Extracto de carta al Gobierno de Estados Unidos informando de la ejecución de José Miguel Carrera

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



Extracto de una carta de John M. Forbes, agente de los Estados Unidos en Buenos Aires, al Secretario de Estado de Norteamérica John Quincy Adams.

28 de Septiembre, 1821

(...) Entre los importantes eventos que han ocurrido a este lado de las montañas, debo no omitir el saber de la total destrucción del bando de José Miguel Carrera, y de la pública ejecución de aquel activo, inteligente y extraordinario hombre. Adjuntos, a continuación trasmito dos boletines publicados aquí acerca de este evento. Por el primero, parecería que un coronel (Don Manuel Arias) había organizado una revolución en el bando de Carrera, la que comunicó al Gobernador de Mendoza con la condición de salvar su propia vida, y la de algunos de sus adherentes. Por el segundo, titulado “Detalle de la destrucción de Carrera”, se vería que el bando de Carrera fue totalmente derrotado por los mendocinos el 31 de agosto, y que, el 4 de este mes, Carrera fue fusilado en la plaza pública en Mendoza; él murió con el más heroico coraje, pidiendo por único favor a sus conquistadores que se le sepultase en la misma tumba con sus dos hermanos, quienes fueron fusilados en la misma ciudad en una ocasión pasada. Sería bueno para la humanidad si la historia de este evento se detuviera aquí; pero otra vez tengo que presentar un acto de salvaje ferocidad. El cuerpo asesinado de este valiente y distinguido hombre fue terriblemente mutilado; su cabeza fue cortada y expuesta en la plaza de Mendoza; su brazo derecho fue enviado al Gobernador de Córdova, y el izquierdo a Punta de San Luis. Cuando estos hechos fueron conocidos aquí, alentaron un sentimiento de horror; y se ha dicho que si esta víctima de la ferocidad de sus medio salvajes parientes de Mendoza hubiera sido enviado a este lugar, incluso su vida hubiese sido probablemente perdonada.

Carrera, por sus grandes cualidades personales, se había probado como el más peligroso enemigo del estado presente de las cosas en estas provincias; y si San Martín hubiese fallado en Perú, y si Carrera hubiese sobrevivido esta derrota, él habría amenazado la tranquilidad de Chile; así su muerte es un gran evento para los presentes gobernadores aquí, aunque la forma de ésta podría ser muy repugnante para sus más civilizados estómagos.[1]

Referencias[editar]

  1. El anterior extracto corresponde a una traducción del original que se puede encontrar aquí, parte de la colección de documentos de American State Papers