Gaceta del Salvador/Tomo 11/Número 72

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta Oficial (1863)
Tomo 11 Número 72

página 1

Republica del Salvador.

America Central.


Gaceta Oficial.

Tomo 11.Num. 72.

San Salvador, Sabado 26 de setiembre de 1863.

Indice[editar]

Indice.
Pág. Col.
PARTE NO OFICIAL.—La Gaceta: editorial
1 1
 Aniversario
3 2
 Remitido
3 2
 EXTERIOR.—Estados Unidos
4 1
 AVISOS
8 2


Parte No Oficial[editar]

Parte No Oficial.

La Gaceta[editar]

La Gaceta.

San Salvador, Setiembre 26 de 1863.

 Desde que el Reino de Guatemala se hizo independiente de España, ha habido choques é invasiones entre las diferentes provincias, hoy Estados de Centro-Amèrica: ha habido tambien disensiones civiles mas ó menos prolongadas en cada una de las Secciones; pero ninguna de ellas ha sido tan labrada, tan perseguida, como la que actualmente es República del Salvador.--Desde el año de 822, comenzó á manifestarse una saña implacable contra esta region.--Examinaremos de qué ha provenido esta singularidad, este privilegio de odio contra el Salvador.
 Guatemala, Capital del Reino, era el recinto que encerraba las familias mas influentes y que mas provecho sacaban del régimen colonial, al estremo, que segun lo demostró el sabio Don José Cecilio del Valle, en el Amigo de la Patria, primer periódico que publicó el año de 1820 sobre cosas políticas ese ilustre hondureño; los Aycinenas, Pavones, Batres, Barrutias y los conexionados con ellos, sacaban del fisco por sueldos, 89,025 pesos al año, fuera de derechos incalculables que percibian, acaso superiores á la suma expresada, como anexos á los empleos que, obtenian la mayor parte de esos sugetos, tan solo por favor ó sea por nacimiento, sin mérito ni luces para su desempeño.--Demostró Valle entònces, combatiendo las tendencias ambiciosas y rapaces de esas familias, que no habia en el pais aristocracia propiamente dicha, sino tan solo una especie de oligarquia, fundada en el arrastramiento y las intrigas mas criminales y ruines.--Unicamente el Adelantado de Costa-Rica, era título de CAstilla en todo el Reino, con derecho á blasonar de noble. Residia en Granada, y allí poscía bienes valiosos el útlimo adelantado: en Guatemala es verdad habia un Marqué; pero éste era un título hueco, comprado por 3,000 pesos, un hombre llamado ño Enrique, que poseía cajones en la plaza de la Capital, el tratamiento de Don y tenía despues la fatuidad de firmarse "Don Enrique de Toledo."--Esa partìcula de la conservan algunos como para denotar nobleza: asi vemos que todavia se firman hoy "Pedro de Aycinena, Doroteo José de Arriola," &.--Las familias pues, que espltoaban el fisco, por lo mismo que eran un gravámen para el pais, pretendian nobleza ó sea el privilegio de ocupar ellas solas lso destinos lucrativos con esclusion de los hombres de mérito, de luces y de talento, que no eran pocos en el Reino de Guatemala.--La Constitucion Española, restablecida el año de 1820, abria la puerta á todas las clases para ocupar empleos por el merecimiento; pero á pesar de esto el cìrculo oligarca de Guatemala, lograba conservar su esclusivo privilegio de poseer los empleos, por medio de intrigas tales, que obligaron al bondadoso, experimentado, caritativo y tolerante Capitan General Don Cárlos de Urrutia, á depositar el mando del Reino en el Inspector general Don Gavino Gainza, hombre corrompido, de escasas luces y enteramente vendido à las familias de Guatemala.
 Llegó el 15 de Setiembre de 1821, y parte ilustrada de la Capital obligó á Gainza y al Arzobispo Fray Ramon Causas (que excomulgaba poco antes á los insurgentes, y los persiguió de muerte durante la Presidencia de don José de Bustamante y Guerra), á que jurasen la independencia de la Península, estableciendo un Gobierno popular representativo. Este giro que tomaban las cosas públicas, no era favorable á los que tenian monopolizados los empleos y las empresas lucrativas, y desde luego los Aycinena muy ligados por estrechos vínculos con el Arzobispo, concentraron unir el Reino de Guatemala á Méjico, donde el desgraciado Iturbide ya maquinaba para hacerse proclamar Emperador.--En el régimen monàrquico vieron su salvacion los oligarcas y trataron de uncirnos al yugo mejicano, pretestando que la independencia no se habia jurado absoluta, sino agregándonos á Nueva España.--La clase media de Guatemala, la parte ilustrada y patriótica del clero y la Provincia del Salvador, sostuvieron con decision la independencia absoluta y el establecimiento de un régimen popular basado en la igualdad de castas.--El Arzobispo, las familias, la parte ignorante del clero, los frailes y con ellos el populacho, de acuerdo con Gainza, prevalecieron y consiguieron unirnos á Méjico. Guatemala doblò la cerviz y lo mismo sucedió á Honduras, parte de Nicaragua y Costa-Rica.--Solo el Salvador se mantuvo firme é hizo frente á esa liga tremenda.--El virtuoso página 2 Presbítero Doctor Don José Matias Delgado, tan vilmente calumniado, Don Antonio Josè Cañas, el ejemplar Sacerdote Doctor D. José Simeon Cañas, Don Manuel José Arce y muchos ilustres Salvadoreños, firmes y resueltos, rehusaron agregarse á Méjico y sin vacilar ensayaron el año de 1822 el régimen republicano democrático, en esta Ciudad heroica.--Eso fué bastante para que los retrògrados jurasen su esterminio y que por la primera vez la Provincia fuese invadida.--El Coronel Don Manuel Arzú, salió de Guatemala á la cabeza de dos mil hombres, y penetró en el mismo año de 22 hasta la falda del volcan de esta Ciudad, donde fuè vergonzosametne derrotado, por un puñado de patriotas reunidos apresuradamente, mal armados, sostenidos por el amor á la libertad y guiados por el citado Don Manuel José Arce.
 Poco despues el Brigadier Don Vicente Filísola llegó á Guatemala con una Division mejicana, en apoyo de la Unión de todo el Reino al impero de Iturbide, establecido ya desde 18 de Matzo del mencionado año de 1822.--La faccion del predominio, naturalmetne le rodeó y le compelió á que con las numerosas fuerzas reunidas en Guatemala, invadiese al Salvador, que segunda vez se viò precisado á tomar las armas para repeler á sus gratuitos enemigos.--Imposible era hacer frente con buen resultado á la Division mejicana y ejército guatemalteco dirigidos por un militar valiente y tan esperimentado como el General Filísola.--Tomó este, pues, facilmetne á principios de 1823 á esta Ciudad de San Salvador, á cuyos habitantes habian logrado dividir, los españoles residentes criolla, (que todos eran imperiales), unidos á los frailes y á los clérigos de poca ilustracion.--Muy efímero fué el triunfo de los retrógrados apoyados en Filísola: Iturbide cayó del trono en los mismos dias que sucumbia San Salvador, y el partido liberal vió coronados sus designios con la reunion el 24 de Junio del propio año de 1823 de una Asamblea nacional Constituyente de todo lo que despues se ha llamado Centro-América, la cual emitió el 22 de Noviembre de 1824 la Constitucion federal,--precisada dicha Asamblea á preferir este sistema por exigencia del Salvador, que de hecho se habia constituido en Estado.
 Apenas se habia promulgado la
 En 1838, el General Carera página 3 invadir de nuevo, y entró á esta
 Tenemos, pues, ocho invasio-
Summum crede nefas, animan praeferre pudori,
Et, propter vitam, vivendi perdere causas.

Aniversario[editar]

Aniversario.

 Ayer fué el vigésimocuarto del triunfo obtenido por el General Morazan sobre el General retrógrado Ferrera en San Pedro Perulapan.

Remitido[editar]

Remitido.
Crímen de alta traicion.

 Se comete este enorme delito, cuando algun ciudadano se arma moviendo guerra contra la Autoridad Suprema del Estado; ó bien cuando se une, ayudando y auxiliando, á los enemigos exteriores que invaden la República. La legislacion criminal reserva en todos los países las mas severas penas contra este odioso delito; porque afecta la soberania é independencia del Estado y la tranquilidad, y bienestar de los ciudadanos. El Licenciado Dueñas, el Licenciado Samayoa y todos los demas que siguen y ayudan al ejército invasor del General Carrera, son traidores del Estado; y el Presidente no puede, sin menguar su dignidad y sin faltar á su deber, celebrar compromisos con estos criminales contra quienes, cuando llegue el caso, se debe aplicar todo el rigor de las leyes. No importa que sea crecido el número de estos detestables enemigos del Salvador: que muchos de ellos sean Licenciados, Clérigos, Comerciantes ó Militares; ni que el Gobierno se vea ahora en esta Ciudad rodeado por los invasores; esto en nada altera la enormidad del delito de los traidores, y solo serviría en justicia, para aplicar toda la severidad de la pena, á su debido tiempo.

 Ademas estos traidores tampoco tienen á su disposicion un poder y fuerza suficiente, independiente de la del General Carrera, para hacer valer los compromisos en que pudiaran entrar, ni menos para garantizar la independencia de la República, una vez sucumbiese esta Ciudad bajo los asaltos del ejército invasor. Cuando el General Barrios manifestó que estava dispuesto á resignar el Mando en la persona designada por la ley, siempre que Carrera y su ejército saliesen del Estado, se patentizaron al ser desechada la propuesta, las míras de dominacion del General Carrera, y la nulidad y poca vergüenza de los traidores.

 El Presidente del Salvador, así por su propio honor, como por la obligacion que le impone su destino de defender la independencia y soberania de la República, debe hacer uso de todos los medios que estén á su alcance para tal importante y vital fin, contando sobre todo con el patriotismo de este pueblo heroico, tan amante de sus libertades.

S. Salvador, Setiembre, 25 de 1863.

Un Espectador.

página 4

Exterior[editar]

Exterior.

Estados Unidos[editar]

Estados Unidos.

página 5 página 6 página 7 página 8



Avisos[editar]

Avisos.