Juan de Mariana (Retrato)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


EL P. JUAN DE MARIANA.[editar]

El P. Juan de Mariana
Nació en Talavera año 1536. Entró en la Compañía de Jesús, la ilustró con sus escritos, y se hizo famoso con su "Historia de España". Murió en 1623.
Juan de Mariana (retrato de Francisco Javier de Santiago Palomares)
Juan de Mariana, uno de los mayores Sabios de su siglo, nació en Talavera, Villa del Reyno de Toledo, el año de 1536. No es fácil averiguar la calidad de sus padres; pero se debe tener por cierto que fueron Castellanos, y de disposiciones para darle una educación decente. Habiéndole proporcionado el conocimiento de la Lengua Latina, que manifiesta en sus obras, le enviaron á Alcalá para que se instruyese en las Artes y Teología. Aquí abrazó el Instituto de la Compañía á los diez y siete años de edad, donde volvió á proseguir los estudios, concluidos los años de probación en Simancas, con tan notorios progresos en las ciencias sagradas, que el General Diego Laynez le nombró Catedrático de Teología en la primera institución de estudios del Colegio de Roma, adonde pasó en 1561. En vista de su desempeño fue enviado á Sicilia con el mismo destino, y desde allí á París, donde explicó á Santo Tomás por espacio de cinco años: después de los quales, por no acomodar aquel temple á su salud, se restituyó á España, y fixó su residencia en Toledo.
Toledo era un teatro muy á propósito para que Mariana diese á conocer la erudición de que estaba adornado, y que adelantó incesantemente en su retiro. Dexando lo espinoso é inútil de las qüestiones escolásticas, abrazó otras facultades mas amenas, sin olvidar el cultivo de la Poesía y Elocuencia, con que ya habia admirado en Roma á Perpiñá y Mureto. Bien pronto se presentaron ocasiones de acreditar sus talentos. La edición de la Biblia Regia, que el célebre Benito Arias Montano trabajó por encargo de Felipe II, dio motivo á que escribiese una Censura, en que manifestó su pericia en las Lenguas Latina, Griega, Hebrea, Siríaca y Caldaica, y con que sosegó los disturbios entre Montano y su rival León de Castro.
De resultas de esta obra el Cardenal Quiroga hizo mucho aprecio de Mariana, y le dió parte en la formación del Manual de Sacramentos, que había encargado al Canónigo Loaysa: le encomendó la Reforma de las apuntaciones del Concilio, que acababa de celebrar; y le comisionó'para hacer el Catálogo de los libros prohibidos, y el Indice del Expurgatorio, que se publicó en 1584. El mismo Felipe II le nombró con otros Literatos para la magnífica edición y mas correcta de las obras de S. Isidoro, en que tocaron á Mariana el Tratado contra los Judíos: los Proemios del viejo y nuevo Testamento, y los Sinónimos ó Soliloquios.
España entretanto carecía de una Historia completa, y nuestro Autor emprendió y concluyo esta grande obra, la mas acabada en su linea. Publicóla primero en Latín en 1592, dedicada á Felipe II: la mejoró y añadió en las ediciones de 1595 y 1602: y rezeloso de que alguno la traduxese al Castellano con poco acierto, se tomó el mismo este trabajo, y así la dió á luz en 1601, dedicada á Felipe III. Si alguna vez desfigura las glorias de la Nación, y es poco exacto en los cómputos y Geografía, lo primero es efecto de la severidad de su genio; y lo segundo es disculpable por lo dilatado é intrincado del asunto, que hace inevitables algunos ligeros descuidos.
En 1599 escribió un tratado de Rege, et Regis institutione, admirable por el estilo y erudición, si hubiera hablado con mas piedad y reserva: como también en los de Monetœ mutatione, y de Immortalitate, que le ocasionaron una persecución porfiada. Dió á luz en 1608 el Cronicón, y el Tratado contra los Albigenses de Lucas Tudense, con otras muchas obras.
También compuso otro de los defectos del gobierno de la Compañía, que le malquistó é inhabilitó para los empleos de ella: y en su edad avanzada y achacosa compuso el Epítome de la Biblioteca de Phocio, la traducción de algunas homilias de S. Cirilo Alexandrino, la versión de la homilía de Eustachio Antiocheno sobre el Exâmeron, y formó los Escolios sobre el antiguo y nuevo Testamentó: breves, pero los mas útiles y sólidos: reduciendo además á verso elegiaco los Proverbios de Salomón, el Eclesiastes, y el Cántico de los Cánticos.
Sin embargo de esta multitud de escritos, aún no gozaron la luz pública la mayor parte de sus trabajos, y sola su correspondencia epistolar, sumamente util para la Historia literaria de España, formaría un volumen crecido. La muerte parece que respetó á este hombre tan importante á la república de las letras; y solo quando no pudo escribir se atrevió contra su vida, lo que se verificó en 16 de Febrero de 1623, con gran sentimiento de todos los verdaderos apreciadores del mérito.


Véase también a Juan de Mariana en Wikipedia y en Wikisource.


◄  Anterior
Siguiente  ►