Historia XII:Gobierno de Cromwell

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Ya no quedaba otro poder que los oficiales. Cromwell intentó organizar un Gobierno. Pero no se atrevió a convocar a elección para el Parlamento. Reunió una asamblea de 140 miembros, que había elegido él mismo atendiendo a su piedad, y que el pueblo apellidó por burla «Parlamento Barebone», del nombre de uno de sus miembros, Barebone, que usaba el prenombre de «Alabanza a Dios» (Praise God). Aquel Parlamento quiso hacer reformas que desagradaban a Cromwell, y pronto le disolvió.

El Consejo de los oficiales hizo entonces una Constitución que atribuía a Cromwell un poder semejante al del rey, pero con el título de Lord Protector. Había en ella un Parlamento formado por una sola Cámara, que representaba, no ya solamente a Inglaterra, sino a Escocia e Irlanda. Ningún partidario de Carlos I había de ser elector ni elegido (1653).

El Parlamento fué elegido (1654) y pidió cambios en la Constitución. Irritado Cromwell, le declaró disuelto.

Dos años más tarde, Cromwell hizo cambiar la Constitución, haciéndola más semejante al régimen antiguo de Inglaterra. —Se creó una segunda Cámara, semejante a la de los lores.— Se aumentó el poder del Protector: había de designar los miembros de la segunda Cámara, tenía el derecho de nombrar su sucesor. Se llegó a ofrecer a Cromwell el título de rey. Los oficiales le rogaron que rehusase, y no se atrevió a aceptar. Pero, en la ceremonia de instalación, reanudó los usos de las antiguos reyes, apareció revestido de púrpura y armiño, y en la mano un cetro de oro (1657).

Cromwell acabó por indisponerse, con aquel nuevo Parlamento, y le disolvió diciendo: «El Señor me juzgará a mí y os juzgará a vosotros» (1657). Hasta su muerte, Cromwell fué dueño absoluto del poder.

Intentó reorganizar la Iglesia, tomando como pastores a la vez presbiterianos e independientes. Prohibía el culto anglicano, pero toleró todas las sectas protestantes y hasta los judíos.

Cromwell conservó el ejército que había organizado y la flota de guerra creada para combatir a los holandeses. Inglaterra fué entonces la nación más poderosa de Europa, bastante fuerte para decidir la victoria entre las dos grandes monarquías católicas, debilitadas por largas guerras. Aun cuando Cromwell fué detestado por parte de las Cortes europeas en calidad de regicida, España y Francia le pidieron ambas alianza.

Cromwell se decidió contra España, la vieja enemiga de los protestantes. Su flota fué a América. Se apoderó de Jamaica, que ha seguido siendo colonia inglesa, capturó los navíos españoles que traían la plata de las minas de América (1655)

Luego se alió con Francia y su ejército ayudó a los franceses a batir a los españoles y conquistar Dunkerque (véase cap. X), que fué dado a Inglaterra (1658).

Cromwell murió pronto (septiembre de 1658). Su hijo mayor, Ricardo, le sucedió. Pero no era puritano ni amante de los soldados. Pronto se puso a mal con el ejército y abdicó (1659). Ya no quedaba Gobierno en Inglaterra.