Estancias: XXII

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


En loor a Juan Ramón Jiménez.

    Príncipe de las Arias fragantes como rosas
y el verso con fulgor de estrella vespertina,
a cuyo beso se abren las madreselvas rosas
del jardín interior, ebrio de luz divina;

    A tu voz se despiertan yo no sé qué dulzuras,
venidas de ignorados países de consuelo
y desciende, a la noche de las almas impuras,
una paz de campiña, de alma blanca y de cielo!