Estando ausente de tus ojos bellos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Estando ausente de tus ojos bellos
de Lope de Vega


Soneto 53
  Estando ausente de tus ojos bellos, 
sus rayos me abrasaron; caso extraño.
Y no fue sueño, ni parezca engaño,
que me abrasaron, aunque lejos dellos.

   Al sol los levantaste, y él, con ellos,
venció la luz de la mitad del año.
Yo quise ver lo que era por mi daño,
y por mirar al sol, vi al sol en ellos.

   Fue espejo el sol, el cual reverberando
en mí tus ojos, con ardor tan nuevo,
pudieron abrasar el alma mía.

   Fue infierno el mundo, y fuego el aire blando,
el sol Faetón, yo etíope, tú Eolo,
el norte incendio, y el ocaso día.