Gaceta del Salvador/Tomo 9/Número 41

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno del Salvador en la America Central (1861)
Tomo 9 Número 41

página 1

Republica del Salvador.

America Central.


Gaceta Oficial.

Tomo 9.Num. 41.

San Salvador, 20 de febrero de 1861.

Indice[editar]

Índice.
Pág. Col.
PARTE NO OFICIAL.—La Gaceta: editorial
1 1
 Universidad
1 3
 Santa Tecla
1 3
 interior.—Felicitaciones
1 3
 Contaduría mayor de cuentas
2 2
 Estadística parroquial
2 2
 Matrícula de las anotaciones de hipotecas de San Miguel
2 3
 exterior.—Los Estados-Unidos y el Perú
3 2
 Sud-América
4 2
 Europa
4 3
 reproducciones.—Carta dirigida al Rey de España—Año 1576
5 2
 avisos
6 3
 estadística general


Parte No Oficial[editar]

Parte No Oficial.

La Gaceta[editar]

La Gaceta.

San Salvador, Febrero 6 de 1861.

Editorial[editar]

 Nos proponemos reproducir en este periódico una carta dirigida al rey de España el año de 1,576 por el Lic. Dr. Don Diego de Palacio, Oidor de la real audiencia de Guatemala. Comenzamos hoy insertando la noticia biográfica del autor de dicha carta y una parte de esta, que ha sido publicada el año último en Nueva York por Mr. E. G. Squier, como principio de una coleccion de documentos inéditos sobre la América Española, que ese distinguido literato y viagero se ha propuesto dar á luz.
 Nuestros lectores encontrarán en la carta del Oidor Don Diego de Palacio, noticias interesantes de la parte del Estado del Salvador comprendida entre el rio de Paz y el Lempa; y no podrán menos de asombrarse, de la incuria del Gobierno Español, que aqui, lo mismo que en la vasta estension del territorio que poseia en la América, dejó perder tan grandes gérmenes de riqueza y de prosperidad. ¡Que masa de tesoros, de medios de cultura y de poder para la España, no encerraria un territorio que se estendia desde los 35 grados de latitud septentrional hasta los 45 de latitud meridional! Sobre esa superficie de mil doscientas millas geográficas de largura, la naturaleza enceirra los climas mas variados, elabora en el seno de la tierra los metales mas preciosos, adorna el suelo de verdura perpetua y le cubre de una vejetacion prodigiosa, y de multitud de producciones mas preciosas que el oro. Si Felipe II que reinaba en la época en que escrivió el Oidor Palacio, hubiese conocido los verdaderos principios de la economia política, hubiera enriquecido su nacion sin empobrecer estos paises. Hubiera comprendido que era preciso cultivar la tierra y no únicamente esplotar las minas: multiplicar el trabajo, en lugar de contentarse con multiplicar el numerario; estimular la industria, el comercio y la agricultura por la seguridad de la propiedad y de las personas; preparar al pueblo á la libertad por la justicia; favorecer la poblacion en América, á fin de vivificar la actividad de la Europa. Pero Felipe II era muy ávido y suspicaz para seguir esta marcha y sus sucesores fueron ménos hábiles que él y muchos de ellos ignorantes y entregados al ocio. No se quiera sino conquista. Se edificaban fortalezas en vez de plazas de comercio y de caminos: se degollaba á los hombres, en lugar de multiplicarlos: se les embrutecia, en vez de ilustrarlos: y lejos de permitir comprar y vender á los indígenas, se les sometia á un régimen prohibitivo, severo y celoso, tan injusto como impolítico. ¿Que mucho que con semejante sistema la América no progresara? ¿Que mucho que la rica parte del Salvador que recorrió el Dr. D. Diego de Palacio, no tenga hoy sino débiles vestigios de su antigua opulencia? ¿Donde están los plantíos de cacao que tanta riqueza proporcionaban ahora 286 años? No dudamos que nuestros lectores se impondrán con vivo interes de cuant contiene tan curiosa carta.

Universidad[editar]

Universidad.

 Se ha concluido el elegante y espacioso edificio destinado á este establecimiento literario: es el mas hermoso y de mas gusto que hay en esta Capital y con doble capacidad de la que tuvo en otro tiempo. La noche del 10 del corriente se dió en él un lucido baile por los empleados y principales vecinos, en obsequio de SS. EE. el Presidente de la República Capitan General Don Gerardo Barrios y su digna Señora. La concurrencia fué numerosa: reinó la mayor alegría, animacion y decoro durante toda la funcion que terminó á las 5 y media de la mañana; retirándose á esa hora todos los convidados muy satisfechos y complacidos.

Santa Tecla[editar]

Santa Tecla.

 Antes de ayer estuvo unas pocas horas S. E. el Presidente en dicha poblacion. Sus moradores, á porfía, estuvieron dando nuestras muy significativas de aprecio y de respeto al primer Magistrado de la República, que á las tres de la tarde regresó á esta Capital, despues de haber recorrido ciertos terrenos que piensa destinar al establecimiento de una colonia estrangera.



Interior[editar]

Felicitaciones de los gefes y oficiales de San Miguel y de la Municipalidad de Chalatenango[editar]

página 2

Contaduría mayor de cuentas[editar]

Estadística parroquial[editar]

Matrícula de las anotaciones de hipotecas[editar]

página 3 página 4

Exterior[editar]

página 5

Reproducciones[editar]

Reproducciones.

Carta dirigida al Rey de España, por el Licenciado Dr. Dn. Diego García de Palacio, Oydor de la Real Audiencia de Guatemala; año 1576[editar]

Carta dirigida al Rey de España, por el Licenciado Dr. Dn. Diego Garcia de Palacio, Oydor de la Real Audiencia de Guatemala; año 1576.
Nota biografica del autor de la carta.
Traduccion.

 El Doctor Don Diego Garcia de Palacio, autor de la siguiente relacion, era Oidor de la Real Audiencia de Guatemala, y mas tarde lo fuè tambien de la de Méjico. Parece haber sido hombre de mucha inteligencia, de una actividad grande, y segun se ve de sus varias memorias y papeles, muy adicto á la carrera militar.
 Nada se sabe de sus obras anteriores á la presente carta, hasta el año en que la escribió; en cuya fecha se encuentra su nombre en un contrato hecho con un tal Diego Lopez, de Trujillo de Honduras, para la conquista y colonizacion de la Provincia de Teguz-galpa, nombre que en aquella época se daba á la costa de Centro-América sobre el Atlántico, entre el cabo Camaron y el rio San Juan, incluyéndose tambien todo el territorio que hoy lleva el nombre de "Reino de Mosquito." El Señor Palacio obraba á favor de la Audiencia de Guatemala, autorizado para ello, por una Real Cédula fechada en Madrid el 10 de Febrero de 1576. El contrato se concluyó el 4 de Diciembre del mismo año, cuyo original se conserva en Sevilla, en el Roll número 12 de documentos titulados "Buen gobierno de Indias," en cuyo documento se le dá el título de "El ilustre Señor Licenciado Diego Garcia de Palacio, Oidor de la Real Audiencia de Guatemala &ª"
 Existe en Sevilla, entre los documentos rotulados "Papeles tocantes á las islas del Poniente" el original de una carta que en 8 de Marzo de 1578 le dirigió al Rey de España, titulada "Carta al Rey, sobre la conquista y pacificacion de las islas Filipinas, y las ventajas de hacerse la navegacion á ellas desde el puerto de Fonseca." En ésta Palacio instaba para que se cambiára el tránsito entre los dos océanos, que entónces se hacia de Panamá y Méjico, pro la via de Honduras desde golfo de Fonseca al puerto de Caballos.
 El Señor Palacio aspiraba á ser Gobernador de las islas Filipinas, y en la carta anterior, ofrece subyugarlas á su propia costa, dado caso de que el gobierno no le concediese aquel nombramiento; mas parece que la solicitud no le fué favorecida.
 El 30 de Abril dirigió, del puerto del Realejo de Nicaragua, otra carta al Rey, participándole los robos cometidos en la costa del Perú, por el corsario Francisco Drake; la que tambien se conserva original en Sevilla.
 Despues que llegó á Méjico, publicó allí dos obras, cuyos títulos son: la 1ª "Diálogos militares de la formacion é informacion de personas, instrumentos y cosas necesarias para el buen uso de la guerra." Méjico, Pedro Ocharte, año de 1583. En 4º —T la 2ª Instruccion náutica para el buen uso y regimeinto de las naos, y su taza y gobierno, conforme á la altura de Méjico." Méjico, año de 1587. En 4º.
 La última de estas obras fué dedicada á Don Alvaro Manrique de Zúñiga, Marqués de Villamanrique, Virey y Capitan General de Nueva España. Se divide en cuatro tomos, y trata sobre la Esfera; el uso del Astrolabio: la Reforma Gregoriana de 1582: los números de oro; y de otros puntos del calendario, con direcciones para la navegacion en general, y un diccionario de frances marítimas &. &:
 En Setiembre de 1587, el Señor Palacio fué nombrado Capitan General de la armada que salió de Acajutla contra los corsarios ingleses que entónces infestaban el mar del Sur. El resultado de esta espedicion se igno- página 6 ra, y con ella parece que el Señor Palacio desapareció de la historia.
 El despacho que le nombra comandante de la armada, aun se conserva en Sevilla, entre los papeles que se han traido de Simancas, y en él se le concede gran fuerza de accion "Como uno bien versado y esperimenteado en todo aquello que concierne al mar."

Carta del oydor Palacio.

 C. R. M.—Por vuestras cédulas y provisiones está mandado i hordenado á los Virreyes, Presidentes i Gobernadores destas partes, hagan larga i verdadera relacion de la posicion de tierras, Indios, lenguas, costumbres, rios, montes i variedades i cosas de sus districtos, de que deba darse quénta á V. M., i ponerse por memoria; asi se debe creher lo habrian fecho, y como cosa cumplida no trataré dello. Por otras ansi mismo manda V. M. que un Oydor por su turno ande visitando las provincias de su partido, para la buena conservacion é pulicia destos naturales i desagraviarlos de las injusticias i vexaciones que padescen i á componer i hacer justicia en las demas cosas que entre ellos se ofrecen. En cuyo cumplimiento esta V.R. Audiencia de Guatemala me nombró para la dicha visita, i señaló algunas provincias de su districto donde ví i averigué algunas cosas, que de raras i de consideracion me an forzado á dar quenta á V. M., aunque con rudo estilo.
 Conocida cosa es que del ámbito del mundo, que segun la comun opinion es de 5625 leguas, posehe i gobierna V. M. la mayor parte como consta por su posicion, porque, sin esos Vuestros Reynos de España, Italia, Flandes, ay á las Islas del Poniente, do Vuestros Ejercitos van ampliando V. R. Corona, 3405 leguas, regulados los paralelos i fecha la computacion á las comunes españolas, en que se incluye este districto, que comienza de los postreros terminos en Teguantepeque, i acaban en los de Costa-rica, corre S. E. y N. O. 300 i mas leguas. Está divida en 13 provincias principales, sin otras mas menudas que en ellas se incluyen; son Chiapa, Soconusco, Suchitepeques, Cuahthemalan, Vera-paz, izalcos, San Salvador, San Miguel, Honduras, Choluteca, Nicaragua, Taguz-galpa, Costa-rica; i en cada una dellas ay i hablan los naturales diferentes lenguas, que pareze fue el artificio mas mañoso que el demonio tuvo en todas estas partes para plantar discordia, confuniendolos con tantas i tan diferentes lenguas como tienen, que son:
 En la de Chiapa, Chiapaneca, Tloque, Mexicana, Zozil, Zeldal-quelen.
 En la de Soconusco, la Mejicana corrupta, i la materna, é Vebetlateca.
 En la de los Suchitepeques i Cuahutemala, Mamey, Achi, Cuahtemalteca, Chienanteca, Hutateca, Chirichota.
 Los Izalcos i Costa de Guazacapan, la Popoluca, i Pipil.
 La Verapaz, Poconchi, Caechicolchi.
 La de Sn. Salvador, Pipil i Chontal.
 El valle de Acacavestlan i el de Chiquimula te la Sierra, Tiacacebastleca y Apay.
 En la de San Miguel, Poton, i Taulepa Ulua.
 La Choluteca, Mangue Chontal.
 En Honduras, Ulba, Chontal y Pipil.
 Nicaragua, Pipil corrupto, Mangue, Maribio, Ponton, i Chontal.
 En la de Taguz-galpa, la materna i Mexicana.
 En la de Costa-rica y Nicoya, la materna Mangue.
 De las quales comenzé á visitar de la de Guazacapan hasta el rio de Lempa, que corre 50 leguas al Este por la Costa del Sur, i á lo hancho hasta Chiquimula de la Sierra, que corre 30 leguas Norte-Sur, en que visite 156 lugares de Españoles é Indios i entre ellos cuentase i repartí 78, de lo que los naturales deben pagar de tributo en cada un año, á sus encomenderos.
 La dicha Costa comienza desde el Rio de Michaitoya i se fenece i acaba en el de Aguachapa. Es abundante de montes, aguas, cazas, i pesca de todas suertes; tiene muchos frutales de la teirra i de Castilla, bonisimas naranjas, i algunos higos, i melones. Es tierra de cacao, y de buenas tierras para mayz, y las demas legumbres i semillas que los Indios husan; yiene comodidad toda ella para hacer sal, aunque la hacen con mucho trabajo i riesgo de su salud. Sacan la salmuera, que para hacella an menester de la teirra que la mar baña en sus crecientes, i cuezenla en hornos semejantes á los que los campaneros husan; hasta mucha leña i ollas para cocerla por manera, que aunque se podria hacer mucha, es costosa, enferma i trabajosa de hacer. Tiene muchos esteros de que se aprovechan de grandes pesquerias de todo genero de pescados i tortugas, aunque tienen i están llenos de caymanes, que propiamente son los cocodrillos, porque tienen las elecciones que dellos qüentan los naturales; i espanta pescar en ellos, porque alliende de la fuerza que muestran i grandeza que tienen, están algunos muy encarnizados y cebados; i acontecido que pasando un gran toro por un rio le asio uno de la cola i hera tan grande que aunque salido el toro á la horilla, él tiró lo que pudo parra desasirse i salir á tierra, no pudo porque el cayman hera tan grande i feroz que lo tornó á la agua i mató! Otros estragos i daños han sido en diversas partes destas provincias que admira, aunque con toda su fiereza ay muchos Indios que se hechan al agua i manos i dan cabo á otro Indios que quedan en tierra i ansi los sacan fuera del agua i los matan. Llegando yo á un lugar, por me regalar me convidaron para que lo viese, no lo quise acceptar por el riesgo que parece ofrece la braveza de un animal tan espantoso, los quales i sin que yo lo supiese fueron i ataron uno como dicho es i me lo traxeron. Ay algunos dellos 20, 30 i mas pies, muy gruesos, de gruesos pies i manos, la cola gruesa i recia, hieren con ella bravisimamente. Tienen muchas conchas i que no las pasa un arcubuz, á veces la boca muy grande con dientes fierisimas repartidos en tres andánas; yo conté á u 34 dientes en cada una, sin los colmillos con que atrabiesa el ocico superior por dos ahujeros que naturaleza le hizo. Tiene toda esta costa muchas praderias que acá llaman zabanas, grandes i de mucho pasto, i en ellas algunas estancias de vacas, aunqeu no las que podria haber segun su grandeza i grosedad.

(Continuará.)


Avisos[editar]