Himno a Dionysos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



 ¡Salve, alegre, genial Primavera,   
 Que esperanzas derramas doquiera   
 Y coronas los prados en flor!   
   
 Ved cuál bulle y fermenta la vida,   
 Y al deleite natura convida   
 Con su oculta, tiránica voz.   
   
 Ya resuena la mística orgía,   
 Que otro tiempo las cumbres hería   
 Del heleno, feraz Citerón.   
   
 La Bacante su peplo desciñe   
 Que dos veces en púrpura tiñe   
 La fenicia opulenta Sidón. 
   
 Tibia noche sus sombras extiende,   
 A la cumbre la virgen asciende,   
 Y ya el báquico tirso empuñó.   
   
 Cubre piel de pantera su espalda,   
 Y el ardor de sus venas rescalda   
 La resina que el pino sudó. 
   
 Aquel dios que domaba a Penteo   
 Y a Licurgo, sacrílego reo,   
 En su pecho domina feroz.   
   
 ¡Ay de aquél que perturbe la fiesta,   
 O penetre con planta inhonesta   
 El recinto sagrado del dios!   
   
 Él entrega los miembros humanos   
 De la Ménade loca a las manos,   
 Cuando hierve el sagrado furor.   
   
 Escuchad esos trinos suaves;   
 Es el ave que cuenta a las aves   
 Los sagrados misterios de amor.   
   
 Y la fuente los dice a la fuente,   
 Y la linfa fugaz del torrente   
 Precipita su manso rumor.   
   
 Con su trémula luz las estrellas   
 Por el cielo persiguen las huellas   
 Del triunfante y fugaz Hyperión.   
   
 En su hoguera otros soles se inflaman,   
 Y a otros mundos su lumbre derraman   
 En abrazo insaciable de amor.   
   
 ¡Eros, salve! En los cielos imperas, 
 Obligando a rodar las esferas   
 En eterno y armónico son.   
   
 Coronemos de rosas la frente,   
 Que mañana la aurora riente   
 Deshojadas verá y sin olor.   
   
 En las copas el vino de Samos,   
 Y el escolio inmortal repitamos   
 Que las fiestas de Jonia alegró.   


Marzo, 1879.