una persona con enormes facultades y responsabilidades, pero, finalmente, es una persona que debe de tener una relación respetuosa y equilibrada con las otras partes de la sociedad y de los Poderes del Estado. Y entonces la gente, algunas personas, piensan que esta apertura, esta nueva manera de que yo, en la que pongo énfasis de comunicarme con los otros partidos políticos, con los otros Poderes, pues, es un signo de debilidad, en lo absoluto.

Durante estos meses hemos enfrentado situaciones sumamente difíciles, sumamente complejas que me han puesto en una situación de tomar decisiones sumamente difíciles. Y la verdad en ningún momento me he sentido débil al tomar esas decisiones, han sido decisiones muy graves, la gente las conoce, las vive, las ha sufrido, en algún sentido, pero había que tomarlas porque era la única manera de evitar que nuestro país se nos desbarrancara. Y las tuve que tomar y las tomé y no me arrepiento, con toda firmeza.

El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente ¿cómo puede evitar un Presidente de la República el flotar, el sentir este carácter no humano de su posición política hegemónica en un país como el nuestro? ¿qué lo ubica, qué lo hace tocar el suelo? ¿qué lo hace no flotar a un punto en donde a veces entra tal vez por ese mismo esquema deformado como se concebía el Presidente en el pasado? entra en un esquema en donde parece que habla ex cátedra, parece que no se equivoca, parece que cualquier cosa planteada desde el Ejecutivo ¡tiene que llevarse así! y si no aparentarse que tiene un éxito.

El Presidente de la República: bueno, ese es un problema de varias cosas Pedro. Es un problema de moral personal, es ante todo un problema de responsabilidad. Uno tiene que vivir, sentir, percibir todos los días, en todo momento la gravísima responsabilidad que lleva. Ver que este trabajo tan importante, esta distinción tan enorme que le confiere a uno el pueblo de México no es más que eso, no es un privilegio. En primer lugar es una grave responsabilidad, claro que es un privilegio en cuanto a que uno se distingue por haber recibido el voto de los ciudadanos, pero el privilegio viene del ejercicio de la responsabilidad. Al sentir todos los días la responsabilidad, pues, uno siente, yo siento que lo único que hay que hacer es esforzarse, y poner a un lado los aspectos rituales, cosméticos, no sustantivos del ejercicio de esa autoridad. También es importante tener como colaboradores a personas que no sean simplemente elogiosos de oficio, o que traten a uno de distraer su atención de las cosas sustantivas, por estarlo queriendo llevar al terreno de la ilusión, del falso elogio, ¿verdad? de la salamería. Eso es muy importante, pero esa es una decisión desde el primer momento, o sea no tener en el equipo de colaboradores personas falsas, que más que trabajar traten de estar en el terreno de la simulación.

El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente se podría decir que cuando se es Presidente, ¿automáticamente hay una especie como de división entre el Presidente de la República y la sociedad? Es decir, cualquier situación criticable vamos a echarle la culpa al Presidente de la República.

El Presidente de la República: sí hay una tradición precisamente cultural, política, en cuanto a que el Presidente de la República al vérsele como Jefe de las Instituciones, -es la expresión que se usa la gente tiende a ver hacia el Presidente ya como último recurso.

El periodista Pedro Ferriz de Con: que lo arregle él.

El Presidente de la República: que lo arregle él. Pero, es hasta cierto punto natural, porque uno tiene responsabilidad y la gente tiene que ver hacia sus gobernantes cuando las cosas están mal. Y es natural que haya cierta descarga emocional a veces, incluso, en el propio Presidente cuando la gente no se está sintiendo bien, así lo percibo ya y me parece legítimo, aunque siempre, insisto, en que los problemas se resuelven y deben resolverse con la participación de todos. En la construcción de un México mejor todos somos corresponsables.

El periodista Pedro Ferriz de Con: está mal que yo lo diga, porque yo lo conozco a usted desde hace muchos años. También está mal que lo dijera una sociedad que no lo conoce o que no lo ha visto de cerca. Yo creo que una de las características que más quiere el mexicano de su Presidente es su honestidad, su transparencia de relación con la sociedad mexicana, hasta un punto de donde yo, esto lo he platicado con el Presidente de la República, el Presidente me ha dicho: yo cuando deje de ser Presidente de México, voy a tener que seguir trabajando. Me lo dijo una vez.

El Presidente de la República: pues sí, hay que vivir de algo. Quiero que mis hijos coman y vivan y se vistan y se eduquen bien.

El periodista Pedro Ferriz de Con: y ésta ¿sigue siendo su posición?

El Presidente de la República: definitivamente.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ¿. . . su posición y su objetivo de vida?

El Presidente de la República: definitivamente, el sueldo que tiene un Presidente, pues, no, da para ahorrar algo, pero no mucho. El Presidente de la República gana 51 mil pesos al mes, según lo autorizado en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Entonces se ahorra bastante, porque hay muchas prestaciones en el puesto, pero no lo suficiente para resolver el problema de toda la vida. Ese es el límite del ahorro, ¿verdad? y sí gasto, y creo que definitivamente a pesar de lo que ahorre tendré que seguir trabajando. Además, estaré lo suficientemente joven para seguir trabajando.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ¿es su objetivo, señor Presidente de la República, el rescatar esa calidad moral que debe de tener su puesto, cuando hoy este puesto ha sido muy golpeado, desde el punto de vista de prestigio?

El Presidente de la República: bueno, más que rescatar, se trata de vivir y de hacer las cosas conforme a los principios que establece la ley y los principios morales en los que uno cree. Si eso ayuda a que haya mayor respeto por las instituciones y mayor aprecio, será excelente.

El periodista Pedro Ferriz de Con: para mí fue importante esta, digamos, primera parte de la plática con el Presidente de la República de hablar de él, y de hablar de la figura que representa el término presidencial en un país como el nuestro, porque creo que vamos evolucionando como sociedad hacia otra instancia. Estamos metidos en una economía de mercado, en una economía de libertades; en una economía de donde todo mundo debe de aportar, y dentro de las características que le vi al Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000, es que siento que ahí está involucrado cada mexicano que quiera decir: yo aporto. ¿Esto está dentro del Plan, digamos, esquematizado en algún punto o en todo el Plan? ¿cómo lo pudiera usted ubicar?

El Presidente de la República: en todo el Plan Pedro. El Plan tiene objetivos, pues, muy precisos, que tienen que ver con nuestra soberanía, es decir, mantenernos como un país independiente, aunque interactuando en un mundo inevitablemente global, como en el que vivimos ahora. Fortalecer nuestro Estado de Derecho; construir una democracia plena, adquirir, lograr esa normalidad democrática que anhelamos todos los mexicanos. Desplegar una política muy vigorosa de desarrollo social para igualar oportunidades y reducir sustancialmente las inequidades y la pobreza que hay en nuestra sociedad, y alcanzar un crecimiento económico vigoroso. Estos objetivos sólo serán alcanzables en la medida en que todos pongamos nuestra parte. Y cuando digo todos, digo todos, desde el más modesto de los mexicanos, que desempeñe su pequeño oficio o trabajo, hasta las personas con mayores recursos o de mayor relevancia política o de liderazgo en nuestro país. Todos tenemos que estar comprometidos con la construcción de un país mejor, porque esa es nuestra aspiración cotidiana. Si la gente hoy se siente mal por la crisis, bueno, es sencillamente porque hay en el fondo un anhelo de vivir en un país mejor y ese país mejor sólo se va a hacer con la participación y el ejercicio de la responsabilidad de todos.

El periodista Pedro Ferriz de Con: tenemos una tendencia, y esto es parte del análisis del Plan, en donde a principios de siglo éramos, había en este país un millón de pobres; hoy tenemos, digamos, en rangos de pobreza con diferentes matices 40 millones, ¿cómo hacer para revertir un esquema? en donde las gráficas nos llevan o nos deberían de llevar irremisiblemente si no hiciéramos nada hacia la idea de que todos lo fuéramos en el futuro, ¿cómo revertir este proceso? y conformar una fuerte clase media en México.

El Presidente de la República: bueno, creo que primero hay que apreciar mejor la situación. En efecto a principios de siglo en términos absolutos teníamos menos pobres, pero también éramos. . .

El periodista Pedro Ferriz de Con: éramos menos.

El Presidente de la República: . . .en términos absolutos muchos menos pobres, hay que distinguir las debilidades, pero también las fortalezas del país. Aun en términos relativos. En términos relativos y a pesar de la crisis que hemos vivido el país ha tenido enormes avances. En el Plan, por ejemplo, se destaca que hace 70 años, pues, teníamos una tasa de analfabetismo cercana al 80 por ciento; hoy es de alrededor del diez por ciento. Entonces eran muy pocos los mexicanos que tenían acceso a una educación superior, a los servicios de salud, a los servicios básicos de agua potable, de electricidad. Hoy ha habido enormes avances en todos esos campos; el ingreso de cada mexicano en promedio, pues es mucho más alto de lo que era entonces. Lo que pasa es que con el paso del tiempo, también, van aumentando, y qué bueno que así sea, las aspiraciones de la población, y hoy el reto no es tanto vernos respecto a los que éramos hace 70 años, sino lo que queremos que nuestro país sea en el Siglo XXI, y claramente respecto a esa aspiración colectiva de tener un país mejor, pues, hay enormes insuficiencias, enormes rezagos, enormes retos que tenemos que superar; el más importante y está sugerido en su pregunta, pues es el problema de la injusticia; somos un país de enormes contrastes. En México, pues, hay gente muy rica, pero también encontramos regiones y grupos comparables con los más pobres de la tierra y eso es realmente penoso. Nuestro gran reto es tener, a través de las políticas sociales, las políticas económicas, y también a través de un ejercicio más pleno de los derechos democráticos, un país que iguale las oportunidades, que independientemente de cómo nazca una persona, en qué condición social; su situación étnica, la cultura de sus padres a lo largo de la vida vaya teniendo caminos de oportunidad, para que también, en función de su esfuerzo pueda llegar a una situación mucho mejor. Y ése ha sido en buena medida México; ha habido una gran movilidad, gracias a la educación, sobre todo por la educación, en función de la educación; desgraciadamente ese proceso se ha venido frenando du- rante las últimas décadas, porque el crecimiento de México ha sido un crecimiento errático durante las últimas dos o tres décadas y eso es sumamente inconveniente. Necesitamos recuperar el crecimiento económico para que crezca el pastel, pero también debemos tener una política social muy activa para que se reparta mejor el pastel.

El periodista Pedro Ferriz de Con: eso errático, señor Presidente, de lo que hemos vivido los mexicanos en el tiempo que tenemos usted y yo de vida, y que de repente los indicadores andan por acá y de repente cambian por acá, me llevaría a pensar que lo que busca el Plan Nacional de Desarrollo es que se den condiciones claras para el desarrollo y estables para el desarrollo. En este país vemos, como que las reglas nos cambian tan dramáticamente, qué bueno, hoy tenemos un dinero muy caro, hace un rato se pretendió que fuera muy barato, pero bajo condiciones falsas, ¿cómo podríamos establecer algo en donde los mexicanos tuviéramos una certidumbre, en donde no nos variaran tan pendularmente las condiciones para el desarrollo.

El Presidente de la República: el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 hace un gran esfuerzo de diagnóstico para tratar de reducir ese problema, pues hay muy pocas variables como se dice, y el Plan destaca que nuestro Talón de Aquiles, después de haber hecho tantos esfuerzos estos años, reside esencialmente en el ahorro interno. Hemos encontrado que el elemento común de las crisis que ha tenido México desde principios de los años setenta es el ahorro interno. Los mexicanos necesitamos que crezca nuestra economía, para crecer requerimos inversión privada y pública, pero para poder invertir, invertir quiere decir gastar en máquinas, gastar en instalaciones, gastar en infraestructura; bueno, eso es lo que no nos podemos comer, es lo que guardamos para poder producir en el futuro. Y eso necesita ahorro, sacrificar consumo hoy, para poder tener ingreso y consumo mañana. Ese es el gran reto de los próximos años: aumentar la tasa de ahorro nacional para que podamos invertir más y además tratar de ser más productivos, que lo podemos ser; lo hemos mostrado muchas veces en nuestra vida como país, y así producir más, tenemos más satisfactores, pero además con esos mayores satisfactores, junto con esos mayores satisfactores tener una política social que iguale oportunidades para los mexicanos en mayor situación de desarrollo.

El periodista Pedro Ferriz de Con: uno de los problemas que hemos tenido en los últimos años es que hemos crecido más desde el punto de vista demográfico de lo que hemos producido en beneficios, el Plan y recuerdo, incluso en la misma presentación ahí en el museo de Antropología, cita el Presidente de México, dice: bueno, tenemos dentro de un marco de respeto que reproducir los mexicanos congruentes también, con nuestro crecimiento y con nuestras posibilidades y oportunidades, una familia pequeña, en muy pocas palabras se sugería, es una familia que tiene mejores perspectivas de vivir bien; a diferencia de una pareja que tenga 15 o 20 hijos, ¿verdad? ¿Hacia dónde se podría orientar esta idea para que la masticáramos los mexicanos en ese marco?

El Presidente de la República: bueno, es un problema muy complejo. Sin duda, los aspectos o los retrasos de desarrollo que sufre México tienen que ver también con la dinámica demográfica. En el año de 1960 éramos 34 millones de mexicanos. En aquellos años empezaron a existir voces de alerta en nuestro país diciendo: cuidado, estamos entrando en una dinámica democrática muy peligrosa, y frente a las posibilidades de crecimiento del país, eran los años del milagro mexicano, México tenía una de las economías más dinámicas del mundo y, sin embargo, aquellas voces prudentes no fueron atendidas y ahora somos poco más de 90 millones de habitantes, y esto naturalmente ha agravado muchísimo nuestros problemas económicos y sociales.

A pesar de que ha habido ciertos avances jurídicos, a pesar de que en los últimos 20 años sí hubo una reducción en la tasa de crecimiento de la población, es evidente que falta mucho por hacer en este aspecto. Ahora, no es un problema únicamente de métodos anticonceptivos, sino es un problema mucho más complejo, de salud, de educación, de nutrición, de oportunidades de desarrollo, y junto con eso, claro, tiene que acompañarse la cuestión de la planificación familiar y de los métodos anticonceptivos.

Las tasas de crecimiento poblacional más altas en nuestro país se están dando entre los grupos con mayor retraso educativo, en términos de salud, en términos de nutrición, hay una relación casi directa entre educación y tasas de fertilidad. Bueno, esto nos sugiere que no vamos a atacar el problema simplemente impulsando métodos anticonceptivos, tenemos que mejorar la escolaridad de la gente, tenemos que mejorar las condiciones de salud, y junto con eso, claro, elementos más directos y explícitos de planificación familiar, siempre respetuosos de lo que establece el Artículo 4o. Constitucional, o sea es una decisión personal, es una decisión que tiene que tomar cada pareja para ejercer su derecho de tener el número de hijos que convenga a su interés personal y familiar.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ¿no estaríamos esperando mucho si dejamos que esto se pudiera nada más dejar a esta decisión personal? es decir, ¿no se ha pospuesto la solución justamente por haber dejado en el acaso esta decisión?

El Presidente de la República: no, en cuanto a que haya una política integral, y en esto el Plan pone un gran acento, la política social debe ser integral, no debe ser fragmentaria, y hasta ahora quizás una de las debilidades ha sido su fragmentación. En la medida en que logremos poner todas las piezas juntas entonces tendremos instrumentos efectivos. ¿Pero qué nos pasa? hoy en día en las zonas de mayor retraso del país que es donde tenemos tasas de fertilidad mucho más altas, tasas de crecimiento poblacional tenemos tasas de analfabetismo del 40 por ciento.

En esa circunstancia, pues, es muy difícil esperar que mejoren las cosas desde el punto de vista demográfico. Tendríamos que caer en procedimientos que son totalmente inaceptables, desde un punto de vista moral, desde un punto de vista político, desde un punto de vista de los derechos humanos, para reducir súbitamente las tasas de fertilidad. Si no reducimos el analfabetismo, si no nos esmeramos porque la población alcance lo que la Constitución establece como educación obligatoria, la educación básica, pues no vamos a tener éxito en esas políticas demográficas, y es claro que podemos tener éxito si acompañamos las políticas con esos otros elementos de educación y de salud porque ya hemos visto la experiencia de México.

Si nos vamos a los índices de fertilidad y de crecimiento demográfico de los estados y de las entidades más prósperas o más avanzadas de la república, pues, veremos que ahí prácticamente ya se alcanzaron normas o estándares internacionales. Vean ustedes las tasas de crecimiento poblacional, quitando el fenómeno de la inmigración, que es otro, pero que se tienen en el Distrito Federal, que se tiene en los estados de Nuevo León o en algunos de los estados fronterizos, pues, ahí prácticamente ya tenemos una dinámica demográfica de país avanzado; pero la explicación subyace en que en esas entidades ya tenemos índices educativos mucho muy satisfactorios.

El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente, cuando hablamos del tema de federalismo, nada más hay que platicar con gente en toda la República Mexicana, todo México, incluso hasta la misma gente que vive aquí en la capital del país, quiere una descentralización de actividades, quiere un estímulo general a incentivar la infraestructura, el crecimiento de la infraestructura, pero con la óptica de quien vive en esos lugares de la República Mexicana. En el Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 se propone una reasignación de los recursos federales y una descentralización de estos recursos para que sean los estados, sea el famoso municipio libre, el que determine, con su óptica qué es lo que quiere para su zona, específicamente. Se habla de una nueva relación fiscal, se habla de la necesidad que se tiene, en el sentido de que se corte este cordón umbilical que establece la Federación; fundamentalmente la figura del Presidente hacia todo el esquema general de cómo se ha desarrollado. Y estoy hablando con un hombre que ha vivido en Mexicali, uno de los puntos más lejanos de la capital de la República Mexicana y que sabe lo que es esta proporción directa entre la cercanía de la ciudad de México y el bienestar y la proporción inversa entre el bienestar y la distancia, así, larguísima que hay entre un punto como Baja California y un punto como la ciudad de México. ¿Hacia dónde va este nuevo federalismo? que espero que no sea nada más un concepto ahí vacío sino la esencia misma del desarrollo de México.

El Presidente de la República: tiene que ir, precisamente, a lo que decías, Pedro, a una transferencia efectiva de recursos, pero también de responsabilidades hacia los otros órdenes de gobierno. Hay una enorme concentración de responsabilidades y de recursos en el Gobierno Federal, incluso para la atención de problemas que, evidentemente, son de carácter comunitario, de carácter local. Y esto es, sumamente grave por varias razones, en primer lugar porque el Gobierno Federal que está esencialmente asentado en la capital de la república, pues no puede tener los mecanismos de detección ni de contacto, ni de rendición de cuentas frente a los ciudadanos, pues, que tienen los otros órdenes de gobierno. En segundo lugar, porque la solución de cualquier problema pues entraña por la distancia, un costo administrativo y burocrático, desmesurado. En tercer lugar, porque al estar de por medio esa lejanía, pues, no hay una rendición de cuentas efectivas; es muy difícil quejarse ante el Secretario de Salud porque no está funcionando un hospital. Hemos visto casos, por ejemplo, recientes, en que sólo porque los medios le dan un gran espacio a ciertos problemas que se han presentado en algunas instalaciones médicas, pues, se conoce y se reacciona drásticamente ¿no? pero, eso es resultado de que los servicios de salud, pues, no dependen plenamente de la autoridad local. Y si la gente supiese que los servicios de salud dependen de su autoridad local, bueno, mucho antes de que esos problemas se convirtieran en problemas críticos, pues se estarían resolviendo.

Entonces hay un enorme centralismo en ese sentido y lo que tenemos que hacer es, pues, transferir responsabilidades y recursos.

Aquí quiero ser muy claro porque hemos oído versiones, digamos, federalistas, en las que, o propuestas de un mayor federalismo, que ponen el acento en la transferencia de recursos. Ha habido algunas personas destacadas de otros órdenes de gobierno, que dicen queremos más recursos del Gobierno Federal, pero no hablan de las responsabilidades.

El periodista Pedro Ferriz de Con: o sea, que van las dos cosas.

El Presidente de la República: y no, éste es un juego de suma cero. Se transfieren recursos pero también deben transferirse responsabilidades. Yo estoy absolutamente convencido de que éste es el camino y no únicamente de palabra. Yo no soy un federalista de palabra, soy un federalista de hechos. Como Secretario de Educación Pública, pues, tuve la oportunidad de participar en un proceso muy complejo, que se antojaba difícil, por parte de algunos imposible, que fue la federalización de la educación básica y de la educación normal. Y, en aquel entonces, pues, se logró, definitivamente, transferir los servicios educativos a los gobiernos estatales.

Considero que éste era el caso más difícil que se tenía para descentralizar y si se pudo lograr ése, pues, se pueden lograr los otros, que es lo que siempre les estoy diciendo a mis colaboradores. Y a eso nos vamos a abocar en los próximos meses, en los próximos años. Claro, esto es complejo, va a requerir un enorme grado de acuerdo con los otros órdenes de gobierno, un procedimiento sumamente escrupuloso, porque no queremos que estas transferencias de recursos y de responsabilidades, pues, nos vayan a hacer caer en situaciones en las que se descuiden los servicios; queremos asegurarnos que se siga contando con los servicios, con la atención a los problemas y que además sea algo que resulte en una mejoría para todos los ciudadanos. Lo vamos a hacer con mucho cuidado, con mucha pulcritud, para que sean procesos eficaces que correspondan a las aspiraciones de la ciudadanía.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ¿esa federalización, en función de derechos y obligaciones, implica una descentralización?

El Presidente de la República: definitivamente, implica que lo que hoy se decide y se hace en la ciudad de México, pues, se haga y se decida en los estados y en los municipios de la república.

El periodista Pedro Ferriz de Con: ¿esa descentralización también se podría contemplar para los mismos ámbitos federales, es decir, para la misma forma en la que la Federación tiene en su actuar? todo está concentrado aquí en la capital de la República Mexicana, en términos de esa burocracia federal, solamente para estar cerca del Presidente de la República.

El Presidente de la República: bueno, lo que pasa es que una vez que se transfieran las responsabilidades, pues, parte de esos recursos humanos, materiales, administrativos, pasan a ser parte de los gobiernos locales automáticamente. En la descentralización o federalización educativa lo vivimos. Teníamos un gran aparato administrativo del Gobierno Federal, situado en los estados de la república. ¿Qué hicimos? pues se transfirieron los edificios, se transfirieron los recursos humanos, los recursos materiales, se hizo más pequeño el Gobierno Federal. El dato es muy ilustrativo: cuando se hace la descentralización educativa se reduce el número de empleados del Gobierno Federal en 700 mil, que es más de la mitad, solito, así nada más, a través de ese procedimiento.

El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente, cuando hablamos del futuro de México yo no me puedo imaginar a México si no avanza en términos de su democracia, de sus expresiones políticas, del involucramiento que hay hoy de una sociedad: un escuincle de diez años tiene su opinión sobre lo que pasa en . . . Rodrigo yo creo que la tiene ya, ¿no?

El Presidente de la República: todos, todos los niños ya . . .

El periodista Pedro Ferriz de Con: ya hablan de cuestiones políticas, y en todo ello lo que más nos pudiera doler a los mexicanos es que en el futuro siguiéramos teniendo problemas poselectorales; es decir, que después de organizar una campaña, se habla, por ejemplo, del plan de limitación a los recursos para las campañas políticas, que no haya recursos indiscriminados con tal de comprar un voto, que un vo- to cueste una equis cantidad en términos de votodinero; esquemas abiertos, se habla de libertad de expresión en los medios de comunicación, se habla de la construcción, no solamente una línea hacia lo que es un proceso electoral, sino de un proceso democrático en su conjunto. Una sociedad debe de ser rica, participativa, propositiva y confiada en los procesos electorales en México y en los procesos democráticos. ¿Hacia eso va el Plan también, en términos de la construcción de una sociedad más involucrada en ello? El Presidente de la República: hacia eso ha estado avanzando el país con pasos muy importantes y hacia eso seguiremos avanzando firme y decididamente durante los próximos años. Una de las aspiraciones colectivas más claras que tenemos los mexicanos, pues, es el de construir una democracia plena, arribar a una normalidad democrática donde los asuntos políticos, los asuntos electorales ya no sean causa de encono, de divisiones, mucho menos de violencia, y esa normalidad democrática se construye a través de dos cosas muy sencillas, aunque difíciles a veces de hacer en la práctica: teniendo normas claras, que todos los participantes consideren justas, y número dos, con un compromiso firme, por parte de los participantes, para cumplir esas normas y atenerse a los resultados de los procesos políticos, de los procesos electorales, de los procesos que están dirimiéndose a través de cuestiones democráticas, o sea que es un problema de normas, hay que mejorar las normas, los procedimientos, las instituciones, pero también de un problema de cultura política, es un problema de aceptar la democracia realmente como una forma de vida con todas sus consecuencias, ¿verdad? El periodista Pedro Ferriz de Con: desgraciadamente, pues, tenemos mucho qué hacer en ambos aspectos, tenemos que llegar a acuerdos consensuales, en términos de las normas, en términos de las instituciones, tanto en el orden federal como en los órdenes estatales y, al mismo tiempo, tenemos que recrear una mejor cultura democrática. Lo que hemos visto, pues, durante las últimas semanas es muy ilustrativo. Cuando se da un proceso electoral y ocurren ciertos resultados contrarios al partido al cual pertenece el Presidente, pues, al Presidente se le destaca como un Presidente demócrata, pero si gana el partido el cual pertenece el Presidente, entonces ya no es tan democrático el Presidente; bueno, esto es muy injusto, absolutamente injusto, y esto refleja que todavía tenemos que construir esa normalidad democrática y todos tenemos que estar comprometidos con la democracia, y la prueba de la democracia no es que gane o pierda determinado partido, la prueba de la democracia es que se tengan normas y procedimientos claros y que una vez ocurridas las elecciones se acepten esos resultados, esto es fundamental, y no se descalifiquen los procesos simplemente porque los resultados no fueron de acuerdo a lo que se esperaba por parte de algún partido político.

El periodista Pedro Ferriz de Con: no obstante, en este desarrollo democrático todo el país tiene que desarrollarse culturalmente hacia esta democracia que queremos. El que suelta las amarras de la democracia, el que le da una voluntad a esta democracia para que se dé es el Presidente de la República. En el pasado, culturalmente lo hemos visto, en el pasado el Presidente decía: a ver, para tal lugar, ¡ah! que vaya fulano, que sea el candidato; que las elecciones se lleven así, que gane mengano. Ese manoteo del Presidente de la República, desde la designación del candidato en su partido político es algo que se tenía que deslindar, el Presidente de la República tenía que decir: a mí no me interesa cómo sea ese proceso, que se lleve, que se escojan entre ellos, que se den entre ellos, que haya convenciones en donde se llegue a una conclusión final de que fulano es el finalista, y de ahí que venga un proceso electoral contra otros partidos políticos. Parece mentira, pero eso no se daba, había el dedazo, había la designación, había la intervención directa y el interés del Presidente de la República.

Hoy siento que si en este momento se pueda dar esto es porque al Presidente de la República no le interesa intervenir en eso, como en el pasado.

El Presidente de la República: bueno, yo creo que se debe dar simplemente porque eso es lo que establece la ley, lo que establece la Constitución, y si hay manoteo entonces no hay democracia. Es lo que decía antes: aquí no podemos andarnos con medias tintas, o se respetan las reglas o no se respetan, y si el Presidente hace las cosas que tú describías antes, bueno, sencillamente no hay democracia. ¡Claro, la democracia tiene varios niveles! por un lado, están las reglas, a través de las cuales compiten los distintos partidos políticos en los procesos electorales; luego, también está el problema de la democracia hacia adentro de las organizaciones, incluyendo los partidos políticos.

Yo he tratado, desde que era Presidente electo y ahora como Presidente, pues, no solamente de trabajar para la democracia general sino también he alentado al Partido al que pertenezco, al PRI, pues, a que se esmere en ser un partido más democrático. Claro que tengo que poner el ejemplo y una manera de promover la democracia en mi Partido, pues, es no interferir en los procesos internos de mi Partido. Y créeme que eso ha sido, para mí, motivo de gran satisfacción; ha habido ya varias elecciones, desde que yo era Presidente electo, y en ninguna elección he intervenido, en modo alguno, para que se decidan los candidatos.

El periodista Pedro Ferriz de Con: en ninguna.

El Presidente de la República: en ninguna. Y ya tuvimos las elecciones en Jalisco, las elecciones estatales; tuvimos las elecciones municipales.

El periodista Pedro Ferriz de Con: en Guanajuato.

El Presidente de la República: . . . y de Congreso en Guanajuato; tuvimos, ahora, las elecciones en Guanajuato, para gobernador, las elecciones estatales, municipios, Congreso y estado en Yucatán; están en marcha procesos municipales en Chihuahua, procesos esta tales en Baja California. Y en ningún caso he intervenido para que se determinen los candidatos en tal o cual sentido de mi Partido.

El periodista Pedro Ferriz de Con: en ninguna.

El Presidente Ernesto Zedillo: en ninguna, en ninguna. Y es una regla, absolutamente constante, por lo menos durante mi gobierno . Y creo que eso es lo que está animando mucho a mi Partido, pues, para que emprenda una reforma profunda de transformación.

El periodista Pedro Ferriz de Con: es importante decirle a la juventud, señor Presidente, que es la primera vez que pasa en el México contemporáneo.

El Presidente de la República: bueno, qué bueno que se destaque, pero creo que es lo congruente, absolutamente lo congruente; sencillamente no veo qué gane el país de que el Presidente de la República se ande involucrando, directamente o indirectamente en la selección de candidatos; los candidatos son de la gente, no son del Presidente.

El periodista Pedro Ferriz de Con: esto nos lleva, por razón natural, a que cuando vengan los tiempos políticos para una nueva Presidencia de la República, el Presidente en turno no tendrá que ver con ese proceso, tampoco.

El Presidente de la República: yo lo he dicho, muy claramente y lo repito en este programa, el candidato a la Presidencia de la República, de mi Partido, será una decisión de mi Partido y yo no me voy a involucrar en esa decisión.

El periodista Pedro Ferriz de Con: es muy curioso, vamos creciendo, como sociedad y, claro, volteamos a ver al Presidente de la República. Hace poco la Presidenta del CEN del PRI decía no habrá concertacesiones en el caso de Yucatán y si las concertacesiones, de algún momento, pudiéramos asumir que las hacía el Presidente, hoy el Presidente no las hace y, por lo mismo, la forma concertacesión no puede existir dentro de la política mexicana.

El Presidente de la República: está muy claro en las constituciones locales, estatales y en las leyes electorales, cómo se resuelven los conflictos preelectorales, electorales y poselectorales. Hay que atenernos, rigurosamente, a esas reglas, porque si no lo hacemos, pues, estamos destruyendo uno de los elementos inherentes a un sistema democrático, que es el principio de la legalidad.

El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente, el tema democrático está ligado al tema del desarrollo de las sociedades en función de una propuesta política, hemos visto una enorme falta de trabajo político en diferentes puntos de la República Mexicana. A lo largo de la historia y un punto en donde se exacerbó esa falta de trabajo político fue y es Chiapas, Chiapas está avanzando lentamente, yo diría desesperantemente lento; el próximo miércoles habrá la tercera fase de conversaciones en el caso chiapaneco. Como sociedad no podemos admitir, no podemos entender que haya un punto de beligerancia, que haya un estado dentro de otro, que haya un ejército, cuando en realidad otro reivindica algunas posiciones, de lo mismo, la Constitución no lo prevé. ¿Cómo actuar para, desde el punto de vista de la Federación, para no dar un manotazo y al mismo tiempo para hacer preservar un Estado de Derecho?

El Presidente de la República: bueno, yo creo, estoy convencido, Pedro, que ante la gravedad y la complejidad del problema, es mucho lo que se ha avanzado durante los últimos meses. En primer lugar, abrimos, el gobierno, con un intento serio, que yo había iniciado, ya como Presidente electo para llegar a una negociación, desgraciadamente esos intentos del gobierno no fueron correspondidos y entonces se tuvo que tomar la decisión, nada fácil, pues, de hacer valer el Estado de Derecho y restablecer la presencia de las instituciones nacionales en la llamada zona de conflicto. Se logró hacer eso, pues, prácticamente, sin que hubiese derramamiento de sangre; no hubo, realmente, incidentes graves que lamentar, tuvimos la pérdida de la vida de un militar en ese momento, pero, por fortuna no hubo enfrentamientos; en realidad ese proceso pudo darse mucho más rápido de lo que habíamos previsto y felizmente a un costo humano muy inferior de lo que hubiéramos podido temer. A los pocos días de que se restablece la presencia de las instituciones del país en la llamada zona de conflicto, pudimos lograr un importante acuerdo político mediante el cual se llegó a tener y está vigente una ley; tenemos ahora un marco jurídico para resolver el conflicto. Y eso yo lo llamaría excepcional. Si revisamos la historia de otros países, parecidos al nuestro, que han tenido este tipo de conflictos, pues, vamos a encontrar que éste es un hecho sin precedente.

Los mexicanos tuvimos la capacidad política, incluso de construir un marco jurídico para darle una solución civilizada a este problema. Sólo cuando contamos con esa ley, entonces se avanzó ya hacia una nueva etapa de negociaciones. Como tú decías ha habido, pues ya dos encuentros en el marco de esta nueva ley, pronto se tendrá el otro encuentro, yo considero que esto es un gran avance. Ahora, tampoco hay que esperar resultados rápidos y espectaculares, sino que hay que ir construyendo poco a poco la confianza recíproca; ir fincando poco a poco las condiciones que nos permitan contar con una solución perdurable. Yo no estoy buscando en esta negociación, un aviso espectacular, un golpe extraordinario de imagen; lo que estoy buscando en mi responsabilidad como Presidente de la República es una solución de largo plazo, y para tener una solución de largo plazo vamos a tener que ser pacientes, vamos a tener que ser cuidadosos; vamos a tener que ser, pues, firmes sin duda, pero al mismo tiempo comprensivos de la otra parte.

No es de esperar que personas que hace ya muchos años tomaron la decisión de ponerse en el camino de la ilegalidad, de la insurrección, pues, súbitamente regresen a los cauces institucionales; tendrá que ser una labor de convencimiento, tendrá que ser una labor de negocia- ción, y sobre todo, mostrarles que esa forma de luchar por algo, pues no tiene sentido en un país como México.

El periodista Pedro Ferriz de Con: a lo mejor se fueron por ahí, porque hubo intransigencia en otros tiempos y hoy no pudieron entender . . .

El Presidente de la República: probablemente . . .

El periodista Pedro Ferriz de Con: que ya hay otros esquemas.

El Presidente de la República: probable y definitivamente que ahora hay un camino político, hay un camino dentro de la ley para ir resolviendo esos problemas que en su base, en su origen, son totalmente legítimos, porque nadie puede negar la injusticia, la pobreza, el rezago, la desigualdad, el retraso tan grave que subsiste en esa parte de nuestro país.

El periodista Pedro Ferriz de Con: hemos estado algunas veces en Chiapas, señor Presidente, y hemos visto un problema exacerbado que se siente en toda la República Mexicana, y que nos preocupa en función del desarrollo y que es el tema, enorme tema de la salud. Yo le diría como una interpretación, a mí me preocupa profundamente el Instituto Mexicano del Seguro Social, como una institución que le da y que imparte esquemas de salud a muchos mexicanos. Hay muchos que están fuera de este esquema, pero que no habrá recursos suficientes en el planeta para aguantar esto, si no se modifica de una manera radical. Aquí se habla de un rediseño del Seguro Social, con planteamientos nuevos en el Plan. ¿Hasta dónde pudiera ser lo nuevo para la salud en México y su impartición?

El Presidente de la República: bueno, son varios aspectos, el Plan lo primero que reconoce es que todavía hay un número muy grande de mexicanos que no tienen acceso en ninguna forma de servicios de salud. Estimamos en diez millones los mexicanos que hoy en día no tienen acceso a un médico, a una clínica, a una medicina, digamos moderna. Eso es muy grave, eso significa que en los próximos años tenemos que seguir haciendo un gran esfuerzo para aumentar la cobertura de los servicios médicos. No es fácil, porque buena parte de la población que hoy no cuenta con servicios médicos vive en comunidades muy aisladas. Es muy difícil hacer llegar esos servicios. Entonces tenemos que encontrar fórmulas novedosas que ya están siendo experimentadas para poder acceder a esas personas y dotarlas por lo menos con lo que llamamos nosotros una canasta básica o elemental de servicios de salud. También, es claro que tenemos un reto en materia de calidad de servicios; necesitamos que las instituciones de salud, incluidas entre ellas, por supuesto el Instituto Mexicano del Seguro Social, pues, funcionen mejor, no es que funcionan mal, yo creo que se ha hecho un gran esfuerzo, son instituciones extraordinarias, hoy es muy fácil hacer señalamientos sobre las deficiencias, pero hay que echar la mirada un poquito atrás hace 20, 30, 40 años, cuando realmente muy pocos mexicanos tenían acceso a una institución de salud. Hace pocas décadas pues los mexicanos tenían que acudir a dispensarios, a servicios verdaderamente elementales y primitivos, porque acceder a una clínica del Seguro Social o del ISSSTE o de la propia Secretaría de Salubridad y Asistencia entonces, pues era un privilegio extraño. Ahora afortunadamente es un servicio de acceso prácticamente general en las zonas urbanas y muy extendido ya también en las zonas rurales. Con el crecimiento de las instituciones, pues, también ha habido una complicación de los problemas. Son instituciones muy grandes, muy concentradas, donde esos problemas de gigantismo, pues empiezan a significar grandes problemas de administración y deficiencias. Por eso, en estos momentos, en lo que se refiere al Seguro Social, está en marcha todo un proceso de análisis, de consulta, de introspección, que yo le llamaría, pues, para ver en qué sentido vamos a reformar al Seguro Social.

En primer lugar, para garantizar que persista la institución, es una extraordinaria institución. En segundo lugar, para que siga cumpliendo con sus altos fines. Efectivamente hay un problema de recursos en el Seguro Social, pero es un problema que vamos a tener que resolver de una manera u otra, porque la seguridad social es un derecho social irrenunciable. Es uno de nuestros instrumentos que tenemos como Estado para hacer cumplir uno de los propósitos claros de la Constitución de la República. Y yo estoy seguro que vamos a encontrar esas fórmulas, sin duda que las vamos a encontrar, para que las instituciones no solamente persistan, sino para que sean mejores.

El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente, yo pienso que el Plan Nacional de Desarrollo no debe de ser visto y es una interpretación que me gustaría que me ayudara a comunicarla con nuestro auditorio en todo el país no debe de ser visto como una varita mágica, o sea es más bien un esquema general de un marco de trabajo de los próximos años, que tenemos que encontrar en función de la transexenalidad de este Plan, no por el hecho de que haya la presencia de Zedillo después del año 2000, sino porque haya la presencia de un México que abreva del pasado y que evidentemente tendrá que estar listo, Yo diría que nuestro objetivo general sería el de que pudiéramos estar listos los mexicanos para tener un país desarrollado para el Siglo XXI, eso es como yo lo pudiera expresar: hay una especie como de carrera contra reloj para poner a este país en condiciones de desarrollo para el año 2000.

El Presidente de la República: yo creo que está muy bien expresado, y qué bueno que lo dices así, Pedro, y me das la oportunidad de explicar lo siguiente: los objetivos del Plan son objetivos de largo plazo, corresponden a la visión que nosotros hemos captado de la gente y la visión propia del gobierno y del Presidente por lo que México debe luchar en los próximos años. No quiere decir que esos objetivos vayan a ser plenamente logrados únicamente en cinco o en seis años. Los mexicanos no nos podemos ni nos debemos mover por una visión sexenal y, además, sería un engaño al pueblo.

Quizás eso sea parte de la evolución política que debemos tener en nuestro país y en muchos otros países. Creo que parte del desprestigio que hoy en día tiene la política y los partidos políticos en el mundo es que los políticos para ganar el voto a veces nos comprometemos con cosas que, en primer lugar, no dependen únicamente del esfuerzo del político o del gobierno, sino que serán resultados sólo de un esfuerzo colectivo, y a veces no le decimos con claridad y precisión a la gente eso, de decir: bueno, yo me comprometo, pero conste que esto se puede lograr si todos trabajamos hacia ese fin; no hay una solución que únicamente dependa del esfuerzo y del trabajo del gobierno, esto es resultado o será resultado de un esfuerzo colectivo; y, segundo, que en las llamadas por el voto y por el respaldo popular, pues, no insistimos lo suficiente en una visión de largo plazo, sino aquí estamos construyendo un gran edificio, un enorme edificio, a nosotros nos toca construir algunos pisos de ese edificio o los basamentos de ese edificio, pero ese edificio que es el ente nacional, la nación, la vamos a seguir construyendo los mexicanos todavía por muchos más años, por muchas generaciones más. Quizás nos ha hecho falta esa visión de largo plazo, y a la mejor este problema de la insuficiencia del ahorro interno que tanto ha lacerado nuestra economía tenga que ver con eso, de no habernos dicho: bueno, queremos dentro de dos o tres generaciones ser una economía muy grande, muy próspera, pero para llegar a esa economía tenemos que sacrificarnos hoy, porque tenemos que construir fábricas, tenemos que construir infraestructura, tenemos que modernizarnos y eso solamente se puede hacer a través de ahorro, y ahorro quiere decir sacrificio de consumo presente en beneficio de . . . El periodista Pedro Ferriz de Con: una expectativa futura . . . El Presidente de la República: de una expectativa futura, y así es como debemos ver el Plan. Yo lo que espero realmente y tengo una enorme confianza en que lo vamos a lograr, es que en este sexenio nos vamos a encarrilar hacia ese desarrollo, y corresponderá al esfuerzo de muchos más años para llegar a donde seguramente los mexicanos queremos y podemos llegar; pero sería un engaño muy inconveniente, sería incurrir en la demagogia, si yo digo: en estos cinco años y medio próximos se van a resolver todos los problemas del país, eso sería falso, eso sería demagógico, o decirle a la gente que únicamente a través de dos o tres expedientes vamos a lograr esa prosperidad, no; tiene que ser un esfuerzo en todos los frentes, por parte de todo mundo, con una gran persistencia, con una gran disciplina, con trabajo, con ahorro, con esfuerzo para avanzar, ni siquiera para llegar a ese ideal, el ideal lo vamos a ir construyendo a lo largo de muchas generaciones, y estoy seguro que cada vez que logremos algo, los mexicanos vamos a alzar más arriba la cabeza y vamos a decir: ¡vamos por más, vamos a elevar nuestras miras!

El periodista Pedro Ferriz de Con: es difícil proponerle a una sociedad un sacrificio, si aparte del sacrificio no está involucrada alguna esperanza, alguna mejor vida. Yo siento que . . .

El Presidente de la República: definitivamente . . . El periodista Pedro Ferriz de Con: si este país quiere ser un país como todos, nos enorgulleceríamos en todo lo que vale el ser mexicanos de un México propositivo, de beneficios para todos, justo para todos, de primer mundo, bueno, pues ésta sería la base y sería la recompensa del trabajo. El Presidente de la República: ¡claro! tiene que haber esperanza, y sin duda la hay, y tiene que haber metas de corto plazo. No le podemos decir a la gente, espérate al año 2001 para ver el producto de tu esfuerzo, no; tenemos metas. De hecho, la crisis nos ha obligado casi a movernos con metas mensuales. Hace tres meses estábamos, o menos todavía, al borde del colapso financiero y, por lo mismo, del colapso productivo del país . . . El periodista Pedro Ferriz de Con: gastando como locos . . . El Presidente de la República: en riesgo de perder, pues, no miles de empleos como nos ha ocurrido ahora, sino en riesgo de perder millones de empleos, ese fue el inicio de la crisis, los tres o cuatro primeros meses del año. Hoy esa situación la vemos remota, nos hemos alejado, digamos, de ese enorme riesgo, aunque estamos viendo una situación sumamente complicada en términos de desempleo, en términos de sufrimiento de la gente, pero ya logramos a través de decisiones muy difíciles aminorar, alejar el riesgo del colapso; ese es un pequeño gran logro, pero por supuesto, no estamos satisfechos, lo que queremos es controlar de manera muy clara la inestabilidad financiera; controlar la inflación, en las manifestaciones agudas que han tenido estos meses, y ver la recuperación económica. entonces ¿qué queremos para 1996? tener ya una economía en recuperación económica. Ahí habrá un logro, ahí habrá cierta satisfacción si ya logramos eso. ¿Será el final de la tarea? de ninguna manera, tendremos que estar pensando ya en 1996; y en 1997 y 1998, y cada año estarnos marcando metas más ambiciosas y al final tendremos la suma del esfuerzo de seis años. ¿Será ese el desarrollo en México? no. Entonces ya tendremos que estar viendo como país hacia adelante.

El periodista Ferriz de Con: cuando empezó todo este esquema de dificultad que hubo de enfrentarse, hubo una posición de usted como Presidente de la República, en donde dijo: es muy difícil que todos con este ritmo que traemos de gasto, con este ritmo de vida que tenemos; ahora vamos a presentar un esquema en donde ahorremos hoy, produzcamos hoy, para mañana, incluso gente que vivía bajo un cierto esquema de consumo, de repente dice: ahora ya no puedo hacer esto, porque me lo prohibió el doctor, y era el doctor Zedillo. En todo ello usted ¿sigue asumiendo y seguirá asumiendo este tipo de decisiones por más difíciles que sean de comunicar? ¿lo seguirá asumiendo a lo largo de sus seis años de gobierno?

El Presidente de la República: así debe de ser Pedro, porque si no, no estaría cumpliendo mi responsabilidad como Presidente. Yo vuelvo a subrayar la palabra responsabilidad, yo veo ante todo la Presidencia como una enorme responsabilidad. No como una oportunidad para que mi ego se alimente; la Presidencia es ante todo una enorme responsabilidad, todos los días hay que tomar decisiones, algunas decisiones dan de inmediato resultados gratos, satisfactorios; otras decisiones entrañan esfuerzo, entrañan sacrificio, incluso, entrañan impopularidad y tengo que estar perfectamente claro de eso cuando tomo esas decisiones, pero finalmente yo tengo que estar pensando en todo el país como un todo. Y si hace unos meses yo estaba convencido y no ha variado mi manera de pensar de que el país estuvo a un paso de sufrir un colapso financiero que hubiese significado pérdidas de millones de empleos en nuestro país y una situación de miseria y de agobio, que no tiene nada que ver con lo que estamos hoy viviendo, a pesar de que hoy estamos en una situación sumamente difícil. Yo tenía que tomar las decisiones que consideré necesarias después de escuchar a mucha gente, para que el país evitara ese colapso financiero, y creo que los hechos me están dando por lo menos algo de razón. Veamos qué ha sucedido en algunos indicadores elementales de la economía mexicana; el tipo de cambio llegó a estar prácticamente a ocho pesos, y era un proceso que parecía que nada iba a frenar, ¿verdad? bueno, hoy está cerca de seis pesos; las tasas de interés, pues, llegaron a estar al 100 por ciento, hoy están alrededor de la mitad; pudimos corregir prácticamente en un trimestre al antecedente inmediato de esta crisis que era un brutal desequilibrio en la cuenta corriente de la balanza de pagos, hoy ya tenemos un saldo superavitario en la balanza comercial, cuando estábamos teniendo un déficit enorme. Hemos, en fin, logrado algunas cosas muy importantes, pues, que nos permiten ver hacia adelante con un poco más de confianza, eso no quiere decir de ninguna manera, y algo que trataré de hacer en todo mi gobierno, es no caer en triunfalismos, eso sería absurdo, y el triunfalismo, pues, es casi burlarse de la gente, del obrero que hoy no tiene trabajo, del empresario pequeño y mediano que está sufriendo para pagar los intereses en el banco o para cumplir con sus obligaciones fiscales. De ninguna manera, yo no niego, yo vivo, y sé, lo siento y lo platico con la gente, pues, que el país está en una situación muy difícil, pero mi responsibilidad como Presidente, pues, es seguir tomando las decisiones para sacar al país de esa crisis, no yo, sino todos.

El periodista Pedro Ferriz de Con: o sea el hecho de tomar esas decisiones como Presidente de la República, no quiere decir que no las sufra, también las decisiones . . .

El Presidente de la República: las sufro y bastante Pedro, o sea, y quizás eso es lo que más me anima finalmente, a tomar las decisiones, porque pienso precisamente en esos cientos de miles que no tienen trabajo, que han perdido el empleo, porque pienso en esos obreros y su familia cuyo cheque quincenal o pago quincenal no les alcanza, porque pienso en esos pequeños y medianos empresarios que están sufriendo con esa crisis, es que saco más fuerzas para tomar las decisiones, definitivamente; yo no me puedo quedar sentado a que los problemas se resuelvan solos. Tengo que tomar las decisiones, es un problema de ética, es un problema de responsabilidad, incluso, es un problema de moral. El periodista Pedro Ferriz de Con: hay muchos círculos ahora que estaba haciendo esa reflexión hay muchos círculos de análisis en la prensa que hacen sentir que el Presidente de la República no piensa ni siente nada de estas cosas, usted me dice que sí siente en carne propia. El Presidente de la República: bueno, es que son perspectivas de ver las cosas. Cualquier día se toma una decisión que en lo inmediato claro que afecta: afecta el bolsillo, afecta el sentimiento de la gente, y eso es juzgado como una insensibilidad; lo que no se ve es qué pasaría si no se tomase esa decisión; bueno, las cosas se tornarían peores o estaríamos, quizás, ganando un alivio en el muy corto plazo a costa de un sacrificio y un costo enorme en unos meses o en unos años, y ésa es la diferencia entre lo que es una perspectiva de ética absoluta, esto es bueno o es malo, y la ética de la responsabilidad, ¿verdad? yo tengo que estar pensando no nada más en el hoy, sino tengo que pensar en el mañana, dentro de un mes, dentro de dos meses, dentro de tres meses, dentro de un año, dos años, y hasta en el año 2000, porque ésa es mi responsabilidad. Ahora, no critico a quienes me critican por tomar decisiones de corto plazo, están en todo su derecho y están reflejando el sentir popular. El periodista Pedro Ferriz de Con: están en todo su derecho de criticarlo . . . El Presidente de la República: por supuesto, absolutamente. El periodista Pedro Ferriz de Con: señor Presidente, le quiero agradecer que haya venido a esta casa. Sé que hay, por parte de usted como Presidente de México, la enorme voluntad de estar en contacto no solamente con este medio, sería fatuo el decirlo, sino de estar en contacto con los medios de comunicación en México. Por nuestra parte, nosotros quisiéramos invitarlo el día que usted quiera a la televisión, allá a MVS Multivisión, será importante para toda la enorme cantidad de gente que trabaja allá, somos ya un montón, somos miles ya en muy poco tiempo, en un trabajo que ha promovido don Joaquín Vargas con mucha mexicanidad, y que algún día yo quisiera, por favor, que estuviera por allá con nosotros. Aquí, por nuestra parte, le quiero agradecer su presencia, el que haya venido acá, porque bien podría haber sido muy cómodamente allá en Los Pinos, pero usted quiso que fuera acá, y que fuera más seguido el que tuviera este tipo de contactos con el país, para que después no haya un distanciamiento entre lo que piensa el Presidente de la República y lo que va pensando la sociedad. Creo que este tipo de ejercicios son buenos para uno y para otro lado, y le agradezco mucho su presencia. El Presidente de la República: no, al contrario, yo les agradezco mucho el que me hayan invitado a estar en este programa, es una magnífica oportunidad para expresar puntos de vista y para transmitir cosas que espero sirvan para orientar a la gente, y por supuesto que en una ocasión futura tendré el gusto de estar con ustedes en los estudios de televisión de MVS. No me queda sino agradecerle a todos los que nos han escuchado su atención y esperar que sigamos teniendo la oportunidad de comunicarnos con la gente, con el pueblo a través de estos medios que han adquirido felizmente una gran profusión, una gran popularidad y una gran aceptación, pero sobre todo una gran credibilidad. El periodista Pedro Ferriz de Con: la juventud participa muy, muy, muy activamente dentro de la radio, y hay muchos jóvenes que lo han escuchado el día de hoy. Por cierto, por ahí me queda una preocupación: se están haciendo unas fiestas en la ciudad de México que se llaman nouveid . . .

El Presidente de la República: no había escuchado, ¿qué es eso?

El periodista Pedro Ferriz de Con: son unas fiestas de miles de muchachos, de cuatro, de cinco o de seis mil muchachos, que llegan, hacen fiestas en algún punto de la ciudad y les reparten pastillas, droga, se llaman éxtasis . . .

El Presidente de la República: no, pues, eso es muy grave, no había escuchado nada de eso, pero ya ahorita mismo voy a ordenarle al Procurador del Distrito Federal que investigue eso. Si es el caso, hay que confirmarlo; y, segundo, quiénes organizan y quiénes aprovechan esas reuniones para vender drogas. No tiene nada de malo que se reúnan los jóvenes; al contrario, yo creo que es algo muy bueno que se reúnan para un fin sano que es escuchar música, bailar y divertirse, lo que está muy mal es que haya traficantes inmorales . . .

El periodista Pedro Ferriz de Con: ahí . . .

El Presidente de la República: criminales, que aprovechen esas reuniones para vender droga.

Señor Pedro Ferriz de Con: se los puedo jurar que se acabaron los reivs a partir de este momento. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente de la República: gracias a usted. Buenos días a todos.

http://zedillo.presidencia.gob.mx/pages/f_archivo_gral.html