Intervención del general Mariano Navarrete en la comisión consultiva de la nueva constitución

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Intervención del general Mariano Navarrete, inspector general del ejército, en la comisión consultiva de la nueva constitución.

No hay que ser un gran constitucionalista para declarar, sin temor a equivocarse, que los resultados del sistema parlamentario han sido desastrosos para el país. Un balance hecho a la ligera muestra que su aplicación ha tenido como consecuencia la completa corrupción de todos los servicios públicos, la paralización del progreso en todas las actividades nacionales y la anulación de la personalidad del Presidente de la República, único responsable de la dirección de los negocios del Estado.

¿En que forma deberían combinarse las atribuciones y derechos del Presidente de la República y del Congreso para establecer la justa armonía entre ambos poderes? Esta es una cuestión sobre la cual deben pronunciarse los que tienen aptitudes para ellos; yo cumplo con el deber de hacer resaltar esa necesidad y de manifestar en el seno de esta comisión que la reforma de este estado de cosas no acepta ya postergaciones, pues el país está harto de la politiquería mezquina y quiere, una vez por todas, tener un gobierno fuerte, capaz de orientar los destinos del país hacia una era de progreso y bienestar social.

El ejército tiene horror a la política y, por consiguiente, no se mezclará jamás en sus actividades; pero tampoco mirará con indiferencia que se haga tabla rasa de sus ideales de depuración nacional, es decir, de que se olviden de las finalidades de las revoluciones del 5 de Septiembre y del 23 de Enero, para volver a la orgía política que dio vida a estos movimientos. Esto no lo aceptaría jamás el país ni las instituciones que lo componen.