Hermano que sabes

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

H

ERMANO que sabes de hambre y sed

espera:

aquí tienes rústica miel, y en mi cántaro
hay para tu labio febril agua fresca.

Tal vez reconoces mi voz:
soy aquella
que poniendo en tu alma fraterna mirada
te robó pesares al cantar su pena.