La Casa de los Sueños: Capítulo 6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

<< Autor: Rubén Hernández Herrera
<<Indice: La Casa de los Sueños


La cámara lo toma dormido junto a su esposa, se desdobla y llega a través de un tubo azul transparente, que empieza en un círculo envolvente, que se proyectaba hasta la casa de Avenida Américas, no tiene control sobre el vuelo, llega y entra, sólo ve a Don Lupe y a Chema: ― Pasa Manuel, pasa, estás un poco antes para decirte ciertas cosas, para que te vayas ambientando, por lo menos en el lenguaje, son cosas que tal vez te parezcan raras, tal vez algunas las encuentres lógicas, son cosas generales de este “otro mundo” en el que estamos, digámoslo así. Habrás observado que cuando viajaste para acá, lo hiciste por una especie de tubo, bueno, lo que viaja, tu parte viajera, está compuesta también de tubos, de distinto tipo, color, luminosidad, etc., quisiera decirte algunas cosas generales sobre estos tubos…―.

Mientras Don Lupe habla, la imagen empieza a transformarse y muestra una ivi, una especie de medusa, con múltiples tubos, especie de cabellos, muchos de ellos como fibras ópticas con destellos en su punta, otros tubos sólidos, Don Lupe le explica los distintos tipos de tubos, le dice: ―para viajar, se convierte a su vez en un tipo de tubo, de la forma en que estén alineados los tubos, depende mucho la capacidad que va a tener para viajar. Para un buen viajero, lo mejor es tener los tubos dispuestos de tal forma que se acomoden bien al convertirse en tubo, en un cilindro, mejor dicho, al mantenerse estático tiene una forma difusa, porque no se alcanzan a ver todos los tipos de tubos, por ser emisores de distinto tipo de luz. ―continúa Don Lupe― sólo se alcanza a percibir como es en realidad cuando está viajando, su naturaleza es estar viajando, no estar estático. Cuando está estático está fuera de su ambiente, por las causas que sea, en estos viajes hay elementos negativos, unos ligeros y otros fuertes y hay unos densos, muy densos, esos entes tienen una naturaleza distinta, poco conocida por lo distinta, pero es un hecho que debemos cuidarnos, cuando tu viajas aquí, lo haces a través de un tubo protegido, no vas a tener ningún problema, pero, algunas veces tendrás oportunidad de volar solo, tienes que cuidarte, es placentero, pero es muy peligroso, pues viajas casi sin defensas, pueden atacarte fácilmente y te llevarías, por lo menos, experiencias desagradables, muy, desagradables, aparte de que te causaría todo tipo de confusiones, pues podrías cambiarte de una dimensión a otra sin darte cuenta, que son los momentos mas peligrosos, entre paréntesis, y verías cosas que no son realidad en tu dimensión, mostradas tan claramente que te podrían causar cualquier tipo de impresiones, lo que alteraría digamos, la salud de tu conciencia, hay muchos tipos de protección, todas las religiones te hablan de ellas, la mayoría en forma de “mantos”, que es la figura mas cercana a esa protección cósmica de la que ahora te hablo, tu tienes una especie de conciencia cósmica superior al promedio, hay quienes tienen mas, otros menos, todos tenemos, pero los que estamos aquí, en cierta forma nos “alcanza” para darnos cuenta―.

―Ahora bien, para viajar, tu “ente viajero”, que llamamos “ivi”, tiene ciertas características que la hacen mas adecuada para viajar, y que, por lo tanto, la hacen mas bella, esa ivi, está compuesta a su vez por tubos, estos tubos son de distinta naturaleza, pueden ser huecos o sólidos, los huecos son los “buena onda”, están continuamente sacando la energía de tu ivi, la energía no es mala ni buena en sí, pero tiene que estar circulando, si te quedas con ella, la ivi se vuelve pesada y difícil de manejar, los tubos sólidos atraen energía, y no sólo energía, sino también “polvo”, que, aunque también es energía, es de otra procedencia, no es fluido, por lo que es mas difícil de eliminar―.

―Digamos que este es un club en donde aprendemos a mejorar esta ivi, para que pueda viajar mejor―.

Mientras habla don Lupe las imágenes van regresando al cuarto cósmico.

Manuel pregunta, ―¿existe Dios?―, ―Sí, definitivamente, existe mucho mejor, si se pudiera decir, que cualquier cosa que tú creas que existe―, ―¿se refiere también al bien?―, ―claro, en distintos niveles, pero son la misma cosa―. ―¿Qué es el bien?―, ―hay muchas definiciones que te podrían sonar muy religiosas, no por eso falsas. Para nosotros, es el estado ideal para viajar, al mismo tiempo que el estado ideal a donde llegar, ese estar viajando estando estáticos o estar estáticos cuando viajamos, es nuestro bien, digamos que es la mejor forma de estar, que es al mismo tiempo, la mejor forma de viajar―.

―¿Cómo hacemos el bien?, ¿cuál es la mejor forma?. Solemos tener una visión muy chata de lo que es el bien, porque sólo lo conocemos a través de nuestras limitaciones, lo que no deja de ser pobre―.

―Si vieras el bien desde el otro punto de vista, desde tus potencias más altas, sin las limitaciones normales a que estamos acostumbrados, como son la pobreza, el hambre, la injusticia; si la vieras en un mundo más simple, en donde solo hay belleza en distintos grados, cambiaría tu percepción del bien―.


―Entonces, ¿el mal?―, ―ese es un tema harto complicado, como existe el bien, existe el mal, digamos que es una especie de equilibrio, entonces, en cierto sentido, también es bueno, lo malo del mal es eso, que es malo, en un sentido mucho mas profundo que el que estás acostumbrado a pensar―.


―¿Existe un orden final?, ―dentro de todo este mar de dimensiones hay una lucha real, tal vez sea la forma de estar en un orden final, de ahí, volveríamos a caer en el dualismo del movimiento estático del que hablábamos antes, algo así como que las cosas puedan ser y no ser al mismo tiempo, para alcanzar ese equilibrio final u orden final―.

―Entonces, ¿vale la pena portarse bien?―, ―tú estás acostumbrado te repito, a una dimensión de limitaciones, en esa dimensión limitada, muy limitada por una parte, un placer primario viene de la concupiscencia, y la concupiscencia viene del mal; en otro plano, superior digamos, el mal sólo es el mal, solo, y el bien es solo el bien, puro, todos asocian el mal con el sexo y dos o tres cosas sin mejor sentido…, y eso es porque eso es lo mas que tenemos, es lo mas que conocemos, el bien es mucho mas que no tener sexo con la secretaria, es mucho mas que no robarse dinero, es una forma de estar, al mismo tiempo que es una forma de ir a alguna parte―

―El canal en donde se dan las emociones de concupiscencia, es el mismo en que, en sentido contrario, viajan las emociones de transición, de trascendencia, como el amor a los hijos―.

―Estas emociones, que viajan en sentido contrario, son las que nos llevan a las acciones mas violentas de temperamento, y viajan en el mismo canal, otra vez, una especie de equilibrio―.

―Ese temperamento es en ciertas personas mas fuerte que en otras y se manifiesta por acciones mas heróicas que cotidianas, están dispuestos a hacer más por sus hijos que las personas de poco temperamento, pero también están más proclives a dejarse llevar por la concupiscencia, son ivis mas grandes, por lo mismo más difíciles de controlar―.

Pasaron momentos en silencio

Llegaron los otros, la cámara toma escenas de ellos platicando divertidamente, pero con calma.


Hablan de futbol, Luis bromea sobre el resultado del domingo pasado, ―bueno, parece que otra vez el América volvió a comer cabrito―, ―¿a que te refieres?, el América perdió, ¡dos a uno!―, respondió Manuel. ―Yo vi el partido, ganó el América dos a cero―, ―pues verías otro partido, y eso que fallaron ese pénalty que nunca existió―, ―¿lo fallaron?, ¿qué te pasa?, fue gol, ¡pegó en el poste y se metió…!―, ―pues verías otro partido…―. Don Lupe intervino: ―efectivamente, lo que pasa es que vio un partido distinto al que tu viste, le dijo a Manuel, cada quien lo vio en su dimensión, son dos dimensiones parecidas, tienen muchos elementos comunes, pero no son iguales. Algo que pasó en tu dimensión hizo que los acontecimientos tomaran otro camino. No sería extraño que para alguien mas con quien estuviéramos platicando ni siquiera se hubiera jugado ese juego. Las dimensiones giran, en algunas cosas, al girar, coinciden con otras dimensiones. No hay una sola realidad, es una especie de juego magnético, al final de cuentas somos solo energía; esto lo pueden ver en el microcosmos, hay protones que cambian el sentido de su giro sin ninguna explicación aparente, de la misma forma, hay planetas que cambian su rotación. Esto no se podría explicar de no ser por un cambio de dimensión, cambia la dimensión, pero el observador sigue siendo el mismo, eso pasa muy seguido.