Gaceta del Salvador/Tomo 10/Número 93

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno del Salvador en la America Central (1862)
Tomo 10 Número 93

página 1

Republica del Salvador.

America Central.


Gaceta Oficial.

Tomo 10.Num. 93.

san salvador, 24 de setiembre de 1862.

Indice[editar]

Índice.
Pág.
Col.
PARTE NO OFICIAL.—La Gaceta: editorial
1
1
 interior.—Felicitacion
1
3
 Aniversario XLI. de la Independencia
2
1
 Tribunal de cuentas
4
2
 exterior.—La expedicion de Méjico
4
3
 variedades.—Al capitan del vapor Norte-Americano "Guatemala."
8
1
 avisos
8
2


Parte No Oficial[editar]

Parte No Oficial.

La Gaceta[editar]

La Gaceta.

San Salvador, Setiembre 24 de 1862.




Interior[editar]

INTERIOR.

Felicitacion[editar]

Felicitacion.
Eusebio Elias, Rejidor y Alcalde municipal de esta Villa y Jefe del Distrito por ministerio de la lei.

Certifico: que en el libro de acuerdos municipales del corriente año á fojas 15 y vuelto se encuentra al ata del tenor siguiente:
 Sala municipal de Chinameca, Setiembre catorce de mil ochocientos sesenta y dos.--Reunido este respetable Cuerpo en sesion extraordinaria y presidido por el Sr. Alcalde municipal, con asistencia del Sr. Cura Párroco de este beneficio y de los vecinos mas notables de esta Villa, con el importante objeto de tributar á S. E. el Sr. Capitan Jeneral y Presidente de la República Don Gerardo Barrios, las mas cumplidas gracias por el beneficio que de su mano paternal ha recibido este vecindario facilitándole los fondos necesarios para la construccion de una pila y conducion del as aguas á ella, en demostracion de amor, adhesion y sumision al Supremo Gobernante de la Nacion, ha dispuesto este respetable Cuerpo y demas vecinos mandar que se celebre una Misa en accion de gracias al Padre de las misericordias por haber salvado la importante vida de S. E. de la fulminante fiebre que le atacó en el puerto de la Libertad.--La República y particularmente esta Villa hubieran sufrido una pérdida irreparable, si la mano Providencial que vela incesantemente por la conservacion de los
página 2 grandes funcionarios á quienes ha encomendado el cuidado y la suerte de las naciones que les ha confiado, no hubiese dirijido una mirada benéfica para conservar la vida de S. E.: con tal objeto este Cuerpo municipal en cabildo abierto, ha acordado:--1º Dar las mas espresivas demostraciones de amor y gratitud á S. E. por el distinguido é importante servicio que se ha dignado prestar á esta Villa de Chinameca proporcionándole los fondos necesarios para la conducion de las aguas á la pila que se edificará en esta plaza para el bien jeneral de estos vecinos:--2º En reconocimiento de este servicio ha dispuesto la Corporacion mandar celebrar una Misa en accion de gracias por haberse salvado la vida de S. E. de la fulminante fiebre que le atacò en el puerto de la Libertad.--3º Que la Misa se celebrará el dia diez y ocho del corriente con la pompa y magnificencia posible, debiendo estar patente del Divinisimo en auqel acto;-- y 4º Que los gastos precisos para la funcion dicha sea cuenta de los miembros de esta Corporacion, del Sr. Cura y demas vecinos: que tambien se saque copia autorizada para dirijirla à S. E.--Se levantó la sesion y firmamos.--Eusebio Elias, Alcalde depositario.--Mariano Cierra, Cura Párroco.--Pascual Torres, Alcalde en propiedad.--Catarino Gonzalez, Rejidor.--Francisco Gonzalez, Rejidor--Ramon Hernandez, Rejidor.--Domingo Comez, Rejidor.--Felipe Cañas, Rejidor.--Cruz Quintanilla, Síndico.--Isidoro Velez, Juez 1º de Paz.--Atiliano Guerrero, Juez 2º de Paz.--José María Martìnez, Juez suplente de Paz.--Manuel María Guandique, Juez suplente de Paz.--Salvador Araniva, Preceptor.--Lázaro Funez.--Braulio Funes.--Leandro Galvez.--Desiderio Campos.--Jesus Lopez.--Juliana Lopez.--Casimiro Chavez.--Gregorio Mendiola.--José Mª Lemus, Comisario de guias.--Manuel Gomez.--Jacinto Aguirre, Secretario.
 Es copia.--Chinameca, Setiembre 16 de 1862.
 Eusebio Elias.--Jacinto Aguirre, Srio.


Aniversario XLI de la independencia[editar]

Aniversario XLI de la independencia.
Discurso pronunciado en Zacatecoluca por el Gobernador del Departamento de la Paz, Jeneral Don Rafael Osoria[editar]
Discurso pronunciado en Zacatecoluca por el Gobernador del Departamento de la Paz, Jeneral Don Rafael Osoria.
Señores:

El grato recuerdo de nuestra emancipacion política nos tiene congregados en est respetable lugar. La memoria de ese acontecimiento notable es el objeto de esta fausta solemnidad. Bien conozco que no soi yó el llamado á levantar mi voz en el gran dia; mas los deberes del funcionario público y mis sentimientos de ciudadano independiente, darán alguna importancia á mi palabra, para que pueda ser digna de vuestra benévola atencion.

Vosotros sabeis, Señores, como se consumó la independencia. Causas estrañas á nosotros prepararon ese suceso feliz. Vosotros conoceis la historia de nuestra revolucion: historia escrita con sangre y lágrimas: historia llena de luto y de dolor! Y vosotros conoceis tambien, quienes arrojaron la primera chispa á lo que despues fué un grande incendio.

Un pueblo den la inquietud de la infancia, salido apenas del estado de coloniaje y armado de la libertad y la República, se hirió à sí mismo como un niño en posesion de una arma de defensa. Grandes catástrofes, grandes infortunios [...]des sin cuento las que vinieron despues. Parecia que las bellas comarcas centro-americanas, perfumadas aun por el aliento de Dios, no habian sido formadas por su Providencia, sino para teatro de cruentas escenas y para vivir separados de las grandes armonias y de los beneficios de la civilizacion. Casi desperanzábamos de dar punto á la ingrata tarea de destruirnos.

Pero debemos consolarnos. El período crítico, si se me pudiera permitir este modo de decir, de nuestra vida social, es pasado. Los pueblos despues de tantos sufrimientos han ido comprendiendo poco á poco sus verdaderos intereses. Nuestros hombres de mando se han ido a[...]cionando en la dificil ciencia del Gobierno. Las diversas clases de la sociedad van conociendo la órbita en que deben jirar, y la mision que tienen que cumplir. Asì, el principio de autoridad casi ha recobrado su perdido imperio: nuestras instituciones se han rebustecido; y la razon y el buen sentido práctico han reemplazado à las utopías y al delirio revolucionario.

La paz sonríe hoi con toda su prosperidad encantadora, de uno á otro de los ángulos de Centro-América. Ella no será turbada, porque es el interes de los pueblos, la necesidad palpitante de las masas y el "desideratum" de los Gobiernos. En medio de esta situacion feliz, debemos saludar con orgulloso entusiasmo la luz primera de la patria, la aurora de la independencia.

Por lo que hace á nosotros, vosotros lo sabeis, Señores: vosotros lo conoceis mejor que yó. El Salvador abriga en sus seno inmensos elementos para ser grande y feliz. Por una de esas inevitables contrariedades del destino de los pueblos, le habia faltado un hombre, que posponiendo el yó á la Patria y con el suficiente talento y enerjía, la hiciese avanzar sin contratiempos ni zozobras en la via de su rejeneracion. Ese hombre, hijo de nuestra revolucion democrática-progresista; que ha sido formado y educado en ella; que es todo por ella y para ella todo entero; lo teneis alli, lo digo fuera de una vulgar lisonja en el Excmo. Señor Presidente Barrios. El posee el jenio del mando; y es un grado eminente la abnegacion y el patriotismo. De ello ha dado al mundo irrecusables testimonios. El será pues la ejida de nuestro progreso, la garantia de la paz y del orden y la esperanza de nuestro porvenir.

Agrupémonos, Señores, en derredor de la bandera de la independencia, congratulémonos por nuestra situacion, tengamos fé cumplida en el brillante porvenir que nos aguarda: bendigamos á la Providencia que seguirá velando sobre nuestra suerte; y estclamemos todos en este grande y ensalzado dia.--¡Viva la independencia! ¡Viva el Gobierno! ¡Viva la libertad!


Discurso que Don Bonifacio Sosa, Alcalde municipal de la Ciudad de Metapan dijo en el Cabildo el dia quince de Setiembre de mil ochocientos sesenta y dos[editar]
Discurso que Don Bonifacio Sosa, Alcalde municipal de la Ciudad de Metapan dijo en el Cabildo el dia quince de Setiembre de mil ochocientos sesenta y dos.
honorable municipalidad.
Señores:

Una mujer, cuyo brillante reinado es la mas hermosa pájina de la historia de España; á esa mujer magnánima, honra de su siglo, es debido el descubrimiento del Nuevo Mundo.

Doña Isabel la Católica, contra el sentir y autoridad que en ella ejerciera el alto clero, y á despecho de los sabios de su tiempo, favoreció el designio del descubrimietno de estas rejiones y con sus auxilios un atrevido pero afortunado navegante, acometió la empresa hasta coronarla en pocos meses y con sus resultados adornar la diadema de Castilla.

Cristoval Colon, Señores, fué el instrumento de que se valiera la Divina Providencia para abatir el orgullo de aquellos sabios y de todos aquellos que condenaban como heterodoxa la creencia de que existia un Nuevo Mundo.

En pos del gran Colon, á quien no me permitirè tildar de otro delito, si delito puede llamarse una desmesurada ambicion de gloria; vinieron otros hombres pequeños, de ideas opuestas y de tan bastardos sentimientos que, cual otros Hunos, introdujeron el dolor y la muerte, la desolacion y la miseria en estos antes felices paises, mansion de inocencia y alegria. Esos pequeños hombres nos trajeron tambien otro de los mayores males que han aflijido la humanidad, y este mal fué el fanatismo relijioso con todos sus horrores, que si bien son disculpables porque era la enfermedad de su época como peste que asolaba el mundo cristiano, ninguna nacion estaba mas infestada que aquella de donde procedian. Hijos de la inquisicion moderna, que acababa de establecerse en Castilla y Aragon, nutridos con las ideas estraviadas de las hordas de nobles vandoleros que despedazaban la península ibérica, calcùlese, Señores, si con tales preceden- página 3

tes podian nuestros conquistadores traernos alguno de los beneficios sociales consiguientes en transiciones semejantes. La Relijion de Jesucristo es lo único que recibimos en cambio de impías depredaciones ejercidas sobre este suelo de bendicion ¡tierra inmaculada, profanada mil veces por sacrílegas plantas!

Pero, Señores,


Tribunal de cuentas[editar]

Tribunal de cuentas.


Exterior[editar]

EXTERIOR.




Variedades[editar]

VARIEDADES.




Avisos[editar]

AVISOS.