Historia XIII:Formación de los partidos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Carlos no tenía bastante dinero para gobernar sin el Parlamento, y le convocó (1679). Pero los electores creían la religión protestante amenazada y eligieron diputados en gran mayoría hostiles a los ministros.

El Parlamento, para evitar que el rey tuviera encarcelados a los que le estorbaban, votó primeramente una ley que ha conservado celebridad, el bill del habeas corpus. Toda persona detenida debía, en el término de las primeras veinticuatro horas, ser llevado ante un juez que resolvía su libertad o su encarcelamiento no definido.

La mayoría del Parlamento, no queriendo tener, después de la muerte de Carlos, un rey católico, intentó en seguida desembarazarse del hermano del rey, el duque de York. Presentó un proyecto de ley que excluía a Jacobo de la sucesión. Para impedir que se votase, Carlos disolvió el Parlamento.

Como el rey tenía necesidad de dinero, convocó otro Parlamento, en el que fué aún más fuerte la mayoría favorable a la exclusión del duque de York (1679). Carlos se desembarazó del Parlamento no reuniéndole. Se solicitó entonces del rey que reuniese el Parlamento. Pero la mayor parte de los anglicanos no admitían que en ningún caso se pudiera privar de su derecho al heredero legítimo, y presentaron peticiones en que expresaban «su horror» a los que querían violentar al rey.

Los ingleses se dividieron en dos partidos: —los «peticionarios», que querían que el Parlamento se reuniese para excluir al heredero católico; —los abhorrers, que no querían modificar la sucesión. Cada uno de los dos partidos recibió de sus adversarios un apodo que aceptó. Los adversarios de Jacobo fueron apellidados whigs, del nombre de los sublevados presbiterianos de Escocia; los otros fueron llamados tories, del nombre de los bandidos católicos de Irlanda. Así empezó la división en «partido whig» y «partido tory», que ha perdurado hasta el siglo XIX.

Carlos acabó por reunir el Parlamento (1680). La Cámara de los Comunes aprobó la ley de exclusión. Pero la de los Lores la rechazó, y Carlos se desembarazó otra vez de la Cámara disolviendo el Parlamento (1681).

Convocó un tercer Parlamento en Oxford, y esta vez los diputados se presentaron con armas. La mayoría quiso hacer reconocer por heredero al duque de Mommouth, hijo natural de Carlos II. El Parlamento fué otra vez disuelto al cabo de una semana (1681).


Siguiente sección:
La reacción absolutista