Hay tanto que temer

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Poesías de Francisco de Figueroa
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


LV.[editar]

Hay tanto que temer, do no hay ventura,
Y adonde falta, es el temor tan cierto,
Que al hombre desdichado, como al muerto,
Le pueden luego abrir la sepultura:

Prueba es de esta verdad mi desventura,
Pues tal llaga en mi triste pecho ha abierto,
Que tendrá mi remedio por incierto,
Quien sepa que es mi mal desdicha pura:

Esto causa, Señora, el rezelarme
De lo que pareció vana sospecha;
Mas pues sabeis quan cara me ha costado,

Bien puedo de mi dicha lamentarme,
Pues hay tanta razon: ¿mas qué aprovecha?
Sino hay razon que valga á un desdichado.


Poesías de Francisco de Figueroa
Advertencia del editor -

Breve discurso sobre la vida del autor
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII
XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII
XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI - XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI
Sobre nevados - Crezca con el licor - Sol, si á do quier - Canción I - Canción II - Canción III
Elegía I - Elegía II - Elegía III - Elegía IV - Elegía V - Elegía VI - Thirsi pastor - En una selva
Glosas: Entre doradas flores - Alégrate Isabel - Quál idea ó colores
Epitafio - Triste de mí - Sulpicius de Lucano