La Casa de los Sueños: Capítulo 13

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

<< Autor: Rubén Hernández Herrera
<<Indice: La Casa de los Sueños


―El empezar a poner orden es, en cierta forma, crear un desorden, ―dice Don Lupe― aún estando mal, ya está acomodado. Ese establishment expulsa a los intrusos, y el tratar de aplicar orden después de tanto tiempo, puede ser como una torta después de un ayuno de treinta días, ya tiene la atmósfera de la situación una corteza de protección, que rechaza cualquier novedad, tanto mas la rechaza cuanto mayores sean los cambios, el orden siempre es doloroso, el orden implica la pérdida de algo, el orden es discriminar, declarar no importante a algo, para hacer más relevante lo que queda―.

―Una ivi no se mejora con la simple intención, no es el mismo concepto de bueno y malo que tenemos nosotros, aunque se le parece mucho, hay que comprender que no tenemos la capacidad para juzgar a nivel cósmico, nuestra conciencia es como la versión gratuita del juicio cósmico, intuitivamente podemos creer que es bueno, pero obviamente, hay veces que actuamos creyendo que hicimos bien, cuando no, y viceversa; se que suena algo injusto, pero hay cosas que, aunque bien intencionadas, no son buenas. Esto tiene que ver con las estructuras de orden de segundo nivel, las de segundo con las de tercero y así, nosotros solo tenemos capacidad para conocer, y con errores, las de nuestro nivel―.

―Cada relación social tiene, digamos, una ivi particular, la relación de cada uno con otro, tiene su ivi, aunque no tenga todos los elementos de una ivi real, tiene muchos de sus efectos―.

―Esta ivi virtual deriva de las personas que están en esa relación, pero no sólo de las personas, sino de la energía que traiga cada uno de otros eventos, digamos, se forma de los hilos sueltos, cualquier espacio tiene hilos sueltos, por ejemplo, una riña deja multitud de ellos, se sienten en el ambiente, es por decirlo así, la contaminación de la ivi del ambiente―.